- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

Los Enemigos: “Desde que nos hemos juntado ha vuelto a surgir el amor”

El batería de Los Enemigos, Chema 'Animal' Pérez -segundo por la derecha-, junto a Fino Oyonarte, Josele Santiago y Manolo Benítez, en la Gran Vía de Madrid.

Volvieron para un año pero ahora ya no saben cómo parar. Desde que se reunieron tras una década de parón en enero de 2012 en el festival Actual de Logroño la conexión entre ellos y con el público ha sido total. Lo confirmaron -como mínimo- en los Jardines de Viveros en Valencia en julio y en la Feria de Albacete en septiembre: están mejor que cuando lo dejaron, repletos de ganas y energía, con un sonido arrollador y un repertorio irresistible, que contiene algunas de las mejores canciones del rock en castellano de siempre. La Revuelta Enemiga no podía pasar de largo por Castellón. Los Enemigos actúan el próximo sábado 23 de marzo a las 23.00 en la Sala Opal del Grau con entradas anticipadas a 20 euros (La Pacheca, Discos Medicinales, Veneno Stereo, Spoonful, Ticketea, Ticketmaster, Discos Ritmo y Gran Casino Castellón), que serán 25 € en taquilla, y con posterior pinchada de El Goma DJ de propina.  Entrevistamos al batería del grupo madrileño, Chema Animal Pérez, para ponernos en situación. Si cuando conversamos con el líder de Los Enemigos, Josele Santiago, para la fiesta de Nomepierdoniuna aprendimos unas cuantas lecciones sobre de qué va esto de la música rock en este país, el batería de origen venezolano no le va a la zaga: además de haber estado enrolado en la época dorada del grupo madrileño, ha girado con bandas como Fito & Fitipaldis, tiene su propio proyecto paralelo, I.D.E.M., ha tocado en musicales de éxito como We Will Rock You o Mamma Mia y también ha desarrollado su faceta como actor de teatro en algunas de las mejores compañías estatales como Yllana. No pierdas detalle. Saben bien hasta las raspas.

>Barcelona, Castellón, Valladolid, Burgos, Madrid y… ¿después qué?
Después, lo que venga. Estamos volviendo a abrir el circuito de salas y también hay cosas cerradas para los festivales de verano, pero todavía no se puede decir nada…

>…¿pero la Revuelta Enemiga no la anunciasteis como una gira de un año?
Es que nos estamos divirtiendo mucho. Volvimos para ver qué pasaba, con toda la incertidumbre del mundo, por eso nos pusimos la fecha límite de 2012. Pero nos hemos juntado y ha vuelto a surgir el amor entre nosotros y estamos muy a gusto. Estamos otra vez como hace 20 años, sobre todo, con el público, que siempre ha estado detrás apoyándonos… Y ahora volvemos a hablar de todo eso en presente.

>¿Y hablando en futuro?
No nos hemos puesto ningún objetivo. Sencillamente ha vuelto a fluir la energía y vamos a seguir tocando mientras sea así.  Los Enemigos hemos vuelto a la carretera, a los garitos, a los veranos… y, con lo mal que está la cosa en general, es para disfrutarlo sin más.

>Mientras sea compatible con vuestros otros proyectos…
La crisis nos está llevando a tener varios trabajos a la vez. A nosotros nos interesa mantener distintos proyectos, porque es lo que nos mueve, así que hacemos por compatibilizarlos. Cuando dejamos Los Enemigos también fue porque se estaba haciendo un poco monótono y cada uno tenía una visión nueva de lo que quería hacer en la música. Josele su proyecto en solitario, yo mis historias de teatro… y entonces no era compatible con Los Enemigos. Ahora esas otras historias no nos están absorbiendo al 100% y sí que nos apetece Los Enemigos.

>El público de Castellón tiene muchos recuerdos de vuestros míticos conciertos de los años 90 en Vila-real y Almassora. Castellón era una parada obligada para La Revuelta Enemiga
Desde luego. Hubo una época que trabajábamos con un equipo de sonido de Castellón (Tuix & Ross), así que la zona era como una especie de subsede de Los Enemigos por la cercanía del material técnico. Hicimos muchos amigos y cuando hemos vuelto siempre hemos tenido una casa que nos recibiera. Cuando se anunció la gira de regreso, Juanma de Tuix & Ross enseguida nos dijo que quería que fuéramos para allá… En Castellón hemos vivido muy buenos momentos. Los conciertos en el campo del Villarreal eran la bomba… Recuerdo que una vez, después de actuar en una sala en Almassora, tuve que salir corriendo para Londres, donde tenía un bolo con Rafa Russo. Cuando llegué al aeropuerto me di cuenta de que me había llevado todas las llaves del hotel y la gente del grupo se había quedado sin poder entrar…

Josele Santiago, líder de Los Enemigos, en la Fiesta de Nomepierdoniuna de 2011 en la sala Four Seasons. Foto: Carme Ripollès.

>Precisamente, el anterior concierto de Josele Santiago en Castellón fue hace un par de años en formato solo acústico para la Fiesta de Nomepierdoniuna… 
La verdad es que Josele se había pisado todos los escenarios del país, pero las giras que hizo solo o con Pablo Novoa le han curtido mucho, le han dado más tablas todavía. Porque, por mucha experiencia que tengas, salir solo a un escenario es muy distinto psicológicamente.

>¿Cómo está evolucionado el reportorio de Los Enemigos desde que regresasteis en el festival Actual de Logroño en enero de 2012?
Vamos añadiendo canciones, porque cuando tocas en un festival tienes un límite de tiempo de una hora o así, pero cuando tocas solo como últimamente podemos plantear el repertorio sin ninguna restricción. Ahora estamos tocando las canciones que nos da la gana tocar.

>Estáis rescatando canciones que no eran frecuentes en vuestra última época antes de la separación, como “Cartas que no” o “Señora”…
Es verdad que ahora hemos retomado algunos temas que llegamos a tener olvidados. Son canciones que teníamos aparcadas en un rincón del cerebro. Ahora las hemos visto con otros ojos, las tocamos con otro aire y con otra sensación. Y puede que ocurra también con “Boquerón”, que la estamos tratando de hacer de nuevo. Es una canción que hacíamos mucho al principio y que con el tiempo se abandonó. Ahora nos apetece volver a tocarla. Puede que Castellón sea uno de los primeros sitios.

>Y después están las canciones que tenéis que tocar sí o sí en todos vuestros conciertos…
Efectivamente, hay tres o cuatro canciones que si no las tocaras sabes que pasaría algo, que no podríamos seguir la gira o que no podríamos volver a esa ciudad. Son “John Wayne”, “La cuenta atrás”, “Septiembre”, “Desde el Jergón”… Y además hay que decir que nos apetece tocarlas. De hecho, nos gusta mucho tocarlas. Son canciones que salieron bien en su día y que siguen teniendo una gran respuesta del público.

Repertorio del primer concierto de 'La Revuelta Enemiga' en enero de 2012 en Logroño.

>Teniendo en cuenta tu experiencia con Los Enemigos o en giras con Fito & Fitipaldis y en musicales como We Will Rock You (con el que actuó en el Auditori de Castellón), ¿cómo ves la situación de la escena actual?
Yo entré en 2004 en el musical de We Will Rock You y desde hace un par de años la cosa ha cambiado a peor totalmente. Antes se respetaban mucho los musicales, por ejemplo. Todavía estaba el IVA a un nivel lógico. Pero, de repente, dejó de valorarse el trabajo de los músicos en los musicales. Realmente nos creímos que podíamos hacer los musicales igual de bien que se hacían en otros países. Para eso necesitas dinero y, como la cuestión económica ha ido a peor, se ha empezado a prescindir de los músicos y a meter cosas pregrabadas y a hacer playback. Un trabajo sucio y muy feo, mientras los musicales mantienen entradas muy caras para el público. Me parece terrible.

>¿Y si nos referimos a la escena rock?
Pues parecido, sí. Yo ahora tengo otro proyecto que se llama I.D.E.M., con mi amigo el bajista Lolo Moldes. Tenemos canciones que ahora mismo en directo no podemos tocar como están grabadas porque nos hace falta llevar un ordenador con cosas pregrabadas. Aún así, nosotros sí que llevamos una banda que sigue sonando a grupo. Y la táctica, además, es sacar canciones de una en una, como en la época de los singles. Ya se pueden escuchar un par de temas y ver el vídeo de “Llovió”, en el que colabora el actor Antonio Pagudo, amigo nuestro de Yllana (Culpable en el festival de cortos de Vila-real Cineculpable 2012).

>Hablando de la compañía Yllana, ¿cómo va tu carrera de actor en cine y teatro?
De cine he tocado poco, sólo dos pequeños papeles. Pero teatro sí. Lo último que he hecho es Sensormen con Yllana (con la que también visitó Benicàssim en 2011) y llevamos casi tres años con esta obra, que es una comedia con música y percusión. Estamos con Bulbul, que era el batería de Los Rerfrescos y el creador de este proyecto; Chus Herrera, que era el batería de Los Toreros Muertos; y el argentino Jony Elías. La verdad es que estamos actuando más por el resto de Europa que por España. Y también estoy en otra obra, Cuarteto para cuatro actores de la compañía Réplika. Es de Bouguslaw Schaeffer, un compositor y musicólogo polaco contemporáneo muy importante, que también escribe comedias de lo absurdo. Ahora mismo no está en cartel; terminamos en noviembre en Madrid y estamos mirando de sacarla de gira.

>Por último, ¿cómo ves la situación actual en tu país natal, Venezuela?
Aunque estoy nacionalizado español, tengo familia allí y mantengo mucho el contacto. Sé más de lo que ocurre en Venezuela por lo que me cuentan mis familiares que por lo que difunden aquí los medios, porque se está dando todo muy filtrado y mediatizado. Yo no sé cómo era exactamente Hugo Chávez, pero sí sé lo que me cuentan mis primos de Venezuela: era una persona que se creía todopoderosa y que se tenía que hacer lo que él decía. Mi familia no está en ninguno de los dos extremos, ni son ricos ni pobres, y se han dado cuenta que los extremismos no sirven para solucionar los problemas de un país. Allí y aquí parece que todo se tenga que ver blanco o negro, mientras los esquimales son capaces de distinguir 100 tipos de blancos distintos… Al margen de que fuera un personaje histriónico, tenía unas soluciones excesivamente fáciles para problemas muy complicados. Y ser votado en unas elecciones no lo legitimaba para todo.