Teatro y danza

El Paranimf reflexiona con el diálogo sin respuestas de un Alberto San Juan a pecho descubierto

Alberto San Juan afila su discurso crítico con ‘Autorretrato de un joven capitalista español’, un espectáculo teatral con alma de conversación que mostró en el Paranimf de la UJI la capacidad del actor para hacer reflexionar a un público que queda absorto con tanta contundencia verbal. Un repaso a la situación económica y política actual a través de un viaje por la historia del país desde la dictadura en el que no deja títere con cabeza. Antes de salir al escenario, San Juan se sinceró en una entrevista con Nomepierdoniuna para reconocer que la mayoría de sus papeles cinematográficos son “olvidables” y también para tachar a Wert de “alienado”.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , ,

Alberto San Juan, el pasado viernes en el Paranimf de la UJI. Foto: Santiago Gómez.

Sincero y contundente es el guión de Autorretrato de un joven capitalista español, al igual que lo son los argumentos con los que Alberto San Juan contestó a las preguntas que nos respondió antes de pisar el escenario del Paranimf de la UJI el pasado viernes 29 de noviembre. El monólogo, con el que asegura sentirse muy libre por ser su propio director y “aliviado” por poder hablar sobre lo que está pasando hoy en España, puesto que lo sentía como “una necesidad que vivía como propia, pero que es absolutamente colectiva”, puso punto y final a la programación del Reclam en Castellón, que durante el fin de semana también bajaría el telón en Vilafranca, Vila-real y Benicàssim.

El actor, autor, director y miembro fundador de la compañía Animalario resta importancia al hecho de que su persona y su pensamiento sea el único reclamo de la obra: destaca que es la necesidad de compartir una reflexión determinada sobre lo que está sucediendo, “porque es demasiado grave como para pasarlo por alto”, el motivo que arrastra al público a ver su espectáculo teatral y no él.

San Juan reconoce que Autorretrato de un joven capitalista español trata “sobre mí, sobre mi vida y la de mi país, y de cómo el desarrollo de mi persona responde a una sociedad determinada y a un momento histórico determinado”, y es una definición acertada pero incompleta. El madrileño basa el argumento de la obra en la decadencia de su figura como actor y en la desaparición de ceros en su cuenta corriente, a la vez que da un repasón a la historia política y monárquica de España desde la dictadura hasta la actualidad. Sin embargo, se le olvida explicar, no en el trascurso de la representación porque en ésta lo recuerda varias veces, que si algo define Autorretrato de un joven capitalista español es su alma de diálogo en el que las frases con apelación al público no obtienen respuesta, pero sí reflexión. Mucha reflexión, porque como medita en voz alta durante la obra: “¿Qué sería del aire de una sala de teatro sin preguntas?”.

A pesar de haber ganado el premio Goya a la mejor interpretación masculina en 2007 por Bajo las estrellas de Félix Viscarret, Alberto San Juan asume que “la mayor parte de los trabajos que he hecho en el cine son olvidables por utilizar un eufemismo”, pero nadie puede negar su don de la palabra y una capacidad de memoria y raciocinio excelentes. Durante las casi dos horas en las que el deambuló por el escenario y la platea del Paranimf, San Juan ofreció un discurso ininterrumpido en el que la naturalidad y la convicción fueron las bazas con las que se metió a los asistentes en el bolsillo.

El actor recuerda en la praxis de su propio texto a esa clase de profesores en peligro de extinción que consiguen absorber y motivar la mente del alumno con una gran capacidad de oratoria. Desde la lectura de libros a la reproducción de creaciones flamencas que claman la revolución social, el actor madrileño prueba todos los métodos para demostrar que no es el único loco con esa visión del lamentable panorama estatal.

Y hablando de profesores y educación, San Juan tuvo unas palabras para el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, al que acusó de ser “uno de los peores lacayos de los señores de la guerra, que son los principales accionistas de los bancos y de las principales empresas” y de estar “alienado y haber vendido su alma al dinero” al permitir que “un niño pase hambre en un colegio público o que no tenga la atención merecida porque no hay profesores suficientes”.

Autorretrato de un joven capitalista español es historia y actualidad, humor y formalidad, reflexión y trivialidad, teatro y realidad.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,