Arte, Música, Teatro y danza >> Portada

El pulso del Auditori, Principal, Museu y EACC contra la COVID-19 para “reencontrarse con el público”

Con la programación estival del Festival de Jazz de Peñíscola y el ciclo Nits al Claustre cerrada pero en el aire, el Institut Valencià de Cultura en Castelló ya ha reubicado toda la programación de primavera en otoño con la previsión de reabrir los espacios culturales en septiembre con restricciones dentro del progresivo desconfinamiento. Hablamos con su responsable, Alfonso Ribes.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

El Auditori de Castelló podría ver reducido su aforo hasta los 400 asistentes.

“Está siendo muy cruel. En el aspecto humano y social por encima de todo, por supuesto, pero a la cultura le está afectando de una forma durísima”. Alfonso Ribes, el responsable del Institut Valencià de Cultura (IVC) en Castelló, se expresa con crudeza, pero al mismo tiempo con entereza y un convencimiento que repite varias veces: “Vamos a mantener todo el rigor en defensa de la industria cultural”. Nos atiende por teléfono desde su casa en Benicàssim, donde sigue con su frenético ritmo de trabajo, 100% operativo en remoto: planificando el regreso, gestionando la reprogramación del Auditori i Palau de Congressos, Teatro Principal, Museu de Belles Arts y Espai d’Art Contemporani, coordinándose con la Conselleria de Cultura y muy al tanto de cómo están afrontando la situación espacios culturales de referencia de las grandes ciudades españolas y europeas. El confinamiento por la pandemia del coronavirus decretado desde el 13 de marzo se ha llevado por delante cualquier expresión cultural pública-presencial esta primavera, pero también ha triturado el calendario hasta dejarlo en una sustancia uniforme que todavía no reconocemos: nadie se moja con las fechas. La luz que se vislumbra en esta pasilla es que instituciones como el IVC trabajan en lo que Ribes denomina el “reencuentro con el público” con acciones concretas: aplazamiento de espectáculos, planificación de restricciones previsibles como el distanciamiento entre asistentes, desinfección periódica de los espacios, etc.

Alfonso Ribes explica que la crisis ha llegado en un momento especialmente inoportuno para su gestión, cuando “la impronta de la nueva programación” de los espacios dependientes de la Conselleria en Castelló “se empezaba a notar de verdad” y “se estaba conectando con el público después de tres años de duro trabajo”. Como ejemplo, esgrime “el lleno técnico en todas las obras representadas en el Teatro Principal desde que había empezado 2020”. “Es una faena, porque nos queda un poco la sensación de tener que volver a empezar”, añade. Pero el gestor cultural castellonense no se arredra. A renglón seguido ya está hablando del mencionado reencuentro con el público, de aplazamientos, reubicaciones, “precios muy populares ante la previsión de que haya reticencias a nivel económico” y una esperanza: “Que la gente encuentre en la cultura una vía de escape a toda esta situación”.

Alfonso Ribes presentando la programación de primavera del IVC en el Principal. Foto: Carlos Pascual (Slowphotos).

Todavía no hay nada oficial, pero el IVC trabaja con la previsión de que el desconfinamiento progresivo anunciado el pasado fin de semana permita, con restricciones, la reapertura de los espacios culturales de Castelló la próxima temporada, probablemente a lo largo del mes de septiembre. Antes, está el verano. El Festival de Jazz de Peñíscola tiene toda la programación cerrada, incluidas dos grandes figuras internacionales, con la previsión de arrancar el 5 de julio. Y otro tanto el ciclo musical Nits al Claustre, previsto para los meses de julio y agosto en el Museu de Belles Arts. “De momento todavía no hay ninguna restricción oficial con respecto al verano, pero la incertidumbre es total”, reconoce Ribes.

“Estamos pendientes de que la Conselleria de Sanidad nos diga qué podemos hacer de cara al verano, que es lo más cercano, pero a su vez está pendiente de las directrices del Ministerio. Para tener referencias, estamos mirando eventos destacados de otros países europeos y hay de todo: el Festival d'Avignon (cuya 74ª edición estaba programada del 3 al 23 de julio), se ha suspendido, pero en Alemania se están manteniendo algunas citas con medidas muy fuertes de distanciamiento social”, detalla.

De momento, de cara al posible regreso en septiembre, en Castelló se está replanificando con una previsión de reducción de aforo en los recintos, para garantizar el distanciamiento social, hasta quedarse en un 30% o un 40% del total. Una restricción que se traduciría, más o menos, en un asistente cada tres butacas o, lo que es lo mismo, dos butacas vacías por cada una ocupada, de forma alterna por filas para respetar la distancia en todas las direcciones. Los palcos, de esa forma, quedarían muy afectados por la medida. Y un punto muy importante de cara a la nueva realidad que vendrá tras la confinamiento: “Los espacios están cerrados, pero ya hemos empezado a trabajar en limpieza y mantenimiento, incluso se ha planificado la desinfección de todos los espacios de forma periódica para garantizar que el público pueda asistir con todas las garantías”. En cuanto al posible uso de guantes o mascarillas para los asistentes todavía no hay directrices.

Concierto del dúo Zaruk, compuesto por Iris Azquinezer y Rainer Seiferth, en julio de 2019 dentro del ciclo Nits al Claustre, en el aire de cara a este verano. Foto: Carlos Pascual (Slowphotos).

En el caso del Teatro Principal la programación de primavera, que había generado una gran expectación con Blanca Portillo y Héctor Alterio al frente del cartel (se vendieron 150 abonos en solo 4 horas), se traslada íntegramente al otoño. “La hemos reubicado manteniendo también la programación que ya teníamos cerrada para los meses de octubre a diciembre, por lo que en total van a ser más de 20 obras de teatro en el último trimestre del año, incluida la parte didáctica. Vamos a ver cómo responde el público porque es mucha programación, pero se bajarán precios para ponerlo fácil”, explica Alfonso Ribes.

El punto crítico del Principal de Castelló es que, con la reducción de aforo a la que probablemente obliguen las medidas de distanciamiento entre asistentes, y teniendo en cuenta la gran cantidad de palcos del recinto, lo podrían dejar en unas 250 butacas ocupadas (su capacidad es para unas 700 personas): “Me preocupa que quedase un aforo tan reducido porque para algunas obras no sería viable; habrá que analizarlo a fondo cuando estén detalladas las restricciones”, reconoce el responsable del IVC en Castelló.

“El Auditori, en cambio, es más defendible; en la sala sinfónica, con esa estimación de reducción que hemos hecho, podríamos trabajar con más de 400 butacas de aforo (de normal tiene una capacidad total para unas 1.200 personas) y ahí sí que podría cuadrar todo mejor”, detalla Alfonso Ribes. En cuanto a la programación, explica que también se trasladará de primavera a otoño el grueso de la programación aplazada, tanto la de música sinfónica como la de los ciclos Auditori Jazz Club y de grupos rock locales, si bien con algunos ajustes por el propio calendario de las orquestas y “una apuesta clara por la Simfònica de Castelló y nuestros músicos”.

Por su parte, las exposiciones inauguradas en marzo tanto en el Espai d’Art Contemporani como en el Museu de Belles Arts, y que estaban previsto finalizar entre mayo y junio, se van a ampliar hasta el mes de septiembre para dar la oportunidad al público para que las disfrute. En el EACC Una veu/una imatge, comisariada por María Virginia Jaus (en el vídeo de arriba) y en el Museu Historias, miradas, mujeres. Visiones de la diferencia, comisariada por Irene Gras. “Son exposiciones que merecen la pena, de las que estamos muy contentos, y es una pena que se pierdan, así que esperamos que puedan reabrirse al público porque en el caso del Museu y el EACC la limitación de aforo y las medidas de distanciamiento no supondrán ningún problema”, explica Alfonso Ribes.

En  paralelo, el IVC también trabaja en Castelló para contribuir a los contenidos online del Canal #QuedatACasa, con vídeos como los del proyecto del EACC o el que recientemente ha grabado en el Museu la historiadora, investigadora y crítica de arte Irene Gras y que se subirá en breve para recrear una visita a la muestra que hace una relectura de la colección del centro desde el punto de vista de la inclusión y la igualdad.

Ribes no olvida tampoco al personal técnico de todos los espacios culturales, quienes “ya ha mostrado su predisposición a que el regreso sea con más intensidad y más programación que nunca para resarcirse de la situación actual”. “Cuando vienen artistas de primer nivel nacional e internacional siempre destacan la calidad de la producción y de los técnicos de sonido, luz y escenografía de los escenarios del IVC y eso es algo que lo tenemos muy presente, porque sabemos que también será fundamental para el reencuentro con el público”.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,