- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

Modelo de Respuesta Polar, a cuatro manos

Borja Mompó, líder de Modelo de Respuesta Polar, durante su concierto acústico la pasada primavera en el pub Radiola de Castellón. Foto: Galcerán de Born.

Siempre he tenido la curiosidad de saber qué pensaba la persona de la que estaba escribiendo sobre aquello que yo estaba escribiendo. Lanzo el guante a Borja Mompó, cantante y líder de Modelo de Respuesta Polar. Acepta de inmediato. Simplemente le envío el texto que aparece a continuación para que él lo interrumpa cuando estime oportuno y puntualice lo que quiera. (Borja Mompó:) "¡Hola!". Y este es el resultado de lo que sería un reportaje a cuatro manos...

Determinación, toda. Soberbia, ni un gramo. Autocrítica, a raudales. Falsa modestia, ni por asomo.  Es el equilibrio perfecto para conseguir aquello en lo que crees. Modelo de Respuesta Polar se lo creyeron desde el principio. Y, pese a que argumentos no les faltan, no son nada creídos. Tal vez, porque no se conforman con lo que han hecho hasta ahora. Una joya como El cariño (Limbo Starr, 2014), para ellos, no es la estación final. Es el punto de inicio.

(B. M.) "Precisamente de ello hablábamos el otro día con el sello. Tengo una gran curiosidad acerca de cómo nos tratarán los años, hacia dónde irán mis composiciones, hacia dónde nos llevará nuestra carrera. Es tan apasionante como raro".

Participarán en la Fiesta de Nomepierdoniuna 2014, el viernes 7 de noviembre a las 20:00 en el Auditori de Vila-real, con entrada gratuita. Será mi sexto concierto de Modelo de Respuesta Polar, una experiencia de recogimiento, casi un ejercicio de reencuentro propio. Porque no, su música no es para bailar, gritar y saltar. Tampoco creáis que provoca una catarsis colectiva de 'cortavenas'; no, no es eso. Pero da igual que seamos cien o cien mil los que estemos frente al escenario porque sí, estarás solo. Solo ante su música y ante ti mismo, en un viaje interior al que nos acunan con sus intensidades de vaivenes continuos, con melodías de ida y vuelta, con una voz que genera tensión al elevarse hasta el punto justo antes de resquebrajarse. Con unas letras contundentes pero repletas de interrogantes y que cada uno hace propias. Con susurros que abofetean más que millones de decibelios. Con caricias como puños.

Supongo que todo tiene un origen lejano: el propio origen, el ADN. Porque para llegar hasta aquí, han tenido que pasar por muchos sitios. Por Valencia, ciudad que alumbró el parto de la banda: horas y horas de ensayos, con afinaciones diversas y notaciones musicales muy peculiares para reflejar aquello que la banda quiere transmitir.

(B. M.) "Este es uno de los esquemas míticos de nuestro bajista, todavía nos reímos al recordarlo. Jorge es una persona con apenas formación musical pero con una sensibilidad increíble que no deja de sorprendernos conforme pasan los años".

Y llegó la primera demo, con una “Canción de culto” que me sigue teniendo atrapado cinco años después. Y se encargaron de la promoción, a base de conciertos, de regalar el CD, de ponerse en contacto con webs y medios especializados, de redes sociales. De currárselo.

(B. M.) "El otro día volví a escuchar esa demo. Recuerdo muchos momentos increíbles la primera vez que la escuché".

Y después, Madrid, porque Borja Mompó sabía que tenía que estar allí para abrirse un hueco, más que a codazos, a temazos. Y llegó el primer largo, Así pasen cinco años (Limbo Starr, 2012) y la genial “La guerra y las faltas”. Y después llegó el segundo largo, El Cariño (LImbo Starr, 2014), un álbum en el que una ruptura vital está muy presente y que sí, destila dolor, pero en un marco de cierta alegría; una mezcla perfecta de feliz melancolía. Y llegó el reconocimiento y se les abrieron las puertas de grandes escenarios y festivales.

(B. M.) "Ha sido una experiencia muy distinta al primer disco. Hemos notado el trabajo hecho anteriormente y que el punto de partida no era el mismo. Los mails no eran a puerta fría y empezaban a llegar llamadas a la oficina. Son esas cosas las que te hacen creer que los años y una carrera coherente acaban poniendo las cosas más fáciles o al menos acaba siendo algo muy agradecido".

En cinco años, Modelo de Respuesta Polar ha publicado poco más de 20 canciones. Porque sí, hay que llegar, pero siempre por el camino elegido. Sin atajos. Con convicción. Si el ADN te ha regalado talento, no lo desperdicies. Y Modelo de Respuesta Polar parecen dispuestos a no malgastarlo. Con toda la determinación a su alcance.

(B. M.) "Esa determinación no deja de ser algo que nos divierte y apasiona cada fin de semana. Hemos llegado a un punto muy interesante en la banda. Tenemos una agenda realmente organizada y eso nos hace centrarnos en aprovechar cada fin de semana. Viajes, conciertos, comidas... Absorbemos todo y lo disfrutamos siendo totalmente conscientes de la suerte que tenemos de poder girar y que todo cuadre. Aunque suene a tópico, para nosotros es un momento muy bonito y no sabemos cuánto puede durar y hacia dónde se dirige. En cualquier caso, ahora, somos felices".