Música, Teatro y danza

David Climent y Pablo Molinero regresan a sus orígenes en la UJI con un espectáculo “improbable”

A pesar del nombre de su compañía, no parecen precisamente corderos, más bien tienen imagen de lobos. Son David Climent y Pablo Molinero, dos actores surgidos del Aula de Teatre Carles Pons de la UJI que el viernes 13 de enero regresan a Castellón con ‘La banda de la fi del món’. Junto a ellos, la cantante danesa Pia Nielsen, en un concierto con teatro y danza. David explica a Nomepierdoniuna este espectáculo de “improbabilidades”.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Pablo Molinero (izquierda), David Climent y la cantante danesa Pia Nielsen en ‘La banda de la fi del món’.

La banda de la fi del món abrirá el año en el Paranimf de la Universitat Jaume I. Lo hará el viernes 13 de enero, a las 20:00 (entradas a 12 euros o 10 en la tarifa reducida). Al mismo tiempo servirá para el regreso a Castellón de dos actores surgidos del Aula de Teatre Carles Pons del centro universitario: David Climent y Pablo Molinero. En ese espacio universitario arrancaron en 1994 dos carreras que tras pasar por diferentes compañías -como compañeros o por separado- desembocó de manera conjunta en la creación de la compañía Loscorderos.sc, en 2003, cuando ambos ya vivían en Cataluña. Se estrenaron con Crónica de José Agarrotado (2005), momento en que se sumó su tercera parte, Pilar López, encargada de producción y management. Ya en esa obra quedó patente su apuesta por el riesgo comunicativo y la trabajada puesta en escena, que además les valió el Premio Aplauso Sebastià Gasch en Barcelona. Esas señas se han ido aplicando en cada una de sus posteriores creaciones. En el proyecto que traen ahora hasta Castellón -estrenado en 2015- el dúo interpretativo se ha ampliado a trío, con la inclusión de la cantante danesa Pia Nielsen Miss Q, para desarrollar una obra que en realidad es un concierto con teatro y danza incluidos y en el que los conceptos de “improbabilidad” y “re-evolución” resaltan dentro de un que pretende hacer reflexionar sobre la vida humana vista desde el exterior.

Mientras se prepara para participar, como alumno, en un taller de teatro, David Climent atiende telefónicamente desde su casa rural cerca del parque natural del Montseny a Nomepierdoniuna para recordar sus inicios en Castellón y explicar qué puede encontrarse quien acuda el viernes 13 de enero al Paranimf de la UJI.

>Repasemos vuestros primeros años, los que precedieron a Loscorderos.sc
Pablo y yo nos conocimos en el Aula de Teatre, allá por 1994 (recién alcanzada la mayoría de edad). Incluso llegamos a formar una compañía allí dentro, La Casual. También estuvimos con Visitants, de Vila-real. Luego se separaron nuestros caminos. Yo me integré en la compañía de Sol Picó en Barcelona y Pablo se marchó al País Vasco, aunque cuando él vino a Cataluña también estuvo con Sol Picó. En 2003 tomamos la decisión de formar una compañía.

>¿Llegastéis a la UJI sintiendo ya esas ganas de sumergiros en el mundo del teatro o fue allí dentro del Aula Carles Pons donde surgió la chispa?
Antes de llegar al Aula de Teatre, yo había hecho algo de performance. No me interesaba demasiado el estudio académico, al contrario que a Pablo, quien sí se aplicaba de veras para sacar adelante su carrera. Creo que a él le picó el mundo del teatro cuando lo probó, ya en la Universidad… aunque igual estoy equivocado (risas). Yo estudiaba Filología Inglesa, pero en realidad lo que me interesaba era el mundo del teatro e ir conociéndolo, por lo que acostumbraba a apuntarme a los talleres que se organizaban. Recuerdo las clases de performance con Valentí Piñot o las de interpretación con Cesca Salazar. Me resultaban muy interesantes, porque yo tenía claro que quería formarme dentro del mundo del arte.

>¿Qué os llevó a poner a la compañía precisamente el llamativo nombre de Loscorderos.sc?
El nombre de Loscorderos fue casi por casualidad. Nos gustó porque tiene connotaciones en muchas religiones. Remite a sacrificios, rituales… algo que conlleva una parte teatral. Además, está el dicho de “lobos con piel de cordero”, aunque nosotros no parecemos corderos precisamente (risas). Nuestro propósito era no ofrecer espectáculos realistas, sino expresarnos de maneras menos convencionales, enfoques menos habituales, y despertar la imaginación en el espectador, que le haga pensar lo que tiene ante sí. Tomamos como referentes propuestas como el Teatro del Norte de Edelvino Vázquez. Nuestra pretensión real era conseguir que Loscorderos tuviese un lenguaje personal, y creo que lo hemos logrado. Todo lo que hacemos está muy pensado y creo que se identifica con la línea de la compañía.

>¿Qué significa “sc”?
Sin control.

David Climent sostiene a Pablo Molinero en acrobática postura.

>Creo que vuestro método de trabajo parte de las ideas que exponéis Pablo y tú. Dependiendo de la obra, añadís más protagonistas o no. En el caso de La banda de la fi del món es la danesa Pia Nielsen Miss Q, quien os acompaña. La curiosidad es que no se trata de una actriz, sino que su mundo es el de la música. Pero en esta ocasión ha tenido que desarrollar artes propias del teatro y la danza, y en vuestro caso se ha dado la situación a la inversa.
Me estaban saliendo textos que eran más canciones que teatrales. Pensamos que sería buena idea contaminar ambas partes y engañar al público (risas). No queda muy claro qué es la obra, si música con teatro o al revés. En realidad es un concierto, pero al igual que los cantantes hacen comentarios entre un tema y el siguiente, nosotros introducimos partes teatrales. La contaminación es muy importante.

>Dos conceptos que transmitís: “improbabilidad”…
Siempre damos una imagen de que somos oscuros, pero tenemos sentido del humor. En este caso jugamos con el concepto de la improbabilidad, a pesar del cual ocurren cosas. Utilizamos una banda que viene del espacio exterior y nos analiza, al igual que nosotros analizamos a otros seres. Hasta el momento sólo se ha descubierto un planeta con vida, pero dentro de la improbabilidad puede existir en otras partes del universo.  Y dentro de esa improbabilidad aparece una banda de músicos procedente del espacio.

>… y “re-evolución”.
Por muchos inventos, por mucha tecnología, el hombre viene del mono. Sea cual sea la situación de una persona, tiene dentro de sí esa parte animal. Y al final todo se reduce a sobrevivir, lo demás es secundario. Nos gusta jugar con las palabras, pero por su mal uso, se prostituyen, como “tolerancia”, “solidaridad” o “revolución”, que en realidad es un concepto con mucha fuerza. Nosotros hemos querido darle una vuelta, usar “re-evolución”.

Pablo Molinero y David Climent.

EN EL ORIGEN, EL AULA DE TEATRE CARLES PONS DE LA UJI

La idea del Aula de Teatre Carles Pons se gestó antes incluso de la puesta en marcha de la Universitat Jaume I (1991). Fue el propio actor y dramaturgo quien comenzó a madurarla cuando todavía funcionaba el CUC (Centre Universitari de Castelló) y a continuación a desarrollarla. Tras su inesperado fallecimiento a causa de una parada cardíaca, en marzo de 1999 (con 42 años), el equipo de gobierno de la UJI decidió que este espacio de formación adoptase su nombre.  Dirigida en la actualidad por Toni Valesa, a su vez gestor de proyectos del Servicio de Actividades Socioculturales de la Universitat Jaume I y director artístico del Paranimf, este espacio ofrece formación en artes escénicas (teatro y danza) durante el período lectivo (octubre-junio).

Su oferta en este 2016-17 abarca un curso de iniciación teatral, impartido por Regina Prades; otro de interpretación, a cargo de Cesca Salazar; taller de escenas, con Joan Comes; y danza, coordinados por Pepa Cases, que incluyen clásica, contemporánea, coreografía y flamenco, con posibilidad de seguir on line un curso sobre este último género en coordinación con la Universidad de Cádiz.

Según explica Toni Valesa, son más de 150 alumnos los que pasan por los diferentes cursos, generándose listas de espera en muchos de años por la imposibilidad de acoger a más interesados. En el listado de alumnos que con los años han desarrollado una carrera actoral aparecen nombres como Estela Martínez, Pablo Molinero, David Climent, Esther Ramos, Elena Donzel, Rosanna Espinós, Iñaki Moreno, Marc Escrig, Jordi Collado, Tània Muñoz, Paloma Pallarés, Ferrán Luengo, Emilio Sánchez… hasta desembocar en las más recientes producciones surgidas del Aula, como es el caso del grupo Els Ubus, participante en la edición de este año de Castellón a Escena, que se desarrolla en el Teatre del Raval.

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,