Música

Hendrik Röver. Una historia muy bien contada

El líder de Los Deltonos se caló la camisa con bordados y las botas camperas para ofrecer su versión country y bluegrass en un notable concierto el sábado en el Four Seasons. Destacaron las canciones y las letras sobre apuestas, renuncias, reproches, contradicciones, personas y paisajes que atraviesan todas ellas como una misma historia. Junior Mackenzie, acompañado de Julia de Castro, abrió la tarde con una actuación sobria y elegante. En ambos casos, por momentos, se echaron en falta las bandas y algo más de silencio.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Hendrik Röver se ha ido a vivir al bosque, se ha reencontrado con los clásicos del country y del bluegrass y utiliza esas dos fuentes de limpia y tranquila inspiración para contar historias de apuestas, renuncias, recuerdos, reproches, contradicciones, personas y paisajes que están en Muriedas (Cantabria) pero con un marcado acento y ambientación yankee. El líder de Los Deltonos y de Hank presenta cada una de sus canciones contextualizando, dando detalles para que el público se ponga en situación, e insistiendo en que no son autobiográficas. Pero uno termina convencido de que ese tipo duro y resuelto que siempre ha aparentado ser, en realidad se está desnudando en cada una de ellas para hacerse mucho más cercano. Hendrik Röver ofreció un notable concierto el pasado sábado en el Four Seasons de Castellón acompañado de Juan Madera y, sobre todo, de un buen puñado de canciones y de historias interesantes, relatadas como un todo coherente. Se echó de menos la banda en bastantes, funcionaron mejor las más cercanas al rock genuino y también funcionó a las mil maravillas un telonero que el propio Röver aplaudió mezclado entre el público: el castellonense Junior Mackenzie.

Hendrik Röver y Juan Madera. Fotos: Daniel Goodman Ramires.

Quizás dos actuaciones acústicas seguidas, con más de hora y media de duración entre ambas, fuera excesivo para una sala cuyo público está acostumbrado a que la fuerza de los vatios nos impida hablar. Lo cierto es que el silencio que requerían ambas propuestas se abrió paso hasta bien entrado el concierto del compositor cántabro, si bien en la fase final se le notó algo incómodo con la cháchara de parte del personal. Pero eso no logró enturbiar un concierto que estuvo repleto de buenas canciones, letras con chispa y momentos brillantes. Los que protagonizaron las mejores de su nuevo disco, No temáis por mí (GuitarTown Recordings, 2010), como la que lo abre y le da nombre, "Adiós", "Cambio de aires", "Ahora venís" o "En resumen" y del primero, Esqueletos: "Te lo prometo", "Tren" y especialmente "Uh, Las Vegas", quizás la única petición del público que logró sintonizar con su repertorio en solitario. Canciones con un aroma indisimuladamente añejo y descontextualizadas de su origen marcadamente norteamericano, pero que la mayoría de las veces son mucho más que un ejercicio de género, consiguiendo nuevos sabores y sentido con las cualidades melódicas de Röver y su ingenio para contar historias reconocibles. El líder de Los Deltonos demostró, una vez más, su gran talento para la guitarra, para la composición y para las tablas. También para dar nuevo lustre a canciones ajenas, como "Friend of the Devil" de Grateful Dead.

Junior Mackenzie y Julia de Castro.

Para los que todavía no le habíamos visto nunca en directo -esas cosas surrealistas que pasan en Castellón, la megalópolis- Junior Mackenzie, quien cerraba en casa la gira de presentación de Songs From The Top Of A Mountain, se convirtió en la sorpresa de la tarde. Apoyado en una excelente sonorización (es lo que tiene contar con Juanki) y en una gran sobriedad, el compositor castellonense ofreció una actuación bien provechosa. Mostró unas cuantas canciones de calidad, algunas quizás algo abultadas de minutaje, la mayoría de ellas editadas en el citado álbum, entre el rock clásico de autor y el bluegrass. También exhibió una excelente voz y un gran dominio de la guitarra. Y, con mucho tino, se hizo acompañar al violín y a los coros por Julia de Castro, una madrileña que conoció por Facebook y que le dio un rollo chulísimo a las canciones en las que participó, especialmente en temas como "So Young". A Junior Mackenzie, nombre artístico Juan Fortea, se le vio especialmente inspirado en temas íntimos, cocinados a fuego lento, como "Much More Than We Need" -en el vídeo de abajo-, y también cuando se salió más del canon, como en la canción que cerró su actuación, "Ghost in White". En definitiva, dos notables conciertos de rock clásico, country y bluegrass bien digerido que la próxima vez nos gustaría ver con banda para chanar mucho más.

Puedes ver más vídeos del concierto de Hendrik Röver y Junior Mackenzie en el canal de nomepierdoniuna.net en YouTube, todos ellos autorizados por los músicos.

Próximos conciertos en la sala Four Seasons:

>Sábado, 18 de diciembre. McKenroe. Circuito Girando por Salas. Tenía que pasar y al final pasó. Si con sus dos anteriores trabajos en Subterfuge se presentaban como una banda prometedora, con Tú nunca morirás se imponen como una realidad delicada –pero ojo: devastadora– en nuestro paisaje musical. Tú nunca morirás es ese disco enorme que los getxotarras prometían desde hacían tiempo: la sublimación total y absoluta de su ideal de pop majestuoso, a fuego lento, tristísimo, de épica tranquila. Entrada: 6 euros (anticipadas en Spoonful y Four Seasons; reservas en fourseasons@hotmail.com).

Ciclo Four Films de Butaca Cinema UJI: “Mundos mágicos”

>Martes 14. 20.30. The Fall. El sueño de Alexandría. Tarsem Singh, 2006.
>Martes 21. 20.30. Donde viven los monstruos. Spike Jonze, 2009.
>Martes 28. 20.30. Alicia en el País de las Maravillas. Tim Burton, 2010.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,