Música >> Portada

Auditori de Castelló. Eternamente Milanés

"El tiempo pasa. Nos vamos poniendo viejos", pero Pablo Milanés no pierde su capacidad para emocionar con unas canciones eternas, como el amor que le prometía a "Yolanda". El Auditori de Castelló, puesto en pie, premió su repaso a un inabarcable repertorio con el acompañamiento de la pianista Ivonne Téllez y la chelista Caridad R. Varona.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Pablo Milanés, flanqueado por la pianista Ivonne Téllez y la chelista Caridad Varona. Foto: Carlos Pascual (Slowphotos).

Pablo Milanés (voz y guitarra), en la gira 'Esencia'. Acompañado por Ivonne Téllez (piano y voz) y Caridad Varona (chelo y voz). Auditori de Castelló. Jueves 8 de octubre de 2020. Hora y media de duración. Unos 600 espectadores. Entradas: 18 euros.

Las canciones de Pablo Milanés parecen haber estado siempre presentes, acompañando diferentes momentos de las vidas de quienes han gustado de escucharle. Son eternas, como aquel amor que le cantó hace ya la friolera de cincuenta años a “Yolanda” (Benet, su pareja de aquel momento y madre de tres hijas). No resulta extraño que el público del Auditori de Castelló acepte tomarle el relevo cuando llega el estribillo de esta romántica declaración. Ni tampoco que reconozca al instante “Si ella me faltara alguna vez” o “El breve espacio en que no estás”. Casi provoca vértigo recordar que en 1973 este cubano nacido en Bayamo debutó en solitario con Versos sencillos de José Martí, y ya llevaba alguno más en colectivos musicales. Provoca vértigo por la extensa carrera del autor y también porque ninguno de los presentes puede esquivar el destino cantado en "Años" ("El tiempo pasa. Nos vamos poniendo viejos"). Su actual gira, Esencia, captura diferentes momentos de toda esa carrera, una pequeña degustación del inabarcable total trasladada a una atmósfera casi íntima con las aportaciones de la pianista Ivonne Téllez y la chelista Caridad R. Varona.

Con 77 años y después de haberse sometido a veintisiete operaciones, Pablo Milanés mantiene su capacidad para emocionar con sus palabras cantadas amparándose en diversos estilos musicales, pero con el son cubano como recurrente envoltorio. Dicen quienes le han escuchado en anteriores giras que su voz ha perdido algo de potencia, pero no puede haber queja al respecto y en el final de "Amor" deja bien claro que quien tuvo, retiene. Aunque por encima de volúmenes tonales, lo que se busca en el cubano residente en Vigo es tocar la fibra de quien le escucha, y esa capacidad la mantiene intacta.

El trovador cubano mantiene su capacidad para emocionar con canciones eternas. Foto: Carlos Pascual (slowphotos).

En Esencia, el eje principal es el amor. Lleva años repitiendo que ha dejado atrás la política, así como a Silvio Rodríguez, con quien dio vida a la Nueva Trova Cubana. Son temas que esquiva cuando se le pregunta. Prefiere aplicar su poética al amor y a las ausencias. Recuerda las palabras de Nicolás Guillén ("De qué callada manera") y de Ángel González, de quien por encargo de Víctor Manuel musicó "Alga quisiera ser" para ser cantada por Ana Belén, aunque comenta que en realidad hizo dos versiones de este tema, ofreciendo al público de Castelló la alternativa. Confiesa que "Ya ves" es uno de sus temas preferidos y recupera alguno menos conocido, como "Los días de gloria", aunque la elección puede tener que ver con su recuperación para el más reciente disco del violinista Ara Malikian, Royal Garage.

El público es su público. Lo tiene ganado desde que asoma lentamente por un lateral del escenario, ya repleto por la sonoridad de Ivonne y Caridad introduciendo "Matinal". La romántica "Si ella me faltara alguna vez" es recibida con aplausos, mientras que entra fácilmente en el juego de palmas que propone Pablo Milanés en "De qué callada manera" o "Los males del silencio". Las tres voces al unísono de la búsqueda del amor en "El largo camino de Santiago" sobresalen antes de que "Años" -interpretada originalmente junto a Víctor Manuel- emocione, con un bonito solo de chelo, instrumento protagonista también en "La soledad".

Pablo Milanés ofrece momentos intensos dentro de un formato íntimo. Foto: Carlos Pascual (slowphotos).

"Comienzo y final de una verde mañana", "El tiemplo, el implacable, el que pasó", "En saco roto" y "Amor" dan paso a un final imbatible, con "Yolanda" y "El breve espacio en que no estás", que levanta al público de sus asientos mientras el veterano trovador se retira dejando que sean sus acompañantes quienes pongan el punto y final a un concierto especial por su recopilatorio contenido".

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,