Música >> Festivales

El BIF reúne a Bullitt, Aliment, Waldof Histeria y a Los Reactivos ‘transmutados’ en Los Vegetales

El FIB leído al revés es el BIF (Balloon International Festival), el evento organizado en Benicàssim por el grupo castellonense Balloon Flights con el punk-pop por bandera. El sábado 12 de julio es la cita –más el prólogo de la noche anterior- con unas actividades en las que participarán el sello No Tomorrow, el fotógrafo Manuel Peris o los sorprendentes Trashformaciones. Después llegará la música en vivo, con Aliment, Waldof Histeria, Los Reactivos con el repertorio de Los Vegetales y, como cabezas de cartel, Bullitt, cuyo cantante, Xavier Calvet, habla sobre el festival, el grupo y la música en general en una entrevista para NMPNU.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Benicàssim tiene el FIB, pero también el BIF, el Balloon International Festival, una cita que llega a su segunda edición cogiendo empaque, surgida por iniciativa de la banda castellonense de punk-rock Balloon Flights, con la colaboración de LEDs Castellón, y que permitirá vivir una larga jornada, el sábado 12 de julio, en dos espacios de la localidad. El rock mostrando varias caras, con los conciertos como punto central en sala Boom! -antiguo Màgic- más unas actividades complementarias que arrancarán el viernes 11 (23:00) con una fiesta de bienvenida en el pub Perk, de la plaza de los Dolores, ambientada por la música que pincharán LaWildhouse DJs. Ya el sábado, a las 19:00, en el mismo lugar se inaugurará un mercadillo con paradas del sello de discos castellonense No Tomorrow y un buen surtido de vinilos, camisas hawaianas de Vindaloo, una exposición de fotografías de conciertos con la firma de Manuel Peris y un añadido que resultará muy especial y espectacular, a cargo del colectivo de arte reciclado Trashformaciones, con una creación que desvelarán allí mismo. Para redondear, música pinchada por Javi No Tomorrow, con su colección de 7”, más picoteo y bebidas refrescantes.

Los conciertos llegarán a partir de las 23:00 en la sala Boom!, en la calle Isaac Peral, 2, del polígono industrial (junto a Fobesa). Para la ocasión se ha confeccionado un cartel cuádruple que arrancará con el trío gerundense Aliment, que llega con su recién estrenado single Nightmare girl (editado por La Castanya), en el que sigue descargando su garage-punk, con la novedad de cantar un tema en catalán. Continuará con el cuarteto madrileño Waldorf Histeria y sus ritmos trepidantes punk-pop sobre los que cabalgan vitalistas estribillos, cada vez más adictivos, como demuestran su segundo disco, editado por Rufus Recordings. La cabecera del festival corresponde a los gerundenses -de Sant Feliu de Guíxols- Bullitt, quienes presumen en su So many ways (Bcore) de su facilidad para las melodías de energía positiva dentro de los parámetros clásicos del punk pop.

El cierre tendrá un carácter muy especial, ya que los castellonenses Los Reactivos (Coky Ordóñez, Luis Sánchez y Tommy Ramos), tal como hicieron el pasado 20 de junio en la fiesta de Subterfuge Records de Madrid, interpretarán un repertorio de Los Vegetales, banda madrileña en cuyas filas estaba Nacho Canut (ahora en Fangoria) y su hermano Mauro, que en la segunda mitad de los 80 animó el panorama punk-pop nacional junto a nombres como Los Nikis, aunque sin el reconocimiento de éstos. A ellos se debe ese conocido “Mi novia es un zombie” que Alaska y Dinarama cambiaron de sexo. Y la fiesta no llegará a su final hasta las 7:00, con música pinchada por los Balloon Flights DJs. Entradas a 15 euros.

DE CHARLA CON LOS CABEZAS DE CARTEL: BULLITT

Frank Bullitt es el nombre del teniente de policía interpretado por Steve McQueen en la película Bullitt (Peter Yates, 1968), en su lucha encarnizada contra la mafia y la corrupción. Casi 40 años después y cambiando San Francisco por Sant Feliu de Guíxols (y la ficción por la cruda realidad…) nacen Bullitt. La situación con la que se encuentran -el panorama musical español post revolución cibernética- guarda ciertas similitudes y paralelismos simbólicos con la que se encuentra el teniente Frank Bullitt en el film. Una lucha contra los elementos: kilómetros, grabaciones, alegrías, decepciones y más kilómetros… Cómo hacer punk pop con gusto y personalidad propia en el siglo XXI y no morir en el intento. Con la guitarra y la melodía como principales armas, Bullitt han parido ya tres discos. Tras su LP de debut, Squared wheels (Hang The DJ, 2009), en el que andaban todavía buscando su identidad (quizás con un sonido demasiado centrado en los tótems del post-hardcore de Washington DC), consiguieron con el segundo disco, Love or die (Bcore, 2010), encontrar su lugar, su sonido y su personalidad. Y vaya si lo lograron; solo con escuchar “Don’t ever fail”, cualquier amante de las melodías memorables y las guitarras furiosas cae rendido a sus pies. Con el tercer disco, So many ways (Bcore, 2013), han certificado los logros del segundo, refinando las guitarras y redondeando todavía más, si cabe, esas melodías que se adhieren al cerebro como chicles de nicotina. Tras un año de muchos conciertos y cosechando excelentes críticas de su último trabajo en las revistas especializadas (muchas de ellas situándolo entre lo mejor del año), el 12 de julio los tendremos en Benicàssim encabezando el cartel del BIF. Hablamos con Xavier Calvet, guitarra y cantante principal del cuarteto catalán.

Bullitt: Ferran Bonet (bajo), Carles Paz (guitarra y coros), Xavier Calvet (voz y guitarra) y Enric Pla (batería). Foto: Reina Elizabeth.

> Ahora que la gira del So many ways está llegando a su fin, ¿qué balance general hacéis?, ¿estáis trabajando ya en nuevas canciones para el próximo disco?
El balance es más que positivo. Tanto por toda la gente que nos ha hecho llegar lo que les ha gustado el disco como por las críticas en medios especializados, que han sido numerosas y muy buenas. Si tuviéramos que encontrar un pero, sería que nos habría gustado salir más, sobre todo fuera de Catalunya y si no lo hemos hecho es porque materialmente nos ha sido imposible. Conciliar la vida del grupo con nuestros trabajos y vidas personales se hace muy complicado a veces, pero eso no nos quita las ganas de seguir, al contrario, lo tomamos como una motivación extra. En cuanto al próximo disco, llevamos meses componiendo y tenemos muchas demos de las que saldrán los temas del disco, cómo siempre estamos tocando muchos palos así que ahora mismo me es difícil prever cómo será, pero espero que sea cómo sea siga sonando a Bullitt a nosotros cuatro tocando juntos.

> En vuestra música habéis logrado integrar elementos del pop, el punk, el post-hardcore o el rock alternativo de una manera muy natural, ¿Os cuesta mucho o es un proceso que surge de manera espontánea cuando ponéis las canciones en común en el local?
Es algo con lo que estamos acostumbrados a lidiar porque a los cuatro nos gusta mucha música diferente y, como bien dices, nuestras influencias aparecen de forma natural mientras componemos. Nunca descartamos un tema por el hecho de que se aleje un poco de unas supuestas coordenadas estilísticas y como de hecho el nexo de unión es el rock y éste tiene un abanico de posibilidades tan grande, nos parece bien no encasillarnos en un único sonido, estilo, llámale cómo quieras.

> Soléis grabar vuestros discos con Santi García. ¿Os habéis planteado cambiar para el nuevo disco? ¿Qué es lo que más os gusta de grabar en Ultramarinos?
Ya tenemos día y hora para empezar a grabar el nuevo disco en Ultramarinos y no, no nos hemos planteado grabar con nadie más. Santi es una de las mejores cosas que le han pasado a Bullitt y cuando vamos al estudio se convierte verdaderamente en uno más del grupo. Gran parte de lo que somos se lo debemos a él por cómo consigue hacernos sonar, muy por encima de nuestras propias expectativas, y por los consejos y el apoyo que siempre nos ha brindado. Víctor, su hermano, también es una pieza clave en los discos de Bullitt y nos ayuda muchísimo con las baterías y el mastering, el principio y el final del disco, además de ser nuestro técnico de sonido en los directos. Son nuestros amigos, les queremos y es una suerte tenerlos tan cerca. Si un día se van de Sant Feliu nos iremos con ellos.

> Es una pregunta difícil, pero si tuvieras que elegir una sola canción de Bullitt para enseñarle a alguien, ¿con cuál te quedarías y por qué?
Le enseñaría “Lucky”. No porque crea que sea nuestra mejor canción (aunque sí creo que es de las mejores), sino porque es la que le gusta más a mi madre. Ella siempre dice que los del anuncio de Estrella Damm están perdiendo tiempo y dinero hasta que se decidan a usarla para su anuncio veraniego.

> Como programador del Atzavara Club de Sant Feliu de Guixols, ¿cómo ves el tema de los conciertos y la escena de vuestra localidad y la de Barcelona en general? Aquí en Castellon hay muchas bandas, pero no ha habido relevo generacional en el público… ¿Os pasa lo mismo allí?
Exactamente igual. Atzavara cumple su 20º aniversario este año y aunque hemos tenido épocas, como cualquier asociación, algunos de los miembros actuales llevan ahí desde el primer día. Yo empecé a involucrarme verdaderamente cuando me mudé a Sant Feliu, hace 7 años. Te puedes imaginar que veinte años dan para muchos conciertos, muchos festivales, muchas cenas para los grupos, muchas noches de rock and roll en definitiva y, claro, muchísima gente sin la cual todo esto no habría sido posible. El relevo generacional es la clave para que iniciativas como la nuestra sigan adelante muchos años, pero que quieres que te diga, mientras no llega los que estamos seguimos tirando del carro. De la escena de Barcelona puedo comentar poco, la verdad, en el último año solo fui a la ciudad a ver a Biffy Clyro (con quienes tenía una cuenta pendiente desde hace años) y un par de buenos conciertos en el Primavera Sound. No quiero ponerme muy trascendental, pero está claro que todo ha cambiado: desde la manera en cómo giran los grupos hasta las condiciones de las salas, el comportamiento del público y claro, la irrupción de los festivales. En general, suelo ser de los que piensa que va a peor, pero algunos conciertos que hemos visto en la Atzavara desde la reapertura de la sala hace tres años todavía hacen que crea en pequeños milagros. Me gusta pensar que a los que amamos esto siempre nos gustará y siempre estaremos. Lo demás es incontrolable y no está en nuestras manos.

> Si tuvieras que elegir tres discos de tu colección. ¿Con cuáles te quedarías?
¡Qué difícil! Supongo que con el tiempo me he dado cuenta de que algunos marcaron un antes y un después en mi forma de ver y concebir la música. Uno sería el Nothing feels good de The Promise Ring, otro podría ser Building de Sensfield y un tercero, At zero de Kerosene 454.

> Un disco que te flipe y que consideres poco valorado.
Aunque se trate de una banda que no necesita ningún tipo de reivindicación te diré Down on the upside de Soungarden. Me parece un discazo de cabo a rabo y creo que nunca ha sido suficientemente valorado. Tiene un montón de canciones increíbles y se nota que el grupo hizo lo que le vino en gana. Me pasa un poco lo mismo con el No code de Pearl Jam. Tanto el uno como el otro han sido discos imprescindibles para mí a finales de los 90 y a su vez despreciados por la crítica y los fans más tradicionales. A mí me encantan los dos.

> Un descubrimiento actual que te haya impactado
Mi descubrimiento actual es la banda británica Gomez. No porque los haya descubierto ahora ni mucho menos, sino porque estoy retomando su discografía y me tienen atrapado desde hace unos meses. La manera cómo construyen sus canciones, las armonías que usan, me parece super brillante y de una originalidad brutal. De los grupos actuales que hayan despertado un cierto interés en mí, me quedo con Yuck, aunque la verdad, los discos nuevos que realmente espero son los de artistas que sigo desde hace tiempo y de los que ya soy fan.

> Para la gente que venga al festival y no os haya visto, ¿cómo les definirías vuestro directo?
Es difícil de decir de uno mismo así que te voy a responder con una frase que nos dicen muy a menudo: “Escuchando vuestros discos pensaba que erais más tranquis”.

> Por último, una pregunta de fan loco: ¿Cómo fue entrevistar a Bob Mould (ex Husker Du, ex Sugar) para el reciente número de la revista Rockzone?
Una gozada, la verdad. Es un tipo super educado. Pero todo hay que decirlo: tuve que morderme la lengua para no parecer un fan pesado y cumplir con mi papel de seudo-periodista serio. Me habría encantado contarle lo mucho que ha significado para mí la música que ha hecho y sigue haciendo. Y aunque no seamos los Foo Fighters, pedirle una colaboración en algún futuro disco de Bullitt, invitarle a tocar al Sant Feliu Fest y cosas así. Soñar es gratis.


Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,