- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

El 'Cyrano' de José Luis Gil cierra con un doble éxito el XX Festival de Teatro Clásico de Peñíscola

José Luis Gil, en el papel de Cyrano. Foto: Pilar Diago.

El drama romántico Cyrano de Bergerac ha cerrado el Festival de Teatro Clásico Castillo de Peñíscola, que este año ha alcanzado su XX edición. Y ha bajado el telón a lo grande, llenando por completo durante dos noches -sábado 29 y domingo 30 de julio- el Patio de Armas, con un aforo situado en algo más de 300 espectadores. Mucha expectación por la llegada de esta figura emblemática del teatro mundial surgida desde Francia, y aún más por la presencia en el papel del narigudo personaje del veterano y conocido actor José Luis Gil (con popularidad multiplicada a través de su aparición en la televisiva serie Aquí no hay quien viva). Aunque no sólo ha sido esta obra la que ha atraído la atención del público a lo largo de este mes de julio hacia el evento que organiza el área de Cultura de la Diputación de Castellón con Vicent Sales al frente, ya que casi la totalidad del programa ha conseguido agotar las entradas con varios días de antelación. Según el director del festival, Carles Benlliure, han sido 3.200 los asistentes al total de las nueve representaciones (incluida la que tuvo lugar en los Jardines del Castillo, con un aforo mayor).

José Luis Gil ha confesado que Cyrano de Bergerac ha sido desde niño su personaje preferido. A lo largo de dos horas y diez minutos se mete con convicción en su papel para desarrollar una interpretación que convence por gestos y por dicción. Hábil con la espada y con la prosa, su histriónica nariz le aleja del amor de su prima Roxane (le da vida Ana Ruiz), pero opta por ayudar a Christian (el valenciano Álex Gadea) en su intento de seducción. Roxane cae rendida por la combinación de la belleza de Christian y las palabras de Cyrano, aunque no será hasta el último momento cuando sepa de quién procedían realmente aquellas frases que atraparon su corazón años atrás

Más de dos minutos de ovación -en la representación del sábado- premiaron el resultado del trabajo dirigido por Alberto Castrillo-Ferrer, que utiliza proyecciones para ilustrar escenas de acción o en zona de batalla, además de algunos efectos al abandonar la tarima. Tampoco faltan momentos de canto, con protagonismo solista para Ana Ruiz, actriz también de musicales.

A pesar de su duración, por encima de las dos horas, la calidad del texto, de las interpretaciones y los cambios de situaciones, así como la propia base argumental, convierten en muy accesible este Cyrano para unos espectadores que, en algunos casos, se acercaron por primera vez a la cita peñiscolana con el teatro clásico, atraídos principalmente por los nombres cabeceros del elenco. Y satisfechos salieron.

Los siete protagonistas recibieron un aplauso de más de dos minutos. Foto: Pilar Diago.

Sobre esta XX edición, el director del festival, Carles Benlliure, ha destacado que "hemos constatado una gran expectación por cada una de las obras. Además de los llenos absolutos, se ha sentido un interés grande por cada espectáculo, desde la rápida compra de las entradas, lo que ha provocado que se agotasen con días de antelación, a la atención con la que se ha seguido la representación y las charlas positivas al final de las mismas, con felicitaciones  a los responsables del festival".

"Empezamos esta edición con un Otelo con un toque vanguardista y nos hemos introducido en el mayor clasicismo en puesta de escena de El perro del hortelano, sin faltar el humor de Jácara de pícaros y el dinamismo de La comedia de los enredos o ese Fuenteovejuna con las mujeres de El Vacie, la espectacularidad de la puesta en escena de Don Quijote en la patera, dirigida a un público familiar, al igual que El hambre de arlequín. Como cierre, este Cyrano. Creemos que esta XX edición será recordada positivamente durante mucho tiempo", concluye Carles Benlliure.

Patio de Armas del Castillo durante la representación de 'Cyrano de Bergerac'. Foto: Pilar Diago.