- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

Hummer Lema: "Hacer rap es una medicina"

Humer Lema, el acento rap en el #11nmpnu (26 octubre, Menta MicroClub).

Su nombre es Daniel, aunque probablemente son pocos quienes le llaman así. Nació en Cádiz pero, cuando era pequeño, el trabajo de sus padres les llevó a él y a su familia hasta Castelló. Su primer contacto con el hip hop fue a través del baloncesto y el flechazo con “Botines” de Toteking. De eso hace 13 años. Ahora, Hummer Lema tiene 26 y es uno de los valores más singulares de la escena rap castellonense, gracias a su naturalidad, versatilidad y, sobre todo, sus letras. Es una de las grandes razones -que no la única- por la que su presencia en el cartel de la fiesta del 11º aniversario de Nomepierdoniuna tiene un gran sentido.

"Entro rapeando y al tercer o cuarto tema, saludo"

No es de extrañar que el rap se cuele en un aniversario de Nomepierdoniuna. Los Chicos de la Lluvia, Label Redd y Sharif ya lo han hecho antes. El #11nmpnu será el 26 de octubre en la sala Menta MicroClub de Castelló a las 22.00 junto a Alien Tango y Exfan. El precio de la entrada anticipada es de 9 euros y la puedes comprar en este enlace.

Hummer Lema es una de esas buenas excusas para acercarse a la música rap. De forma cercana y con sentido: “Creo que mi música tiene cosas que a la gente que habitualmente no escucha rap también le puede atraer”, nos adelanta, “voy tranquilo, voy a hacer música. ¡Si pude hacer un concierto un domingo a medio día con guitarras (El Sara, Fakir, Adrián del Barrio) en un parque delante de niños y gente mayor…!” -ríe recordando su concierto en el ciclo Sentim els Parcs-. Para el directo del #11nmpnu irá acompañado por Dj Sinic, su inseparable Fakir, El Sare haciendo dobles y alguna que otra sorpresa que tiene en la mente: “Hace mucho tiempo que no actúo en Castelló”.

“Las ganas de escribir siempre están ahí”

Lema se encontró con la escena rap de Castellón a través del grupo de rap político Sin Versos en la Lengua y Evar (Causa Justa), con quien grabó sus primeros temas. Bromea cuando recuerda su primer contacto con Goro (Malditos Bastardos) y se dieron cuenta de que ambos eran de Cádiz y que le sirvió para crear un hilo hasta Mortu o Ácido 420, entre otros. También la tienda Danilo Shop, que siempre se ha convertido en un punto de encuentro para quienes querían formar parte o conocer más de la escena local: “Cuando era nano jugaba en el equipo infantil de baloncesto de Almassora, iba a comprar zapatillas y pantalones a la tienda de Danilo. Recuerdo que un día fui y tenía montado un jaleo guapo en la calle, con neumáticos y un dj pinchando”, rememora para añadir: “Quien se ha metido en el rollo, aunque haya sido un poco, ha pasado por allí”.

"El rap es una música creativa con la que te das cuenta de que puedes hacer más y más cosas"

“Pienso en cosas 24/7, y siempre las enlazo con la música”, explica Lema, “hacer letras es una medicina. Cuando dices algo que de verdad has vivido y que tienes dentro, es como sentir que te has deshecho de eso. Como un pedazo tuyo. Es algo innato”. Con singularidad y transparencia, Lema crea su propio imaginario. “Hay días/ideas”, “Sé que no”, “Cruz y drama”, “Más de lo que quise dar”, “Cheka”, “Nobody can stop It”… Escucharle es como sumergirse en la crudeza y nostalgia, la reflexión y en uno de los mejores retratos de la realidad del tiempo y lugar en el que estamos. Lo define como los “colores” que su propia experiencia le da a su música. Como si lo que sientes y piensas son las pinturas y cada canción un lienzo: “Para escribir me baso en el momento en el que estoy, en cómo me siento y pienso”.

En el cajón de aquellas letras que nadie leerá ni escuchará se encuentra su propio entrenamiento. Su método: “A veces cojo una instrumental y plasmo lo primero que se me pasa por la cabeza por el simple hecho de poder pillar una estructura o expresar algo de una forma a la que no estoy acostumbrado”, explica, “al final, esas letras que dejas ahí son como un entrenamiento”. “Después de haber escrito tres letras que he desechado, llega una que puede que tenga la estructura de la segunda y lo que decía en la primera. Simplemente estás creando”.

Pero, y en ese cajón de las letras desechadas o que luego acaban siendo transformadas, ¿hay alguna que está bajo llave por alguna razón? “Tengo muchas canciones así. Por ejemplo, ahora mismo he pasado por una transición, ya que me he venido a currar a Alicante; eso supone gente nueva, una plantilla a la que tienes que enseñar, otra ciudad… Ahora tengo canciones que no he sacado y en ese entonces estaba en otra situación, y si las sacase ahora puede que cogiesen otro sentido que no quiero que tengan”. “Cuando una canción no me llena al 100%, no la saco”. También confiesa: “Después, hay muchas canciones que no… Que se quedarán en un cajón porque sería desnudarme demasiado”.

“Cuando una canción no me llena al 100%, no la saco”

Se podría decir que Mientras Castellón duerme fue en 2017 la carta de presentación definitiva de cómo suena Hummer Lema. Desde entonces, es cierto que Dani ha sabido darle una vuelta su propia música, con la reinterpretación de algunos de estos temas y lanzando canciones sueltas con las que poder segur dibujando su recorrido: “Conforme puedo ir sacando cosas, las saco. Tanto para sentirme satisfecho conmigo mismo, como para que la gente tenga cosas nuevas que escuchar”. No responde a ningún tipo de estrategia ni a la reciente tendencia en la música urbana -principalmente- de alejarse de formatos como un LP o EP, para convertirlo en un goteo de canciones subidas a Spotify o YouTube; solo hacer música: “Cuando tenga varias canciones daré forma a lo que yo quiero, en el cuadro que yo quiero, le pondré una portada y un orden”, descubre, “hacer un disco me llena. Sacar temas me mola, pero lo que me llena es dar forma a un disco, hacer una intro y que, tema tras tema, la estructura tenga sentido. Mi música son mis etapas y cómo va pasando todo, por eso ha de ir el 2 después del 1”.

“Hago lo que me apetece, cuando me apetece”

Probablemente, el carácter curioso que tiene Lema por la música en general es lo que hace que su imaginario cada vez sea más amplio: “Me considero rapero, parto del rap. Pero es una música creativa con la que cada vez te das cuenta de que puedes hacer más y más cosas”. Entre las influencias directas en cómo suena ahora su música, desde Crudo Means Raw o Drake, hasta la música latina (Africando, Cheo Feliciano) y clásicos, como El Cigala. De la escena nacional, Delaossa y especial mención al Hip Hapa Vacilanduki de Bejo.

“Si quieres triunfar en algo, dedícale tiempo”, sentencia. “Puedes hacer lo que tú quieras o lo que quieran los demás; y a mí nadie me dice de qué voy a escribir. Si a otra persona le gusta hacer canciones de lo que le pidan, puede que le cueste menos triunfar”, explica, “también te digo que con dinero para poder sacar un buen sonido y un buen vídeo, no es difícil llegar”.

Los grandes valores de Hummer Lema son su constancia y perfección a la hora de sacar sus canciones. Redondeadas hasta el último detalle. También formar buenos equipos, tanto en lo musical (Noise System, Fakir, El Sare, Dj Sinic, Álvaro con H, Youthical Vybz) como en lo audiovisual (Hars, IZK).

Otra de las herramientas de las que se vale son las redes sociales, sobre todo Instagram, para hacer llegar su música y su imagen. Para dibujar quién y cómo es Lema: “Es un medio de difusión gratuito que tienes a tu alcance y con el que puedes promocionar lo que estás haciendo. Por eso utilizamos Instagram, por ejemplo, porque somos conscientes de que es el mejor medio de promoción ahora mismo y para poder conectar con la gente”. Es por esto que, afirmando que no responde a ninguna estrategia, sino solo a ganas de hacer música, Lema ha sabido diversificar la forma en la que llega su música: redes sociales, videoclips, shot, live cypher y, tal vez una singularidad en la escena y con la que está consiguiendo conectar con todo tipo de público, acústicos: “Tengo varios amigos que son músicos y tocan la guitarra o algún instrumento, y siempre mola hacer música con tus amigos y que salga de forma natural. No es estrategia ni nada parecido, hago acústicos porque me gustan”. El ejemplo más reciente, su último acoustic live junto a El Sare y Kwak: “Nos sentamos a comer y dijimos: ¿y si hacemos un acústico?” -ríe-.

La escena rap en Castellón

“El último trabajo de Zifra, Se llama ansiedad, me ha hecho darme cuenta, ahora que lo veo desde otra ciudad, del nivel que tiene la escena en Castellón”, resume Lema cuando se le pregunta por el estado de ese panorama del que él también forma parte. También destaca otros nombres como el de BRK -en la fiesta de Nomepierdoniuna de 2015 en La Burbuja- y Cavier, quienes coquetean con otros sonidos y tendencias que acercan al rap a otro público, la combinación rap-reggae con Fakir y Kawak e incluso trabajos que aún no han visto la luz: “He escuchado algunas cosas del disco de Grajo, que creo que él no sabe que las he escuchado -ríe-, y es algo que merecerá la pena”.