Música >> Portada

The Mani-las, Airbag y Barbe-Q-Barbies sacuden un Red Pier Fest que termina a remojo

La energía desbordante y el rock tribal de The Mani-las con Maika Makovski al frente encumbró a la tercera edición del festival rock del Grau, que también se aupó en los conciertazos de Airbag y Barbe-Q-Barbies, aunque tuvo que suspenderse por la lluvia sin que pudieran actuar los cabezas de cartel de la segunda jornada.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
The Manilas Javier Rosa

Maika Makovski, en pleno desmelene entre el público durante el concierto de The Mani-las, en la primera jornada del Red Pier Fest el viernes. Foto: Javier Rosa (Red Pier Fest).

Y, entonces, Maika Makovski se descolgó la guitarra. Se agitó por todo el escenario al ritmo salvaje que marcaban Olaia Bloom y Mariana Pérez. Se puso de rodillas, lanzó una mirada felina hacia el público, bajó del escenario y se mezcló con el público para bailar en un irresistible frenesí rwock. Fue el cénit de la tercera edición del Red Pier Fest en el Moll de Costa del Grau de Castelló, celebrado los pasados 17 y 18 de octubre. The Mani-las culminaban así una primera jornada pletórica para el festival rock castellonense, tras el espléndido carrusel de hits de Airbag y la potencia nórdica de Barbe-Q-Barbies, que el sábado tuvo que cancelarse por la lluvia durante la actuación de Vancouvers, impidiendo disfrutar de los directos de Toundra y The Fuzillis, tras los rotundos conciertos de un Junior Mackenzie en plena forma o Flamingo Tours.

The Mani-las, y especialmente Maika Makovski, puede con todo, solvente y con actitud, en cualquier escenario y contexto, ya sea en una sala de conciertos, en la intimidad de un teatro o en un festival al aire libre junto al mar. Su versatilidad va desde aquellas rabiosas actuaciones en los tiempos del Four Seasons, pasando por la intensidad que demostró sentada en una silla acompañada de un cuarteto de cámara en el Paranimf de la UJI con motivo de la fiesta de 8º aniversario de Nomepierdoniuna y hasta la energía desbordante del pasado viernes sobre el escenario del Red Pier, incluido el programón de televisión que se ha marcado esta temporada con La hora musa en La 2.

El público, en el que se encontraba el recientemente jubilado locutor de Radio 3 Juan de Pablos, recompensó el derroche de rock crudo y tribal entregándose con desinhibición a la fiesta y arrasando con el puesto de merchandising, custodiado por el omnipresente José Mercadillo, incluido algún comentario troglodita que las propias Mani-las se encargaron de denunciar en su Instagram. El primer día de festival terminó en lo alto con Rocket dj a los platos, aupado en un escenario chulísimo que recreaba un antiguo radiocassette, y esa gracia que tiene, por ejemplo, para pinchar el “First Of The Gang To Die” de Morrissey en el momento exacto para hacer que la noche sea redonda.

Lo cierto es que las triunfadoras de la noche se encontraron con el ambiente a punto de ebullición tras los conciertos de Barbe-Q-Barbies y Airbag. El rock duro de las finlandesas, una especie de versión femenina de los Hellacopters pero sin canciones identificables, hizo las delicias del público más motero y ataviado de cuero; mientras que los de Estepona soltaron uno de los trepidantes conciertos a los que nos tienen acostumbrados, aferrados a su infalible repertorio, repleto de canciones redondas con la dosis perfecta de velocidad, melodía y distorsión. Adolfo, Pepillo y José fueron de menos a más, arrancando con su nuevo disco, Cementerio indie, del que asoman temones como “El centro del mundo” y su letra entorno a la libertad de expresión, aunque los que terminaron revolucionando a su entregada parroquia local fueron clásicos como “Cómics y pósters”.

Antes habían arrancado la tarde con brillo los castellonenses Los Franelas y Balloon Flights con sus propuestas power-pop y punk-rock sin concesiones, aunque entre las bandas locales la actuación más concurrida fue la del sábado con un enrachado Junior Mackenzie. Pero la lluvia hizo acto de presencia hacia la media noche para impedir que los platos fuertes de la segunda jornada del Red Pier, Toundra y The Fuzillis, pudieran salir a escena.

Airbag, en pleno tobogán de 'hits' en el Red Pier Fest. Foto: Carme Ripollès.

En cualquier caso, la organización considera que el balance de la tercera edición del Red Pier Fest es “muy positivo”. “El viernes rompimos todas las previsiones, vino más gente que los viernes de las dos primeras ediciones y estamos muy satisfechos, por asistencia y por el comportamiento del público que tenemos, que la verdad es que es uno de los más sanos que hay en este mundo del rock”, según explica su director, Pablo Sebastiá. Respecto a la suspensión del sábado a la medianoche, explica que “fue debido a una lluvia muy intensa, que mojó mucho los equipos, los focos y el sistema eléctrico; lo secamos bien, pero el suelo del escenario parecía una piscina y con el agua en el suelo no se puede encender nada porque te juegas la vida, por eso decidimos suspender”. ¿Y para 2020? “Vamos a buscar la financiación una gran estrella en la noche del sábado”.

Barbe-Q-Barbies, sacando músculo rock. Foto: Carme Ripollès.

El público se revolucionó en la recta final del concierto de Airbag. Foto: Carme Ripollès.

Gautxos dj, en los platos del escenario-cassette frente al mar. Foto: Javier Rosa (Red Pier Fest).

Público asistente al Red Pier Fest durante el concierto de Balloon Flights. Foto: Carme Ripollès.

Junior Mackenzie, en su actuación durante la segunda jornada. Foto: Rocío Murillo.

Los Franelas de Lorenzo Millo anunciaron recambio en el bajo. Foto: Rocío Murillo.

El histórico locutor de Radio 3 Juan de Pablos, en primera fila durante el concierto de Airbag. Foto: Carme Ripollès.

Panorámica del Moll de Costa de PortCastelló durante el festival. Foto: Javier Rosa (Red Pier Fest).

_Foto de portada con 'crowd surfing' durante el concierto de Airbag: Carme Ripollès.


  1. He visto festivales en el Norte que se ha desarrollado bajo dos dias de lluvia intensa y sin ninguna incidencia... aquí se sabia que iba a llover desde dias antes, solo había que ver la previsión metereológica, sin embargo solo una racha de lluvia de 20 minutos, bastó para que se suspendiera todo... Espero que tomen nota para próximas ediciones. Nos jodió bastante hacer kilometros para ver a Toundra en vano 🙁

Responder a Jorgete Cancelar la respuesta

He leído y acepto el Aviso Legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad,