Música >> Festivales

Rototom Sunsplash 2013. Reggae de ayer y hoy y no sólo reggae para empezar con buen pie

Ya ha llegado la semana grande del reggae. El Rototom Sunsplash empieza su vigésima edición con un fin de semana de lujo, la esencia del roots de Third World, el reggae y dancehall de Protoje, el reggae-rap de Morodo y los clásicos del ska Roy Panton & Yvonne Harrison, acompañados por la banda castellonense Bandits, son algunos de los nombres que han pasado por los diferentes escenarios del festival. Dos días llenos del mejor reggae y todas sus variantes que demuestran que esta edición promete.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Días de reggae, días de Rototom Sunsplash. Durante ocho días  Benicàssim se viste de rojo, amarillo y verde. El festival celebra su veinte aniversario, cuarto año con sede en Benicàssim, con una Love Edition llena de buenas vibraciones. Las puertas del recinto se abren para todos aquellos que quieran disfrutar de la cultura y música reggae. ProtojeThird World, Morodo, Chaka Demus & Pliers y U Roy son solo algunos de los muchos nombres que han pasado por los diferentes escenarios del festival durante su primer fin de semana, que ha dejado claro que esta será una edición única. La veteranía del género combinado con las nuevas caras; todo tiene cabida en el Rototom Sunsplash. Un festival de música distinto a todos los demás, donde no importa la edad, el sexo o la procedencia, todos hablan en un único idioma: el reggae y sus alrededores.

Parecía que la lluvia no iba a permitirlo, pero hasta ella se ha rendido a la esencia reggae. Las colas y el calor abrían el festival el sábado 17, desde primera hora del día la gente ya podía disfrutar de las diferentes áreas y actividades que ofrece el festival. Las fiestas gratuitas en las playas de Benicàssim, SunBeach, que han sido todo un éxito y que son la mejor opción para combinar buena música con el mejor ambiente cerca del mar. Además de las diferentes áreas del festival, el Main Stage, Dancehall, Dubstation, Ska Club, y el Showcase Club dan el pistoletazo de salida al mayor festival de reggae en Europa con un completísimo cartel. Y, ¿sabes qué es lo mejor de todo esto? Que no ha hecho más que empezar. Durante estas dos primeras jornadas cabe destacar la visita de Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz, al festival. Muy participativa, Rigoberta, ofreció una breve intervención sobre el Main Stage el sábado y el domingo se acercó al área de Magicomundo para leer un cuento a los niños. Posteriormente, en el Foro Social ofreció una charla en la que destacó el papel de los jóvenes, el propósito de conseguir políticas sociales, llegar a la paz sin pasar por la guerra y la importancia de no olvidar cuál es nuestra identidad.

Una asistente, disfrutando del festival. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Ya lo decía Rigoberta Menchú sobre el escenario principal, no podemos permitir olvidar nuestro pasado, nuestra memoria. Y no podemos hablar de reggae sin saber de dónde viene, razón por la que figuras como Third World, Chaka Demus & Pliers, U Roy y Roy Panton & Ivonne Harrison son tan imprescindibles en el festival. Veinte años de festival, sí, pero ellos cumplen cuarenta años en la música: Third World fueron los encargados de abrir el escenario principal el sábado 17. Aunque no hubo un lleno total como se pudo ver más tarde con Chaka Demus & Pliers, sí que es cierto que la gente disfrutó del roots clásico del grupo que supieron estar a la altura de una gran celebración. Destacable el papel de la instrumentación, incluso se atrevieron con el chelo, momento en el que la gente acompañó con su voz. Los pelos de punta.

Pasada la media noche otros clásicos, de los más esperados del día, su única fecha en Europa y no es de extrañar que nadie quisiese perdérselos: Chaka Demus &Pliers saltan al escenario principal para cerrar el primer día con su dancehall y con el principal objetivo de que todo el Rototom moviese las caderas al ritmo de esta combination jamaicana. Y así fue. No se puede decir que no lo dieron todo, voces tostadas con el acompañamiento de las voces femeninas del coro, Pliers demostró que el dancehall se puede llevar en la sangre –y en las caderas-, auténtico desde el primer momento del concierto, bailando, moviéndose e incluso bajando del escenario y acercándose al público. Eso sí, sin olvidar llamar a todas esas ladies. Temas como “Bam Bam” o “Murder she wrote” probablemente acabasen con la resistencia de las caderas de más de uno. “Are you feeling?”, pregunta Chaka Demus. Sin duda –sino que se lo pregunten al que consiguió saltar la valla y subir al escenario para bailar con los jamaicanos-.

Protoje, el domingo en el Main Stage del Rototom. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Otro que dejó bien claro que los huesos van a acabar resentidos en este festival fue Protoje el domingo 18. Roots reggae tranquilo y armonioso, hasta que da el salto al dancehall. Y es que ya se veía venir cuando las coristas pisan el escenario, con coreografía, movimientos de caderas y vestimenta de guerra incluidas. Preparados para la batalla del domingo de Protoje, con sus inseparables gafas de sol, y The Indiggnation. El público vibra con cada golpe de su música, que cala en la gran cantidad de gente que se encuentra en el escenario principal. Prueba de ello el momento en el que el artista pide fuego y una grandísima cantidad de mecheros consiguen iluminar el Main Stage.

En esta la segunda jornada a Protoje le sigue él, la figura de la música jamaicana, el precursor del estilo deejay, el origen, el punto de partida del hip hop actual. Se trata de U Roy, una leyenda sobre el escenario. La banda calienta a un público que realmente no lo necesita y que estalla cuando el cantante sale al escenario. La veteranía sobre el escenario, un placer disfrutar del estilo de este jamaicano que deja claro que las tablas y los años sobre el escenario se notan y se disfrutan. Mucho.

U Roy, el domingo en el Main Stage del Rototom. Foto: Natalia Guerrero.

Y entre los veteranos, se cuela en el cartel del primer fin de semana en el escenario principal un artista no tan conocido mundialmente, pero que consigue llenar. Suena “Princesa”, “Rap’n party”,… Y sobre el escenario Mad Sensi Band. No se le ve, únicamente se escucha su voz, pero todo el mundo ya sabe de quién se trata. Es el turno del binghiman. Morodo, coge el relevo de la fuerza del reggae demostrada sobre el escenario de Royal Rudes, ganadores del Reggae Contest Latino, el sábado 17 y salta al escenario a la vez que el público ruge. El mayor representante y precursor del rap-reggae vuelve al Rototom Sunsplash. “Les prendo fuego”, y así fue. El Main Stage hasta los topes para disfrutar de la peculiar y voz rasgada del madrileño. Morodo hace un repaso a sus últimas canciones y a otras convertidas en clásicos como “Tú eres como el fuego”. Sobre el escenario el binghiman más romántico con “Binghi no cry”; el más serio con letras cargadas de denuncia social, “los países son de la gente, no de los presidentes” reclama; su amor por la filosofía rasta y su devoción a Jah y, como no podía ser de otra manera, por la legalización de la marihuana, o como la llama él: “La yerba del rey”. Además, antes de despedirse de la gran cantidad de público que estaba disfrutando del rap-reggae del madrileño, Ras Kuko, miembro de Mad Sensi Band, abandona su guitarra para acompañar al binghiman. “Reggae music se define en una palabra: fuego”, y así fue.

El artista español de reggae-rap Morodo. Foto: Carme Ripollès (ACF).

El ska también ha sido protagonista durante estos dos primeros días de festival. Menos rastas y más cabezas rapadas y laureles y cascos troyanos tatuados. Se trata del Ska Club. El sábado 17 los cántabros Smooth Beans se suben al escenario para demostrar que en el norte también se hace buen ska. Demostrando también que son un poco indios, dejan la elegancia del ska para hacerse con unas plumas. Los locales Jamaican Memories se hacen con el relevo de los cántabros en el Ska Club, clásicos y éxitos del reggae sobre los platos, dejando claro una vez más que en Castellón también se respira un poco de la esencia jamaiquina.

Pero el protagonismo del Ska Club se lo llevan los castellonenses Bandits el domingo 18. Mientras Iba Mahr actúa en el escenario principal, el ska adquiere un poco más de protagonismo. Jugar en casa siempre es mejor, el público es tuyo. Pero, los que aún no lo eran seguro que se convirtieron con Bandits. Cantan “Algo especial”, y así fue. Con algún adelanto de su próximo trabajo, entre canción y canción se podía intuir cierto nerviosismo entre los componentes del grupo, probablemente fuese por lo que venía después…

Roy Panton & Yvonne Harrison, la pareja originaría de la escena ska en Jamaica. Sobre el escenario del Ska Club la veteranía y la juventud de un mismo estilo. Algunos problemas de sonido al principio que no dejaban escuchar con claridad las voces, pero una vez todo resuelto… magnífica la combinación. Complicidad entre los cantantes y la banda, mucho respeto por parte de Roy a aquellos que le estaban acompañando sobre el escenario. Se notan los años, las tablas, la complicidad entre Roy e Yvonne es incomparable, respeto y amor –como no podía ser de otra manera en esta Love Edition-, ternura sobre el escenario… y muy buen rocksteady y ska. Roy & Yvonne y Bandits supieron estar a la altura y el público no paró de bailar ni un segundo, ni aunque se quisiese, los ritmos clásicos de la banda local junto a las voces de la pareja no dejaban. Y mientras se disfrutaba del auténtico ska, en el escenario Dancehall los japoneses Mighty Crown ponían a bailar a la gran cantidad de gente que se encontraba en el escenario con ganas de buen dancehall.

Yvonne Harrison, con los músicos de Bandits al fondo, durante su concierto con Roy Panton en el Ska Club. Foto: Luca Valenta.

Y no sólo de reggae vive el Rototom Sunsplash. La rumba se hace un hueco el domingo 18 bajo el nombre de La Pandilla Voladora. Rumba y locura, porque lo de esta combinación de “súper héroes” es dificilísimo de explicar; tan sólo hay que ir a verles y disfrutar. Con la fórmula de explotar canciones que ya funcionaron en su momento, Jairo (Muchachito Bombo Infierno), Albert Pla, El Lichis (La Cabra Mecánica), El Canijo (Los Delinqüentes), Tomasito y el magnífico guitarrista Diego Cortés, vuelan al escenario del Rototom para hacer bailar y disfrutar a la gente.

Y así lo hicieron. Diego Cortés abrió el concierto con su guitarra, “no es un simulacro” se escucha… Y no lo era, la pandilla aparece con sus peculiares uniformes de súper héroes. Tomasito, con escayola incluida, taconea en el tablao montado en el escenario, y junto al movimiento de sus capas empieza el show… “Felicidad” y “La lista de la compra” de la Cabra Mecánica, “El lado más bestia de la vida”, la versión de Lou Reed de Albert Pla, “La primavera trompetera” de los Delinqüentes y, no podía faltar, “Del deporte también se sale” son algunas de las canciones con las que divierten al público. Para no perderse los bailes y movimientos de Tomasito, único. Diversión y locura, y no intentes buscarle más sentido porque no lo tiene. Ellos no son reggae, pero les da igual porque han venido a pasárselo bien, bromean con ello, con supuestos playbacks, llamadas a la República y mofas con referencias hacia las drogas. La Pandilla Voladora consiguió dejar un buen recuerdo con sabor a rumba en el segundo día de festival.

La Pandilla Voladora aterrizó el domingo 18 sobre el escenario principal del Rototom. Foto: Carme Ripollés (ACF).

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,