- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

La feria-festival Trovam! logra asentarse en Castellón con una segunda edición muy plural

La Gossa Sorda y ‘La Polseguera’ reunieron cerca de mil personas en La Pérgola durante la segunda jornada del Trovam! Foto: Ángel Sánchez (ACF).

El pasado jueves 2 de octubre arrancaba en el Paranimf de la Universitat Jaume I la segunda edición del Trovam! para despedirse el sábado 4 en La Pérgola, con una afluencia de público desigual, pero cuajando una propuesta sólida y con gancho. Un cartel que ha permitido disfrutar de los múltiples estilos de cada uno de los 19 grupos que han pasado por sus cuatro escenarios, entre los que han destacado La Gossa Sorda, Maria del Mar Bonet, Senior i El Cor Brutal, Pau Vallvé y Dani Miquel; y sin olvidar las jornadas profesionales en la Llotja del Cànem. El Trovam! ha conseguido reunir en su segunda edición a más de 3.200 asistentes –número inferior al de la pasada, con 4.000- y mantiene su propósito de quedarse en Castellón: la tercera edición ya está en marcha.

El valor añadido de esta feria-festival reside en que cuenta con distintos escenarios que han permitido que sea posible dejarse envolver por una sobresaliente Maria del Mar Bonet en el Paranimf de la Universitat Jaume I –con 450 espectadores-, disfrutar de la amplia variedad estilística de los conciertos vespertinos, reservados para el apartado de autor, en el Teatre del Raval –que en sus momentos de mayor afluencia apenas alcanzó los 100 espectadores- y cerrar la noche con la fiesta y las propuestas más movidas en La Pérgola –llegando al millar de asistentes el viernes 3-; sin olvidar las actividades del sábado dirigidas a los más pequeños, que sufrieron una reubicación de última hora en la Plaza de la Paz. Y mientras unos miran hacia la tercera edición, otros aún se están recuperando de la resaca de ésta.

Pepet i Marieta (foto) y otros 7 grupos se encargaron de cerrar la jornada del viernes y sábado. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

La voz de Maria del Mar Bonet inunda de Mediterráneo el Paranimf

Maria del Mar Bonet era el nombre más reputado y respetado en esta segunda edición del Trovam! con el aval de una extensa carrera que la ha ubicado entre las voces más importantes de las tierras bañadas por el Mediterráneo; además, su ausencia en los últimos años de los escenarios castellonenses aumentaba el interés. Acompañada por el multiinstrumentista Borja Penalba, empezó con un tema propio escrito para su madre (“Mercè”) en el arranque de su carrera, aunque la mayor parte del recital tuvo la letra de poetas admirados por la cantante mallorquina: Josep Maria Llompart, Joan Vergés, Salvador Espriu, Blai Bonet o, cómo no, Bartomeu Rosselló-Pòrcel. “Els poetes mai menteixen”, comentó la cantante mientras presentaba esas canciones envueltas por la emoción y adornadas con estampas de la Naturaleza.

Su voz sonó suave y poderosa a la vez, bella, requebrándose cuando se acercaba a los sones arraigados en el sur o transmitiendo con extrema serenidad el pausado canto de “La Dama d’Aragó”, interpretada a capela junto con el manto vocal tejido por Borja Penalba. Los momentos más aplaudidos correspondieron a dos de sus clásicos, “La dança de la primavera” y “Què volen aquesta gent?”, que sobre una letra de Lluís Serrahima la situó a finales de los 60 como una de las intérpretes principales de la Nova Cançó. Dos bises, repitiendo en el final por segunda vez “No puc dir el teu nom”, con Borja Penalba como solista, poniendo los coros Maria del Mar Bonet –lujazo para el músico valenciano- y una tercera voz, la de Tomàs de los Santos. Público en pie en el Paranimf para despedir a los protagonistas principales del arranque el Trovam! después de  una hora y cinco minutos de atenta escucha por un público que rondaba o superaba los 40 en su mayoría.

Maria del Mar Bonet en el Paranimf. Foto: Pepe Girona.

Borja Penalba jugó a dos bandas. Con Tomàs a la voz principal, le cantaron al “Llaurador”, al amor entre dos mujeres (“Leire Llei”), a “Les finestres d’Eva” –un homenaje al género femenino-, recibiendo la explicación pertinente cada una de ellas. Eso sí, cuando la voz más rockera de Borja dio vida a las letras, el comentario fue más breve y conciso: “Esta canción va de follar” (“Les rutes del teu cos”). También tuvo una sonoridad casi rockera, y un recitado casi robótico en la primera mitad del “Post Mortem” de Estellés, de quien adaptaron un intenso “Homenatge anònim XV” para abandonar el escenario antes de regresar por petición popular para concluir con dos temas en la tanda del bis.

 

Sesiones en el Teatre del Raval: Más calidad y variedad, que cantidad

La cara más íntima y de autor fue para el Teatre del Raval. El viernes 3 fueron los Ovidi Twins y su “cabaret animalístic” quienes pusieron en marcha la primera jornada del Raval. Xavi Mataor (teclados y voz) y  David Garcieta (bajo acústico y voz) –esta vez sin la guitarra de Xavier Learreta- ofrecieron un muy  entretenido recital lleno historias que parecen estampas cassolanes sin maldad. Hablan de comprar “Dos pardalets a una aguileta”, de “Grills” que entran en casa con “les brosses”, a partir de un poema de Vicent Andrés Estellés, e incluso leen la receta d’arròs, fesols i naps. La simpatía como sello personal, desinhibidos de prejuicios, se atrevieron a cantar un tema en íbero a partir de un documento de hace 2.500 años y a utilizar el plástico que envuelve los caramelos como instrumento musical, logrando el acompañamiento de los presentes. Llegaron con modestia y simpatía desde Valencia con su nuevo Animalets y se marcharon con modestia, simpatía y éxito.

Ovidi Twins sorprendieron en el Teatre del Raval. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

Después de su brillante concierto en formato solo en el Tanned Tin de 2013, había ganas de disfrutar de Pau Vallvé con banda en Castellón. Y no defraudó las expectativas. A pesar de que el trío todavía está en proceso de acoplamiento, las canciones del barcelonés adquirieron ese toque onírico tan especial de sus grabaciones, que produce él mismo de forma casi artesanal. Por si fuera poco, Pau Vallvé aprovechó para adelantar temas de su próximo disco, que rayaron a gran altura entre las joyas atemporales de sus dos anteriores, 2010 y De bosc, como “Encara no” o “Adeu siau”. Con esa forma quejosa que tiene de cantar, esa facilidad para crear atmósferas sugerentes con pocos elementos y sobreponiéndose incluso a un corte de luz. También tuvo oportunidad para revisitar su época de hombre-orquesta a base de loops para marcarse una espectacular versión del “All is full of love” de Björk. Suya fue la mayor respuesta de público.

El cierre correspondió a los castellonenses TanStuPids, en el concierto más punk que han protagonizado Joan Villalonga (voz y piano), Diego Barberà (bajo y voz) y Tico Porcar (batería y coros). Lo de punk hay que aplicarlo en el sentido ramoniano de enlazar canciones sin apenas respiro entre una y la siguiente. La explicación es doble: por una parte, su actuación corría el peligro de solaparse con el inicio en La Pèrgola; y por otra, porque a continuación había programada una sesión de cine en el Raval. Todo ello, con la suma de que era la hora de la cena, despobló el patio de butacas. Ahí estuvieron clásicos del grupo como ese “Ie (com pots dormir)”, con un break en el que los instrumentos se desmadran en controlado orden o las bellas “Plou” o “Ulls”, rematando con el tema que da nombre al grupo y ese aire jazz-pop a lo Jamie Cullum.

Pau Vallvé en el Teatro del Raval. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

La jornada del sábado 4 comenzó con la dulzura y suavidad de la joven Clara Andrés. Cuando la cantautora de Oliva anunció que “ara anem amb un tema tranquil” utilizó prácticamente un pleonasmo, porque así es toda su música. Llegó con banda (batería y efectos de Xarli Oliver, contrabajo de Aleix Forts y guitarra de German Ycolbalzeta) y sobre ella balanceó su relajada voz mientras hablaba de recuerdos de seres no presentes en el instante que son o fueron queridos. El uso de un pequeño carillón –un instrumento al que le ha cogido cariño, según comentó- aún dio un toque más de tierna confesión íntima a su paso por el Trovam!

Atmósfera que continuó extendiendo Novembre Elèctric. En realidad es (o era) un proyecto individual de Yeray Calvo, un cantante, guitarrista y teclista de Algemesí que en la actualidad reside, por motivos laborales, en Madrid, donde superó el casting impuesto por Ana Botella para poder actuar en las calles y a continuación lo rechazó en señal de protesta. Su disco de debut, Intacte, lo ha grabado con la ayuda del productor Pachi García Alis, y una vez finalizado ha buscado músicos que le acompañen, encontrando a Rodrigo Domínguez (bajo y coros) y Sergio León (batería). En su música aparecen ecos de Bon Iver, moviéndose entre momentos relajados y melancólicos hablando de instantes íntimos (“Mai per sempre”) e in crescendos siempre melódicos (“Del vent”) y con acompañamiento coral (“La flama”). Entre temas en valenciano introducen el castellano “Ruinas”, e incluso adelantan uno, “La foscor” que apunta con buenas maneras hacia un futuro posible segundo disco.

“Felicito a Clara Andrés y a Novembre Elèctric por sus actuaciones y la delicadeza con la que han actuado… Una delicadeza que no vais a encontrar ahora”. Así lo dijo Miquel Ángel Landete (Senior) mientras junto a su Cor Brutal (Rafa Ferreiro, Juanlu Tormo y Endika Martín) se enfundaba sus ropajes más rockeros –más que en la gira del disco anterior, València, Califòrnia– y se lanzaba en pos de un repertorio que rezuma el rock norteamericano emanado por figuras como Tom Petty. En su reciente El poder del voler sigue criticando a quienes se aprovechan de su posición social (“El cel de les Illes Caiman”), poco antes de volver al pasado y recordar a “Tots els ianquis que vull”, con gran intervención a la armónica del bajista Juanlu Tormo. Se despidió con su “València, Califòrnia”, estableciendo una vez más el imaginario puente añorado por algunos músicos de la capital del Turia (Uzzhuaïa es otro ejemplo), con destino final en el estado norteamericano.

 

Fiesta y Polseguera en las noches de La Pérgola

Mientras, parecía que todos los que salían a buscar la alegría al morir el día esta vez no acabaron en tu calle (como dice La Gossa Sorda en “Esbarzers”), sino más bien en La Pérgola dispuestos a que los de Pego y otros 7 grupos les recogiesen el alma de los pies la noche del viernes 3 y sábado 4 de octubre. Se trata de la otra cara del Trovam!, la que despierta cuando todas las demás descansan y que consigue que la jornada dure hasta la madrugada.

La Gossa Sorda, la gran protagonista del Trovam! Foto: Ángel Sánchez (ACF).

Los más esperados en esta segunda edición del festival probablemente eran los alicantinos con su reciente La Polseguera (2014), el resultado de su vuelta a los escenarios tras una pausa y que han estado escampando durante todo el verano, dejando tan buenos sabores como el que dejó en La Pérgola el viernes. La Gossa Sorda consiguió reunir el máximo número de asistentes en esta edición del Trovam!

Continúan siendo ellos, no se han dejado ni un ápice del sonido que siempre les ha caracterizado; incluso puede que hayan vuelto hasta con más fuerza. Son capaces de reunir a aquellos que han crecido con “Respira”, “Farem Saó” y “Cassalla Paradise”, con los que lo están haciendo al ritmo de “Aire”, “La nostra sort” y “De cara a la paret”. Todos bailaron, saltaron y cantaron al ritmo del rock, punk y ska de La Gossa Sorda, la de hace más de siete años y la de hoy; la que sigue emocionando a base de dolçaina y conciencia. Sonó “Camalls mullats” y a Josep Nadal y Àlex Seguí (voces) no les hizo falta ni siquiera abrir la boca, porque el público se encargó de decirles aquello de “t’estime, t’estimo, t’estim”. Volvieron al escenario con “Batiste ceba” y, cómo no, “La Polseguera” y demostraron que aún son capaces de despertar ese no sé qué tan suyo en el público.

La dolçaina de La Gossa Sorda levantó La Pérgola. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

Pero no únicamente los de Pego salieron por la puerta grande. Otros que consiguieron levantar poco a poco una Pérgola que parecía dormida y desierta –y que sufrieron Yacine & The Oriental Groove– fue La Ranamanca. Llegaban convencidos de que su “rumba de La Plana” estaba más que justificada dentro del cartel del Trovam!, y así fue. Hicieron una maestra exhibición de que su rumba fusión es contagiosa y capaz de alegrar a cualquiera (“Me quedo sintigo”, “Tambaleando”, “Como los gatos”); tanto que hasta se hizo corto. Son canallas, les gusta el cachondeo, son más de la terreta que nadie y lo hacen cada vez mejor. Se despidieron de su Sobre Sorpresa (2013) y dijeron adiós… “hasta febrero”, que volverán con trabajo nuevo. No se quedaron atrás tampoco Pepet i Marieta, capaces hacer rumba, ska, salsa,… y hasta de que te den ganas de pedir un tequila cuando se plantan sus sombreros mexicanos. Con ropa o sin ella, siempre que pisan un escenario logran crear una atmósfera en la que la energía se palpa canción tras canción y es capaz de saltar al público, y viceversa.

Pepet i Marieta, diez años de música y ‘striptease’. Foto: Ángel Sánchez (ACF).

Los que también sorprendieron con su particular “electro-mestizo” fue el grupo barcelonés La Sra. Tomasa el sábado. Sorprendentes y divertidos, capaces de hacer más que posible una combinación de electrónica y drum’n’bass con ritmos latinos, entre los que incluso se podía encontrar cierta influencia reggae. Engancharon. Una propuesta única, no hay duda, en la que La Pérgola se convirtió en un híbrido entre discoteca, el Malecón y un concierto convencional. A Oques Grasses también les gusta jugar con la fusión en su música, aunque, eso sí, con una base más tradicional y clásica. Los grupos del sábado  –sobre todo hasta La Sra. Tomasa- sufrieron el bajón de público –unos 600 asistentes menos en comparación a la pasada edición- en La Pérgola. La segunda jornada se caracterizó por la subida de intensidad, y de público, de sus propuestas, empezando por las más convencionales y acabando con la música bass como reina.

Así lo hizo Atupa. Consiguiendo, probablemente, el mayor lleno del sábado. Rap concienciado sobre bases contundentes de electrónica para poner el broche a la segunda edición del Trovam! Si la jornada anterior la cerraban los veteranos de Pego, de la segunda se encargaron unos jovencísimos de Montcada de l’Horta. Los chicos de Atupa saben perfectamente lo que hacen, su apuesta es firme y sólo hay que verles sobre el escenario para comprobarlo. Entre rimas, saltos y muchas ganas, reventaron La Pérgola con Pack (2014) y dejaron un directo enérgico e intenso (“Poble”).

 

Sábado para las familias

Tal y como ocurrió en la primera edición, también hubo una matinal, la del sábado 4, dedicada a las familias. Aunque estaba prevista en la plaza Santa clar, la celebración de otro evento provocó su cambio a la plaza La Paz, lo que originó más incomodidades que las que hubiesen surgido en el punto original, dada su menor aforo. Según los organizadores fueron unas quinientas las personas que a última hora de la mañana presenciaron los espectáculos participativos  dirigidos directamente a niños y niñas que ofrecieron Dani Miquel i Els Ma-Me-Mi-Mo-Músics, el folk balcánico de Pelandruska y las canciones antiguas y tradicionales de Rodamons. Fue una mañana de risas y mensajes reivindicativos… eso sí, entre apretujones.

La plaza de la Paz se convirtió en el escenario de los más pequeños. Foto: Trovam!