Música >> Festivales, FIB

El Hijo trae su 'Madrileña' a la playa con toda la banda

Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , ,

El Hijo es un proyecto personal del madrileño Abel Hernández, en el que ha encontrado colaboraciones que encajan. Siempre de la mano de Acuarela, ha publicado dos espléndidos EP (La Piel de Oso y Canciones Gringas) y dos notables LP (Las Otras Vidas y el reciente Madrileña). Lejos quedan ya los tiempos de Migala. Este es su nuevo proyecto, más intimista y cercano al cantautor, en el crea e interpreta sus propios temas y en Madrileña se le nota especialmente inspirado. Ha desnudado su voz y tal vez algo más para cuajar canciones redondas. Las defenderá en el FIB el jueves 15 (21.00 horas, Escenario Fiberfib.com). Vienen a darlo todo.

>Música intimista en un espacio abierto (Escenario Fiberfib.com) y en un festival multitudinario. ¿Cómo crees que va a funcionar?
Es una incógnita sobre todo en lo que toca a la respuesta de un público mayoritariamente extranjero, pero vamos a intentar que los que estén ahí viéndonos se lleven lo mejor de nosotros. Además tocaremos entre dos grupos patrios (Cohete y Love of Lesbian). Por otra parte me parece que el formato nuevo con esta banda puede hacer disfrutar también en esta clase de escenarios. Estoy deseando comprobarlo.

fib10-el-hijo-promo¿La actuación girará en torno a Madrileña o revisitará también trabajos anteriores? ¿Alguna versión?
Tocaremos Madrileña y alguna canción anterior; todo bastante revisado.

¿Madrileña es un disco de amores con la capital del reino como escenario?
Nunca sé muy bien cuál es la piedra angular de un disco cuando lo estoy haciendo pero con el tiempo y, sobre todo, con las entrevistas promocionales me he dado cuenta de que el asunto principal en Madrileña es la obsesión, de tipo amoroso pero no sólo. Madrid es un poco la atmósfera, sí, el escenario de las historias.

¿Cómo es tu proceso de parir canciones?
Generalmente boceto músicas, estructuras, trozos de melodía y simultáneamente apunto frases sueltas, palabras sueltas, estrofas, bocetos de letra, ideas. En algún momento, por intuición, las cosas se juntan, tiro de alguno de esos hilos y la canción empieza a salir. En el momento en que se engancha al anzuelo sólo es cuestión de tiempo. A veces hay que tener paciencia y otras tirar fuerte y deprisa.

¿Estás cerca de lo que quieres conseguir con este proyecto? ¿Tiene alguno más en mente?
Sí, estoy cerca, sobre todo en Madrileña. Y más aún tocando en directo con esta banda.

En los directos suele estar acompañado por Raül Fernandez (de Refree, también productor del disco), Xose Luis Saqués, Luis Brea y Javier Montserrat. ¿Qué aportan cada uno de ellos al sonido de El Hijo y a los directos?
Raül, desgraciadamente, no estará. Los otros cuatro aportamos una lectura sólida pero sorprendente y variada del material de los discos basada en abordar las canciones con fantasía y mucho trabajo.

¿Qué recuerdos tienes de tu anterior actuación en el FIB? ¿Qué te llama más la atención del cartel de este año?
Recuerdo sobre todo el backstage. El concierto fue complicado. Había otro grupo ruidosillo tocando a la vez en otro escenario pero su sonido nos venía como una avalancha y mi grupo era un poco de circunstancias: eran todos músicos de primera categoría pero no había el mojo necesario. La hora y el calor tampoco ayudaron. Con todo, escuchando hoy la grabación, me parece que dimos un buen concierto.

Hace ya algunos meses que Madrileña vio la luz. En este tiempo, ¿ha cambiado la opinión que tenías al finalizarlo? ¿Crees que alguna canción ha crecido especialmente?
Todas siguen creciendo o menguando, no lo sé, pero sí mutando en directo. Apenas hemos respetado a Quebradizo y transparente. El resto, en mayor o menor medida han variado.

Una de las canciones mejor valoradas es "Balada Baladí". ¿Una balada hay que escribirla, cantarla y acabarla para que exista o puede ser simple terapia personal y privada?
Es un poco de todo. Esa canción parte de una especie de apuesta con una amiga que luego se transformó en necesidad. La canción habla un poco de eso, de sí misma y su porqué: es una canción sobre la obsesión de escribir y acabar una canción (una insignificante e inútil balada de amor) como algo completamente imprescindible para vivir.

El Hijo siempre ha sido criado por Acuarela. ¿Cómo es tu relación y tu futuro con el sello?
Gracias al cielo que existe Acuarela.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,