Arte >> Entrada libre, Portada

Maya-Marja Jankovic invita al espectador a visitar el interior del artista con 'El cuarto elemento'

Maná, cuerpo, pensamiento y ‘el cuarto elemento’, el espectador. Son los elementos que convergen en la videoinstalación de Maya-Marja Jankovic ubicada hasta el 17 de enero en el Museu de Belles Arts de Castelló. Una invitación a introducirse en el interior del artista, sus procesos y sus problemas.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , ,

Maya-Marja Jankovic, en el interior del templo que ha construido en 'El cuarto elemento'. Foto: Carme Ripollès.

En una de las esquinas del subterráneo del Museu de Belles Arts de Castelló, en el denominado Pati d'Etnologia, aparece un espacio cuya entrada (y salida) está bordeado por unas telas negras. Si no fuese por el muro blanco con el indicativo de El cuarto elemento podría pasar desapercibido. El visitante que se introduzca entre las aberturas de los lienzos, -sin saberlo- acabará de atravesar el cuerpo de un(a) artista proyectado en ese tejido. Habrá accedido a su interior, a su proceso creador, pero también a la expresión de los problemas que conlleva la vida artística. Ha pasado a ser El cuarto elemento -junto al maná, el cuerpo y el pensamiento- dentro de un templo dedicado al arte. Y ese es el nombre que Maya-Marja Jankovic utiliza para titular esta videoinstalación que se podrá visitar hasta el 17 de enero dentro de la programación del Institut Valencià de Cultura (IVC), gestionado en Castelló por Alfonso Ribes. La entrada, gratuita, al Museu, permite disponer de descuentos en los espectáculos programados para este trimestre en el Teatre Principal y Auditori de Castelló.

"Esta videoinstalación nace de mi intención de mostrar la problemática que vive hoy en día el artista y cómo se ubica en la sociedad contemporánea. Nace de mi experiencia vivida desde siempre, desde pequeña, con el mundo de la cultura", explica la creadora nacida en la antigua Yugoslavia y desde hace años miembro muy activo del mundo cultural castellonense. El modo en que ha decidido ubicar los elementos que integran El cuarto elemento le lleva a pensar en la idea de templo, "pero no religioso", con varias proyecciones que por separado transmiten ideas y que entrecruzadas en ese espacio común interactúan entre sí para que el espectador contemple diferentes planos de la realidad del artista desde un punto de vista interior.

La explícita relación entre el espectador y la creación del artista. Foto: Carme Ripollès.

El visitante se encuentra en uno de los laterales con una académica definición del concepto "espectador". Y a partir de ella, Maya lanza una reflexión: "Probablemente no existiría la palabra 'espectador' si no hubiese un artista que le ofreciese su arte. Pero lo mismo ocurriría al contrario, porque no tendría sentido crear si no hubiese un receptor que recibiese ese trabajo que busca mover la sociedad y el pensamiento interior para dar pasos hacia adelante dentro de unos sistemas que lo dificultan".

Más palabras. Justo en el otro lado aparece colgada una larga tela y en ella conceptos simples y directos. Cualquier persona afín al mundo del arte no tardará en establecer relaciones, algo que confirma la propia Maya: "Son las palabras repetidas en mis charlas con los artistas. Problemas que comparten y que son comunes en prácticamente cualquier lugar del mundo con independencia del sistema político y económico del que forman parte y contra el que de algún modo deben luchar". Mirando esa tela, la equipara con "una columna que soporta este templo lleno de frescos". Y añade una coda, ya que esta pantalla reposa en el suelo, "dando a entender que el listado podría aumentar".

Maya hace que el espectador atraviese el cuerpo del artista para introducirse en su interior. Foto: Carme Ripollès.

Es una vez dentro de este espacio diáfano de negros límites cuando el espectador se da cuenta de que ha entrado atravesando el cuerpo de algún artista -de diferentes disciplinas- allí proyectado durante su quehacer habitual. Atravesando su físico, se ha introducido en su mundo creador, y también problemático. "El espectador está implicado en el proceso de creación y como forma parte de ese espacio, intento que lo contemple desde dentro. Le invito a entrar y también a salir de ese espacio".

De hecho, en la cuarta proyección puede asistir a un proceso de creación directo, reflejado a través del amasado del pan. Las manos que se contemplan son las de Mima -la madre de Maya-, "una mujer que ha dedicado toda su vida al arte. Y en su acción, que debería ser simplemente un amasado, ella ha introducido una dramaturgia, porque en realidad todo lo que hace mi madre contiene un componente artístico".

Las manos de Mima, madre de Maya y artista durante toda su vida, amasan el pan. Foto: Carme Ripollès.

¿Por qué un amasado de pan? "Tiene varias capas de significado. Es una receta muy básica, muy barata, que refleja la realidad del artista. Expresa lo básico y a la vez lo complejo de sus vivencias. Muestra un proceso de creación con elementos muy básicos que a continuación llevará hasta el espectador, lo que denomino el maná. Y es un maná porque si quitásemos las artes, tendríamos un gran problema. Al mismo tiempo, transmite la necesidad del pan del artista para subsistir, algo que hoy en día no resulta fácil en la mayor parte de lugares del mundo. Y a la vez refleja el amasado del propio artista para poder crear, porque ha de estar trabajando constantemente consigo mismo -instrumento, cuerpo y mente- para entrar dentro de la sociedad y provocar pequeños movimientos hacia adelante".

Así lo explica Maya, quien dentro de esta crisis planetaria provocada por el coronavirus ha visto abrirse una esperanza para el mundo del arte: "Ahora se ha producido como una explosión a raíz de que se han visto con claridad gran parte de la necesidades y los problemas del artista. La falta de regulación. Como consecuencia, han surgido muchos movimientos dentro de las diferentes gamas artísticas en todos los países para mejorar esa realidad. Veremos cuál es el resultado de esos procesos, más allá de las buenas voluntades expuestas. Y esos problemas se arreglan desde arriba, cambiando leyes cuando sea necesario; todo lo demás son caminos largos".

Maya-Marja Jankovic. Foto: Carme Ripollès.

“Si quitamos el arte, tenemos un problema” (Maya-Marja Jankovic)

Deja un comentario

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,