- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

Miqui Puig, en la Feria del Disco: "Lo importante de pinchar es hacer bailar"

La 2ª Feria del Disco, que se celebra en el Hotel del Golf del sábado 2 al domingo 3 de diciembre, además de puestos de compraventa de discos, CDs, cassettes y demás merchandising, tanto para coleccionistas como para aficionados, estarán amenizadas por bandas en directo y multitud de disc jockeys, algunos de ellos referencias nacionales, como Juan Pablo Ordúñez El Pirata o Silvia Superstar. Es el caso de Miqui Puig, conocido por cantar con Los Sencillos hace más de veinte años, su carrera en solitario, su trayectoria en las ondas y sus valoraciones en diferentes talent shows de televisión. El sábado 2 de diciembre estará seleccionando música en la Sala Flamingo del Hotel del Golf a partir de las 23:00.

>¿A qué te dedicas ahora mismo, Miqui?
Pues dedico mi tiempo a la radio, tengo un programa semanal de cuatro horas en iCat que se llama Pista de fusta que es un programa de baile, pero para mí “baile” es todo lo susceptible de ser bailado: calypso, salsa, electrónica, mucha música negra… Que no dejan de ser las pasiones que tengo como DJ. Aparte, con mi hermano llevamos LAV Records, que es un microtaller de desarrollo de artistas, y este año también dedicado al nuevo disco, Escuela de Capataces.

>La gente más joven te conoce sobre todo porque te han visto en la faceta de jurado de televisión por encima de las demás. ¿Cómo les explicas quién es Miqui Puig?
Bueno, eso pasó hace diez años… Miqui Puig es un señor que tenía un grupo en los ’90 que se llamaba Los Sencillos y que, a partir de eso, se centró en varias facetas de la música española, que vive la música y vive de la música. Creo que es lo máximo a lo que podía aspirar en toda mi vida. Si me hubieran dicho que iba a pagar mis facturas de la música, no me lo hubiera creído.

>Parece que en la industria musical actual, ser multidisciplinar es la clave para poder vivir de esto.
No sé, también me lo planteo cuando se me ha querido atacar diciendo que yo he querido ser famoso a toda costa, y digo que no, que a mí se me ha dado bien ponerme delante de una cámara, aunque no me guste hacer televisión. Y soy feliz seleccionando canciones, y cada vez que viene alguien y me dice que le encata mi programa o que descubren música. Pero yo donde más disfruto es cantando y haciendo canciones.

«¿Por qué te gusta este disco, porque es raro o porque es bueno?»

>¿Disc jockey o selector, que es otra distinción que se  hace ahora?
Yo soy pinchadiscos, selector, llámalo como quieras. Yo pincho canciones para que la gente baile y llevo dedicándome a ello un montón de tiempo, mi currículum me avala. Y aparte vengo a una Feria del Disco, donde los locos de los discos somos capaces de pagar burradas o no, porque yo soy de los que creen que el vinilo está viviendo un momento de especulación. Hoy, por ejemplo, en uno de los foros de compraventa de discos en los que estoy metido, había uno que decía que “este disco no está valorado porque no es raro ni caro”, y ha llegado a un punto en el que te preguntas “¿por qué te gusta este disco, porque es raro o porque es bueno?”.  Esta semana acabo de grabar un programa que se ha llamado ‘Placeres a un euro’, que son todo singles por los que he pagado un euro o menos.

>Es que se está perdiendo también lo de coger un disco, mirar la portada, mirar el título de las canciones y decir “va, me lo compro, a ver qué es esto”.
Totalmente. Yo ya soy tan friki que empiezo a comprar discos por el año. Si veo un disco del año ochenta y tantos, grabado en Nueva York, y tiene pinta de que puede ser algo interesante de disco o tal, me lo pillo. Hombre, no me voy a arriesgar con un disco de cien pavos –ríe-.

>Volviendo a lo del disc jockey, ¿en qué formato pinchas? ¿En vinilo, normalmente?
Yo pincho siempre con CD replicados porque me sirven para viajar, pero viniendo a Castellón, que está cerca y puedo manejar una maleta, supongo que esa noche pincharé con singles y 7”.

>¿Cómo era la figura del DJ cuando tú descubrías la noche, allá por los '80, principios de los '90?
Pues era un tipo que sabía mucho de música, que compraba muchos discos a la semana y que seleccionaba los mejores. El disc jockey era tan importante como lo es ahora, pero antes formaba parte como de las vibraciones del sitio. El lugar era importante, la gente disfrutaba con la selección de los disc jockeys pero también con el ambiente.

«Antes el disc jockey no mandaba, mandaba la pista. Y si tú no hacías bailar a la gente, allí no volvías a pinchar»

>Además, la gente sabía dónde iba, sabía a lo que iba, esperaban un ambiente. Parece bastante diferente a cómo es ahora la figura del DJ.
No, pero porque ahora hay de todo, gente que es muy buena, gente que vive de pasearse por el mundo, y ya empezamos a distinguir entre los disc jockeys de Ibiza que ponen EDM y nosotros que ponemos singles raros. Al final lo emocionante es tu maleta y que esa persona te haga vibrar. Hay gente que puede tener maletas de miles de euros y que solo valen miles de euros. Lo importante de esto es bailar.

>Hace tiempo que mantengo que un DJ tiene que llegar a un punto de acuerdo entre lo que él quiere poner y lo que el público quiere escuchar. ¿Qué piensas sobre esto?
Totalmente de acuerdo. Carl Cox decía que él en la cabeza tenía más de 3000 canciones porque él era de una época en la que el disc jockey no mandaba, mandaba la pista. Y si tú no hacías bailar a la gente, allí no volvías a pinchar.

>¿Y tú tienes buen ojo para leer la pista?
Eso dicen, pero si lo digo yo podría resultar un personaje engreído. El otro día, en una sesión, un señor me dijo “eres un asqueroso, siempre sabes qué canción poner en cada momento” –ríe-. Creo que son los años también, y el bagaje.

>Claro, pero eso se sabe, ¿eh? Cuando dices “esta la he metido muy bien, la gente se ha venido arriba”…
Te emocionas, pero no te confíes, ¿eh? Que en la siguiente jugada la puedes cagar –ríe-.