Las paredes hablan (y se escriben)

En una casa, una cafetería, un pub o en un festival de música. Las palabras se convierten en elementos indispensables a la hora de decorar. Ya no sirve recurrir a los típicos cuadros o fotografías; ahora lo que marca la diferencia y la esencia es la decoración a través de palabras o frases. Se adaptan a distintos estilos, no importa la decoración, sólo el qué tengas que decir y, ahora también, el cómo. Letras de madera, vinilos decorativos o enmarcadas, esta técnica dota de un carácter diferente cualquier espacio.