Música >> Portada

El pop sin ataduras de El Ser Humano abre el ciclo gratuito '¿Te viernes de concierto?' en El Pirata

Música en directo las noches de los viernes con entrada libre. Es la propuesta de la discoteca El Pirata, en el Grao de Castellón, para proporcionar un aliciente más a los aficionados a asistir a conciertos. El Ser Humano abrirá el ciclo el viernes 2 de mayo, y le seguirán Calaverica Rumba Club, Carlos Vargas, The Cutting Fingers, Plum y Montefuji. Gonzalo Fuster, encargado de romper el hielo junto a su banda, repasa qué ofrecerá y qué depara el futuro de El Ser Humano tras su elogiado segundo disco, ‘Pyla Pan’.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Gonzalo Fuster, El Ser Humano.

Un nuevo ciclo de música se pone en marcha en Castellón: ¿Te viernes de concierto? Lo hace en la discoteca El Pirata, en los bajos del Hotel del Golf, un establecimiento siempre vinculado –aunque de manera intermitente- a los conciertos. El recordado Café del Mar estuvo abierto en uno de los bajos del espacio hostelero del Grao entre 1991 y 1995, convirtiéndose en el centro de reunión de los aficionados al jazz en La Plana. Con los años, por allí han aparecido nuevas iniciativas, como el nacimiento del ciclo Camden Club, luego trasladado al Auditori, pero sin continuidad. Ahora se pone en marcha una nueva iniciativa, que llenará de música las noches de los viernes del mes de mayo y el primero de junio, con inicio a las 23:30 y siempre con acceso gratuito.

La programación incluye el pop melódico del valenciano Gonzalo Fuster, El Ser Humano, con banda y avanzando temas de su tercer disco; el rock mestizo de poesía de extrarradio de Calaverica Rumba Club; el pop de la banda de Carlos Vargas, repasando el CD Cuatro décadas, en el que resume su carrera en solitario; el grunge de The Cutting Fingers; el pop-rock indie de la nueva banda castellonense Plum; y para acabar, Montefuji, una de las principales referencias del indie castellonense en la actualidad, con proyectos a la vista que sorprenderán.

El encargado de romper el hielo, este viernes 2 de mayo será El Ser Humano, apelativo que utiliza Gonzalo Fuster (ex Ontario y en la actualidad también con Trinidad) para elaborar un pop desinhibido, en el que juega con el oyente a través de letras que sugieren pero esconden el relato y ritmos sorprendentes. Sigue defendiendo su segundo disco, Pyla Pan, una atractiva colección de melódicas canciones en las que se libera de cualquier atadura para dar rienda suelta a su creatividad, bajo la influencia de referentes básicos como Paul McCartney, pero también por Eels o Vainica Doble, pasando por autores brasileños, que en la actualidad le tienen atrapado. Visita con cierta frecuencia los escenarios castellonenses, tanto en solitario y acústico como en eléctrico y con banda, como va a hacer en El Pirata, junto a Dani Cardona (batería), Fito (guitarra) y Rubén (bajo). Antes de recorrer de nuevo los aproximadamente 60 kilómetros de distancia desde Valencia, Gon repasa y adelanta en esta entrevista perpetrada en Facebook, apuntando a un tercer disco en el que dará otra vuelta de tuerca a su propuesta.

>Como seguidor que eres de la obra de Descartes (y deudor, al inspirarte en él para dar nombre a tu proyecto), ahí te va una pregunta que titula un artículo que circula en estos días por Facebook: “¿Es humano el Ser Humano?”.
Tajantemente sí, pero una respuesta más extensa merecería otro lugar, plataforma, etc...

>Una reflexión-pregunta. Al escuchar tus canciones, se capta la idea general pero en algunas de ellas las frases dejan abiertos sus significados. En tu canción “Hace dos días” pareces querer dar pábulo a este juego cuando cantas “algunos creen que no sé lo que digo”.
Es muy premeditado, me gusta así. La idea general, la sensación, la emoción que te evoca es lo importante. Aunque disfrute de muchos autores que describen y describen, creo que eso está más que explotado. Pero sé exactamente lo que digo y cómo lo digo, no hay nada aleatorio, nada absolutamente. Me divierte esconder significados detrás de palabras gruesas, y de eso va “Hace dos días”. Precisamente esta idea la desarrollo aún más en el tercer disco, que llegará pronto.

>Y jugando con la libertad de imaginación, por la portada y algunas letras, ¿el título de tu segundo disco, ‘Pyla Pan’, hace referencia a un lugar que no existe en el mapamundi pero que apunta a un rincón idílico donde serían felices los seres humanos con espíritu de Peter Pan. ¿Es una interpretación, de tan libre, equivocada?
¡Totalmente! (risas). Son unas palabras que decía repetidamente Álex, mi hija, y que todavía desconozco su significado. Me fascina porque eran fonemas repetidos con una seguridad pasmosa… pero el significado yo no lo sé. La hija de un año parecía jugar al mismo juego que papá. Ahora habla perfectamente y las sigue diciendo de vez en cuando, le pregunto y responde esas mismas palabras como si fuera algo obvio. Vaya, se lo acabo de preguntar ahora mismo y me dice que Pyla Pan es “papá”, es decir, yo.

>En la canción "Pablo Maronda es mujer", de entrada sorprende su título, y luego bastantes de sus frases y hasta su estructura musical, con sus aceleraciones-frenadas e incluso un golpe de batería extraño un poco antes del segundo minuto. ¿Cuál es la historia que hay detrás de este tema? ¿Y qué opina tu amigo y colega musical Pablo Maronda (esta semana también en concierto en Castellón)?
La canción la hice casi del tirón, relativamente rápida para mi pulso, en un par de meses (una canción media mía puede tirarse 8 meses en el horno). Recuerdo que se la enseñé a Dani con cierta vergüenza, porque se salía bastante de todas las que había hecho hasta ese momento, y tenía un registro vocal bastante más exagerado que el que escucháis en el disco. Dani la acogió a la primera. “Esto hay que grabarlo” o algo así me dijo. Esos cambios de ritmo, esa atmósfera contribuyen a crear cierta inquietud, que es lo que buscábamos en el estudio. Luego, un día hablando con Pablo, con quien comparto cierto tipo de humor, le comenté mi idea de título. Nos reímos y fin de la historia”.

(Entra Pablo Maronda en la conversación de Facebook): "Con quien comparto cierto tipo de humor". Vaya eufemismo. Di "hijoputez", que se entiende más claro (risas).

>Te gusta experimentar con los fraseados, las palabras y los recursos. Por ello, no  resulta extraño que seas un músico bajo la influencia de la parte final del abecedario (referentes como Frank Zappa, Vainica Doble, The Who, Robert Wyatt… junto a autores de la parte sur de América), aunque a la vez lo que no descuidas nunca es la melodía, que siempre será el aeiou del pop. ¿Cómo te planteas la composición de cada canción, o no hay planteamiento previo y dejas que fluya la imaginación?
Efectivamente, un día me di cuenta de ello. Mis más grandes admirados están al final de la cola del abecedario, de los brasileños también, la regla se sigue cumpliendo: Caetano Veloso y Tom Zé. La verdad es que las canciones se hacen conmigo, no al revés… Si me pongo a provocar una canción acabo asqueado de la guitarra y frustrado. Simplemente llega una idea, luego, cierto es, cuesta mucho pulir estrofas, darles carácter, redondearlas, etc... La idea, el alma de la canción, condiciona todo el resto, le da un sentido, lo que me cuesta luego es verle todas las aristas, sacarles punta. El mensaje (o letra) y la música van unidos desde el primer momento. No sé crear una melodía con la guitarra y luego ponerle texto, me siento como mintiendo. Tampoco tomo referentes, no pienso “voy a hacer una canción como XTC o Shocking Blue” (parte final del abecedario), sale y luego puede recordarte, o no, a algo. Como curiosidad, no voy a desvelar nada especial porque es demasiado obvio, pero en “Todo Blanco” me apetecía romper una regla de escritura y quedé contento con ello.

>Una pregunta más simple. Llevas desde 1992 en la música, con inicio en el luminoso power pop y Los Vértigos… De ahí, a la oscuridad de Ontario… y casi la década del 2000 de parón. ¿Qué ocurrió? ¿Cansancio? ¿Decepción?
En el clavo con las palabras: cansancio y decepción. Poco más que añadir. Lo dejé en 2001 y cogí la guitarra unas 10 veces en 8 años. Hasta que les propuse a Ontario volver. Y volví con mucha fuerza, parece decir mi discografía desde entonces: 6 discos.

>Formaste Trinidad, grupo con una repercusión no masiva pero nada desdeñable, y de repente sorprendes con El Ser Humano, proyecto en solitario (aunque incluye banda), y ya acumulas dos discos. ¿Es El Ser Humano aquello que ves ahora mismo en tu horizonte?
Sí, pero no en detrimento de Trinidad. Simplemente ahora me es más fácil. Trinidad estamos en standby por varios motivos, principalmente laborales. El Ser Humano me permite compatibilizar el tocar solo en acústico, enseñando las canciones tal cual nacen o con banda, con Dani Cardona, Fito Haro y Rubén Marqués. Trinidad volveremos y haremos otro gran disco que se llamará igual que todos los anteriores. Pero de momento, estaos al tanto que el tercer disco de El Ser Humano llegará pronto.

>Llegas a Castellón con banda, ¿qué vais a ofrecer?, ¿temas nuevos?, ¿alguna versión?, ¿incorporas al repertorio temas que no aparecen en tus actuaciones en acústico?
Sí, iremos Dani, Fito, Rubén y yo. Concierto eléctrico con varios temas nuevos, inéditos todavía, sin versiones. Y sí, sí, hay un par de canciones que no suelo interpretar en acústico cuando voy solo. Espero que os guste.

>¿Hacia qué escenario se dirigen las canciones nuevas? ¿Continuista? ¿Ruptura dentro del estilo?
Ruptura siempre, avanzar y atreverse. Las canciones nuevas son más vitalistas, más completas. ¡ya veréis en directo!

>Hay nombres de grupos que ya indican cuál es su palo. No ocurre así con El Ser Humano. De hecho, puede referirse tanto a un proyecto individual como a un grupo, y no da pistas sobre su contenido. El cartel para este concierto en el Grao de Castellón tampoco aclara mucho. Si alguien se lo encuentra y desconoce por completo qué es El Ser Humano, ¿qué datos le podríamos ofrecer para que se orientase?
Ahí reside lo que me gusta del nombre. Por cuanto a la imagen, me preocupo por ella, pero no le doy más importancia de la que realmente tiene. Lo mejor es que la gente interesada escuche el disco, lo que va a encontrarse no es exactamente eso, pero se acerca bastante. La evolución desde Pyla Pan nos ha llevado a otros terrenos, dentro de las coordenadas, pero innovando y tratando de forma distinta las canciones.

>En Castellón es debate habitual el estado de la escena, con más de 300 grupos en activo y alrededor de 40 conciertos por semana, algunos con llenos y otros en los que el público se puede contar con los dedos de las dos manos, lo que para algunos crea la sensación de haber en la actualidad más oferta que demanda. Desde la vecina Valencia y como protagonista de algunos conciertos en los últimos meses en Castellón, ¿qué sensaciones recibes de lo que ocurre aquí?
Veo que empiezan las preguntas difíciles. Grupos de Castellón conozco muy pocos, Loplop, Montefuji, Debigote... Salas sí, creo que he tocado en la mayoría (incluyendo Benicàssim, Oropesa, l’Alcora, Burriana...). Mi sensación es que hay muchas salas, donde te tratan bien, te apoyan y donde suele haber público fiel. A mí me gusta particularmente tocar por ahí, de hecho, este año he ido unas 4 o 5 veces. Es cierto que me pilla muy cerca y que siempre se agradece la gente con la que me he topado, es un placer trabajar con los Miguel Ángel Borja, los ‘Naranigas’, ‘Pepe Malloles’, etc... Se les nota entusiasmados con lo que hacen y te invitan a sus casas a tocar con los brazos abiertos. En definitiva: Me da la sensación de que hay más oportunidades para tocar que en Valencia, y con un rollo muy sano. Aunque si hay tantas bandas (¡joder, más de 300 grupos!) el circuito se queda corto pronto. ¿Por qué no vienen más a Valencia?

>Y como cada uno es muy de llorar lo suyo, comenta un poco cómo está la situación de la música en directo en otras zonas, como Valencia, que es la que mejor conoces.
Mal. Hay que tocar mucho para poder cubrir ciertos gastos (grabación, edición, distribución, material, etc...) porque los márgenes son muy bajos. Valencia, para tocar en eléctrico, cuenta con pocas salas, 3 o 4 a lo sumo. Ahora estamos saludando contentos la llegada de una nueva sala de r'n'r, precisamente. Tengo la sensación de que cuanto más grande es la ciudad, peor es el panorama para los grupos sin un reconocimiento nacional. Pero de poco vale quejarse; tocar, tocar y tocar. Aquí también hay mucha oferta, otra cosa es que te guste, aunque particularmente creo que hay propuestas que se salen del típico sonido de ahora y grupos tan de un mismo cauce ,que es lo común en toda España, creo. Gilbertástico, Lanuca, El Turista Optimista, para dar 3 ejemplos diferentes a los que doy habitualmente. No son las típicas propuestas de sonido 90s, o con ukeleles hace dos años o... Son más personales, esto me atrae. Me gustan.

>(Aportación de Enrique Bellido, gran fan de la música en directo en Castellón). ¿Qué tipo de música escuchas en la actualidad y qué discos claves en su trayectoria creativa me recomendarías?
Actualmente estoy con brasileños, no necesariamente bossa nova. Caetano Veloso, Tom Zé, Chico Buarque, Jorge Ben, María Bethânia, Edu Lobo, Os Mutantes, Gilberto Gil, etc... Llevo unos cuantos meses que prácticamente sólo escucho esto. Tímidas incursiones en los discos de los 70 de Mina y revisiones de mis clásicos: Paul McCartney, solo o con los Beatles, Beck, etc... Pero de cosas nuevas, realmente poco últimamente.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,