Cine

Cine refrescante para el verano. Guía del ciclo EspaiCinema de julio a septiembre en el EACC

Tres imprescindibles del cine del último año, el buen estado del cine canadiense y nuevos talentos que destacan en festivales de todo el mundo son los ingredientes principales del ciclo de verano de EspaiCinema en el Espai d'Art Contemporani de Castelló. Un cine joven, rebelde, comprometido y arriesgado. Películas de todas las temáticas y géneros en un cóctel estival que merece la pena degustar en las calurosas tardes de julio, agosto y septiembre. Destacamos 'Laurence Anyways', 'En otro país', 'Nana' y 'La fotógrafa'.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Llega el verano y, con él, las olas de calor, los largos días de playa o tomarse algo en la terraza de un bar a medianoche. Y también, como cada año, lo mejor de la programación cinematográfica del Espai d’art Contemporani de Castelló, que suele reservarse algunos de los mejores títulos del año para esta época en la que apetece entrar en un cine para refugiarse del intenso solano. Los imprescindibles estrenos de Laurence Anyways, Nana y En otro país son el reflejo de un ciclo de lo más variado, en el que encontramos gestos de rebeldía, actos de resistencia, crecimientos personales y emocionales y, principalmente, el intento de comprensión de un mundo, a través de cada una de las películas, que analizan desde su propia narración y temática cómo sus personajes se enfrentan a la realidad y del film, y éste a la realidad contemporánea. Como siempre, para abrir nuestro ojos al mundo a través de la cultura, el ciclo EspaiCinema proyecta sus películas en versión original subtitulada los miércoles a las 22.00 y de lunes a jueves a las 20.00, con entrada gratuita.

La programación comienza entre los días 1 y 4 de julio con la película de Fréderic Fonteyne, Tango libre. El film se llevó el premio Horizontes en el pasado festival de Venecia y el de mejor película en Varsovia. La película cuenta con la presencia de Sergi López, que acompaña a François Damiens en este drama carcelario y pasional, donde un guardia de prisiones acude a clases de tango una noche por semana. Allí conocerá a una mujer que al día siguiente acudirá a prisión para visitar a su marido… y a su amante.

La fotógrafa, de Fernando Baños Fidalgo (8 al 11 de julio) es un magnífico ejercicio de estilo y de mirada retrospectiva. El primer largometraje de Baños cuenta como Kath encuentra unas fotografías de las revueltas civiles en la Argentina del 2001 y que relación tienen éstas con la reciente muerte de su madre, autora de las imágenes.  Su rigidez formal y cuidada puesta en escena es capaz de dividir al público entre los que la encontrarán fría y los que apreciarán el trabajo de tratar las imágenes y el acercamiento a la memoria con  distancia y sin sentimentalismos. La fotógrafa es la primera gran película a tener en cuenta en este ciclo.

Del 15 al 18 de julio, Kim Nguyen nos llevará al África subsahariana con Rebelde. Otra mirada al pasado, ahora con intención de previsión. Komana le cuenta a su hijo, que todavía no ha nacido, la historia de su vida durante la guerra cuando fue secuestrada por el ejército rebelde. Lo impactante de la historia de Komana es que sólo es una niña de 14 años. Este duro retrato de la infancia le valió al film la nominación al Oscar a mejor película de habla no inglesa.

Y del 22 al 25, coincidiendo con el curso de verano “Instantáneas” organizador por el EACC, nos llegará la personalísima mirada de Carla Subirana al ejército del aire durante su procesión de formación. Volar es un cine observacional como hacía tiempo que no veíamos, equiparable a las últimas obras maestras de Frederick Wiseman, y que sigue a los alumnos de la Academia durante su aprendizaje y sus inicios en el pilotaje de aviones. Una intensa mirada introspectiva que sin calificar deja que el espectador se forme su propio juicio acerca de la instrucción militar.

'Volar'.

Las películas que finalizan julio y dan comienzo a agosto son dos trabajos acerca de la infancia y la madurez, una de las temáticas que más suelen aparecer en los ciclos del Espai Cinema. Kauwboy (del 29 al 1) y Nana (del 5 al 8) nos hablan de cómo Jojo y Nana viven en soledad, en una casa donde el padre de Jojo está ausente y en otra donde, un día al llegar, Nana descubre que no hay nadie. Ambas películas son de jóvenes realizadores con mucho futuro y que han demostrado en estos films un gran pulso narrativo. Kauwboy de Boudewijn Kolle ha tenido éxito en festivales tan importantes como Berlín y Buenos Aires, y los premios de la Academia Europea. Nana de Valérie Massadian, que nos llega con un par de años de retraso, se llevó el premio a la mejor opera prima en Locarno, además de haber participado en Las Palmas, Rotterdam y el BAFICI de Buenos Aires.

Otro proceso de madurez se dará en Laurence Anyways, que ya reseñamos y que el EACC tuvo que reemplazar en su programación debido al retraso del estreno del film de Xavier Dolan, que se ha convertido en uno de los más esperados y excitantes del año. Esta vez sí, podremos ver esta excesiva y deslumbrante transformación física y emocional de Laurence entre los días 12 y 15 de agosto. Y entre los días 19 y 22, de la mano de Pierre Schoeller llega la radiografía de el estado de las cosas con El ejercicio del poder. Protagonizada por el siempre magnífico Olivier Gourmet (habitual de los hermanos Dardenne) y que sigue al ministro de transporte, Bertrand Saint-Jean, en una odisea inicia por la caída de un autobús por un barranco. La pregunta es cómo saldrá el ministro de esta situación en un mundo cada vez más complejo y hostil.

'Laurence Anyways'.

A la estela del éxito de Searching for a Sugar Man, Bart Lyton ofrece otro documental de gran presupuesto que juega con el suspense en torno a un personaje desaparecido. El impostor (The imposter) (del 26 al 29) se acerca a la historia de una familia del medio-oeste americano donde un joven se hace pasar por su hijo desaparecido. El hijo secuestrado y encontrado en España unos años después, ha pasado de ser rubio a moreno y las sospechas comienzan a crecer dentro de la familia. El docudrama ha sido un éxito de público. Quizás el efecto Rodríguez le ha lastrado de cara a la crítica, o su guión de manual demasiado evidente, pero sin lugar a dudas, una vez más, el documental demuestra que está plagado de historias increíbles más potentes que muchas ficciones.

Septiembre comienza con la película más interesante del ciclo y una de las mejores del año: En otro país de Hong Sang-Soo, con la incombustible Isabelle Huppert protagonizando una triple historia que se repite a lo largo de la película pero con ligeras variaciones convirtiendo el film es una especie de muñeca rusa llena de matices y descubrimientos. La película de Soo funciona a dos niveles, las historias que se repiten, pero cómo éstas forman a su vez una historia única utilizando los detalles. Un ejercicio sutil, poético, agradable, divertido… El mejor cine es el más sencillo (en apariencia) y sincero. La película, presente en Cannes 2012, es una cita imprescindible entre los días 2 y 5 de septiembre.

Con un estilo academicista y aproximándose en exceso al telefilm, Margarethe Von Trotta nos ofrece un retrato de Hannah Ardent entre los días 9 y 12 de septiembre. La película se mantiene gracias a la inconmensurable interpretación de Barbara Sukowa y al interés que genera la figura de Ardent y el desarrollo de su teoría de la banalidad del mal. El film se llevó la mejor película en Valladolid y varios premios de la Academia Alemana. El conflicto palestino también estará presente con la película de Anaïs Barbeau-Lavalette, Inch’Allah (del 16 al 19). Chloé, una joven canadiense cuida a mujeres embarazadas. Su relación con personas a ambos lados de los muros le harán cambiar sus creencias y convicciones. Berlín le otorgó el premio FIPRESCI y el del Jurado en la sección Panorama. Una de esas películas con buenas intenciones pero de acogida tibia, donde es más importante lo narrado que la forma de hacerlo. Esta película canadiense se uno a varias de la misma nacionalidad que podemos ver en este ciclo y que hacen patente el buen momento de esta cinematografía.

'Hanna Ardent'.

Y con Chaika concluirá la programación del Espai Cinema. El film de Miguel Ángel Jiménez divide a aquellos que la pueden encontrar pretenciosa y a los que defienden que es valiente e innovadora. La película, nominada a mejor película vasca en el Festival de San Sebastián y la mejor opera prima y director novel en el Camerimage, narra la historia de Ahysa, inspirada en la vida de la primera mujer astronauta, la rusa Valentina Terskhova. Chaika es una historia de amor entre una prostituta y un marinero perdedor, reconstruida entre el invierno de Siberia y el verano de Kazakstán. Una de esas rarezas que siempre resulta agradable de descubrir, y podremos hacerlo entre los días 23 y 26 de septiembre.

http://vimeo.com/ferbanos/lafotografa

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,