- nomepierdoniuna - https://www.nomepierdoniuna.net -

Club964. Árido es el camino en solitario

Las canciones ya estaban perfiladas. Pero su minigira en solitario por México en julio del año pasado le dejó señal. Y, como él mismo explica, la experiencia y el aroma de aquel viaje influyeron mucho en la grabación del disco en noviembre pasado. Es el tercero de Club964, la banda de Miguel Verchili, se llama Árido y el próximo sábado 3 de marzo a las 19.30 lo presentará en la sala Veneno Stereo de Castellón. Por 8 euros tienes la entrada y el disco en CD.

¿Y en qué se nota? Pues lo explican sus propias letras. "Permítanme seguir así, continuando con esta historia sencilla pero de verdad. Sigo buscando mi camino, tal vez extraño o equivocado, pero un refugio necesario", dice en "El refugio". "Árido es el camino donde volver a andar. Árido es tu destino: nadie te acompañará", dice los primeros compases de "Árido", que abre y da título al disco. Es decir que, durante su minigira por México, Miguel Verchili se convenció todavía más de la solitaria y cruda pelea que hay que librar por ser uno mismo sin importar lo que digan los demás.

Y en eso está el músico castellonense; en ese camino sin pancarta de meta que inició en De porteños y cantina (2006) y prosiguió En el alambre (2010). Aunque, en realidad, no es un camino que esté andando tan en solitario como se podría desprender de sus letras. De hecho tiene algunos ilustres compañeros de viaje que le acompañan desde siempre, como el caso del batería Alfonso Pachés y del guitarrista Víctor M. Tomás. Además, Juan Carlos Tomás, Juanki, ha vuelto a estar en la grabación y la producción en su estudio de La Seta Azul y su sello, Lemon Songs, ha editado el disco, que ha contado con el diseño de Akane Estudio.

Especialmente relevante es la colaboración de Alfonso Pachés quien, como explica el propio Verchili en el documental sobre la grabación que acompaña al disco, Desmontando Árido (vídeo de arriba), ha tenido bastante que ver en el nuevo camino que ha explorado Club964 a través de secuencias y programaciones electrónicas. Nuevas sonoridades que se aprecian claramente en "Humo" y "El Clown" con resultados interesantes. Y, si el punto de conexión con sus anteriores composiciones son cortes como "Árido" o "El purgatorio", otros como "Sin red" también apuntan nuevas maneras con buen tino.

En definitiva, un disco que se sigue moviendo, fundamentalmente, en las coordenadas musicales de Enrique Bunbury, precisamente el nexo de unión que llevó a Miguel Verchili a viajar a México DF el pasado verano a través de un club de fans, y que mostrará todo su potencial en su puesta de largo en directo, el próximo sábado en Veneno Stereo.