- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

Ranas y no príncipes azules danzan con Sol Picó

Sol Picó danza con siete hombres y sus circunstancias. Foto: Àlex Pérez.

La presencia de la coreógrafa y bailarina Sol Picó resultó un buen imán para que el público acudiese el viernes 24 de noviembre hasta el Paranimf de la UJI dentro de uno de los espectáculos estrella programados en esta 25ª edición de la Mostra de Teatre Reclam. Más de 300 personas siguieron con atención, rieron y ovacionaron al final a los ocho protagonistas de Dancing with frogs, esas ranas que en sus vidas han ambicionado ser príncipes azules, quedándose en estereotipos del hombre actual, marcado por hábitos sociales heredados y que, en el fondo, reconoce sus propios límites, aunque le cuesta exponerlos abiertamente. Sol Picó, Premio Nacional de Danza 2016, baila en su más reciente creación con siete hombres, siete modelos de comportamiento masculino en un contexto marcado por el hecho diferencial de poseer pene, como bien queda plasmado en el artilugio que pende sobre el minimalista escenario.

No es, en absoluto, la bailarina alcoyana la protagonista principal de esta obra en la que Marta Galán colabora en la dramaturgia. Su cuerpo fibroso se integra como uno más en un colectivo mayoritariamente masculino cuya procedencia no es exclusiva del mundo de la danza (Pere Jou es compositor musical, Antoni Comes tenor y Elías Torrecillas actor), aunque sí se han formado en él Daniel Corrales, Guillermo Weickert, Junyi  Sun y Valentí Rocamora. Y es que a Sol Picó siempre le ha atraído la ruptura de barreras artísticas.

Un pene colgante preside la escena de 'Dancing with frogs'. Foto: Àlex Pérez.

Todos dejan que el humor -pocas veces inocente- se instale a través de unas características masculinas fácilmente reconocibles ofreciendo un retrato de tonalidad tragicómica que critica más el colectivo que la individualidad, gran obstáculo para la liberación emocional y, a partir de él, del cambio de las costumbres. A partir de ahí, expone, plasmando que la transformación de rana a príncipe azul todavía no se ha producido en el siglo XXI. Eso sí, algunos hombres intentan responder a retos, plasmados en esta obra en hechos como intentar bailar de puntas sin ser profesionales de la danza.

Entre todas las escenas destaca un movimiento colectivo por el suelo del escenario de todos los protagonistas del que Sol Picó sale desnuda. Supone una representación de la violación que la mujer individual y como género sufre por parte del hombre amparado por la fuerza del colectivo, aunque no todos reaccionen del mismo modo. Un tema muy candente en estos días.

Dancing with frogs es la otra cara de la moneda de We woman, estrenada en 2015, donde Sol Picó se fijaba en el mundo femenino.

ÚLTIMA SEMANA DE LA MOSTRA DE TEATRE RECLAM: