- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

FeCStival. Subidón de autoestima

Dinero arrasaron en La Pérgola. Foto: Fernando Gimeno (Mone Monkey).

“Enérgico, mágico y eléctrico”. Con ese tema despidió Dinero su concierto en La Pérgola. La mejor manera de definir lo que ocurrió el pasado sábado en el FeCStival. Eran los padrinos de la primera edición y ejercieron a pleno rendimiento, para dar mayor altavoz a un festival que reunió a más de 700 personas, que engulleron con avidez un excelente menú degustación compuesto por 19 conciertos de bandas castellonenses, entre los que destacaron La Ranamanca, Viva Retrato, Montefuji, Skizophonic, Miss Black Emotion, A Tear to Bloom y Plum. Ofreciendo canciones, calidad, diversión y buen sonido como sólidos argumentos, con variedad de palos y acentos, saliéndose de la alargada sombra del campanario. Es música de aquí, sí, pero no nos gusta porque sea de aquí, sino porque nos toca. Y ese fue el gran mérito del estreno del FeCStival: liar una bien gorda aprovechando el buen momento de la escena musical castellonense.

Y eso que había un montón de razones para haber pinchado: todo el mundo de compras navideñas, el frío que había hecho toda la semana, la mayoría de bandas locales con sus respectivas parroquias exprimidas, la deficiente sonoridad de La Pérgola… Pero es que hasta La Pérgola sonó bien, algo que hay que anotar en el haber de ese genio de los botones que es Enrique Ara, El Pantera (Iberian Lynx). “Nuestras primeras impresiones son muy buenas. Uno de los primeros objetivos era mostrar la calidad de los músicos de Castellón y eso quedó demostrado con creces”, explican desde la organización, el colectivo MusiCas. Calidad sobre el escenario correspondida con calidez desde el público, algo extrañamente infrecuente en este tipo de ensayos endogámicos. Desde Nomepierdoniuna, medio oficial del festival, estamos muy satisfechos de haber podido contribuir con nuestro granito de arena a que eso fuera así. No se trata de que estemos encantados de habernos conocido, sino de subirnos la autoestima de forma justificada. Es cierto que ahora mismo Castellón no tiene una banda como Dinero, sin ir más lejos, que vaya a la otra punta del país y tenga centenares de seguidores coreando sus letras. Pero mimbres hay. La chispa saltará. Cuando menos se espere.

Y eso que en el parque Ribalta la mañana arrancó desangelada, titubeante y con el rumor de cancelación de Dinero debido al gripazo de uno de sus componentes. Pero al final los padrinos del festival no fallaron. Más bien al contrario: ofrecieron un derroche de fuerza y potencia desde el minuto cero; con rabia sobre el escenario y letras que calaron en el público. Una combinación infalible de guitarra-bajo-batería con grandes dosis de energía, y si no que se lo pregunten al espontáneo que se subió al escenario ofreciendo acompañamiento a los coros. Recopilando todos los argumentos que explican porqué el trío arrasa con sus directos y se ha recorrido todo el país. Era un concierto especial para ellos, y no sólo porque su actuación en el FeCStival suponía el cierre definitivo de su gira de presentación de Año Perro (2012), sino porque muchas canciones, como ellos mismos dijeron, nunca sonarán más… Y La Pérgola fue testigo, no sólo de esto, sino también de un adelanto de lo que están preparando para su próximo trabajo, que aseguraron que va a ser “lo más sincero que hemos hecho nunca”. Actitud, sí, pero también solvencia.

La Ranamanca le puso una sonrisa al FeCStival. Foto: Fernando Gimeno (Mone Monkey).

 

Los que también se quedaron con la gran mayoría fueron La Ranamanca y su rumba-fusión con la que consiguieron poner al público a punto de ebullición. Un concierto convertido en una fiesta; una fiesta convertida en concierto. El equipo, capitaneado por el carismático Gabi -que después se subiría al escenario junto a Skizohpnic- y que incluso se acordó de su madre (que para eso estaba en casa), demostró el lado más alegre de la música, aunque se queden sintigo. Dosis extra de letras e instrumentación que invita a la positivismo y el buen rollo. Cuerda, piano, viento y percusión para que nadie pudiese estar quieto. Y lo consiguieron.

El relevo fue para Skizophonic y su Velodrome (2013), pop británico con denominación de origen benicense. Sonidos psicodélicos, cargados de pop y con mucha contundencia, como es habitual en el grupo. No estuvieron solos. Como ya ocurriera en el concierto de presentación del disco en Benicàssim, se hicieron acompañar por las Skizonettes en el escenario, del gamberro Gabi con “She’s not late” y de Alberto Lucendo en la mesa de sonido. Sonaron todos los temas de su último trabajo, como los conocidos “Oh oh oh (Do not skip any detail)” y “Clockwork”. El guitarrista Dan Alcaide se despedía así de la banda –y de Castellón, para cruzar el charco por motivos laborales-, aunque pronto cogerá su relevo otro guitarrista.

Skizophonic presentaron ‘Velodrome’. Foto: Fernando Gimeno (Mone Monkey).

Con un poco más de calma, pero con la misma calidad, Viva Retrato se subieron al escenario para demostrar que siguen Sin Miedo. Con una elegante puesta en escena, encandilaron a su público y supieron dejarlo todo listo para que aparecieran Dinero sobre el escenario. La banda liderada por el polifacético Pablo Serrano (excelente realizador de vídeo y enrolado en la organización del festival) hizo valer su pop-rock pegadizo de voz rasgada en temas propios como “Bicho bola”, coreada por el público –femenino en su gran mayoría en ese momento-, e incluso atreviéndose con una versión de Morcillo, cuyo espíritu tampoco faltó en el estreno de un festival dedicado a las bandas de Castellón.

Pablo Serrano, al frente de Viva Retrato. Foto: Fernando Gimeno (Mone Monkey).

Montefuji acusaron un tanto el horario, demasiado temprano y frío para su propuesta, pero a pesar de la escasez de público inicial supieron cuajar un notable concierto. Llevan rodando su nuevo disco, Bestiario, desde septiembre sin parar y eso se nota. Sus sólidas estructuras están perfectamente asentadas para que el muro de guitarras

Alberto Lucendo, de Montefuji. Foto: Fernando Gimeno (Mone Monkey).

emerja con mucha pegada. Y, sobre todo, tienen canciones, tanto las nuevas como las de Iceberg: “Caballo ganador”, “Belchite 15/M”, “Último invierno”, “Viernes”, “Kirkegard” (con ese inicio tan Bruce Springsteen)… fueron de lo mejor que sonó en toda la tarde en La Pérgola.

Una de las bandas que más puso a prueba la pésima sonoridad de La Pérgola y la destreza de Enrique Ara a los mandos de la mesa de sonido fueron Miss Black Emotion. Y la prueba se superó con nota muy alta. La banda de Íñigo Beltrán y Fernando Cabalo es una máquina perfectamente engrasada para esculpir grandes canciones soul; tan elegantes como bailables, tanto las propias como las versiones, léase el “Tainted Love” de Gloria Jones, que lo volvieron a bordar. Fue el concierto que marcó el punto de inflexión en la afluencia de gente en el FeCStival de cara a la noche.

Antes, A Tear To Bloom soltaron un concierto convincente y muy contundente, haciendo cabecear a la hora de la siesta a una cantidad muy estimable de público. Algo parecido a lo ocurrido con Smoking Cotton, quienes abrieron el escenario de La Pérgola a última hora de la mañana con mucha solvencia. A TanStuPids y Desiguales les tocó bailar con la más fea: actuar entre las 14.00 y las 16.00, cuando la gente aprovechó para comer y menos público había en La Pérgola. Aún así, el listón nunca bajó.

A Tear To Bloom, una de las sorpresas. Foto: Fernando Gimeno (Mone Monkey).

Por su parte, a Dry River también les tocó la difícil tarea de cerrar ante el público de un festival que llevaba 12 horas en marcha y tras el subidón de Dinero. Sin embargo, consiguieron que no se notase que el final estaba llegando. La aparición de dos payasos sobre el escenario anunciaba que había llegado El Circo de la Tierra (título de su último trabajo) al FeCStival, en su última función de la gira con todo el elenco además de los personajes de las narices rojas: el domador, el forzudo y hasta una mujer barbuda. Rock progresivo potente para cerrar dos años brillantes en los que se han dado a conocer a nivel estatal, aunque quizás con excesivos monólogos de por medio. Al final se unieron las chicas (María y Mary) de Miss Black Emotion y hubo celebración con tarta incluida, que Nacho Silvestre (Smoking Cotton) estampó en la cara de uno de los payasos. Todo un espectáculo.

La Lanzadera, en el Templete

Nadia Sheikh, en el Templete. Foto: Carme Ripollès (ACF).

Durante el día el FeCStival tuvo a bien profanar el precioso Templete del Parque Ribalta, que habitualmente sólo acoge conciertos de música de orquesta, para descubrir nuevos sonidos de la escena local; gratis, al aire libre y acompañados de baile de claqué a cargo de Castellón Baila. Aunque adoleció de originalidad en la mayoría de las propuestas (y también una barra donde refrigerarse), lo cierto es que el escenario de La Lanzadera sirvió para descubrir algunos grupos a los que habrá que seguirles la pista. No es el caso de Beat More, a los que ya conocíamos, lo suficiente como para saber que sus canciones de pop electrónico no son para escucharlas en directo a las doce del mediodía. Esperamos disfrutar de su nuevo disco, First Beat, próximamente en mejores circunstancias. Pero sí es el caso de Plum, potente trío formado este mismo 2013 que apuntó excelentes maneras, o Maculy, con un sonido muy personal. Por su parte, Nadia Sheikh y Anna da Silva (acompañada de Mario Pérez), exhibieron sus preciosas voces, con distintos acentos (pop-rock británico la primera y bossa nova la segunda) y apoyándose en versiones, para hacer más ganas de verlas con banda.

Agradecemos a Fernando Gimeno de Mone Monkey las fotografías de Dinero, La Ranamanca, Skizophonic, Viva Retrato, Montefuji y A Tear To Bloom.