Libros, cómics y juegos, Música >> Festivales

Morcheeba. El Rototom también sabe vestir elegante

Más con los clásicos que con los temas de su último disco, 'Blood Like Lemonade', el grupo menos Rototom del Rototom acaba imponiendo sus sabrosas canciones cocinadas a fuego lento en territorio reggae. La cantante de Morcheeba, Skye Edwards, exhibe su portentosa voz y su vestido rojo, sedosos, elegantes y sugerentes.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , ,

Fotos: ACF.

Fotos: ACF.

Con su portentosa voz, sedosa y sugerente como el eterno vestido rojo que llevaba, Skye Edwards impuso anoche su elegancia de ébano en el escenario principal del Rototom Sunsplash de Benicàssim. Después del concierto de los italianos Africa Unite, en el que mandaron las rastas interminables de su cantante (Bunna) y el reggae más resultón, el público no parecía muy predispuesto para las canciones cocinadas a fuego lento por Morcheeba. De hecho, al concierto le costó bastante cuajar. Seguramente porque empezaron presentado su último disco, Blood Like Lemonade, más soul y pop que trip hop, en todo caso lejos de la ortodoxia del festival. No fue hasta que empezaron a caer los clásicos cuando la gente terminó dejándose llevar por la sofisticada belleza de la música del grupo menos Rototom del Rototom.

Cuando actuaron en el FIB de 1998 -aquella maravillosa edición, seguramente la mejor, que reunió a Sonic Youth, The Jesus & Mary Chain, Björk, PJ Harvey, Primal Scream, Teenage Fanclub, Yo La Tengo, Spiritualized, Placebo, Red House Painters, Tortoise, Mogwai...- y de 2000, Morcheeba estaban más en su punto. Y el concierto de anoche en el Rototom fue una buena prueba. Está claro que el regreso de Skye Edwards a la voz después de seis años de experimentos fallidos era condición sine qua non para que la banda británica volviera a funcionar. Algunas de las canciones del último trabajo, como "Crimson", "Even Though" y la que le da nombre, "Blood Like Lemonade", se acercan mucho a sus mejores maneras, pero esa primera parte de presentación de lo nuevo les quedó algo mustia, sin el mordiente rítmico que precisaba el público hacia la medianoche.

Tuvieron que caer sus mejores canciones de siempre, "Rome Wasn't Built In A Day", "Otherwise", "Undress Me Now", "Be Yourself", "The Sea", las que a finales de los 90 les hicieron una banda de referencia a nivel internacional, con su irresistible cadencia apoyada en una gran voz, para que el Main Stage del Rototom entrara en calor y finalmente fueran despedidos con una ovación. Igual que Roma no se hizo en un día, un concierto no lo hace una canción ni un disco, ni se deben sacar conclusiones a las primeras de cambio. Al final la actuación dejó un regusto sabroso. Hoy martes -a las 19.00 en la Carpa Cultural- toca charla sobre el uso de las drogas de Antonio Escohotado, el prestigioso profesor de Derecho, Filosofía y Sociología conocido por su ensayo más importante, Historia general de las drogas (1989-1999), y sus proclamas antiprohibicionistas en apariciones televisivas. En el apartado musical, los jamaicanos Ginjah (21.45) y Alborosie & I. Eye (23.30, Main Stage) y el icono argelino Khaled (00.30), todos ellos en el escenario principal.


  1. Completamente de acuerdo con lo de "... FIB de 1998 -aquella maravillosa edición, seguramente la mejor... " 🙂
    saludos!

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,