Música

Depressing Claim. En la ola buena 15 años después

Luis Sánchez (compositor y guitarra), Tommy (cantante), Juan Peris (batería), Javier Oróñez de No Tomorrow (mentor) y John B. de Teen Punk, el sello que ha editado el disco de homenaje por el 15º aniversario de 'Radio Surf', hacen balance de la brillante trayectoria de Depressing Claim en los 90 y del éxito de su reciente reunión en una extensa entrevista a Lorenzo Millo, en la que también hablan de la escena musical castellonense y de sus actuales proyectos, como Los Reactivos y Los Amantes. Perfecto para saber lo mucho que ha significado el punk-pop en Castellón en las últimas dos décadas, como se demostró en sus conciertos en el Four Seasons y en la fiesta de presentación del disco-libro 'Historia de la Música Pop en Castellón'.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , ,

Tommy, en pleno frenesí durante uno de los conciertos del pasado mes de marzo en el Four Seasons, con motivo del 15º aniversario de 'Radio Surf'. Foto: Pau Bellido.

Depressing Claim fue una de las bandas castellonenses con mayor proyección a nivel nacional durante la década de los 90. Tomás Ramos (Tommy) a la voz, Luis Sánchez a la guitarra y las composiciones, Álex Gomis (Txomis) al bajo y Juan Peris a la batería, a los que luego se les unió Coky Ordóñez, también a la guitarra, dejaron un legado de dos álbumes, varios singles y diversas apariciones en recopilatorios. Recientemente, han vuelto a ser noticia porque el sello madrileño Teen Punk Records ha editado un disco homenaje a lo que fue su primer álbum, Radio Surf, con motivo del 15º aniversario del mismo.

Un total de 18 grupos de todo el país han participado en Radio Surf Resintonizado, cuya portada rinde tributo a la original parafraseando su diseño. Toda una escena nacional al servicio de una banda local que dejó su impronta a base de muchos conciertos y mucha furgoneta. John B., responsable de Teen Punk, tres miembros del grupo y Javier Ordóñez, dueño de No Tomorrow Records, la discográfica castellonense que editó el disco original y road manager en las giras de aquellos años, hacen memoria. Y aún tienen tiempo de dar su visión sobre la escena castellonense actual.

>¿Cómo surgió la idea de rendir homenaje a Radio Surf?
John:
La idea de hacer este disco-tributo surgió en la última ocasión en la que los Viernes13 (el grupo de punk rock donde toco el bajo) fuimos a grabar a los estudios Rockaway de Castellón, en marzo de 2007. Luis Sánchez me contó que, por entonces, habían pensado en juntarse la formación original de Depressing Claim para volver a grabar Radio Surf pero, por diversas circunstancias, no había cuajado el proyecto. Yo, por aquel entonces, me estaba planteando la idea de montar un pequeño sello independiente con el fin de sacar ediciones limitadas en vinilo y se me ocurrió que estaría bien inaugurar el sello con un tributo a uno de mis grupos favoritos.

>¿Fue complicado encontrar bandas que quisieran participar?
John:
No demasiado, ya que al llevar cierto tiempo tocando con mi grupo, al final terminas conociendo a casi todos las formaciones que se mueven en la escena punk pop nacional. Lo complicado fue decidirse por las bandas participantes. Con la ayuda de mi amiga Maite (una de las mayores fans de Depressing que conozco) hicimos una lista de cerca de 30 grupos. Pero, al final, nos tuvimos que decidir por 18 que son el número de canciones que forman el Radio Surf original. Sorprendentemente, todas las bandas que elegimos nos dijeron que sí querían participar en el disco.

>¿Cómo reaccionó el grupo cuando se enteraron?
John:
Pues la idea les hizo mucha ilusión, se lo comenté en un concierto de los Reactivos que dieron en Madrid creo recordar.

Tommy: John estaba grabando en Rockaway, los estudios de Coky [Ordóñez, guitarrista de Depressing Claim], con su grupo. Y, como es costumbre, nos pasamos por allí a saludar y a hacer alguna colaboración ya que tenemos muy buena relación. Nos soltó el notición allí mismo. A parte de hacernos una ilusión tremenda, pensamos que estaba loco (risas).

Juan: Mola.

Luis: Pues imagínate pensar que las canciones aún seguían vivas tantos años después y que había suficientes grupos con ganas de participar en el proyecto.

Javi: Yo me enteré hace ya tiempo, por medio de Coky. La cosa me llamó la atención pero tampoco pensé mucho en ello. Ni siquiera cuando me encargaron que escribiera algo pensé en lo que significaba que a un grupo tan humilde se le hiciera un homenaje tanto tiempo después. Sin embargo, cuando llegó el disco, me hizo una ilusión tremenda.

>¿Cómo está respondiendo el público ante el disco?
John:
Bastante bien, la verdad. Inicialmente, la idea era hacer una edición limitada exclusivamente en vinilo. Pero ante la demanda de gente que quería una copia en CD, le propuse a mi amigo Pablo de Rumble Records editarlo en CD también y así lo hizo. Las críticas, en general, han sido bastante positivas y parece que el disco ha gustado a la gente.

>Lo de juntaros para hacer estos conciertos, ¿fue una decisión propia o vino dada por alguna propuesta externa?
Tommy:
John nos comentó que tenía pensado organizar una fiesta de presentación del homenaje y que estábamos invitados. Incluso, a subir a tocar alguna canción si nos apetecía. Al final se lió la cosa.

Juan: Habíamos tocado hacía un año aproximadamente en una fiesta sorpresa a Javi No Tomorrow. Este disco era una buena excusa para volverse a juntar y ganas no faltaron para decir que sí.

Luis: John, primero nos propuso subir a tocar algún tema. Luego nos dimos cuenta de que el plato fuerte de la presentación seríamos nosotros. Así que fuimos alargando el repertorio. Una vez aceptamos lo de Madrid, nos pareció que lo suyo sería despedirnos en Castellón.

>¿Os resultó muy difícil volver a poneros al tajo después de tantos años? ¿Qué sensaciones tuvisteis al tocar las canciones de antaño?
Tommy:
Desde la disolución del grupo, en el 98, todos hemos seguido en alguna medida tocando en grupos. Quizá el que más tiempo ha estado desconectado ha sido Juan. Yo, como cantante, tres cuartos de lo mismo. Aún así, siempre es un duro trabajo ejecutar un repertorio de 18 canciones con la precisión y frescura de cuando tienes al grupo en activo. Pero puedo asegurar que hemos disfrutado mucho desde el primer día de ensayo. Y mucho más en los conciertos.

Juan: Me escuché el disco y era imposible tocar a esa velocidad. Llevaba sin tocar la batería desde hace tiempo. Lo pasé mal al principio pero, como siempre, tuvieron paciencia conmigo. ¡Ritmillo zapatilla! En los ensayos disfrutábamos como enanos.

Luis: En los primero ensayos se nos notaba bastante oxidados. Poco a poco, fuimos recuperando sensaciones y fondo físico. Como dice Tommy, disfrutamos muchísimo cada ensayo y cada concierto. Ha sido una pasada.

>¿Cómo reaccionó el público en vuestros conciertos, tanto en Castellón como en Madrid?
Tommy:
Ha sido un lujo, la verdad. En Madrid, las entradas estaban agotadas semanas antes. Había una gran expectación y así nos lo hizo saber el público, que estuvo con nosotros desde el primer acorde. En Castellón, tuvimos que doblar la fecha y hacer dos días: viernes y sábado en Four Seasons. En ambos, la gente estuvo entregadísima. Así da gusto.

Juan: En Madrid creía que asaltaban el escenario y nos aplastaban contra la pared de atrás. Fue bestial. En Castellón, fue más familiar. Muchas caras conocidas que hacia mucho que no veía.

>En su momento, Depressing Claim fueron abanderados, junto a Shock Treatment, del punk pop en este país. Con ellos se compartió carretera y discográfica (No Tomorrow). Pero en este estilo, surgieron otras bandas en esta provincia como T-Shirts o Puñetazo. ¿Se puede hablar de un Sonido Castellón?
Luis:
Fue una época increíble en Castellón. Éramos dos pandillas muy grandes en las que casi todos tocábamos algún instrumento. La de los mayores (con grupos como Shock Treatment) y la de los pequeños (con Depressing Claim o T-Shirts). Nos reuníamos en el Ricoamor y escuchábamos la misma música, así que sonábamos parecido. Lo del ‘Sonido Castellón’ no lo tengo tan claro. Sí es cierto que estuvimos en el epicentro punk rockero de los noventa, pero no creo que fuera un sonido exclusivo de aquí. Había un montón de grupos por España de este estilo, lo que ocurre es que llegamos un poco antes.

Juan: Yo creo que no. Estaba todo inventado. Cada uno lo hacia a su manera o dentro de sus posibilidades musicales. Lo que sí hubo es una serie de grupos influenciados por las mismas cintas de cassete que nos grabábamos y que pasaban de mano en mano. Lo que ahora llaman pear to pear, vamos (risas).

Javi: Claramente, sí. Todos estos grupos, junto con otros como Devil Scream y Haddocks, pertenecían a los mismos círculos, frecuentaban los mismos bares y escuchaban la misma música, o muy parecida. Es normal que tuvieran un sonido parecido. Aunque pienso que tanto Shock como Depressing destacaban por encima del resto. Los primeros, por ser los primeros precisamente y también por su buen directo y su mayor compromiso. Los segundos, entre otras otras cosas, por el nivel que tuvo siempre Luis como compositor y el carisma de Tomás como cantante.

John: Sin lugar a dudas. Castellón era la meca del punk rock en los 90. Gracias al sello No Tomorrow, que editó los primeros discos tanto de Shock Treatment como de Depressing Claim surgió una escena musical cuyo epicentro estaba allí. Creo que todas esas bandas tenían un sonido característico. Tal vez, porque muchas de ellas grabaron en los estudios Rockaway, no sé. Salvando las distancias, podría ser algo parecido a lo que supuso el sello Lookout en Estados Unidos.

>Muchos grupos de sonido ramoniano que están en activo (Airbag, Viernes 13, etc) se sienten tributarios vuestros. ¿Sois conscientes de haber dejado algún tipo de impronta?
Luis:
Es una pasada que tantos grupos nos citen como influencia. Ya digo que nunca nos planteamos nada que no fuera pasarlo bien y salir a tocar. En el momento que lo hicimos, se acabó todo.

Juan: Lo dicho. Estaba todo inventado, pero la clave creo que fue hacerlo en castellano.

Luis, Tommy, Txomis, Coky y Juan (de izquierda a derecha), cuando giraban por todo el país con 17 años. Foto: Pau Bellido.

>¿Cómo recordáis la época en que girabais por toda la península?
Tommy:
Empezamos muy jóvenes a tocar fuera de Castellón. No teníamos carnet de conducir ninguno. Javi  compró una furgoneta (la mítica Volskswagen roja) y nos llevaba a todos lados (Santi Campos también llegó a hacernos de roadie en alguna ocasión). Recordaré esa época toda mi vida. Cabe destacar la gira de 12 conciertos en el verano del 95, que hicimos junto a Shock Treatment. Fue toda una experiencia. Una anécdota de aquella época que me viene ahora fue el día en el que algunos miembros de la comitiva terminamos, después de un concierto, en bolas en un patín de playa en un lago de Ponferrada. O el día en el que inauguramos la casa okupa de Santander. Tocábamos en un primer piso, y nos tocó subir a pulso todo el equipo con una escalera de electricista. En estas excursiones hicimos muy buenas amistades que perduran hasta el día de hoy. Como es el caso de Mario y Laura de Aerobitch, Pablo Rumble y Javi Fastfood en Madrid; la gente de Nuevo Castecismo Catolico, Señor No y Escudería Buenavista en San Sebastián; los hermanos Bigas y Vile, y Pepe Kubrick de Ponferrada; o Sebas y Marta de discos La Caverna en Almería, entre muchos otros.

Juan: Yo tengo lagunas de aquella época. La primera vez que rulamos fue la mejor, con Shock Treatment y con la mítica Ducatto Combinato. Llegamos a Madrid con nuestras chanclas y nos miraban raro. Ya en casa de Laura [Pardo, cantante de Aerobitch] nos rapamos el pelo y alguno se dejó cresta. Éramos realmente libres.

Luis: Pasados los años, te das cuenta de lo difícil que es salir a tocar fuera y que casi siempre se llene. En aquellos momentos, pensábamos que era lo normal. En la primera gira teníamos 17 años. Simplemente, con estar dos semanas sin padres y de fiesta con los amigos ya era motivo de felicidad absoluta. Como anécdota, recuerdo un concierto en Avilés. No habíamos reservado ningún sitio donde dormir (como casi siempre). Nos extrañó encontrar una pensión dónde solo nos cobraban 100 pesetas por cabeza. Lo entendimos al entrar en aquel caserón. Había una máquina de condones en el salón. Era el picadero que utilizaban las camareras del puticlub clandestino que tenían montado en el bar de abajo. A la lista de Tommy, añadiría a Juan de Pablos [del programa Flor de Pasión de Radio 3], que hizo muchísimo por nosotros.

Javi: Yo recuerdo especialmente Ponferrada. Las juergas que se montaban allí en la sala El Quijote con Shock, Depressing y los buenos amigos que hicimos son inolvidables. También, el primer concierto de Shock en Madrid (sin formar parte de un cartel con más grupos), en un bar subterráneo llamado La Granja Margarita, con aforo para 20 personas. Y las primeras veces que fuimos al País Vasco. Había una tremenda sensación de respeto por tener que tocar después de grupazos como Nuevo Catecismo Católico. Pero, al final, siempre se acababan resolviendo bien (nunca nos llegaron a tirar a la ría). Hay mil anécdotas. En general, fue una experiencia muy gratificante.

>Os separasteis al poco de haber sacado vuestro segundo álbum. ¿En qué proyectos musicales os embarcasteis? ¿Qué trayectoria habéis seguido hasta la actualidad?
Tommy:
Como comentaba antes, en alguna medida todos hemos estado en activo después de Depressing. Luis, Xomis y Juan siguieron un tiempo como Holymakers. Al poco tiempo, Coky se embarcó con Vicent Von Reverb. Yo canté una temporada con Puñetazo y empecé mis pinitos como batería con grupos de versiones en las míticas fiestas de Ricoamor y haciendo una gira de verano con lo Madrileños Aerobitch. Luego de eso, Luis formó Prototipes, con gente de Shock Treatment y Puñetazo, Xomis tocó con Los Rufianes y Coky y yo con Suzy & Los Quattro, de Barcelona.

>¿En qué grupos estáis tocando ahora?
Tommy: Ahora, Luis, Coky y yo tenemos Los Reactivos y Xomis un grupo de versiones que se llaman Los Cromaos. Además, estoy empezando con Los Amantes, que es un nuevo proyecto con Patricia de Lula, Alberto Segarra de Gris Gris y Alberto Luzendo de MonteFuji.

Juan: A raíz de estos conciertos, me ha picado el gusanillo otra vez, pero aún estoy buscando partenaire para desfaenar uno o dos días por semana en los locales, sin ataduras.

>¿Hay posibilidades de que esta reunión fructifique y dé paso a una segunda etapa de Depressing Claim?
Tommy:
En principio, solo lo hemos hecho para celebrar el 15 aniversario de la salida de nuestro primer Lp, Radio Surf, y como agradecimiento al homenaje que se ha hecho a éste disco.

Juan: Molaría, ¿eh? Luis, Tomas y Coky están muy volcados con Reactivos. Lo que están preparando ahora tiene muy buena pinta. Lo importante es poder reunirnos cuando nos apetezca.

Luis: Por muchos años que pasen, Depressing siempre será lo más especial que me ha pasado musicalmente hablando. Así que, aunque en estos momentos no cuadran las fechas, si que me gustaría que este no fuera el final definitivo.

>¿Cómo veis la escena musical castellonense hoy en día?
Tommy:
En relación al número de habitantes, Castellón siempre ha tenido un gran movimiento musical en cuanto a grupos, locales y público se refiere. Ha estado muy potenciado por la inquietud de los seguidores del movimiento y bastante menos por las autoridades. Hoy en día, lo demuestra la cantidad de locales de ensayo llenos hasta los topes de grupos con ganas e inquietudes. Hay locales que no dejan de programar como Four Seasons, Veneno Stereo, JapanD’Leyend o El Terra, entre otros. Publicaciones apoyando como www.nomepierdoniuna.net o el periódico Què. Y hay público con ganas de guerra cada fin de semana, aunque a veces cueste sacarlos de casa.

Javi: Veo que hay miles de grupos, un montón de salas y que la afluencia a los conciertos se mantiene dentro de unos niveles aceptables. Con todas las batallitas nostálgicas que la gente te puede contar del Ricoamor, yo estuve en muchísimos de los conciertos allí, y a más de la mitad no iba nadie (otros se petaban, claro). Y eso que era el único concierto que había cada semana. Ahora hay cuatro o cinco salas programando. Rara es la semana que no hay tres bolos y, aunque no se llenen todos, siempre hay un mínimo de público. En cuanto a grupos interesantes, francamente, estoy un poco desconectado. Aparte de Balloon Flights, que me encantan, hay pocos grupos nuevos a los que siga, aunque de los más activos hay que decir que Furious People tienen un potente directo. De los clásicos o veteranos aún en activo, me gustan Los Reactivos y Lula.

>¿Qué virtudes y defectos percibís y cómo se podrían potenciar los primeros y pulir los segundos?
Juan:
Entre las virtudes, creo que en general está todo bien montado gracias a la iniciativa privada y muchas veces altruista de gente que vive la música. Como defectos, veo un poco de falta de respuesta del público. Y también echo en falta un relevo generacional, por lo menos en el tipo de música que tocamos nosotros.

Luis: Yo creo que lo mejor que podría pasarle a Castellón es que llegara algún político que entendiera que la música también es cultura, y que lo es no sólo en periodo electoral. Estoy  de acuerdo con Juan en que no está habiendo relevo generacional.

Javi: Hablar de virtudes y defectos en un grupo o una escena puede resultar pedante, y no seré yo quien lo haga. Lo más que me atrevo a decir de una banda es que no me gusta y, a veces, ni eso. Cada grupo debe hacer lo que le nace y buscar su público o, al menos, su sonido. Sí que opino, sin embargo, que la facilidad con que hoy en día se puede grabar, editar, actuar y promocionarse ha acabado con la criba natural que proporcionaba la dificultad de hacerlo hace años. Aquello dejaba de pie sólo a los muy buenos o los muy entregados, y esto se puede aplicar tanto a grupos como a salas. Por el lado positivo, esa misma facilidad permite dar a conocer a muchos grupos que antes habrían quedado en el olvido. Algunos, por no tener una propuesta que interesara a demasiada gente. Pero otros, simplemente, por falta de medios. Es un escenario diferente, no me atrevo a decir que sea mejor ni peor.

>¿Destacaríais a algún grupo castellonense de hoy en día? ¿Y del pasado?
Tommy:
De Castellón siempre han salido muy buenos grupos y con muy buena repercusión en el resto del país. Prueba de ellos son formaciones como Lula en los últimos años, Shock Treatment y Vincent Von Reverb hace algunos más, y otros tantos con Los Auténticos, Morcillo y los Rítmicos y Los Romeos.

Juan: Para mí Shock Treatment son muy grandes. También me gustaban mucho The Joke.

Javi: Tanto del pasado como del presente (aunque lleva unos años en silencio) destacaría a Miguel Ángel Villanueva. Por mucho que se le cite, creo que aún no se ha valorado en su justa medida su aportación, ya como músico (su discografía es impecable y casi cada cosa que ha hecho, un clásico del pop en España), ya como productor (montar un sello independiente en Castellón en los 80s tiene su tela). Y también como disquero.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,