- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

Se marcharon en 2015 (se quedan por siempre en la memoria): Morcillo, Manuel Babiloni y Paco Albiol

Juan Antonio Morcillo.

El sábado 7 de febrero de 2015 tuvo un indiscutible protagonista a nivel castellonense dentro de las redes sociales: Juan Antonio Morcillo. El músico más icónico surgido de Castellón había fallecido durante esa noche como consecuencia de una larga enfermedad que se había agravado en los últimos meses. Facebook y Twitter se llenaron de mensajes de homenaje y recuerdo. Tanto movimiento social a través de internet sorprendió a todos, empezando por los mismos familiares. "Fue un día triste, pero a la vez muy emocionante por ver la reacción de la gente. Mucha gente no tenía buena relación con él, pero como músico se le ha querido mucho”, recuerda su sobrina Aroa, la mano izquierda en los últimos años musicales de Morcillo.

En sus 65 años, Morcillo El Bellaco no vivió de la manera más sana posible, pero siempre vivió como quiso. Su carácter no fue el más amigable, “nadie le hacía pasar por el aro”, como apunta Aroa, pero siempre estuvo rodeado de músicos, en especial de amigos músicos, una profesión que adoraba y a la que dedicó una de sus canciones más sentidas.

En una entrevista concedida al diario Què! Castelló en mayo de 2011, Morcillo comentaba entre risas que “lo más destacado en la música de Castellón de estos años es que he estado yo en casi todos los grupos”. No ha estado en todos, pero sí se le reconoce como figura capital de la música en Castellón. Desde sus inicios en formaciones como Los Astoms, Motor o Tedio a su paso por Los Auténticos –el grupo más reverenciado en la historia del pop castellonense- hasta desembocar en su carrera en solitario a través de diversas etapas: con Los Rítmicos, Los Rangers…, con José Luis Lorente El Chino como su mano derecha. Sin olvidar que de él partió la idea de formación del grupo castellonense más mediático a nivel nacional, Los Romeos, o de la primera banda femenina, Gatas Negras, del que formaba parte su hija Gisela.

No es Castellón tierra de canciones convertidas en clásicos, pero en casi todas ellas ha participado de un modo u otro Morcillo, desde ese “La estrella” de Los Auténticos convertido en una especie de himno oficioso del pop hecho en Castellón, aunque su autoría corresponde a los hermanos Miguel Ángel y Pedro Villanueva; a sus “Hielo”, “No voy a pensar más”, “Mi cenicero” o “Estoy borracho”, sin olvidar que es el autor de la letra de “Mi vida en rosa” de Los Romeos.

El 24 de octubre de 2015 tuvo lugar un primer homenaje –prácticamente íntimo- a Morcillo en la sala Veneno Stereo, cuyo modesto aforo no permitió más que la entrada de personas muy ligadas a este icono del rock castellonense, aunque nacido en la valenciana Godella (1949). En esa fiesta tuvo lugar la presentación del CD Con M de Morcillo, en el que varios grupos y solistas castellonenses interpretan versiones de sus canciones. Para estos primeros meses de 2016 se prevé, por parte de sus allegados con motivo del primer aniversario de su fallecimiento, la organización de un homenaje con un aforo mucho mayor en un lugar aún por determinar.

LA GUITARRA SE QUEDA SIN LA POESÍA DE MANUEL BABILONI

Manuel Babiloni.

Manuel Babiloni falleció el 11 de mayo de 2015 mientras practicaba con su guitarra, como hacía cada día durante la mayor parte de sus 56 años. Un fallecimiento inesperado que dejaba a la música castellonense sin uno de sus principales referentes internacionales.

Nacido en 1958, se inició desde edad muy temprana en el mundo de la música a través de su padre, para desarrollar su aprendizaje junto al maestro José Luis González –alumno de Andrés Segovia- y la afamada compositora castellonense Matilde Salvador. Desde 1981 desarrolló un carrera profesional en la que demostró su devoción por Francisco Tárrega, ganando dos años después el certamen de que se celebra en Benicàssim con el nombre del maestro vila-realense.

Internacionalmente debutó en Belfast (Irlanda del Norte), comenzando allí un trayecto que pasó por Irlanda, Alemania, Turquía, Eslovenia, Suiza –edificio de las Naciones Unidas de Ginebra-, Italia, Brasil… y Japón, donde triunfó de manera continua, llegando a protagonizar siete bises en una actuación en Tokio.

Su labor pedagógica quedaba plasmada en eventos públicos como el Curso Internacional de Guitarra de Estella (Navarra) y en el curso que cada verano tiene lugar en Vilafamés. En ambos ha recibido tributo en este recién finalizado 2015.

PACO ALBIOL: 'ENDAVANT, SEMPRE ENDAVANT!'

Paco Albiol, en primer término, con Pepet i Marieta.

Un accidente en la carretera N-232 a la altura de Traiguera acabó con la vida del benicarlando Paco Albiol, el trompetista del festivo grupo Pepet i Marieta, mientras conducía su furgoneta en medio de su jornada laboral. Era el martes 7 de julio, dentro de la que estaba llamada a ser una semana especial para él y sus compañeros de banda, puesto que ese sábado (11 de julio) tenían prevista una actuación en el más multitudinario de los festivales de música en valenciano que se celebran en las comarcas castellonenses: el Feslloch. Se suspendió ese concierto y se recordó su figura. Unos meses después (domingo 23 de agosto), Pepet i Marieta realizó una emotiva actuación especial en Benicarló en su memoria, a quien también dedicó la canción “Junts”.

Nacido en 1973 –falleció a los 42 años-, Paco Albiol había crecido en una familia musical. Su padre, Ximo, había sido el gran recuperador de la dolçaina en Benicarló. Paco fue miembro de la Big Band de Benicarló y de la Big Band de la UJI, lo que le permitió ser aún más conocido dentro del mundo musical, aunque su popularidad se multiplicó con Pepet i Marieta, grupo formado por músicos de Ulldecona y Benicarló que justo un año antes había vivido su punto de mayor éxito al ser escogida la canción “Corre l’estiu”, con sus “uoioio”, como Cançó de l’Estiu de TV3. Haciendo suyo el lema de Paco, “Avant, sempre avant!”, Pepet i Marieta decidió seguir adelante con su carrera.