Música >> Entrada libre, Festivales, Portada

El Sombrero de Color baila el último y se alza con el primer puesto en el Castellón Music Awards

Los 1.000 euros del primer premio del Castellón Music Awards-'Gegants a l'Escenari' fueron a parar a El Sombrero de Color, el único grupo que rompía la hegemonía metálica de una final en la que compartió el escenario de La Pérgola con Lèpoka, Vitreus, Abortos de Satán y Axis of Fear, clasificados por este orden y todos ellos con premios en metálico hasta completar los 2.500 €. Fueron 660 las pulseras repartidas a lo largo de la tarde y noche entre los asistentes, quienes decidieron con sus votos el orden clasificatorio del concurso.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Sombrero de Color recibe el cheque de 1.000 euros correspondiente al primer premio. Foto: Adrián Morote (www.adrianmorote.com).

En algunas ocasiones ser el outsider, el raro del grupo, ayuda en positivo. Es posible que en esa circunstancia resida gran parte de la explicación de la victoria obtenida el sábado por El Sombrero de Color en la primera edición del Castellón Music Awards-Gegants a l’Escenari, con un premio en metálico de 1.000 euros. Era el único finalista no heavy dentro de un cartel compartido con cuatro bandas metálicas. En ese contexto cabía esperar que la mayor parte del voto más duro del público estuviese repartido entre estas cuatro formaciones, mientras que si el grupo de buenrollismo a ritmo funky conseguía que en su actuación –la última del día, a partir de las 23:00- se reuniese un número importante de fans en La Pérgola, sus posibilidades de ganar se disparasen. Y así ocurrió. Ganadores del premio principal (1.000 € concedidos por la Fundación Dávalos-Fletcher) y de la clase de batería que regala Mondo Rítmic, en una elección que, a diferencia de los otros premios, no concedió el público, sino la propia escuela de música.

Resultados de las votaciones. Foto: Adrián Morote (www.adrianmorote.com).

El resto de los aspirantes obtuvieron las siguientes recompensas: Lèpoka (700 euros), Vitreus (500), Abortos de Satán (200) y Axis of Fear (100). En total, según los datos de los organizadores, los locales de ensayo Black Ice –junto a la concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Castellón y la Diputación Provincial-, fueron 660 las pulseras repartidas en la entrada a cada uno de los asistentes dentro de una jornada que arrancó sobre el escenario a las 19:00 y se extendió hasta un poco más allá de la medianoche en el capítulo de directos, aunque a continuación siguió con la música pinchada por Waweekends.

Axis of Fear fue el grupo con el que arrancaron los conciertos. Eran los que partían desde una posición más desfavorable, ya que en este tipo de eventos decididos por el voto del público cuenta, además de la calidad, la cantidad de fans reunidos. Y Axis of Fear contaba con el handicap de ser un grupo de la población tarraconense Sant Carles de la Ràpita –aunque su cantante está empadronado en Castellón-, más un horario en contra, ya que en el arranque el número de asistentes se situaba en algo más de cien. Dura descarga de metalcore y groove metal del joven quinteto, acompañado por una veintena de amigos trasladados desde La Ràpita.

Vitreus se convirtió en la gran sorpresa de la tarde-noche. Su actividad en directo ha sido muy contada en estos últimos años y además era el primer concierto con Sergio Altava (bajista ex Tumba, Panic Idols). Bien comandados por la voz de Eloy Ruiz –gutural y limpia- descargaron un death melódico repleto de momentos lánguidos combinados con otros agresivos. Se les notó seguros y los comentarios entre el público –cerca ya de 300- les apuntaban como “la revelación” de esta final. Presentaron varios temas nuevos que irán incluidos en un nuevo disco.

La descarga de Abortos de Satán provocó pogos ante el escenario. Foto: Adrián Morote (www.adrianmorote.com).

Abortos de Satán arrancó con “Excusas” (el tema de su videoclip) y estuvo como es habitual en el cuarteto. Lo que significa que se mostró agresivo, crítico, directo, sin pelos en la lengua de Pepelu, quien sufre una transformación total encima del escenario, convirtiéndose en un frontman en la línea de un Phil Anselmo que contrasta con su tranquilidad en los momentos previos. No hizo ni falta que alentase a sus fans a hacer pogos ante el escenario; éstos ya se encargaron por sí mismos en medio de la descarga de groove metal. En la entrega de premios se convirtieron en protagonistas cuando, en el momento de recibir el cheque de manos de la concejala Beatriz Jiménez, su vocalista comentó: “Aquí la amiguita del PP podría destinar su dinero a la gente que se muere de hambre”. Una declaración aplaudida por una parte del recinto, pero no compartida por otros al considerar que no era el momento ni el lugar. Tres días después, el grupo hizo entrega de los 200 euros ganados al Banco de Alimentos de Castellón.

Aunque el público entraba y salía del recinto, a estas horas (sobre las 22:00) ya se mantenía de manera constante por encima de los 400. Lèpoka puso la nota más festiva, con ese folk metal que por referencia conocida son mayoría los que sitúan cerca de Mägo de Oz. Flautas y violines alegres entre guitarras que invitaban también al movimiento ante el escenario, pero esta vez de manera danzarina. Tras arrancar la declaración de principios que es “Folkholic metal” no faltaron a su palabra cuando cantaron aquello de “Esta noche la vamos a liar”, contando en “Jägermeister of puppets” con la colaboración de Pepelu (Abortos de Satán).

Juanan Corcuera, de El Sombrero de Color: Foto: Sara Bort Photography

La incógnita de si El Sombrero de Color iba a tener o no mucho público se resolvió favorablemente para el cuarteto (septeto con la incorporación de tres coristas femeninas), que se había clasificado para la final como el grupo más votado en la web del evento. Arrancó con los golpes de batería de Álex Corcuera y una línea de bajo funky de Axel Kersting para introducirse poco a poco en ese repertorio que transmite alegría y buen rollo, con canciones de fácil degustación a partir de ese poso de rumba transformada a base de pop y funk. En medio de “Al mejor postor” no faltó el llamativo solo de guitarra de Víctor Pajares, a lo Steve Vai, y para el final, la ya clásica en su repertorio “Bailarina”, en la que con Juanan Corcuera liderando las voces se invita a corear su pegadizo estribillo.

Finalizada esta quinta actuación, se dispusieron frente al escenario cinco urnas –una por grupo- en las que los presentes que lo desearon introdujeron sus pulseras según su elección. Tras unos minutos de espera, el presentador del acto, Luis Rodríguez Frías (cantante de Armas de Fuego y Tres Rockmen), comenzó a anunciar en orden ascendente los premiados en esta primera edición, que ha contado también con las colaboraciones de la Fundació Huguet, Cerpa Cerámica, Tasca Juan de los Palotes, Back To Block, Quimeria, Alma Custom Drums, Pub Manowar y Nomepierdoniuna como medio oficial. Especial mención al equipo de trabajo de Enrique Ara El Pantera, quien consiguió dominar el siempre complicado sonido de La Pérgola.

Músicos participantes en la final y organizadores posan sobre el escenario de La Pèrgola. Foto: Adrián Morote (www.adrianmorote.com).

Foto de portada: Víctor Pajares, de El Sombrero de Color. Foto: Adrián Morote (www.adrianmorote.com).


  1. Lo de sombrero de color ganaron por q tocaron los ultimos y seguidamente vinieron las votaciones y la gente q fue a verlos estaban ahi y no les molesta esperar 20 minutos y no esperar 4 horas q tendrian q esperar si hubiesem tocado los primeros
    En fin el tema de las votaciones fue la cagada de la noche


Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,