Teatro y danza >> Portada

Toni Valesa (Reclam): “Desde muchas instituciones cantan las excelencias de la Cultura, pero la asfixian”

Antoni Valesa, director artístico de Reclam, repasa para Nomepierdoniuna las líneas generales de esta Mostra de Teatre, que cumple 25 años de gira por localidades castellonenses. Y al mismo tiempo lanza una mirada crítica hacia el mundo de la Cultura, aún lejos de tener la consideración que se le supone.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Antoni Valesa. Foto: Diego Climent.

La Mostra de Teatre Reclam cumple 25 años, una edad significativa dentro de cualquier proyecto. Un cuarto de siglo programando durante un mes obras de teatro, danza, circo y música de vigente actualidad, apartándose de las propuestas más comerciales de las carteleras. Una gira escénica por diferentes localidades de las comarcas de Castellón. Una iniciativa surgida en la Universitat Jaume I (UJI) y que tuvo en Tian Gombau (compañía L’Home Dibuixat) su primer director, con Isabel Ríos como vicerrectora de Cultura, y con la colaboración de Valentí Piñot, quien sigue prestando su ayuda dentro del organigrama que encabeza, desde 1999, Antoni Valesa.

En este año especial, además de la UJI, el Reclam ha contado con la participación del Institut Valencià de Cultura de la Generalitat Valenciana, la Diputación Provincial, la Fundació Caixa Castelló y los ayuntamientos de Almassora, Benicarló, Benicàssim, Betxí, Burriana, Castellón, Onda, Oropesa, la Vall d’Uixó, Vilafranca, Vila-real y Vinaròs. Dentro ya de la última semana de programación, es Toni Valesa quien repasa para Nomepierdoniuna la filosofía del Reclam, al tiempo que amplía su campo de visión al mundo del teatro en general.

>¿Qué valor le concedes al hecho de que Reclam cumpla 25 años?
Es muy relevante, porque en este periodo muchas iniciativas y proyectos se han quedado por el camino y el Reclam se mantiene con un excelente nivel de calidad.

>¿Quiénes trabajáis para organizar esta Mostra y durante cuántos meses?
El trabajo es continuado y se hace en paralelo con las programaciones regulares de cada espacio.

>¿Por qué se escoge precisamente el mes de noviembre para las representaciones?
Se escogió noviembre porque es el primer trimestre del curso que coincide con el primer trimestre de las temporadas teatrales y como es una muestra con propuestas principalmente de sala, durante esta época del año parece que apetece más los espectáculos en espacios cerrados que al aire libre.

“En estos 25 años muchas iniciativas y proyectos se han quedado por el camino y el Reclam se mantiene con un excelente nivel de calidad”

>¿Resulta sencillo traer obras con nombre –no exageradamente comerciales- a escenarios de Castellón? 
El problema más que en traerlas radica en encontrar una obra que reúna determinadas condiciones que se ajusten a nuestra filosofía de programación.

La intención es acercar el teatro a todas las comarcas de Castellón con obras importantes, pero la actividad se centra en poblaciones de la zona litoral o no muy alejadas de ella. Este año solo Vilafranca es la excepción. ¿Existe algún motivo de esa ausencia de localidades interiores, más pequeñas en cuanto a población? Pienso en Segorbe, Morella, Sant Mateu, Albocàsser…
Los motivos son presupuestarios y de infraestructuras. Hay poblaciones que no tienen salas con dotación escénica y otras no tienen programación regular. En la organización se acepta de buen grado a todas las poblaciones que solicitan integrarse.

En cada edición apostáis por espectáculos de danza contemporánea. Según los datos del anuario de la SGAE, es el arte escénico con menor repercusión en cuanto a público y recaudación. Sin embargo, dentro de Reclam funciona bastante bien.
La danza, sobre todo la contemporánea, es de las artes más transgresoras y vivas que existen y creemos que existen reticencias a programar danza, pero a nosotros nos funciona bien. El hecho de que el Paranimf esté en el proyecto Danza a Escena de nivel estatal ha ayudado a programar y a crear público.

Como seguidor continuo del mundo de las artes escénicas, ¿cómo ves su estado de salud?
En el plano de creación lo veo bien. Hay mucha gente haciendo cosas importantes. Otra cosa es el escaso interés por la Cultura y las artes que se tiene desde muchas instituciones, que a nivel teórico cantan las excelencias de la Cultura pero a la hora de la verdad practican políticas que asfixian la propia Cultura. No hay un convencimiento del valor real de la cultura ni se entiende como un servicio público. A menudo las instituciones entienden que se debe regir por las leyes de mercado y la reducen a números, y esto es perverso.

>Cuando unos meses atrás se anunció la bajada del IVA de las entradas del 21% al 10%, hubo un gran revuelo positivo, pero ¿realmente ayuda al sector ese descenso del IVA?
¡Uy, una perversidad más! No es que no sea positivo pero en realidad creo que esto ha sido un golpe de efecto cosmético. Requeriría un análisis largo. Lo que hace falta es la bajada del IVA cultural. Eso sí que sería positivo para el sector y contribuiría a mejorar, pero la bajada del IVA en entradas no es para hacer la ola de alegría. Por ejemplo, a los espectáculos de calle no afecta en nada y en los de sala en muchos casos, como es el nuestro, son a precios bajos o incluso están exentas de IVA. Eso sí, anunciar la bajada a bombo y platillo ha sido de un efecto propagandístico enorme al mínimo coste para los anunciantes. Solo afecta a una parte, pero en las contrataciones de espectáculos, material y entorno de la cultura todo tributa al 21% .También existe la difamación que sufre el sector que hace tender a pensar que en la cultura son todo subvenciones. Esto no es así.  Subvenciones públicas hay en muchos otros sectores, como puede ser el automóvil u otras industrias, pero ahí se suaviza el lenguaje y se les llaman ayudas millonarias para reactivar al sector. Comparadas con estas subvenciones las de cultura son peccata minuta. Habría que igualar a la positiva  Esto daría para un monográfico

>¿Ves posible un circuito teatral activo durante gran parte del año en las comarcas de Castellón?
Yo creo que sí. De hecho existe el del Institut Valencia de Cultura, que ha celebrado su asamblea en la Universitat Jaume I este miércoles 29 de noviembre

>¿Existe suficiente cantidad de lugares y ayudas para la formación teatral dentro de esta provincia?
¡Buf! Esto también necesita mejorar. En la UJI ofrecemos la mayor oferta en formación en artes escénicas de la provincia, pero dista mucho de ser la ideal, y eso que del Aula de Teatre Carles Pons ha salido gente que se ha profesionalizado y hace de las artes escénicas su modo de vida, algunos con bastante éxito como es el caso de David Climent, Elena Donzel, Estela Martínez, Pablo Molinero, quien en la actualidad protagoniza La peste, serie dirigida por Alberto Rodríguez y en la que Movistar ha invertido 10 millones de euros en la producción, o Esther Ramos en La zona otra serie de Movistar. Son nombres que me vienen a bote pronto, pero hay muchos más.

“La bajada del IVA de las entradas ha sido un golpe de efecto cosmético. Lo que hace falta es la bajada del IVA cultural”

>¿Cómo está funcionando en cuanto a público esta 25ª edición del Reclam?
Muy bien. Nosotros no apostamos por espectáculos de masas, vamos más a fidelizar un público exigente y con espíritu crítico, y estamos contentos con los resultados

>¿Alguna obra que te haya emocionado especialmente?
De las del Reclam hay varias. Todas tienen su punto; ninguna está escogida al azar. No sabría con cuál quedarme por encima de otra… La lleva del Biberó, de Lluís Pasqual, Dancing with frogs de Sol Picó, Palabras de Miguel de La Nona o El lunar de Lady Chatterly  de Ana Fernández o The Grat Tamer (El gran domador) de Dimitris Papaiannou, que vi en la pasada edición del Grec a Barcelona. El teatro siempre puede llegar a emocionarte, tanto un gran montaje como uno pequeño, tanto una comedia como una tragedia.

¿Recomendaciones especiales para esta última semana?
Las cuatro del fin de semana. Cualquiera de ellas es una buena opción para disfrutar. Iván y los perros en el Paranimf es una dura historia real interpretada magistralmente por el conocido actor Nacho Sánchez (premio al mejor actor revelación de la Unión de Actores por su papel en La piedra oscura, obra de Alberto Conejero que obtuvo cinco premios Max). Sofía es una visión de la vida de la reina Sofia interpretada en un monólogo por Victoria Salvador. Oskara es una pieza de danza de gran formato de la compañía vasca Kukai que fue la triunfadora de la pasada edición de los premios Max. Y Rhümia es un espectáculo para todos los públicos; un canto al optimismo des del universo de los payasos.