- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

Anthony B y The Abyssinians cierran el cartel de un Rototom que cumple 10 ediciones en Benicàssim

Anthony B en el escenario principal del Rototom 2010, la primera edición del festival de reggae en Benicàssim. Foto: ACF

Llegó sin hacer mucho ruido. Con sus oficinas ubicadas entonces en el edificio Bersoca de Benicàssim. El día que el Rototom Sunsplash llegó a Benicàssim era el verano de 2010. Sin grandes alardes, como es habitual en el festival, con algún que otro cartel de esos suyos tan característicos (lleno de nombres hasta la última esquina del A3 y en el que se podía leer su "Peace, love & reggae" por primera vez), vistiendo las paredes de Castellón y con los ecos que dejaba la noticia que un festival de reggae llegaba a Benicàssim desde Italia. Concretamente, desde Osoppo y como consecuencia de su éxodo tras la persecución política y judicial a la que se vio sometido el festival a raíz de una serie de medidas impulsadas por el gobierno italiano, encabezado por Berlusconi.

Un equipo formado por aquellos que llegaban con una maleta llena de ilusión, pese a todo, y por quienes se subieron a la aventura del Rototom en ese momento con los ojos cerrados, y que aún hoy, muchos, siguen avivando la llama. El Rototom aterrizaba en Benicàssim, con la seguridad que puede dar afincarte en un municipio que sabe cómo manejarse cuando se trata de festivales internacionales y de gran afluencia. También apostándolo todo, convirtiendo Benicàssim en la casa de muchos de ellos y de ellas, implicándose y conociendo su nuevo entorno.

10 ediciones después. Del Rototom hemos aprendido que los valores de un festival pueden ir más allá de 7 días; que puede impulsar y ayudar a la actividad cultural, no solo de Benicàssim, también en Castelló y el Grau, Burriana, etc. Ese verano de 2010, el Rototom nos enseñó, como lleva haciendo desde entonces, que un festival de música puede ser mucho más que música, que también se puede convertir en un encuentro global, para conocer y dialogar. En el Rototom hemos mirado con otros ojos a África, pero también a Jamaica, Italia, Francia, Estados Unidos, Palestina… Y hasta a nosotros mismos. Hemos sido bendecidos por Jah, comprobado que el amor es la mejor de las bases para cualquier cosa y que, pese a todo, puede haber paz. Porque el Rototom nos ha puesto los pelos de punta con el equipo de Proactiva Open Arms, Sami Al-Haj (preso en Guantánamo), Lamine Sarr (Sindicato de Manteros de Barcelona), las premios Nobel Rigoberta Menchú y Shirin Ebadi, Zygmunt Bauman (sociólogo y filósofo), Vandana Shiva (activista ecofeminista india), Mamadou Dia (activista senegalés), Makady (bailarina danza africana y víctima de la mutilación femenina), Youssou N’Dour (artista senegalés) y hasta hemos suspirado con César Brandon (escritor). Y todo ello mientras nos ponía frente a los ojos a referentes de la música jamaicana (U-Roy, The Wailers, The Skatalites, Jimmy Cliff, Bad Manners, Toots & The Maytals, Beenie Man, The Specials, Alpha Blondy, Shaggy…), demostraba no tener miedo a nuevas sonoridades y corrientes (Lauryn Hill, Sean Kuti, Busy Signal, Jah9, Major Lazer, Chronixx, Romain Virgo, Koffe, Orishas,…), con Damian Marley (uno de los muchos miembros de la familia Marley que ha visitado el festival) recorriendo el recinto antes de su concierto, con sus habituales (Alborosie, Mellow Mood, Morodo…), con esa letra pequeña e imprescindible (Hermanos Thione, Christopher Ellis) y la que hace sold out (Manu Chao) para combatir los despropósitos (Sean Paul) y también convirtiéndose en escaparate de los de casa (Bandits, Contratempo y Paupa Man, Mash Masters, Jamaican Memories, Black Diamonds, Waweeknds, Crossfyah Sound…).

En aquel verano de 2010, las oficinas del Rototom, ahora ubicadas en la calle Mosén Elías, rezumaban un sugerente caos controlado normal de quienes sueñan y tienen como objetivo montar un festival de reggae en la que, hasta ese momento, era la casa de la música independiente. Era el punto de inflexión para el festival, el antes y el después de su historia. No solo porque suponía volver a empezar en un sitio nuevo, sino porque el festival pasaba a formar su nuevo mapa en un recinto que dobla el terreno en Osoppo. Desde entonces, hemos visto cómo ese mapa, esa ciudad reggae, ha ido creciendo y tomando nuevas formas a través de su áreas y escenarios; algunos nuevos (Lion Stage, Pachamama, Jumping, Caribbean Uptempo), otros han desaparecido (Ska Club) y otros simplemente han cambiado de forma (Dub Academy, African Village, mercado, Reggae University, Social Art Gallery).

Damian Marley, protagonista de la primera mitad del Rototom Sunsplash 2016. Foto: Adrián Morote (hoyoyo.es).

Nueve años después, ese mismo caos controlado permanece, la misma esencia de aquellos que saben que un festival como Rototom “crece junto al público, no gracias a la política o patrocinadores”, como nos contaban sus dos fundadores, el director del festival, Filippo Giunta, y Claudio Guist (responsable de comunicación) en su 25 aniversario. Porque Rototom es su programación cultural y plural y su cartel musical, pero también (y sobre todo) es su público y su staff, el equipo humano que hace que la máquina funcione. No son pocos, y han conseguido dar forma a una gran familia, esa que se ve todos los días o solo una semana al año.

El Rototom se ha convertido en la casa de todos y todas; da igual si en tu lista de Spotify tienes solo música jamaicana o ni una sola canción, el festival ha sabido meterse al público de todas las edades y gustos en el bolsillo. Nos ha impregnado de verde, amarillo y rojo e invitado a abandonar Babilonia por un momento para entrar y conocer su Zion. El Rototom sigue siendo ese sitio en el que poder hacer un voluntariado en la Media Office en aquel frenético y primerizo verano de 2010, cuando acabas el primer año de la carrera de Periodismo; también para pasarte siete días enteros perdida entre sus áreas y escenarios para intentar contarlo, como lleva haciendo Nomepierdoniuna desde toda la historia del festival en España, y para dar forma a una pequeña parte de su equipo humano… O, por qué no, para las dos cosas a la vez. En el Rototom incluso hemos soplado diez años de periodismo cultural y de una mano que siempre apunta hacia arriba en su chiringuito, Solé Rototom Beach. Es nuestro particular Woodstock. Es una mirada, un niño y una casualidad que crece a través de la cámara. Es la cara que se nos quedó, en aquel verano de 2010, al ver las melenas del león en su bandera.

Latidos reggae. Foto: Adrián Morote (hoyoyo.es).

Reggae, stand up for earth

El Rototom Sunsplash vuelve a poner el acento reggae del 16 al 22 de agosto en Benicàssim. Bajo el lema Stand up for earth y la mirada puesta en la Pachamama, el festival de reggae cierra el cartel de su 10ª edición en Benicàssim, la 26ª de su historia. Y lo hace con la última tanda de nombres que se añaden a un cartel capitaneado por Ziggy Marley, Chronixx y Busy Singal, además de otros nombres como el de Jah9, Marcia Griffiths, Lila Iké, The Selecter, Third World, Linval Thompson, Iseo&Dodosound y Green Valley, entre otros (puedes consultar las primeras confirmaciones del festival en este artículo). El abono completo está a la venta online a partir de 190€ (230€ con camping); también los abonos de 2 o más días a partir de 65€ y la entrada de un solo día por 35€.

Uno de los nombres que más suena de las últimas incorporaciones al cartel es el del autor de uno de los directos más enérgicos que han pasado por el Rototom. Como un auténtico chute de energía a base de ritmos con mucha pegada y letras con un fuerte compromiso social, positividad y cultura rasta. Es Anthony B, a quien ya han comparado con artistas de la talla de Peter Tosh o Bunny Wailer; su gran característica es que se sale de lo común, basándose en un estilo que combina el canto con el toasting (singjay style).

Anthony B fue uno de los nombres que dieron forma al cartel del Rototom 2010, el primero en Benicàssim, también lo fue The Abyssinians. Otro de los platos fuertes que llegan con el cierre del cartel es la celebración sobre el Main Stage del 50 aniversario del grupo rastafari. Además, Bernard Collins, miembro de la banda de roots reggae, también subirá al escenario junto a Big Youth, Kiddus I y Leroy Horsemouth la banda sonora de Rockets, conocida película de Ted Bafaloukos. No será el único clásico de cine reggae que se musicará, también sonará Babylon de Franco Rosso de la mano de Babylon Soundtrack, proyecto de Brinsley Forde y Dennis Bovell que, junto a la sección de vientos original de Aswad. 

De sobra conocidos, tanto en el festival como en la escena reggae. Israel Vibration, trío reggae de armonías con una increíble historia detrás, ya que sus miembros, que sufrieron de polio infantil, se conocieron en un centro de rehabilitación en Jamaica. Ahora, Cecil ‘Skelly’ Spence y Lascelle ‘Wiss’ Bulgin siguen girando junto a la banda Roots Radics.

La última tanda de nombres y, por tanto, cierre definitivo del cartel del 26º Rototom también propone la característica voz de Sevana, el italiano Brusco, la combinación reggae y soul del francés Naâman, el cantante protesta norteamericano Aaron Nigel Smith o la banda valenciana de jazz, ska, latin y reggae Jamaleònics. Desde Polonia, Bednarek, y apoyándose en la sonoridad más roots, Micah Shemaiah. También Acsel & The Reggae Rebel Band y el Istituto Italiano Di Cumbia All Stars con la incorporación de Rhomanife.

Nombres como el de Eva Lazarus, conocida en la escena reggae y sound system de Reino Unido, y Young Robotiks, banda de Mad Professor, que contará con invitadas e invitados muy especiales: la mc Lady Marga, Zeena, Redhed QI, Forelock y Joe Ariwa, aprendiz del propio Mad Professor en Ariwa Studios. El propio Mad Professor, veterano y referente de la escena también estará en el festival; será en una Dub Academy que también contará con el productor Jacin y que nos invita a recorrer Europa con el dub como excusa, desde Francia con Blackboard Jungle a Reino Unido con Jah Tubbys and Sinai u Holanda con King Shiloh.

También representación local con The Dance Crashers. La banda de ska y reggae capitaneada por Anna Millo (voz) volverá a subirse a un escenario del Rototom por tercer año, esta vez con su último trabajo: Fabolous Coconut (2018).

Mientras, los carteles del resto de sus áreas se siguen completando con nombres ska como Winston Francis, el habitual Natty Bo y King Hammond (ex miembro de Bad Manners y Selecter; estos últimos también en el festival) en la Caribbean Uptempo; que también contará con Banda Melao, bailarines tradicionales colombianos y hondureños. African Village, el lugar de África en el Rototom y uno de los espacios que cada año cobra mayor protagonismo, nombres como el de Fokn Bois, Sabar, Guis Guis Bou Bess, Marga Mbande, a quien ya hemos visto sobre el Lion Stage y como mc en el escenario principal; Qwanqwa, Sahad and The Nataal Patchwork y Celeste Mariposa.

Natty Bo junto a Bandits en el Rototom'12. Foto: Carme Ripollès (ACF).

El Foro Social del Rototom 2019 pone el foco en el cambio climático

Además del cierre de su cartel musical, también vamos conociendo la programación de las distintas áreas del festival para su 26ª edición. Como ya es habitual, la actividad del Foro Social estará relacionada con el lema de este año.

El festival este año contará con la joven Greta Thunberg, abanderada del movimiento estudiantil Fridays for Future por la lucha contra el cambio climático. También estará la representante nacional, Gemma Barricarte y la investigadora ecofeminista Yayo Herrero, para hablar sobre la igualdad de género para la acción climática (ecofeminismo). Sobre cómo vivimos y habitamos el mundo nos hablará Guillermo García López, director de Frágil equilibrio, Goya al Mejor documental en 2017, que, además de la proyección del documental, compartirá mesa con el periodista de El Salto, Pablo Elorduyu.

Una reflexión sobre el papel de la ciudadanía y la política frente a la emergencia climática en la que nos encontramos con Tatiana Nuño (Greenpeace España) y Grammenos Mastrojeni (diplomático, profesor, escritor y miembro Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) en SOS clima: el lado social de la crisis; la proyección del documental Dónde irán, tras el que se encuentra Green Valley y Mamadou Dia. También se proyectará Chasing Ice, sobre el deshielo de los glaciares.

La lucha indígena contra el expolio del Amazonas tendrá especial protagonismo a través de la voz de la activista indígena Sonia Guajajara. También con la proyección del documental The rights of nature, sobre la presión a los gobiernos para implementar leyes que defiendan el medio ambiente inspiradas en la cultura indígena.

Sonia Guajajara, "guardiana del Amazonas" estará en el Foro Social el 20 de agosto.