- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

La cultura del circo mantiene el equilibrio

Miras el móvil: las 18.00. Queda media hora para que empiece Fuera de stock de Edu Manazas en Grau de Circ*. El Parque de la Panderola del Grau de Castelló parece haberse convertido en un circo; eso sí, con alguna que otra singularidad. Porque este circo tiene tres pistas -escenarios-, separadas por vallas. También lo está el acceso: nombre, apellidos, número de teléfono móvil y cuántos somos; “por si hay que hacer seguimiento”. Siguiente paso: control de temperatura y gel hidroalcohólico. La persona de la entrada ya ha dado la orden por walky talky de cuántos somos a su compañera, encargada de la distribución y control del aforo. Nos acompaña hasta las sillas, reúne las que necesita y se asegura de que se mantiene la distancia de seguridad con el resto de personas. Nos sentamos: “No os podéis quitar la mascarilla en ningún momento”, recuerda.

Es la nueva normalidad, siendo ya la normalidad. O por lo menos con una pandemia. Protocolos que convierten la cultura en segura: apertura de puertas con antelación, sillas, control de asistencia y aforo, desinfección de espacios, mascarillas… “La cultura está siendo súper segura; está dando mucho ejemplo”, nos explica Edu Manazas por videollamada días después de su paso por el ciclo de circo, “muchas veces hay cancelaciones o tienen miedo a programar, cuando precisamente la cultura es el sitio en el que está siendo todo más controlado”. “Es uno de los sectores económicos con medidas más estrictas y que más a rajatabla lo está llevando. También porque creemos que es necesario; que tenemos que dar seguridad a la gente para que pueda y quiera venir”.

Grau de Circ_2020

Una niña aplaude cada uno de los malabares y mira a su hermana para buscar la complicidad de una sonrisa en una mirada. El niño que unos minutos antes del show jugaba con el tranquilo perro de Edu ahora está sentado en primera fila y ríe sin parar cada vez que el artista se tropieza con alguna caja y abre los ojos cuando le ve hacer acrobacias en el mástil. Su madre también ríe, pero no con los malabares, lo hace cuando Edu, cansado de su trabajo monótono en la fábrica y de las llamadas de su jefe impertinente, enciende la radio y se pone a bailar; que es precisamente lo que persigue Eduardo Lostal (Edu Manazas) con Fuera de stock. Una fábrica plantada en mitad del Parque de la Panderola del Grau de Castelló para hablar sobre los sueños, las ilusiones, la rutina y la relación de las personas con aquello que anhelan a través de malabares y acrobacias. Un mismo espectáculo que, durante un poco más de media hora, consigue que mayores y pequeños se encuentren de alguna forma y, sobre todo, sonrían. Aunque ahora esas sonrisas tengamos que interpretarlas a través de aplausos, de cuerpos agitándose, de miradas o de arrugas de expresión que asoman por encima de la mascarilla. Porque la cultura no deja de ser un acto egoísta. La encendimos cuando supimos que teníamos que quedarnos en casa para que nos acompañase y, ahora, en un tiempo en el que parece sumamente complicado mantener el equilibrio, volvemos a ella para arrebatarle emociones, para que nos dé un respiro: “La cultura te da mucho”, explica Edu; y no le falta razón.

Mascarillas, distancia interpersonal, gel hidroalcohólico y #culturasegura. Foto: Carme Ripollès (ACF).

“Sacar a los niños y niñas de su realidad para llevarlos a su imaginación”

Grau de Circ llegaba (11 al 13 de septiembre) casi como lo hacía la tormentosa -y debatida- vuelta al cole. Una vuelta a las escuelas en la que niños y niñas han tenido que acostumbrarse a mascarillas, aulas burbuja y grupos estables, controles de higiene, termómetros, mascarillas, distancia… Y todo ello después de un confinamiento y un verano atípico. Pero ya se sabe: “No pasa nada, mejor eso que morirse”. Niños y niñas encuentran, ahora más que nunca, un refugio a través de la cultura. Una excusa para reír, para conocer nuevos personajes, descubrir nuevas historias y aprender sobre sus emociones, la empatía y valores. Como explica Edu, de “sacarles de las pantallas, de sus casas, y llevarles a algo que les llene y divierta”. “Para mí es trabajar en la imaginación; es otra forma de educar. Que se reencuentren con la cultura y con cosas que les saquen de su normalidad. Sacarles de su realidad para llevarlos a su imaginación”.

Pero, cuando se trata de teatro y circo de calle y de propuestas como la Fuera de stock, ¿cómo es posible hoy en día seguir conectando con el público, y más cuando hablamos de público infantil? ¿Cómo saber qué hay detrás de la mirada y mascarilla de un/a niño/a? ¿Cómo conseguir que sigan encontrando en un espectáculo de artes escénicas razones para reír, aplaudir, compartir…? “Es un poco extraño”, nos explica Edu. “Lo que también se me hace muy raro es que la gente está muy lejos. Estoy acostumbrado a tenerlos cerca y, ahora, es como que, de repente, tienes que actuar para un número de gente menor que, además, está lejos y separados entre sí”, lamenta. “Una de las cosas que nos está pasando, por ejemplo, es que, claro, de la forma que hay que ubicar a la gente, a partir de la cuarta fila muchas cosas que pasan en escena se pierden… Cuesta más conectar con la gente que está más separada. Es raro”.

Edu Manazas con 'Fuera de stock' en el Parque de la Panderola del Grau de Castelló. Foto: Carme Ripollès (ACF).

“Se ha caído todo”

Edu Manzas y su equipo ha vuelto a los escenarios después de meses de parón: “En cada show no sabemos qué va a pasar. No sé si lo van a suspendes o no…”. “Hemos tenido suerte porque hemos podido rehacer más o menos el año; hay otros compañeros que están teniendo menos trabajo. Teníamos un año muy, muy bueno. Cuando se decretó el estado de alarma, íbamos a estar en la Comunidad Valenciana, Tenerife, Zaragoza… Diez días con una creación en Toulouse, una gira por México en diciembre… Y se ha caído todo”, cuenta con una media sonrisa, “aún así, la verdad es que no me puedo quejar. Se ha rehecho todo un poco desde agosto hasta final de noviembre, pero es verdad que teníamos por delante un año en el que, por fin, podíamos estar tranquilos. Siempre hay mucha incertidumbre sobre cómo va a ser y se va a pasar el año, y este era para estar tranquilos, centrarnos en la nueva creación y disfrutar de los shows”. Pese a todo, desde la vuelta ya anota espectáculos en Huesca, Zaragoza, Ourense, Bilbao, Jaca, Soria e incluso Portugal (llevándose el premio Mais Festa tras su paso por el Festival Internacional de Teatro de Setúbal): “No es que le tengamos que devolver nada a la cultura, realmente se trata, de forma egoísta, en ir a crecer como personas”.

Teatro y circo, un refugio cultural para el público infantil con citas como 'Grau de Circ'. Foto: Carme Ripollès (ACF).

*El ciclo Grau de Circ está organizado por la Associació de Professionals del Circ de la Comunitat Valenciana (APCCV) junto a las compañías La Troupe Malabó y Xa! Teatre y el Ayuntamiento de Castelló y tuvo lugar del 11 al 13 de septiembre en el Grau de Castelló.