- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

Yawners (Emac. 2020): "La música que he escuchado desde pequeña es el indie-rock de los 90 y el punk-rock de los 2000, y es lo que me sale hacer"

Elena Nieto estrena nueva formación en Yawners junto a Teresa Iñesta y Tomás Rey.

>Perdona que empecemos así, ¿pero en qué momento decides ponerle a tu grupo el nombre de bostezos; y más cuando suena como sonáis vosotros?
Tiene un componente irónico, porque yo quería tener un grupo de guitarras súper potentes, de amplis que sonaran muy alto y cantidades enérgicas -ríe-. Y se me ocurrió el nombre haciendo brainstorming, me parecía que sonaba guay y que, además, efectivamente, no tenía nada que ver con la música.

>Yawners lleva varios años dando caña con el grupo y con varias formaciones. Primero con Oliver Pahino, después con Martín Muñoz y recientemente has presentado nueva formación con Teresa Iñesta (batería) y Tomás Rey (bajo)…
El proyecto lo empecé en Salamanca con Oliver, que es amigo mío, y luego me fui a vivir a Alemania y tocaron conmigo un par de baterías alemanes y al volver a España ya entró Martín en el grupo. Él hace unos meses lo dejó y ahora tengo nueva formación. Todos estos cambios han sido porque yo me he ido moviendo de sitio. Siempre es más fácil si no cambias de banda, pero se ha dado así y ahora, con la nueva formación, con Teresa y Tomás, espero dar muchos conciertos, porque los que hemos dado hasta ahora han ido súper bien y me siento muy cómoda.

>Y no solo has cambiado de compañerxs, también has pasado de dúo a trío…
Es algo que me había estado planteando en el último año. Es verdad que tener un dúo da algunas facilidades, en la logística y a nivel conceptual puede que sea como más chulo, pero ya estaba un poco cansada de que todo el peso de las guitarras y la melodía recayera sobre mí en los directos. Lo probé así y en los ensayos me gustó, así que me dije que adelante; los cambios también son buenos.

>Desde los inicios en 13 Monos en Salamanca siempre ha habido una constante: la filosofía DIY, hasta que habéis entrado en La Castanya. ¿Crees que es necesario que un artista o banda pase también por ese proceso del hacerlo una misma?
Para mí ha sido muy importante. Empecé a tocar en el 13 Monos, que era un local auto gestionado de Salamanca que ya no existe, y eso te ayuda a aprender muchas cosas; desde lo más básico de la música, que son las razones por las que yo creo que debes hacer música: te gusta, lo disfrutas y porque es una forma de arte como cualquier otra. Se nota bastante cuando los grupos más consolidados han pasado por esa fase antes, porque hay algunos que no han llegado a pasar por ella porque directamente han hecho un grupo y lo han petado súper rápido, y no han tenido la oportunidad de vivir en esas escenas más minoritrarias y más underground. Para mí, forma gran parte de mi persona como música y creo que ha sido muy importante.

>Y no solo es que Yawners esté dentro de La Castanya, es que tú eres parte de La Castanya. ¿Cómo surge este encuentro múltiple?
Fue en paralelo. Yo estaba buscando trabajar con alguien a nivel de management y para editar un disco a un nivel más profesional y La Castanya se interesó por el grupo. A la vez, estaban buscando a alguien que entrase a trabajar con ellos en la oficina, y justamente yo acaba un máster especializado en industria musical y encajó todo a la vez.

Yawners actuará el 15 de febrero en el Emac. de Burriana.

>El flechazo múltiple. Casi que has vuelto al DIY, pero con un sello…
-ríe- Es verdad, porque muchas cosas del grupo las sigo haciendo yo; pero, claro, porque formo parte del equipo de La Castanya. La verdad es que está guay, porque tengo mucho más control sobre las cosas que otros grupos que no tienen tanto contacto directo con todo esto.

>Yawners suena súper noventero…
La música que he escuchado desde pequeña y con la que más obsesionada estaba era el indie-rock de los 90 y el punk-rock de los 2000, y es lo que me sale hacer, crear y componer. Puede que no encaje demasiado con lo que son las tendencias de ahora, pero también creo que está empezando un revival de todo esto y seguro que aparecerán más grupos. Pero vamos, que mi motivo para hacerlo es que es lo único que sé hacer -ríe-.

>Y funciona en un momento en el que parece que esa tendencia de la que hablas va más hacia caminos pop, electropop, música urbana…
En el fondo no estás dejando de hablar de música rock y de guitarras… Sin pasarnos a lo más electrónico. Hoy en día todo el mundo escucha guitarras y la producción de los discos, al final, son productores que producen discos de rock como discos más electrónicos, así que al final se fusiona todo un poco más que antes.

>¿Se nota también en el público? ¿Es cada vez más complicado hablar de etiquetas?
Creo que las escenas son muy variadas, aunque todavía siguen existiendo escenas de géneros muy concretos como pasa con el hardrock, por ejemplo. Pero Yawners en el fondo es un grupo muy pop, entonces puedes meterlo en el cajón que no tengan mucho que ver, pero que también son pop y los públicos siempre van a ser similares.

>Hace ya casi un año desde el lanzamiento de Just Calm Down (2019), ¿ya es tiempo suficiente para hacer balance?
Ha sido súper intenso y muy gratificante, porque en el fondo me he dado cuenta de que las canciones que he hecho y han salido han gustado y la gente se ha quedado con ellas. El otro día estábamos haciendo cuentas de cuántos conciertos habíamos hecho en 2019 y salían 44, que son un montón. Para 2020 también vamos a tener bastantes, estamos con una gira por España y seguro que volvemos a salir. El disco también ha tenido mucha repercusión fuera, en Estados Unidos e Inglaterra, así que no puedo estar más contenta.

"Estaba un poco cansada de que todo el peso de las guitarras y la melodía recayera sobre mí en los directos. Probé el formato trío y me gustó"

>¿Cuál dirías que ha sido el punto de inflexión para Yawners?
Nada más salió el disco, a finales de marzo del año pasado, ya hubo un punto de inflexión, porque fue en abril cuando hicimos las presentaciones en Madrid y Barcelona y se llenaron las salas. Desde esas primeras semanas en las que había salido el disco, me di cuenta de que la cosa estaba creciendo. Luego nos fuimos al South by Southwest, en Austin (Texas), y ya no hemos parado de tocar.

>Desde Dizzy (2015) a Just Calm Down se puede apreciar un cierto cambio en estructuras, letras, melodías… ¿Cómo va tomando forma?
Me centro mucho en las melodías, tanto de voz como de guitarras, y las estructuras ya viene prácticamente con la propia composición; aunque es cierto que luego, en el estudio, puede variar un poco. Con este disco experimentamos mucho.

>¿Lo hacéis pensando más en la escucha del disco o en el directo?
En mi caso, lo del directo viene siempre a posteriori. Lo principal es hacer un disco con el que todo el mundo esté satisfecho y sea guay; el directo lo preparas intentando hacerlo lo más fiel posible a lo que has grabado. 

>Por cierto, ¿cuántas veces te han podido llegar a preguntar por si utilizas el inglés o el castellano en tus canciones?
Mil millones de veces -ríe-.

>¿Es algo premeditado o simplemente ha ido saliendo con las propias canciones y le están dando más relevancia los medios especializados que el público de la que verdaderamente tiene?
Por defecto suelo escribir en inglés. La canción de “La escalera” me salió en castellano y la grabamos en castellano, y ya está. Ahora mucha gente me pregunta si voy a seguir haciéndolo así, si voy a seguir en castellano o en inglés, y no tengo una respuesta porque ahora estoy haciendo canciones nuevas y me están saliendo en ambas lenguas. Pero entiendo que puede ser algo curioso y que me pregunten, pero es que no lo sé, sinceramente. Sí que es verdad que en castellano, aquí puede llamar más la atención una canción, pero, por ejemplo, en marzo van a editar el disco en Japón y allí las canciones en castellano se la sudan -ríe-.

>¿En Japón?
Sí, sí. Lo vamos a sacar con un sello de allí, Inpartmaint Inc., y sale el 13 de marzo. Lo que más ilusión me hace ahora es poder ir a Japón a tocar.

"Desde el escenario veo a las niñas vibrando. Cada vez hay más referentes y menos prejuicios"

>Me has hablado de nuevas canciones, ¿nuevo disco para 2020?
Para este año no creo, pero para principios del año que viene.

>Entonces, además de seguir dando forma a ese disco, ¿más planes para este año?
Ahora estamos en medio de la gira por salas por España, que empezó hace dos semanas y ha sido increíble, la verdad; nos queda otras diez fechas de aquí a abril. Con mayo, el verano y festivales, seguro que entre medias hacemos alguna visita por Europa, tal vez Londres… Tocar, tocar y tocar -ríe-; ese es básicamente el plan. Mientras, en algún hueco, hacer canciones.

>Me da la sensación que, pese al ritmo que lleváis, medís muy bien los tiempos. Con calma y paso a paso…
Claro. Creo que eso es muy importante que las decisiones que se toman, se tomen con cabeza. En resumen, tener un plan. Además, el trabajar con una oficina como La Castanya te da un poco de perspectiva, porque sí que es verdad que a veces tienes prisa en hacer las cosas, pero es mejor esperar un poco y hacerlo con cabeza y no precipitarse.

>Os veremos el 15 de febrero en Burriana, en el Emac. No sé si conocéis el festival o conocéis algunos de los grupos que van a tocar…
Nunca he ido, pero conozco el cartel, y tiene buena pinta. La gente que está a cargo del festival, además, es súper maja. Tengo muchas ganas de conocer el Emac.

>Tal vez el cartel del Emac., que es capaz de aglutinar propuestas como la vuestra con la de Rocío Márquez, María Yfeu o Albany es un buen ejemplo de que este tipo de variedad estilística en un festival es el mejor reflejo de un público ecléctico…
La gente cada vez es capaz de abrirse más y de valorar la música por su calidad, ya sea trap, flamenco o rock. Si es buena y te hace sentir cosas, ya está.

>Te preguntaría cómo son vuestros directos, pero viendo vídeos me he podido hacer una idea… Caña, gente manteada, invadiendo el escenario, éxtasis cuando llega “La escalera”… Así que casi que la pregunta sería: ¿cómo los vivís?
Para mí es lo mejor, es una de las mejores sensaciones que puedes tener como músico. Que la gente esté tan a tope y esté tan contenta cantando tus letras es flipante. Estas dos últimas semanas que hemos tocado en Madrid y Barcelona, ha sido inmejorable.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Yawners (@yawnersband) el

>Para terminar…

>Una niña disfrazada de ti… ¿Ya tienen referentes sobre el escenario?
Cada vez más y más. Lo noto cuando tocamos en algún festival o sitio que está más enfocado para las familias y piensa en los niños y niñas, desde el escenario veo a las niñas vibrando. Cada vez hay más referentes y menos prejuicios; la idea de esto es para niños y no es para ti, está empezando a estar pasadillo y casposo.