- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

Ultrasons de l'Alcora entona el "Volver, volver" con Dorian Wood para no parar de crecer

El Saló Gòtic de la Casa de la Música, durante la actuación de Eixa. Foto: Ultrasons.

Ultrasons. Músiques en Vibració lleva diez ediciones demostrando desde l'Alcora que es una buena opción para quienes gustan de descubrir sonoridades alternativas a las que confeccionan los festivales más multitudinarios. Si se considera que Dorian Wood era el nombre más conocido -no cabeza de cartel, que no lo hay en esta polimatía cultural- en este 2019 queda claro que apunta a un contenido -y a un público- alejado del mainstream más palmario. "Heterogeneidad, propuestas emergentes y desarrollo cultural del entorno" son los confesos pilares de la organización (Associació Juvenil JDB), tal como recuerda su portavoz, Blai García. Y en vista del desarrollo de la edición de este año (18-27 de octubre) se ha cumplido el propósito (un otoño más). El reto a alcanzar en el futuro -la próxima edición, sin ir más lejos- es conseguir unas cifras de público mayores ante unas propuestas que en global resultan muy diversas y pocas (o nada) vistas en las comarcas de Castellón.

La actuación que más público ha reunido en esta décima edición es la de Dorian Wood en el Saló Gòtic de la Casa de la Música (ubicada en las estrechas calles del centro de l'Alcora). Un espacio que por construcción, sonoridad y proximidad con el artista dota a cada concierto de un halo hechizante. Llega a emocionar ese vínculo entre músico y espectador, y aún más si el protagonista principal, como en el caso de este angelino con sangre costarricence deja aflorar su emoción interior al rendir homenaje a Chavela Vargas, "una persona, lesbiana, que ha dejado un gran legado en la comunidad queer". Esta vez un Xavela Lux Aeterna sin banda, pero con su impresionante voz y su notorio modo de utilizar el piano, subrayando los momentos íntimos y haciendo estallar los intensos.

Dorian Wood, personalidad, voz, piano y toque coqueto. Foto: Ultrasons.

Desde la rompedora "Macorina" inicial para retratar una historia de amor entre mujeres a la final "Volver, volver" cantada a coro por todos los presentes, Dorian Wood cantó durante una hora a los sentimientos del ser humano a través de canciones tan conocidas como "Piensa en mí", de los hermanos Agustín y María Teresa Lara, repopularizada por Luz Casal a través de la almodovariana Tacones lejanos, o el recuerdo a Violeta Parra con "Gracias a la vida". Estampando cada palabra con firmeza, sin prisas, dejando breves espacios silenciosos entre una y la siguiente, el siempre sorprendente músico acertó a transmitir con canciones y explicaciones en una actuación que "necesitaba para despejarme de la residencia artística de Zaragoza en la que llevo un mes encerrado preparando otro espectáculo".

El piano fue el único nexo común entre la actuación de Dorian Wood y la de José Luis Miralles Bono, acompañado por las proyecciones visuales de la artista ondense Lluna Llunera en el espectáculo Beyond the piano. Profesor en el Conservatorio Profesional de Música de Castelló, el músico vila-realense muestra un interés permanente hacia la música contemporánea y creciente por la experimentación sonora. El resultado es la adaptación de piezas de autores del siglo XX como Earle Brown, Van Stiefel, Olivier Messiaen... con la tecnología del XXI, lo que equivale a un aparatoso montaje que incluye un piano de cola -dos teclados sobre el escenario- en el que José Luis juega con sus teclas y cuerdas, al tiempo que aplica un gran número de efectos, creando atmósferas, tirando a oscuras en su mayoría, que encajan perfectamente con un espacio como el Saló Gòtic, al tiempo que desde un sombrío rincón del escenario Lluna Llunera va proyectando sus creaciones visuales, ya sea de paisajes exteriores e interiores o de líneas sobre fondos lisos.

La música experimental de José Luis Miralles Bono y las proyecciones de Lluna Llunera, en 'Beyond the piano'. Foto: Ultrasons.

Un tercer ejemplo de la diversidad de Ultrasons es el concierto ofrecido por Tarta Relena, un dúo femenino barcelonés que hace de sus voces la razón de ser de su espectáculo. Temas a capela y otros con programaciones de secundario acompañamiento. Un repertorio que incluye canciones cantadas en latín, otras en griego, algunas sefardíes, polifonías importadas desde la isla de Córcega, tradicionales mallorquinas e incluso una versión de "lionsong" de la islandesa Björk enlazada con un tema balear cantado en la recogida de higos, "Figues". Una propuesta que encaja con comodidad en lugares especiales como lo es este salón de la Casa de la Música.

Además de estas tres actuaciones de las que Nomepierdoniuna fue testigo directo, la décima edición de Ultrasons sirvió para estrenar en la Comunitat Valenciana la experimentación del barcelonés (ahora australiano) Mauri Edo con el nombre de Horitzons distòpics y el proyecto de la pianista y acordeonista Isabel Latorre, Eixa. Y gracias a la colaboración con Caixa Rural pudo programarse el espectáculo Mediterráneo. Canto al mar, a cargo de la orquesta Ciudad de La Mancha junto a la voz de Ester Sancho, con la dirección de Fernando Bustamante. Abraç Band y el Grupo Verdi completaron el apartado de conciertos.

Instalación artística 'Bloop'. Foto: Ultrasons.

Pero no solo de conciertos se nutre Ultrasons. En este octubre ha sido posible contemplar la intervención artística Bloop, así como la presentación del primer fotolibro de Elena Medina Gil o el cómo se hizo del musical Tot és posible, a cargo del alumnado del IES Alcalatén, una más de las propuestas surgidas de la localidad o de la comarca, como el taller Blues Guitar Tester, a cargo de la Societat Ca Blues de L'Alcora (Méter Mano Rara). O los eventos de la comarca, reunidos en el Hot Talk Club. Sin olvidar la difusión en los institutos, llevada a cabo en esta edición por José Luis Miralles Bono. Y para poner la guinda, un homenaje en forma de Premi Ultrasons a Enrique Salvador, por su labor por la recuperación y mantenimientos de tradiciones alcorinas, como la Mocadorà o la Crema dels Ninots de Sant Cristòfol.