Guiños de reojo a Morcillo

EVA AHICART. Guitarrista de Gatas Negras, grupo que apadrinó Morcillo, con Gisela (hija), Aroa (sobrina) y Elena Álvarez

Conocí a Juan Antonio con 13 años. Fue entonces cuando empecé a escuchar su música. Nos pasábamos las tardes cantando sus canciones y haciendo coros. Éramos unas crías.

Pero cuando más lo conocí fue con Gatas Negras. Me acuerdo mucho de sus bromas constantes (a veces de mal gusto) y, cómo no, de esa famosa frase que siempre me decía: “A ver, enséñame los dedos” (para ver si había tocado en casa). Y cuando veía mis dedos los tocaba y me decía….. “Uhhmmm. Ahí falta callo” (jajaja). Era único. Jamás olvidaré esa frase. Aún guardo las hojas con los acordes que me dibujaba para que me los aprendiera. Lo recordaré siempre enseñándome a tocar aquellas canciones.

Gracias por haberme hecho sentir la música como la siento.

¡Hasta siempre, Juan!

HENRY ‘KIKE’ AMAT. Guitarrista de Los Morcillos. En la actualidad en Brasil, director de www.guitarrista.com y coorganizador del Benicàssim Blues Festival

Me ha sacudido el corazón la noticia de la muerte de Morcillo. Sabía que estaba mal de salud, pero tenía la esperanza de volverle a ver la próxima vez que fuera a España.

La primera vez que conocí a Morcillo fue en los ensayos que hacían Los Auténticos en el garaje de la casa de su batería, Jesús Gimeno -amigo mío de la infancia-, en Benicàssim. Yo comenzaba a tocar la guitarra y quedé fascinado por aquellas canciones de melodías pegadizas y perfecta ejecución instrumental y vocal.

Me convertí en una especie de groupie de la banda, llegando a participar de aquella legendaria excursión a la Sala Sol en Madrid, e incluso llevándoles a todos en mi Seat Panda a Barcelona a la grabación del programa televisivo Musical Express de Ángel Casas a principios de los 80.

Los Morcillos: Hervé Noret, José Luis Lorente ‘El Chino’, Morcillo y Kike Amat.

Una época de lo más agitada y repleta de anécdotas, como la del invierno que Morcillo faltó a un ensayo porque la Policía Municipal de Castellón le había detenido por -cito textual la denuncia que nos mostró como justificación- “Intentar subir al árbol de Navidad de la Puerta del Sol para coger la estrella”. Genio y figura.

Después de la disolución de Los Auténticos perdí el contacto con ellos, hasta que a finales de los 90 me encontré con Morcillo en Castellón, y para mi sorpresa me propuso grabar las guitarras del disco Los Muertos Estamos Vivos (1998).

Por supuesto acepté encantado y, sin saber cómo, me encontré formando parte de Los Morcillos junto al El Chino y Hervé Noret por unos dos o tres años, durante los que actuamos bastante y grabamos otro CD, Mañana más (1999), además de participar en varios programas de TV como el Babalá de la desaparecida Canal 9.

Después de aquello seguí colaborando con él de forma esporádica siempre que me llamaba, porque además de tenerle un cariño especial, sabía que tocar con él era garantía de darlo todo en el escenario, y de tener la satisfacción de ver cómo la gente coreaba las letras y se conocía sus temas, haciéndote sentir partícipe de algo difícil de describir.

Me considero muy afortunado de haber podido compartir escenario y vida con un artista como él, con el que aprendí, reí, me emocioné, y me hizo sentir un trocito de su historia. Un abrazo muy fuerte a Gisela, Aroa, Provi y el resto de su familia y amigos.

Buen viaje, compañero.

BORJA CASADO. Compositor, cantante y guitarrista

Cuando yo empecé en esto de la música, Morcillo hacía tiempo que era el gran referente que para todos nosotros ya siempre fue. Sólo coincidí con él un par de veces y no recuerdo que cruzáramos una sola palabra. No hace falta ni eso para saber que alguien como él tiene algo simplemente diferente.

Si personalmente nunca coincidimos, musicalmente me enseñó que si esto es lo que te gusta, lo que de verdad tiene importancia es la música, todo lo demás sobra. Nos enseñó a vivir la vida como de verdad quieras vivirla.

Ahora que Morcillo se fue, el mundo del rock en Castellón nos sentimos como el escuadrón que pierde a su capitán. Nos quedamos sin la referencia que nos indica el camino. Y seguro que ya no habrá otro.

DEP Morcillo

En este vídeo se puede escuchar “No voy a pensar más”, “Estamos locos” e “Hielo”, ésta en directo, y gracias al montaje fotográfico de José Luis Lorente ‘El Chino’ se puede ver a Morcillo junto a unos cuantos de sus acompañantes en la vida y en los escenarios.

XAVI DEL SENYOR. Batería de Tom Bombadil

Mai vam ser amics. No ho vam ser malgrat que les nostres vides es van creuar molt ràpid, sent jo un infant i ell un adolescent, just quan el dictador va decidir anar­se’n, deixant­-ho  tot  ben lligat. Aleshores tots dos érem veïns en un barri amagat entre canyes i fang, al  costat del Pinar, en el  Grau. Ell, ja convertit en precoç enfant terrible, es divertia de tant en tant espantant als mocosos que jugavem a la porta de sa casa, una vella fàbrica química amb aires de mansió embruixada on son pare treballava d’encarregat. Per a nosaltres, xavals mal pentinats de pantalons curts i espardenyes de goma, la major afició dels quals era saltar sèquies i jugar als metges amb les veïnes, veure aparèixer de tant en tant aquell tipus espigolat i vestit de forma estranya era una xicoteta festa. Encara que de   tant en tant aquell personatge ens regalara una bascollà sense venir­-ne al cas.

No, mai vam ser amics. Tampoc després, quan vaig canviar els pantalons curts i les sèquies pels vaquers i les barres dels bars, vam ser amics. Per molts carajillos que em prenguera en el parell de tavernes que va regentar a Castelló ni per més concerts seus que gaudira. No era un tipus amb el qual em resultara fàcil connectar. Amb prou faenes vaig creuar amb ell unes paraules en les poques ocasions en les quals vam compartir conversa o escenari.

Recorde una de les últimes vegades que parlàrem. Hi havia una festa en La Casa del Loco. No recorde bé, potser un aniversari o potser un divorci. La sala estava plena de músics, noctàmbuls i gent de la faràndula. Els instruments en l’escenari passaven de mà en mà en una jam que es feia més caòtica amb cada botella que es buidava. Jo, que tem a les jam sessions més que al cartell de concerts de la Junta de Festes de Magdalena, havia d’estar ja mig bufat perquè, sense saber com, vaig acabar assegut a la bateria, amb dues baquetes destrossades en les mans, a punt de donar l’entrada a un tema que hauria de ser l’himne de Castelló per aclamació popular. 1-­2, 1-­2-­3-­4… “No sé qué pasa que no puedo adaptarme a este mundo tan serio, por la mañana salgo a la calle y la gente es de hielo…”.

Recorde a Javi Loco als teclats, a Jordi Vidal a les cabelleres i la guitarra i enfront de mi, al baix, la figura enorme, de cuir i gorra negra, del tipus més dur a aquest costat del Millars, cantant amb aqueixa veu de vellut despentinat que sempre va tindre. Després de “Hielo” vam destrossar un parell de temes més. En baixar de l’escenari em vaig acostar a Juan. “Escolta Juan, amb açò crec que em puc retirar. M’has regalat poder tocar amb tu la que per a mi és la millor cançó que mai s’ha fet per aquestes terres. Gràcies”. “Abans de retirar-­te, aprèn a tocar-la”, van ser les seues paraules. I vam seguir bevent cadascun en el seu got i amb la seua gent.

No vam ser amics, però sí companys de viatge. Tots dos, ell més que jo, hem hagut de conrear en aquest erm cultural en què han convertit Castelló els seus governants. A ell i altres com ell hem d’agrair que hui Castelló seguisca viva pel que fa a la música. Juan va ser un pioner, no l’únic, però ho va ser. I dels grans.

No sé si les seves cançons eren trossos de la seva vida o va fer de la seva vida una cançó, però crec que va viure amb la intensitat amb què cantava. No, mai vam ser amics tu i jo, Juan, però què merda importa això si cada vegada que escolte la teua veu en el estèreo em bull la sang!

Actuación en el mítico Ricoamor de Dr. Diente, el proyecto que Morcillo montó con Jordi Vidal a la guitarra, aunque no llegaron a editar ninguna grabación oficial. Año 1993.

PAT ESCOÍN. Compositora, cantante y guitarrista de Lula y de Los Amantes, ex de Los Romeos

Morcillo ha sido una figura inestimable en el panorama musical de Castellón. Sin duda el mejor frontman de rock que ha habido en la ciudad, con su presencia abrumadora en el escenarios y su siempre potentísima y magnífica voz. Y como bajista, fantástico. En Los Auténticos, haciendo las voces más altas, es inolvidable su aportación en “La Estrella”, con ese coro altísimo. Genial en su mejor etapa para mí, con Los Rítmicos, cuando compuso muchas de las mejores canciones de la historia de la música castellonense y de este país para mi gusto.

Es admirable que siguiera siempre en sus trece, con su carrera musical y con su peculiar sentido del humor… hasta se hizo un busto para su bar… conocido por todo el mundo aquí. Morcillo no hizo diferencia entre él y su alter ego musical; era él siempre al cien por cien te gustara o no. Para Romeos nos hizo la letra de “Mi vida rosa” por encargo de Pedro, que siempre le admiró y aprendió muchísimo de él, y fue un acierto porque era un buen letrista.

Para los jóvenes castelloneros de los 80 sus canciones quedarán por siempre grabadas en nuestra memoria.

NANDO LÓPEZ. Compositor, cantante y guitarrista de Motel

Juan Antonio Morcillo no fue un santo, ni tampoco un demonio. Era una personalidad de muchos contrastes, con sus luces y sus sombras, de excesos y disimulados fracasos, con facilidad para el sarcasmo, carcajada copiosa y muy mal pronto también. Capaz de lo mejor a veces y otras noches de lo peor. Pero era el rockero más auténtico que he conocido y cuando digo rockero me refiero a ello utilizando todos los posibles significados y connotaciones que pueda abarcar este término, por desgracia tan manido en la actualidad. Lo próximo que voy a decir no es nada nuevo, lo habréis escuchado muchas veces: si hubiera estado en la pomadita de Madrid, posiblemente ahora estaríamos hablando de una leyenda nacional; aquí en Castellón, se quedó en Juan Antonio o Morcillo a secas.

Lo que nadie puede cuestionar es que tenía un talento innato para buscar la melodía y las segundas voces, algo que no se puede estudiar en ningún conservatorio, academia o escuela, así como un chorro de voz impresionante; vamos, cualquiera que intente hacer una versión suya, ya puede apretarse los… Fue un poco mod sin saberlo, hippy, rocker y punk, como bien se definía. Cuando llegó el heavy, ya no podía serlo por obvias razones capilares. Que yo sepa, estuvo en Motor, Los Auténticos y luego se transformó en Bellaco y Ranger, cantó al Ritmo del Buitre y seguro que algo más se me escapa… ah sí, Doctor Diente, qué nombre más curioso.

En 2014, Motel publicó una versión de “Voy a pedirte en matrimonio” de Morcillo dentro del disco ‘Cultivos de invierno’, con menciones especiales a Morcillo y a El Chino.

De sus letras destacaría esa acidez para retratar y burlarse de la sociedad marjalera, destacando clásicos para el neófito en su discografía como “Sra. Pura”, “Voy a pedirte en matrimonio”, “Noche de fuego”, “Contigo no siento nada”… textos que a veces me recuerdan bastante a lo que escribía Ray Davies en The Kinks.  Pero también sobresalía rescatando personajes de lo más rocambolesco o jugando con la melancolía y la nostalgia en “Ya no voy a pensar más”, “No me importa”, “Es difícil olvidar”, “Dulce juego”, “No trates de volver o te morderé”, etcétera, y cómo no: para mí, su cima en “Estoy borracho”, indispensable para todo aquel que quiera empezar a adentrase en el Planeta Morcillo. Personalmente, todo eso de las harleys, cuero, alcohol y músicos frustrados no me gustaba tanto.

Ahora, simplemente recuerdo conversaciones y momentos muy divertidos. Prefiero quedarme con eso. DEP.

JOSÉ LUIS MACÍAS.  Compositor y teclista de los grupos valencianos Glamour, Comité Cisne y La Banda de Gaal. Productor y profesor de producción musical

Si había algo que me gustaba era hablar con Morcillo de música. Cuando se separaron los Beatles él ya tenía 20 años, en mi opinión la edad ideal para haber vivido prácticamente todos las evoluciones de la música pop. De esta manera podía tener un banda como Motor, profundizar en Dave Edmunds con Los Auténticos y finalmente crear su personaje escénico: Morcillo El Bellaco. Era un tío que distinguía perfectamente lo que le gustaba y lo que se le daba hacer bien.

Hicimos muchos bolos y viajamos juntos con nuestros grupos. No voy a decir que era mi amigo del alma, pero siempre tuvo un trato de señorazo conmigo. Nos estará esperando a todos tranquilamente y nos recibirá con collejas.

GABI MARTÍNEZ. Cantante de La Ranamanca

Cierto es que yo no lo conocía tanto, llevo relativamente poco en esto de la música, pero ¿ustedes saben lo que es aprenderse una canción a base de estar en el sitio adecuado y en el momento adecuado? Pues eso me ha pasado a mí con el “No voy a pensar más” que para mí está en el top 3 de canciones de Castellón junto al himno de la Magdalena y el “Vivimos en Castellón” de los Tom Bombadil.

Ustedes pueden pensar: ¿Qué viene a contarnos éste ahora?

Pues vengo a contarles que no soy tan viejo y que jamás escuché ni a Los Auténticos ni a Morcillo el Bellaco. Lo que sé es por las batallitas que en las mil y una horas de café me cuenta el gran Lorenzo Millo y por el “HAMOR” que le tengo a su sobrina Aroa (Gatas Negras), y eso, señores míos, eso es para lo que todos los músicos que intentamos hacer música deberíamos estar en este planeta, para ser recordados y que alguien en un rincón del Himalaya en 2346 escuche algo de Nadia Sheikh o de Trece y diga: “¡Hey, esto me mola!!!”. Eso es lo que hoy debería hacernos estar un poco tristes a todos… que se va un músico que va a ser recordado.

La Magdalena pasada me enamoré profundamente de la canción “Músico”.

DEP Juan

Foto de una actuación de Los Auténticos en el año 1982 en el Pinar del Grao de Castellón, con Pedro Villanueva, Miguel Ángel Villanueva y Morcillo. Foto: Carlos Gargallo.

LORENZO MILLO. Miembro de Los Sidecares, Undercover, ex de The Chaflans, The BorderBounds… Y periodista, autor del blog y el programa de Vox UJI Ràdio ‘El Muro de los Sonidos’

La primera vez que oí hablar de Morcillo debió de ser por 1979 o 1980. Yo debía de tener unos nueve añitos y mis hermanos me habían hablado de un grupo que se llamaba Los Auténticos, cuyo bajista era un tipo la mar de peculiar. “Es calvo, pero tiene una melena que le cae y siempre va en bicicleta y vestido de rosa”. Teniendo en cuenta cómo era el Castellón de entonces (y el de ahora, al fin y al cabo esto tampoco ha cambiado tanto ni tanto en algunas cosas), era evidente que si algún día me lo topaba por la calle, lo iba a reconocer sí o sí.

Y así fue. Un día iba a por lo periódicos, a un kioskito que estaba al inicio de la Ronda Magdalena, frente al Bar Castellón (ahora hay un puesto de la ONCE) y vi aparecer a un tipo que se ajustaba a esa descripción, en bicicleta bajando a la Ronda por Llorens de Clavell. Ése fue mi primer encuentro con Juan Antonio Morcillo. Él debió de ignorar a ese niño que lo miraba con cierta incredulidad (a esas alturas debía de estar más que curado de espanto de que le miraran con cierta incredulidad).

Tampoco me debió de tener muy en cuenta en nuestro siguiente encuentro, un tiempo después, en la parte trasera del mesón El Corral, que estaba detrás de la antigua vía del tren, donde ensayaba el grupo de mi hermano y, por un breve período de tiempo, Los Auténticos. Allí asistí a un ensayo del mítico cuarteto, donde recuerdo haberles escuchado “Mi sombrero”. Aún no se había afeitado del todo el pelo que le salía debajo de la calva del todo. Ese cambio de look, que ya le acompañaría para siempre, lo tomaría en la portada del single de “La Estrella”.

Morcillo y Los Rítmicos: José Ángel  Leirós, Pedro López, Juanki Tomás y Morcillo.

A medida que me iba haciendo mayor, Morcillo iba ganando notoriedad a base de canciones. Dejó Los Auténticos y se asoció con Los Rítmicos, con los que tuvo una fructífera sociedad a lo largo de la década de los 80, como atestigua la discografía editada por Discos Medicinales y ese single fabuloso en Xirivella Records. Canciones como “Hielo”, “Estoy borracho”, “Ya no voy a pensar más”, “La televisión”, “Mi cenicero”, “Es difícil olvidar”, su versión de “María Rosa” o “Voy a pedirte en matrimonio” son parte de la banda sonora de los bares de mi adolescencia y la base de su prestigio como músico, compositor y rockero en toda regla.

Con el cambio de década, Los Rítmicos dejaron a Juan y pusieron como cantante a Patrizia Escoín, convirtiéndose en Los Romeos, para quienes Morcillo dejó escrito su mayor éxito, “Mi vida rosa” (es uno de los coautores del tema). Juan buscó otros músicos, siempre buenos instrumentistas, recuperó su bajo Fender y se puso al frente de distintos proyectos como Los Rangers, Dr. Diente, Los Morcillos, etc., con los que fue sacando discos durante los 90 y los 2000. Casi siempre con José Luis El Chino a la batería, y con guitarristas como Kike Amat, Santi Penagos, Hervè, Jordi Vidal… musicazos todos, desde luego. Incluso su sobrina Aroa ha tocado con él en repetidas ocasiones durante este tiempo (Aroa, junto a la hija de Juan, Gisela, fue parte de ese estupendo grupo llamado las Gatas Negras, otro de los muchos méritos de Juan por inspirar a siguientes generaciones).

Fue por esos años cuando empecé a tener más trato directo con él y comprobar que, detrás de ese personaje transgresor, había un tipo con una sensibilidad especial, amigo de sus amigos, agradecido con quien lo merece. Poco diplomático (nunca estuvo para quedar bien de forma gratuita), pero una buena persona. Y, sobre todo, muy imaginativo.

Tuve el honor de colaborar, con los Chaflans, en uno de sus discos (Los muertos estamos vivos, de 1998) y de tener algunas charlas mano a mano en los años que regentó su propio bar en la calle Lope de Vega, cerca de la Olivera. Allí pasaba de tanto en tanto a dejarle una copia de Zel Ras, en la época que trabajé para esa revista, y Juan me enseñaba fotos de los años en que tocaba en Motor (antes de Los Auténticos), cuando aún lucía melena y barba, y me contaba batallitas. A ratos, cogía la acústica y me cantaba en exclusiva (a Juan, lo de cantar y tocar siempre le ha molado, y con que hubiera una persona lo suficientemente atenta, ya tenía excusa para montarla). Aquello fue por 2000-2001.

Durante todo este tiempo, Juan Morcillo ha vuelto a juntar a Los Rítmicos, ha seguido haciendo música y creando escuela. Somos varias las generaciones de amantes del R’n'R en Castellón los que le tenemos como referente. Por sus canciones, pero también por su omnipresente presencia en cualquier sitio donde se pudiera tomar una copa y escuchar R’n'R. Todavía no me hago la idea de que ya no estará más. Se ha ido un grande y poca gente es consciente de la grandeza que acaba de marcharse. Descansa en paz, Juan Antonio Morcillo. Y gracias por todo.

PD. El muy cabrón ha tenido, por supuesto, la ocurrencia de palmar un sábado para que podamos homenajearle a su manera. Yo lo haré tocando esta noche con los Sidecares. Otros podrán emborracharse a su salud. Seguro que lo ha hecho a posta. Genio y figura.

Morcillo, con Toni Porcar y Joaquín Breva (ambos después en De Par En Par) cuando éstos tenían 13 o 14 años, y el batería ondense Vicente Silvestre Tamboret, quien fue miembro de Los Rangers.

JUAN NADIE. Grupo tributo a Morcillo

ADIÓS, AMIGO JUAN

Querido Juan:

Un domingo te despedimos como te conocimos, juntos y en amistad. Contigo hemos pasado treinta años de nuestras vidas. Desde la adolescencia a la paternidad, nos hiciste vibrar en primera fila “como siempre”. Tu grandeza en el escenario y tu NO saber estar forman parte de un recuerdo difícil de olvidar.

Auténtico transgresor creativo, tu potente voz siempre nos quedará. Luces y sombras te acompañaron en tu vida, repleta de genialidad. Viviste como quisiste mientras otros… se dedicaban a predicar. Imprevisible montaraz del Rock & roll, motero y perspicaz, sólo tú sabes a contracorriente navegar.

Fuiste capaz de emocionarnos con tus letras de poeta suburbial, nos reímos y lloramos, desde “Hielo” a “Quería el mundo cambiar”, un recuerdo, una sonrisa, dos peleas y mil borracheras… Ya forman parte de tu legado y en leyenda te convertirás. Te fuiste para no volver a algún lugar que solo tú sabrás.

Tus dibujos y recuerdos siempre perdurarán, con el lápiz o tu Fender convertiste tu arte en realidad, tu chupa de cuero y tu gorra, tu uniforme de libertad, tu aplastante sinceridad y tu bandera “lo que opinen los demás está de más”.

Amigo Juan, te hemos admirado y querido como alguien sin igual. Morcillo es tu apellido y por siempre se perpetuará. No te alejes mucho para que nos puedas escuchar cantar tus canciones y así poderte recordar. Castellón pierde a su más grande rockstar. En tus callejones paseando te queremos recordar. Levantamos nuestra copa de whisky y te deseamos bon voyage.

Primer concierto de Juan Nadie con un repertorio completo de Morcillo, quien estaba entre el público. Aroa es la cantante en este clásico “Estoy borracho”.

JESÚS ORDOVÁS. Periodista musical, ex director de ‘Diario Pop’ de Radio 3 y en la actualidad en ‘Nuevas sensaciones’ de la emisora Gladys Palmera

Morcillo era un gran tipo. Un rocker auténtico, que se hacía pasar por Bellaco al frente de Los Rítmicos. Cuando venía al Diario Pop a presentar sus discos era un placer escuchar sus historias con ese sentido del humor que tenía, que nos hacía reír y pasar un buen rato con él. Cuando estuve en Castellón hace poco puede comprobar que Lula lo querían y admiraban, al igual que toda la gente que me hablaba de lo enfermo que estaba. Es una gran pérdida para todos.

FERNANDO PARDO. Compositor, cantante y guitarra de Impass y miembro de Los Náufragos-Tributo a Los Auténticos

La figura de Juan Antonio Morcillo, examinándola de manera retrospectiva, destaca por sus extremas dotes. Por una parte, un más que demostrado talento, tanto compositivo como interpretativo, y por otra parte, siempre pensé que era un claro ejemplo de “potencia sin control”. Su nulo afán por encajar fue su límite, y no deja de sorprenderme lo injustamente poco conocido que parece ser fuera de nuestro terruño castellonero.

Aunque Los Auténticos no fueron su proyecto personal, dejó en ellos gran parte de sí mismo, con un registro vocal sorprendente y unas exquisitas melodías de bajo. Ya junto a Los Rítmicos, encontró en el tristemente desaparecido Pedro López a un gran compositor al que sumó su talento para crear joyas en formato rock.

Examinando su discografía, vemos que los primeros 80 en la costa levantina no brindaba excesivos medios técnicos y así, me llama la atención los continuos cambios de sonido en sus primeras grabaciones, todas ellas, por ejemplo, con caja de ritmos, debido, parece ser, a la dificultad entonces de grabar una batería en condiciones. Es una discografía muy apetecible para fans y/o coleccionistas, pues no es fácil hacerse con copias del maxi de La televisión, el EP de Hielo/Estoy borracho/Tu voz en el estéreo (recuerdo que éste en concreto se lo compré a Juanki Tomás en una de mis visitas a los estudios D3), el promocional navideño ¡¡Pillo, aprieta tu gatillo!! o los apetecibles singles con caras B inéditas, por no hablar de las casetes oficiales o piratas con multitud de material de calidad.

Tras su disgregación de Los Rítmicos, su sonido vuelve a modelarse dependiendo de sus acompañantes en cada proyecto, y queda reflejada una tendencia a recuperar viejos temas con el sonido de cada banda. Como tengo la suerte de disponer de un montón de grabaciones inéditas de varias épocas, siempre me dio la sensación de que faltaba criterio o sobraba caos a la hora de registrar nuevas grabaciones, pues quedaron inéditas muchas perlas, algunas de ellas, incluso de la etapa con Los Rítmicos.

Dejando a un lado los clásicos por todos nosotros conocidos, como “Hielo” (que llegó a estar en el repertorio de Los Auténticos con ligeras variaciones en la letra), “Estoy borracho”, “Estamos locos”, “Mi cenicero”, “No voy a pensar más”,” Voy a pedirte en matrimonio”, “Sra. Pura”, “Es difícil olvidar”, “Tumbado al sol”, etc (¡uf!!!, hay muchos más de los que pensaba, je, je), sus discos contienen grandes canciones no tan conocidas, como “Chicas de bingo”, “Víbora blanca”, “Noche de fuego”, Golpes de carretera, “Tren cansado”, “El aristogato”, las autobiográficas “Juan el Largo” y “Cuarenta años”, o las todavía inéditas “Bugs Bunny” o “Quiero ser samurái”

‘El Chino’ y su ‘hermano’ Morcillo en una imagen sin fecha. En 2009, Fernando Pardo realizó un homenaje a José Luis en Vila-real, quien acabó besando a Morcillo sobre el escenario.

Fui creciendo como persona y músico aficionado. Su figura siempre estaba ahí. Seguro que fue una de mis primeras experiencias de ver rock en directo, y la repetí durante años con sus diversas formaciones. Al final lo acabé conociendo y compartiendo algunas experiencias con él, de las que guardo gratos recuerdos, como el viaje a Valencia para ver a su amigo y excompañero en Los Rangers Santiago Cuchillo Penagós en su regreso en directo con Los Cuervos, o su aportación en el homenaje a su inseparable José Luis Lorente El Chino, que hicimos en diciembre de 2009 en la sala Japan de Vila-real. El suyo ya no se podrá hacer en vida, pero su legado musical, a buen seguro, nos trascenderá a todos nosotros, haciendo, por fin, justicia.

NACHO PEGUEROLES. Guitarrista y voz en The Bitters-Tributo a los Beatles

Gabi Martínez (La Ranamanca), Morcillo y Nacho Pegueroles.

Mi relación con Juan Morcillo fue gracias a su inseparable José Luis Lorente El Chino. Eran muchas las veces que Juan venía con su pareja a ver conciertos de The Bitters con su correspondiente tertulia pre y post concierto. Muchas cervezas compartidas y siempre habían anécdotas y batallitas miles acompañadas de buenos consejos. Amigo de sus amigos, siempre dispuesto a sacarte una sonrisa. Recuerdo que en una de esas conversaciones me dijo textualmente “The Bitters sois un grupo cojonudo, pero nunca lo seréis del todo hasta que no toquéis Taxman”.

PABLO PONZ. Guitarrista de Señor Presidente

Hace unos cinco años, cuando éramos aún más pollos en esto de la música (yo tenía 17 años), junto con Carlos, bajista y Dani, batería ahora de Señor Presidente, teníamos un grupo que se llamaba Illogical con otro amigo de l’Alcora, Miquel Granell, cantante. Un buen día un amigo que teníamos en común le puso un disco de Los Rítmicos a Carlos, y a partir de ahí todo fue un descontrol. Llegamos al ensayo y Carlos nos puso las canciones de Morcillo, y nuestra reacción fue: “¿Esto se ha hecho en Castellón?” A partir de entonces Illogical empezó a tocar tres versiones de Morcillo: “No voy a pensar más”, “Mi Cenicero” e “Hielo”. Versionar tres canciones creo que demuestra el impacto que nos causó esta música.

El año pasado fui al concierto de Magdalena de Morcillo en la Colla Veneno. Estaba allí con un par de amigos más, emocionados por ver a Morcillo y corear sus canciones desde el abarrotado público de la colla. Y lo que pasó es que cuando empezó a sonar “Hielo”, la cantamos todo lo fuerte que pudimos, y la gente de nuestro alrededor, de una media de 40 años, se asombraba de ver a gente tan joven cantar las canciones. La típica pregunta surge: “¿Pero esto os gusta? ¡Si es de nuestra época!”.

Lo que intento decir es que la influencia de Morcillo no sólo fue para la época de su auge y la gente de ese momento, sino que ha conseguido llegar hasta los jóvenes castellonenses de hoy en día.

DANI SILVESTRE. Bajista de Los Náufragos-Tributo a Los Auténticos. Ex Los Rítmicos, Fango y Odín

La primera vez que vi a Juan fue en el pub Focus, que estaba cerca del Paseo Ribalta, en un concierto matinal de los domingos. Yo tenía 16 años y llevaba un año metido en la escena. Fuimos toda la banda a ver a Motor. Me impactó su potente voz y su desparpajo. Desde entonces siempre tuvimos contacto de una manera u otra. Compartí escenario cuando él tocaba en Los Auténticos y nosotros éramos Fango. Más tarde me propusieron tocar la bataka con Los Rítmicos y estuve un año rodando con ellos. Tuve la sensación de haber vivido una vida en ese año. Nos pasaron para contar…. Era disciplinado y a la vez imprevisible. Lo adorábamos y le salían las canciones como rosquillas. Siempre tuvimos una relación de mutuo respeto. Él sabía que yo no pertenecía su tribu, pero le gustaba cómo interpretaba. En esos años (1985-1988) Morcillo fue banda sonora de nuestras borracheras y referencia sobre todo como cantante.

Reunión de Morcillo El Bellaco y Los Rítmicos, con Dani Silvestre al bajo, en la edición del Bestialc 2010. Una actuación muy elogiada y que incluso el periodista Eduardo Guillot consideró “La mejor del año”.

Con los años, y revisando su trabajo como bajista, he podido descubrir a una melódica y potente mano izquierda, con un ágil juego a dos dedos en la derecha a la vez que cantaba, fruto de su labor con Eduardo Bort, Motor-Boira y Los Auténticos. Autodidacta, siempre tuvo un sentido innato para las melodías y el ritmo, así que fue sin yo saberlo un maestro.

Transgresor cuando quería y muy centrado cuando se requería. Poco dado a que le dijeran lo que tenía que hacer. Su gran virtud era tomarse cada minuto de su agitada vida con sentido del humor, contagioso hasta tal punto que, estabas un rato con él y te sentías más feliz por un buen rato. Le agradeceré siempre esos ratos tan divertidos. ¡Hasta siempre, amigo!

CARLOS VARGAS. Compositor, productor, bajista, cantante y poeta

Llevo dos días con el alma anegada de recuerdos. Cuando nos sentábamos en El Colón, en la plaza de la Paz, cuando nos íbamos a ver sus conciertos y los de los amigos. En su casa o en la mía (vivíamos en la calle Mealla, casi al lado el uno del otro), oíamos música, tocábamos o, mejor dicho, tocaba él. Yo comenzaba entonces a rascar, y él me cantaba canciones con la guitarra; llevo tarareando toda la mañana una de la que recuerdo una estrofa, “Se fue mi niña no volverá, se fue mi niñaaaaa”. Nos íbamos con Charlie por ahí, por los bares. Después yo le puse nombre, por primera vez, a un grupo: Boira y Juan vino a cantar. Estuvimos un tiempo Eduardo Rajadell, Diego Clanchet, Fernando Sebastiá, Juan y yo ensayando y haciendo conciertos. La música nos llevó a lugares y objetivos diferentes y durante una temporada no compartimos escenarios, pero nos seguíamos viendo casi todos los días.

Seguía a Los Auténticos cuando me era posible y la participación en el N-340 nos mantuvo cerca musicalmente durante un tiempo. Después íbamos a verlo con Los Rítmicos, con Los Rangers, con Los Morcillos. Juan era, me cuesta decir “era”, duro y corrosivo, pero también muy tierno y efusivo, cercano siempre, un ser humano que vivía como sentía, de una enorme sinceridad, que podía ser muy agresivo, pero que sabía que su camino sólo era suyo y vivía intensamente su singularidad. Sentía la música profundamente y cantaba muy bien, con ese agudo tan brutal que poseía.

Me encantó su último trabajo, 60 formas de molestar, hasta tal punto que cuando José Luis El Chino me dijo que hiciera una versión de alguna canción suya para un disco que querían editar para su cumpleaños, creo que de 2012, elegí “Los lobos de la noche”, un temazo que canta Juan con el acompañamiento único de su guitarra. Lo grabamos Paco Vila, El Chino y yo y me dijeron que le gustó mucho.

La última vez que compartimos escenario fue en un concierto de Los Dalton, que nos invitaron a los dos, hace como tres años, y estuvo tan bien como siempre. Estar cerca de él me aportó muchas cosas, de la vida y de la música, de la forma de sentir y de estar; una experiencia y una amistad que permanecerán indelebles en mi corazón.

PACO VILA. Compositor, cantante y guitarra de Arte Pop y miembro de Los Náufragos-Tributo a Los Auténticos

Primera actuación realizada por Los Náufragos, con un repertorio exclusivo de Los Auténticos.

De entre las conversaciones que tuve con él me quedo con una en la que me dijo: “Para componer no hace falta calentarse la cabeza; yo con cuatro acordes he hecho todas mis canciones. Para mí los mejores son Cheap Trick: base contundente y una buena línea melódica”. Y así era el estilo de su música y de su vida: contundente y efectivo. Morcillo era un tío sincero, de los que saludan siempre, ajeno a modas y a poses superficiales que tanto se llevan en el mundo artístico en general.

De sobra es conocido que dejó a Los Auténticos para hacer su propia carrera, pero eso no fue impedimento para que Miguel Ángel Villanueva fuera el productor y editor del grueso de su discografía, ni de que Pedro José Villanueva le grabara en alguna ocasión guitarras: la amistad siempre por delante; gente (nunca mejor dicho) auténtica.

Se rodeó siempre de buenos músicos, sabía que su banda debía sonar bien, no podía defraudar a sus fans. Mención especial a su eterno batería y escudero José Luís Lorente El Chino, una fidelidad de más de treinta años inédita en la historia del R&R de la que forman parte.

Seguramente, como a todos, le habrá quedado algún enemigo, y si no que le pregunten a Julio Iglesias, al cual tuvo la ocasión de “cantar las cuarenta” en un debate televisivo que le costó a Juan la expulsión del canal en cuestión para siempre. Es el precio que tienes que pagar si vas siempre de cara y expresas tus sentimientos claramente. ¡Hasta siempre, Maestro!

Resumen 2014. Un centenar de grupos expandieron el CS Rock por todo el país

El Chamuyo, durante su actuación en el festival Viña Rock 2014. Foto: Manchuela.

Durante el anterior 2013 ya se apreció un incremento sustancial del número de conciertos protagonizados por grupos de Castellón en otros puntos de España respecto a años anteriores, en los que la carretera y manta contaba con muy pocos practicantes y casi siempre en citas muy puntuales. En este 2014 no sólo se ha mantenido esa línea ascendente, sino que se ha incrementado, hasta tal punto que no ha habido una semana en todo el año en que no se haya registrado al menos un concierto de una banda castellonense en otra provincia. En total, han sido 96 los solistas o grupos que han defendido su repertorio en escenarios nacionales e incluso internacionales, superándose los 300 conciertos lejos de Castellón. Sin duda, el año más productivo en este apartado para los más de 300 grupos que hoy en día están en activo dentro del CS Rock. En los puestos cabeceros, Killus, Nacho Silvestre y El Último Ke Zierre contabilizando sus actuaciones nacionales e internacionales. Sin salir al extranjero, son El Chamuyo y Triskelian los más activos en la geografía nacional.

Comentaba Pat Escoín (Lula) durante la presentación de su libro autobiográfico Redonda como una pelota que el principal problema para que los grupos de Castellón salgan a tocar fuera es el económico, poniendo como ejemplo a su propio grupo: “A nosotros muchas veces nos ha costado dinero ir a tocar por otras zonas. Incluso nuestros familiares y amigos nos han tenido que prestar dinero a veces. No es sencillo ir a actuar fuera”. El dinero, la gran traba dentro de un mercado que da pocas alegrías. Con la aparición de internet, la dependencia respecto a las discográficas se ha diluido y ahora es más fácil negociar directamente con salas de cualquier ciudad. Sin embargo, no resulta sencillo emprender la ruta. La falta de fijos por actuar en muchos espacios, dependiendo de los porcentajes de la taquilla en salas con públicos desconocidos para el grupo y las perspectivas de cobrar muy poco, es la primera traba, con el añadido de que los gastos del viaje los pagan los propios músicos. La situación se agrava cuando la sala le indica al grupo que si quiere actuar allí deberá pagar un alquiler.

Pat Escoín, al frente de Lula el pasado viernes en la fiesta de invierno de ediciones Chelsea, en el Ochoymedio Club de Madrid.

Uno de los recursos es buscar intercambios con grupos de otras provincias –los denominados “ida y vuelta”-, con resultados irregulares, aunque son más los negativos que los positivos a efectos de público y recaudación. La otra solución es encontrar una compañía de management o discográfica que busque conciertos en otras zonas. Pero resulta complicado que haya interés mutuo e incluso que se consigan giras largas o conciertos rentables para el grupo. Pero es palpable que cada vez más buscan esta fórmula, que en casos como Killus o El Chamuyo ha resultado satisfactorio.

Los grupos del CS Rock saben que para crecer es necesario salir fuera. Y ése es el propósito de prácticamente todos los que quieren abrirse camino en el complicado panorama musical. La situación geográfica sitúa a Valencia, Teruel y Tarragona –por ese orden- como primeros desplazamientos, pero ni siquiera esos destinos son suficientes para ir haciéndose un nombre. Las perspectivas hechas sobre planes futuros son altas, pero las dificultades también.

KILLUS, NACHO SILVESTRE Y EL ÚLTIMO KE ZIERRE, LOS QUE MÁS SALEN… EL CHAMUYO Y TRISKELIAN LOS PRIMEROS EN ESCENARIOS NACIONALES

Espectacular foto tomada por Adrián Morote en el concierto que Killus protagonizó en París.

Números en mano, ha sido el metal industrial de Killus el que más se ha escuchado en escenarios de fuera de Castellón, hasta 31 veces, aunque 26 de ellas han sido dentro de las dos giras europeas realizadas junto a los suecos Avatar, en la segunda acompañados por los ingleses The Defiled. Nacho Silvestre, siguiendo la filosofía do it yourself, ha realizado 21 conciertos en Londres, pero también se ha desplazado a Andorra, A Coruña, Sevilla y, claro, Valencia. Un total de 27 salidas… siempre por iniciativa y trabajo propios. El nombre de El Último Ke Zierre se repite en los carteles de festivales, ya sea en el Viña Rock, donde ha actuado en once de las diecinueve ediciones, Bilbao, Granada, Madrid, Colmenar, Rivas Vaciamadrid, Lleida, Villena… hasta 16 salidas, a las que hay que sumar las tres sudamericanas, realizadas a Santiago de Chile y las argentinas Buenos Aires y Mar del Plata.

Sin salir de territorio español destacan Triskelian y El Chamuyo, ambos con 15 directos fuera de casa. El caso de los alcorinos Triskelian resulta muy curioso, ya que es un grupo con apenas dos años de actividad que ha actuado mucho más fuera de la provincia que en ella. Tanto es así, que en este 2014 no han realizado ni un concierto en Castellón y toda su actividad se ha registrado en otras provincias, incluidas Madrid, Zaragoza, Granada, Murcia y tres veces en Cuenca. La sorpresa aumenta al leer en su muro de Facebook que han parado su actividad en directo por unos meses porque planean regresar el próximo año con una gira por… Alemania (!!!). Mientras tanto, se han marchado dos miembros originales y han llegado cuatro (!!!), lo que dará un cariz distinto a su folk metal progresivo, y sin violín.

“Somos muy pesados -recalcando el “muy”- pero simpáticos”. Es la clave que proporciona El Chamuyo para explicar cómo han firmado por el sello barcelonés Kasba Music para la edición de su segundo disco, A pulmón, y acto seguido han iniciado una gira que en esta parte final del año ha incluido cuatro visitas a Madrid y tres a Barcelona. Pero es que en la primera parte de 2014 ya se habían pateado escenarios de diversas ciudades para cerrar la etapa de La casa de la abuela. Zaragoza, Albacete, Valencia o la granadina Salobreña también han bailado con su rock mestizo, sin olvidar el multitudinario festival Viña Rock.

Rauelsson y Nadia Sheikh representan casos especiales. Ambos han actuado bastante en el extranjero. Así, el castellonense Raúl Pastor ha visitado Japón por segunda vez, pero la segunda parte del año ya la ha planificado desde su domicilio en Portland (Oregon, EE. UU). En el caso de la joven alcorina, después del verano se trasladó a estudiar a Londres, donde está actuando prácticamente cada semana.

Otro caso llamativo es el de los valldeuxenses The Por Ella Runners, veterano grupo de power pop que actúa más en otras provincias -principalmente Valencia- que en Castellón. Hasta tres veces han actuado en la capital del Turia, viajando también a Gandia, Albacete, Barcelona y Madrid. Siete salidas, las mismas que los experimentales benicarlandos KLS, con la diferencia de que éstos sí actúan con asiduidad en estas comarcas, sobre todo en el Baix Maestrat, por su vinculación con la promotora Plug in the Gear. Escenarios de Madrid, Valencia –en dos ocasiones-, Alicante, Alzira, Badalona y Mora d’Ebre se han sometido a su ruidera.

La música cantada en valencià también ha tenido salida, lo demuestran TanStuPids, que además de su visita a The Cavern de Liverpool, han tocado los temas de su reciente Plou por Valencia, Benimaclet, Gandia, Deltebre y en dos ocasiones en Barcelona. Y también el cantautor de la VIlavella, Josep Lluís Notari, se ha movido por Valencia, Xàtiva, Porrera y Tárrega.

Más casos llamativos. Quinta Planta ha actuado un año más en las matinales de los días en que se celebra el Azkena Rock en Vitoria, además del circuito de velocidad de Cheste (Valencia). Furious People está clasificado para la final del concurso Incubamusic,que se celebra en la madrileña Alcalá de Henares. La Kinky Band es asidua en las poblaciones turolenses. Unas semanas después de actuar en el FIB, Skizophonic se metió en el cartel del Palmfest de L’Hospitalet de l’Infant (Tarragona) tras ganar el concurso. Junior Mackenzie ha encontrado en Valencia su segundo destino, clasificándose incluso para la final del concurso Vinilo 6.0, que se decidirá en febrero. Joe Petraski y Los Carniceros del Tango se montó una gira gallega, lo mismo que los gemelos Desiguales. Y para redondear, Viva Retrato dio un concierto a bordo de un barco… el que une Dénia y Palma de Mallorca. Por cierto, su guitarrista, Ferdy Borja, ha estado girando con el rapero Alberto Gambino por escenarios del norte.

Quinta Planta, durante una de sus actuaciones en Vitoria.

También han actuado en más de dos ocasiones fuera de casa Abortos de Satán, compartiendo cartel con los legendarios thrashers Fuck Off, Los Amantes (el otro grupo de Pat Escoín), Puk*2, Sara Ledesma –tras un año en Alemania-, los blueseros Clarke_Sí (aunque su armonicista Ferran Bosch es natural de Sueca, donde han ofrecido gran parte de sus conciertos a domicilio), los sones brasileños de Anna da Silva, Animal Caliente y su tributo a Barricada, los flamencos Ojana, los folk metal Lèpoka, los experimentados en rodar con su rock duro Fullresistance y los heavies Heresy of Dreams.

TREINTA Y NUEVE GRUPOS SURGIDOS DURANTE ESTE AÑO

La ilusión por seguir caminos semejantes lo demuestre el elevado número de grupos que han aumentado la extensa lista del CS Rock, con 39 bautizos en escena para Alkerians, Los Náufragos-Tributo a Los Auténticos, Tres Rockmen Unplugged, Fosa Nasal, Dr. Seco, Los Suéters, Es-Tres, Trébede, Pasqual Riera, Antiguos Astronautas, Señorita, Por Favor-Tributo a Joaquín Sabina, The Fun Farrones, Rojo5, Brusel·les38, Óscar Vidal Loop Project, Undercover, Señor Presidente, ferOz, Sick Dogs, New Franklyn, Sandcrockets Blackwater’s Swamp, Kristalmina, Ángel Cerezuela, Zoom, White Dogs, Joan Fort, La Malavida, Tándem, You Will Never Sleep, Dulce Manía, Sánchez, Tumba, 3 White’s, Clarke_Sí, Morbir, Silhouettes EC, Bluet, Toyselektor y Red Tree.

En el otro lado de la balanza, las desapariciones de Agraviats, Almorranes Garrapinyaes –dos históricos de la escena castellonense-, Zambra Flamenca, La Chica de la Nacional, Rock n’Cola, Mayo, Asgâya y Helleborus, mientras que la marcha de Héctor Tirado a la India interrumpe el camino de Malnom, algo similar a lo que acaba de ocurrir con los jóvenes Maculy.

También se han producido regresos de décadas anteriores, como Neura’s Duet y Toxina, además de Vincent Von Reverb & Sus Vaqueros Eléctricos y T-Shirts, aunque en estos dos últimos casos, por una sola fecha.

Un caso especial lo representan los grupos que se han bautizado de nuevo: Axiomes (antiguos Lavïsh), Los Simples (La Trini Rock Band), Frank El Vellaco y Los Paralítikos (Dissema), Talps (Olives Trenkaes), Égalité (Skandinat) y Tres Rockmen Unplugged (Tres Hombres).

LOS QUE HAN VENIDO A CASTELLÓN

Con la intensa actividad de conciertos semanales que registra Castellón, es normal que el listado de grupos visitantes a estos escenarios sea muy larga. Por cuestión de espacio, y de dinero, las grandes giras internacionales no pasan por La Plana y los nombres conocidos más importantes sólo pueden llegar a través de los festivales. Pero aun así, el listado que han pasado por salas es largo –más de cien- y con mucha calidad incluida. Sirvan como ejemplos Imperial State Electric, Ben Sollee, E-Force, Starroy, Dread Squad, Dorian Wood, The Dictators NYC, Feedback Revival, Wildbirds & Peacedrums, Carla Cook, Marc Olson, Wild Adriatic, David Myhr, Cosmic Psychos, Sir Bald Diddley, Rory Kelly, Prima Donna, Casablanca, Micah Blue Smaldone, Eric Alexander Quartet, Radio Days, The Fuzztones, Kurt Baker, Rhino Bucket, King Hammond, Nick Garrie, The Fleshtones, The Mockers… Más esa gira tan especial denominada +100 years of Pop’n’Roll Festival, con históricos como The Rubinoos, The Surfin’ Lungs, The Yum Yums y los barceloneses Suzy & Los Quattro.

Carmen París, Premio Nacional de Músicas Actuales 2014, ha pasado dos veces este año por escenarios castellonenses ofreciendo grandes conciertos. Foto: Carmina Ribés Falcó.

El listado nacional aún es mucho mayor: Juan Perro, Carmen París, The Right Ons, Los Suaves, Triángulo de Amor Bizarro, Tórtel, The New Raemon, Layabouts, The Oldians, La Pegatina, Obús, Manel, Els Amics de les Arts, Extremoduro, Burning, Mambo Jambo, Loquillo, ’77, el guitarrista Edu Manazas (fijo prácticamente cada mes), Modelo de Respuesta Polar, Jorge Pardo, Los Secretos, Fajardo, Za!, Maronda, Pep Gimeno Botifarra, El Ser Humano, Niño Burbuja, Tachenko, G.A.S. Drummers, Waldorf Histeria, Vómito, Gatillazo, Mägo de Oz, La Fuga, Gilbertástico… o los más comerciales y populares Dani Martín, Malú, Sergio Dalma, David Bisbal, Melendi, Auryn, El Pescao, Camela…

Autorretratos honestos de una superviviente

Pat Escoín. Foto: Mary Wilson.

“La tele era efectiva. Me conocía todo dios cuando llegaba a Castellón; la medio fama en mi ciudad natal me venía muy grande (…), no podía soportarlo. Me señalaban por la calle y hasta dejé el instituto porque los alumnos hacían cola en la puerta de la clase para venir y mirarme. Yo soy muy tímida y me moría de la vergüenza”.

“Los artistas vemos lo que otros no ven, dedicamos nuestro tiempo a cosas nimias, sin importancia para la mayoría. Yo me considero artista; suena prepotente, pero me considero… aunque sea la peor artista del mundo. Yo siempre lo he vivido como una desgracia, que me hace ser inmensamente más feliz pero también inmensamente más desgraciada”.

En estos extractos de Redonda como una pelota (Ediciones Chelsea, colección Mis Documentos, 2014) se refleja la dualidad que concentra gran parte de la esencia de sus 84 páginas que, aunque puedan parecer pocas y su formato fragmentado, dan para mucho. Para que Pat Escoín (Castellón, 1970), la estrella de la música pop más centelleante que ha tenido nunca Castellón, resuma sin ambages su trayectoria desde los días de vino y rosas de Los Romeos, también el ocaso, hasta la honesta resistencia actual en Lula y Los Amantes, salpimentada con reflexiones sobre el proceso creativo y la industria musical, y los retazos de su vida personal que la han marcado. Lo primero que queda claro en el libro es que sigue en la brecha, que su vida es la música y que la música llena su vida. Para lo bueno y para lo malo. El libro es también el crudo retrato de una ciudad y una escena durante tantos años corta de miras. Y no es, en absoluto, un ejercicio de confortable melancolía. Podemos disfrutarlo gracias al editor que se lo encargó, Álex Díez, el inquieto músico leonés ex líder de Los Flechazos y en Cooper.

Pero, sobre todo, Redonda como una pelota es una reveladora colección de autorretratos. Como esos que lleva dibujando desde que tomaba clases de pintura en la adolescencia; a veces enigmáticos, con trazos gruesos, como inacabados, pero siempre con un resultado directo, potente. El libro lo componen pequeñas reflexiones realizadas ex profeso sobre recuerdos del pasado, agrupadas en distintas épocas y categorías; extractos de diarios personales, poemas sueltos, letras de canciones, entradas del extinto blog Patyladulce (Desfaenos mil) y fragmentos de entrevistas en medios como Ruta 66, Popular 1, Disco Grande de Radio 3, Nueva Ola Ochenta, Mundo Pop… y Nomepierdoniuna. Las primeras son decididamente lo más valioso a nivel biográfico y como retrato de distintas épocas; es una pena que no se haya extendido más porque tienen muchísima miga. Sirva este botón de muestra:

“Eran tiempos de esos bolos que se sacaban entonces de caché inflado a los ayuntamientos. Nuestro mánager de entonces, Pito, fue especialista en ello; bueno, él y otros muchos por supuesto. Cuando llegaba Pito con su descapotable y Ana Díaz con pañuelo al viento a algún bolo era la repera, eran tan ultramodernos… y nosotros éramos unos garrulos de pueblo, la gente debía pensar que eran ellos los artistas importantes. Y lo eran, claro”.

Los Romeos de ‘Sangre Caliente’: Jose Ángel Leiros (guitarra), Juan Carlos Tomás, Juanki (guitarra), Pedro López (bajo) y Patrizia Escoín (voz), de izquierda a derecha.

Patrizia es una de esas personas que crees saber quién, pero que realmente has moldeado a base de pegajosos prejuicios y estereotipos. Con el libro se entienden muchas cosas que antes se intuían o directamente habías tergiversado por desconocimiento. Como bien explica en distintos pasajes, tras la sobreexposición de la época dorada de Los Romeos ha trabajado en distintos pubs de Castellón, donde ha tenido que fabricarse un caparazón para proteger su timidez: “la vergüenza, el peor de mis males”. Un rasgo de su personalidad que, como es habitual en tantos otros casos a pesar de su aparente contradicción, combina con esa suerte/desgracia de saberse artista. Una dualidad que tensa y atraviesa -en primer o segundo plano- todo el libro, de principio a fin. Entre confesiones sinceras descubrimos, por encima de todo, a una mujer fuerte, que ha sabido sobreponerse a golpes duros, encontrando en la música su mejor refugio para enjugar las lágrimas y ver la luz.

En Redonda como una pelota encontramos a Pat Escoín cantando canciones de Serrat, Boney M y Los Pecos cuando era una niña, en los 70, y acompañando a su tía hippie, Nayta, al antiguo bar Colón de la plaza de la Paz, donde coincidía con un joven Juan Antonio Morcillo, antes de convertirse en Auténtico y en Bellaco. La descubrimos leyendo a borbotones las novelas de Henry Miller -¡ay los préstamos de biblioteca!- y de la Generación Beat, idealizando la casita de madera de Big Sur y las naranjas de Hieronymus Bosch. Y nos enteramos de que iba a empaparse de buena música por las tardes al Mow cuando pinchaba El Goma; donde precisamente conoció a Pedro López, entonces enrolado en Los Rítmicos con Morcillo y con ganas de comerse el mundo. Con él compartió la pasión por Blondie, Ramones, Phil Spector, siempre con Radio 3 de fondo… las primeras composiciones para Los Romeos, como su sencillo de presentación, “Muérdeme”. Esas, como “Mi vida rosa” o “Un poquito de amor”, que aún hoy siguen sonando turgentes. También el frenesí de aquel verano del 86, que después rememoraría en Lula con “Dee Dee y Marilyn” tras su prematuro fallecimiento.

De ahí al éxito de los dos primeros discos, Los Romeos (1990) y Sangre Caliente (1992), ambos con Hispavox, con tan sólo 17 años. “Íbamos a grabar un disco con una compañía que iba a invertir mucho dinero. Para mí no fue ni un sueño porque no me dio ni tiempo a soñarlo, confiesa. Las giras con el Súper 1 de Los 40 Principales con Los Limones, los playbacks en televisión hasta en escenarios imposibles de magazines matinales, las entrevistas promocionales, tocar papel… Los excesos. El ocaso con el tercer disco, Sin conexión (Magna Music, 1996) –del que han aguantado muy bien el paso del tiempo un buen puñado de canciones, como “Déjame caer”-, la gira con James Brown. El regreso a la cruda realidad.

Después vino la época de Belfast, con Juan Fortea -hoy Junior Mackenzie y Martina-, en la que le impactó Elástica y la fuerza del directo de PJ Harvey en el FIB 2000 (una “revelación”), y escuchaba mucho a Radiohead, Placebo, Hole o Garbage. Una etapa muy importante en su vida personal, porque tuvo con Pedro López a Luca, su hijo. En 2004 cambió de aires definitivamente creando Lula con Adela Arrufat (su “ángel de la guarda”) y Félix Ribes para subrayar más su lado punk frente al pop o más edulcorado. Después llegaría la conexión con Vicente El Rana de Lucinda Records para sacar los discos con Lula. Su Fender Telecaster, su ampli Twin Reverb, al que profesa un amor tan incondicional como a sus gatos, las grabaciones en el estudio Rockaway… y el feliz encuentro con Tomás Ramos, Tommy (cantante de Depressing Claim en los 90 y ahora también batería en Los Reactivos), su actual pareja y compañero de viaje en Los Amantes, junto a Alberto Lucendo y Albert Segarra. También a él le dedica una de las canciones de Lula, “Vaqueros viejos”.

Pat Escoín, al frente de una formación expresamente creada para la primera fiesta de Nomepierdoniuna en 2010 en la sala Four Seasons de Castellón; acompañada por Tomás Ramos a la batería, Luis Sánchez a la guitarra y Daniel Forcada al bajo. Foto: Pau Bellido (ACF Fotografía).

Y hasta el háztelo-tú-mismo actual, con una apuesta sincera y decidida por sus dos bandas, Lula y Los Amantes; con las ideas bien claras y la cabeza bien alta, como demuestra en distintos pasajes del libro. Orgullosa del camino recorrido y disfrutando a tope de lo que más le gusta: hacer canciones, picar piedra en el local de ensayo, grabarlas cuando están bien frescas –una verdadera obsesión para ella en los últimos tiempos-, subirse a la furgoneta y defenderlas en directo. Como dice el editor, Álex Díez, en la contraportada “permanece conectada a su mundo de rock’n’roll y hoy en día disfruta de una segunda juventud, atronando con su Fender Telecaster (…). Sin atajos, pero regateando a aquellos que pensaban que acabaría siendo un juguete roto. Y disfrutando cada canción. Con la sonrisa puesta”.

“Me encanta tener un grupo, y sobre todo la furgo: ir en la furgoneta, marchar hacia lo desconocido, con ilusión, siempre con ganas (…). No hay problemas ya, todo queda suspendido hasta que vuelva: los pagos, la comida, mis gatas, y ya veremos cuánto dinero hemos perdido en esta gira después. Cuelgo hasta mi papel de buena madre y llamo lo justo si todo está bien. La felicidad es completa si tenemos varios días de tocar en garitos”.

Pat Escoín presenta Redonda como una pelota (Ediciones Chelsea, 2014) este miércoles 17 de diciembre a las 19:30 en la Llibreria Babel de Castellón con una charla-coloquio en la que participará la propia autora y el colaborador de Nomepierdoniuna Manolo Bosch. La presentación incluirá una pequeña actuación acústica de Lula y firma de libros. En una semana especialmente intensa para la compositora castellonense, ya que el viernes 19 Lula también participará en la Fiesta de Invierno de Ediciones Chelsea en la sala Ochoymedio de Madrid, compartiendo cartel con Cooper, Airbag y Francisco Nixon, también involucrados en la colección Mis documentos.

El libro está disponible en la librería Babel de Castellón y en L’Àmbit de Benicàssim por 15 euros.

_Foto de portada: Cristina Ramos. 

Autorretratos honestos de una superviviente

Pat Escoín. Foto: Mary Wilson.

“La tele era efectiva. Me conocía todo dios cuando llegaba a Castellón; la medio fama en mi ciudad natal me venía muy grande (…), no podía soportarlo. Me señalaban por la calle y hasta dejé el instituto porque los alumnos hacían cola en la puerta de la clase para venir y mirarme. Yo soy muy tímida y me moría de la vergüenza”.

“Los artistas vemos lo que otros no ven, dedicamos nuestro tiempo a cosas nimias, sin importancia para la mayoría. Yo me considero artista; suena prepotente, pero me considero… aunque sea la peor artista del mundo. Yo siempre lo he vivido como una desgracia, que me hace ser inmensamente más feliz pero también inmensamente más desgraciada”.

En estos extractos de Redonda como una pelota (Ediciones Chelsea, colección Mis Documentos, 2014) se refleja la dualidad que concentra gran parte de la esencia de sus 84 páginas que, aunque puedan parecer pocas y su formato fragmentado, dan para mucho. Para que Pat Escoín (Castellón, 1970), la estrella de la música pop más centelleante que ha tenido nunca Castellón, resuma sin ambages su trayectoria desde los días de vino y rosas de Los Romeos, también el ocaso, hasta la honesta resistencia actual en Lula y Los Amantes, salpimentada con reflexiones sobre el proceso creativo y la industria musical, y los retazos de su vida personal que la han marcado. Lo primero que queda claro en el libro es que sigue en la brecha, que su vida es la música y que la música llena su vida. Para lo bueno y para lo malo. El libro es también el crudo retrato de una ciudad y una escena durante tantos años corta de miras. Y no es, en absoluto, un ejercicio de confortable melancolía. Podemos disfrutarlo gracias al editor que se lo encargó, Álex Díez, el inquieto músico leonés ex líder de Los Flechazos y en Cooper.

Pero, sobre todo, Redonda como una pelota es una reveladora colección de autorretratos. Como esos que lleva dibujando desde que tomaba clases de pintura en la adolescencia; a veces enigmáticos, con trazos gruesos, como inacabados, pero siempre con un resultado directo, potente. El libro lo componen pequeñas reflexiones realizadas ex profeso sobre recuerdos del pasado, agrupadas en distintas épocas y categorías; extractos de diarios personales, poemas sueltos, letras de canciones, entradas del extinto blog Patyladulce (Desfaenos mil) y fragmentos de entrevistas en medios como Ruta 66, Popular 1, Disco Grande de Radio 3, Nueva Ola Ochenta, Mundo Pop… y Nomepierdoniuna. Las primeras son decididamente lo más valioso a nivel biográfico y como retrato de distintas épocas; es una pena que no se haya extendido más porque tienen muchísima miga. Sirva este botón de muestra:

“Eran tiempos de esos bolos que se sacaban entonces de caché inflado a los ayuntamientos. Nuestro mánager de entonces, Pito, fue especialista en ello; bueno, él y otros muchos por supuesto. Cuando llegaba Pito con su descapotable y Ana Díaz con pañuelo al viento a algún bolo era la repera, eran tan ultramodernos… y nosotros éramos unos garrulos de pueblo, la gente debía pensar que eran ellos los artistas importantes. Y lo eran, claro”.

Los Romeos de ‘Sangre Caliente’: Jose Ángel Leiros (guitarra), Juan Carlos Tomás, Juanki (guitarra), Pedro López (bajo) y Patrizia Escoín (voz), de izquierda a derecha.

Patrizia es una de esas personas que crees saber quién, pero que realmente has moldeado a base de pegajosos prejuicios y estereotipos. Con el libro se entienden muchas cosas que antes se intuían o directamente habías tergiversado por desconocimiento. Como bien explica en distintos pasajes, tras la sobreexposición de la época dorada de Los Romeos ha trabajado en distintos pubs de Castellón, donde ha tenido que fabricarse un caparazón para proteger su timidez: “la vergüenza, el peor de mis males”. Un rasgo de su personalidad que, como es habitual en tantos otros casos a pesar de su aparente contradicción, combina con esa suerte/desgracia de saberse artista. Una dualidad que tensa y atraviesa -en primer o segundo plano- todo el libro, de principio a fin. Entre confesiones sinceras descubrimos, por encima de todo, a una mujer fuerte, que ha sabido sobreponerse a golpes duros, encontrando en la música su mejor refugio para enjugar las lágrimas y ver la luz.

En Redonda como una pelota encontramos a Pat Escoín cantando canciones de Serrat, Boney M y Los Pecos cuando era una niña, en los 70, y acompañando a su tía hippie, Nayta, al antiguo bar Colón de la plaza de la Paz, donde coincidía con un joven Juan Antonio Morcillo, antes de convertirse en Auténtico y en Bellaco. La descubrimos leyendo a borbotones las novelas de Henry Miller -¡ay los préstamos de biblioteca!- y de la Generación Beat, idealizando la casita de madera de Big Sur y las naranjas de Hieronymus Bosch. Y nos enteramos de que iba a empaparse de buena música por las tardes al Mow cuando pinchaba El Goma; donde precisamente conoció a Pedro López, entonces enrolado en Los Rítmicos con Morcillo y con ganas de comerse el mundo. Con él compartió la pasión por Blondie, Ramones, Phil Spector, siempre con Radio 3 de fondo… las primeras composiciones para Los Romeos, como su sencillo de presentación, “Muérdeme”. Esas, como “Mi vida rosa” o “Un poquito de amor”, que aún hoy siguen sonando turgentes. También el frenesí de aquel verano del 86, que después rememoraría en Lula con “Dee Dee y Marilyn” tras su prematuro fallecimiento.

De ahí al éxito de los dos primeros discos, Los Romeos (1990) y Sangre Caliente (1992), ambos con Hispavox, con tan sólo 17 años. “Íbamos a grabar un disco con una compañía que iba a invertir mucho dinero. Para mí no fue ni un sueño porque no me dio ni tiempo a soñarlo, confiesa. Las giras con el Súper 1 de Los 40 Principales con Los Limones, los playbacks en televisión hasta en escenarios imposibles de magazines matinales, las entrevistas promocionales, tocar papel… Los excesos. El ocaso con el tercer disco, Sin conexión (Magna Music, 1996) –del que han aguantado muy bien el paso del tiempo un buen puñado de canciones, como “Déjame caer”-, la gira con James Brown. El regreso a la cruda realidad.

Después vino la época de Belfast, con Juan Fortea -hoy Junior Mackenzie y Martina-, en la que le impactó Elástica y la fuerza del directo de PJ Harvey en el FIB 2000 (una “revelación”), y escuchaba mucho a Radiohead, Placebo, Hole o Garbage. Una etapa muy importante en su vida personal, porque tuvo con Pedro López a Luca, su hijo. En 2004 cambió de aires definitivamente creando Lula con Adela Arrufat (su “ángel de la guarda”) y Félix Ribes para subrayar más su lado punk frente al pop o más edulcorado. Después llegaría la conexión con Vicente El Rana de Lucinda Records para sacar los discos con Lula. Su Fender Telecaster, su ampli Twin Reverb, al que profesa un amor tan incondicional como a sus gatos, las grabaciones en el estudio Rockaway… y el feliz encuentro con Tomás Ramos, Tommy (cantante de Depressing Claim en los 90 y ahora también batería en Los Reactivos), su actual pareja y compañero de viaje en Los Amantes, junto a Alberto Lucendo y Albert Segarra. También a él le dedica una de las canciones de Lula, “Vaqueros viejos”.

Pat Escoín, al frente de una formación expresamente creada para la primera fiesta de Nomepierdoniuna en 2010 en la sala Four Seasons de Castellón; acompañada por Tomás Ramos a la batería, Luis Sánchez a la guitarra y Daniel Forcada al bajo. Foto: Pau Bellido (ACF Fotografía).

Y hasta el háztelo-tú-mismo actual, con una apuesta sincera y decidida por sus dos bandas, Lula y Los Amantes; con las ideas bien claras y la cabeza bien alta, como demuestra en distintos pasajes del libro. Orgullosa del camino recorrido y disfrutando a tope de lo que más le gusta: hacer canciones, picar piedra en el local de ensayo, grabarlas cuando están bien frescas –una verdadera obsesión para ella en los últimos tiempos-, subirse a la furgoneta y defenderlas en directo. Como dice el editor, Álex Díez, en la contraportada “permanece conectada a su mundo de rock’n’roll y hoy en día disfruta de una segunda juventud, atronando con su Fender Telecaster (…). Sin atajos, pero regateando a aquellos que pensaban que acabaría siendo un juguete roto. Y disfrutando cada canción. Con la sonrisa puesta”.

“Me encanta tener un grupo, y sobre todo la furgo: ir en la furgoneta, marchar hacia lo desconocido, con ilusión, siempre con ganas (…). No hay problemas ya, todo queda suspendido hasta que vuelva: los pagos, la comida, mis gatas, y ya veremos cuánto dinero hemos perdido en esta gira después. Cuelgo hasta mi papel de buena madre y llamo lo justo si todo está bien. La felicidad es completa si tenemos varios días de tocar en garitos”.

Pat Escoín presenta Redonda como una pelota (Ediciones Chelsea, 2014) este jueves 10 de julio a las 21.30 en la Llibreria L’Àmbit de Benicàssim (C/ Mestre J. Segarra, 3B) con una charla-coloquio en la que participará la propia autora, el editor, Álex Díez (Cooper, ex Los Flechazos), y el editor de Nomepierdoniuna, David Hernández. La presentación incluirá una actuación acústica de Los Amantes y firma de libros. Después, a partir de las 23.30 en Blister Terraza Travesura se celebrará la Fiesta de Pat, con Tommy Reactivos y Alex Cooper a los platos.

El libro está ya disponible en la librería Babel de Castellón y en L’Àmbit de Benicàssim por 15 euros.

Álex Díez: “No se me ocurre otro caso igual al de Patrizia Escoín; para mí, es una estrella”

Pat Escoín, en la terraza de su casa. Foto: Mary Wilson.

“En realidad mi verdadero nombre no es Pat Escoín, mi verdadero nombre es y ha sido siempre Redonda Como Una Pelota”.

De tan habitual como resulta ver a Patrizia Escoín por las calles de Castellón, trabajando en el Four Seasons o encima de un escenario, luciendo siempre sonrisa, da la impresión de ser una convecina más –que lo es-, olvidando que entre finales de los 80 y la primera mitad de los 90 consiguió lo que nadie más en el pop castellonense: ser una imagen y una sensual voz ampliamente reconocibles a nivel nacional. Jugando a ser la Lolita de la escena española, interpretaba de manera sensual los temas de pegadizo pop punk que facturaban Los Romeos (con tres ex Rítmicos de Morcillo en sus filas: Pedro López Moreno, Juanki Tomás y Jose Ángel Leiros). Temas como “Muérdeme”, “Mi vida rosa” o “Un poquito de amor” sonaban en las emisoras de radio de mayor alcance y la adolescente Patrizia le daba un atractivo envoltorio que rompió barreras provinciales como ningún otro grupo pop y rock castellonense (El Último Ke Zierre y Shock Treatement también, aunque en la más reducida escena punk). En la actualidad, Pat mantiene una más que digna carrera con Lula, trío compartido con Félix Ribes y Adela Arrufat al que algunas revistas musicales califican como el “mejor del power-pop español”, y al mismo tiempo protagoniza una trayectoria paralela en Los Amantes, con su pareja, Tommy Sánchez, más Alberto Lucendo y Albert Segarra.

A Pat le ha afectado, a nivel de popularidad, el mal tan extendido entre los músicos surgidos tras la mitificada Movida: una vez dejada atrás esa descarada etapa revolucionaria nacida tras la larga dictadura, los focos mediáticos apenas han alumbrado a quienes llegaron a continuación. Treinta años después se sigue poniendo más luz sobre la primera parte de los ochenta que en todo lo que ha venido después. Álex Díez ha querido refrescar esa memoria o, en algunos casos, ponerla por primera vez al alcance de quienes no saben apenas nada de los autores que crearon la banda sonora de muchos jóvenes y lo siguen haciendo en la actualidad, radiofórmulas aparte.

Portada del libro escrito por Pat Escoín.

El líder del estandarte mod español, Los Flechazos, y en la actualidad al frente del más pop Cooper es, sobre todo, un apasionado de la música y sus historias interiores. Motivos que le han llevado a emprender la aventura editorial Chelsea Ediciones –nombre del exclusivo barrio londinense muy vinculado al movimiento mod a través, principalmente, de las botas con su denominación- y dentro de ella la serie “Mis Documentos”, en la que músicos como el propio Álex, Joaquín Felipe Spada (Los Fresones Rebeldes, Cola Jet Set), Fernando Pardo (Sex Museum, Los Coronas), Jorge Martí (La Habitación Roja), Xoel López (Deluxe), Fran Nixon (Australian Blonde, La Costa Brava), Jonathan Vidal (Suzy & Los Quattro) y Adolfo Díaz (Airbag) hablan de sus vidas. Pat Escoín es protagonista de uno de los títulos de la tercera tanda de “documentos”, en los que echa mano de sus notas escritas en blocs, sus fotografías, sus poesías, sus pinturas (desarrolla también una carrera como dibujante), sus entrevistas, su memoria… Lo titula Redonda como una pelota, en referencia a uno de los muchos apodos que ha tenido en su vida, el más familiar de todos ellos. Su contenido comenzará a desvelarse el jueves 26 de junio –junto a los de Jonathan y Adolfo- en la presentación que tendrá lugar en Madrid Comics.

La presentación en La Plana tendrá lugar el jueves 10 de julio en la librería L’Àmbit de Benicàssim. Comenzará a las 21:30 e incluirá además de la presentación y firma de ejemplares, una charla-coloquio con Pat Escoín y Álex Díez presentada por David Hernández (editor de Nomepierdoniuna) y una actuación en acústico de Los Amantes. A continuación, traslado a Blister-Terraza Travesura, donde a partir de las 23:30 tendrá lugar La Fiesta de Pat con el propio Álex y Tommy Reactivos pinchando la música. Quien desee asistir a cualquiera de los dos actos, tendrá libre acceso.

En una reciente entrevista concedida a Nomepierdoniuna, Pat confesaba: “Siempre he compuesto para curarme de mis depresiones, de mis inseguridades”. En Redonda como una pelota revela más profundamente ese interior. Pero mientras llega a las librerías, Álex Díez, desde su León natal, habla sobre Patrizia Escoín, quien, por si alguien tiene alguna duda sobre posibles imitaciones de modas reales, con Los Romeos ya aclaraba que su nombre se escribe con ‘z’.

Álex Díez. Foto: Mary Wilson.

>Empecemos por el origen de esta aventura editorial, en cuyo prólogo está la publicación de tu libro Club45, en el que hablabas de singles de artistas de los inicios del pop. ¿Qué te impulsó a manifestar por escrito tus gustos e influencias?
Club45 fue la prolongación de mi inquietud fanzinera y se parecía mucho al Pussycat, el modzine que hacía en los tiempos de Los Flechazos. Intenté conservar ese espíritu aun a riesgo de transmitir una visión muy de fan pero muy poco pro; cosa que en el fondo me gusta bastante hacer siempre que puedo (no soy muy de pro, soy más de contra, me temo…). Hice el libro que me hubiera gustado a mí encontrar en una estantería; fue una aventura y un capricho. Siempre he pensado que hay que testimoniar y que hay que compartir nuestras pasiones. De hecho, todas las cosas un poco importantes que he hecho en mi vida van por ahí.

Y ya puesto, en 2010 creas una editorial, Chelsea Ediciones, y una serie de libros, “Mis documentos”, en los que diferentes músicos relatan sus vidas, incluida la tuya. ¿Considerabas que faltaba por cubrir un espacio de información entre aquellos músicos que surgieron después de la más documentada Movida?
Bueno, llevó su tiempo. Mi ilusión era montar una colección con el formato de Club 45, pero invitando a otros autores y abarcando diferentes estilos: punk, reggae, new wave, soul… El problema es que no he encontrado gente tan freakie como yo, que coleccione memorabilia de cada periodo, que sea fan y que a la vez pueda armar un texto que funcione desde el punto de vista personal, con anecdotario incluido. Pero lo de la colección me seguía rondando la cabeza y al final di con la idea de La Resistencia Sonora. Tengo la sensación de que a los músicos se nos ha maltratado mucho en este país, que hay mucha gente que se merece más reconocimiento no sólo porque hayan consagrado su vida a esto sino también porque lo hacen bien y siguen creando, siguen enchufados. Esa generación que lleva entre quince y treinta años tocando y componiendo y que ya no van a ser el flavour of the month pero que es una generación que ha elegido el camino más verdadero y que ha tenido que pagar un precio por esa libertad con la que ha elegido. Los músicos por vocación, sea cual sea su estilo, los que hablan de sus sueños y los de su generación, aunque a veces no se nos escuche ¿Que nadie habla de nosotros? Pues vamos a hacerlo nosotros mismos. Hemos compuesto la banda sonora de vuestras vidas y ni siquiera os habéis enterado… Pues no pasa nada, sin rencores: os vamos a dar una segunda oportunidad… y vais a flipar. Ése es el planteamiento, más o menos.

¿Cuál es el criterio de selección del personaje del libro? ¿Lo escoges personalmente por tus gustos?
Sí. En realidad es un suplicio, porque hay doscientas personas en España que podrían formar parte de esta aventura. Hay gente increíble aquí, hay una creatividad y un amor a los sonidos y a la creación que es de alucinar. A veces pienso que estamos todos locos, metidos en una furgo y exponiéndonos así solamente para conectar con los demás. Yo nunca he sido de jam sessions ni de colaboraciones, pero echaba en falta en mi vida (y en mi carrera) todo lo que ese contacto con otros artistas te aporta. Y este es el camino que he encontrado para acercarme a gente a la que admiro. Con los libros he buceado en sus vidas, en su manera de escribir y de entender el mundo, y he aprendido un montón. Está siendo muy emocionante y muy inspirador. Y además debo reconocer que siento un cierto placer al reafirmarme en algo que yo ya sabía: que mis gustos musicales son mucho más amplios no sólo de los que la gente me atribuye, sino incluso de los que la gente tiene. Yo siempre lo supe.

¿Son los propios músicos quienes teclean sus vidas o las van relatando a alguien que las pasa a texto?
Mi frase de contacto es: “Quiero sacarte un libro que tú ya has escrito, aunque no lo sepas”. Todos los autores han redactado colaboraciones en prensa, todos tienen guardadas cartas, listas de canciones favoritas, diarios de giras o de grabaciones… Cuando estás sumergido en este mundo, cada cosa que haces la haces desde una perspectiva en la que se tiene en cuenta la creación, la poesía, la belleza… no sé. Yo quería que la gente se diera cuenta de que estamos en esto porque nos arrebata, no porque no sepamos hacer otra cosa. Por eso buscaba libros un poco caóticos, con diferentes registros, un poco de desorden, zonas en blanco, repeticiones, una especie de acta de una conversación informal en la que van saliendo los temas de manera aleatoria, y tal vez no hables de lo que más te importa, pero el que te escucha un par de horas ya sabe cómo eres aunque tú le hayas hablado de guitarras y tambores. Pero sí, todos los textos están escritos por los autores, al 100%. Ellos me van mandando sus archivos, vamos eligiendo lo que puede entrar y lo que no, luego se organiza, vemos si falta algo por documentar… en realidad les lleva mucho trabajo aunque no tengan que escribir nada nuevo. Y hay algunos que deciden escribir cosas nuevas que quieren contar, cosas que no pueden faltar en su libro. Es muy divertido, cada autor es un mundo.

Patrizia recibe su libro ya editado de manos de Álex, el pasado fin de semana en Madrid.

Y un buen día se lo propones a Patrizia Escoín. ¿Cómo ves su figura dentro de la música pop española?
Pues digna de admiración, llena de energía y de genio. No se me ocurre otro caso igual, de una chica que haya conocido el éxito masivo y que veinte años después siga subida a la furgo, viajando por todo el país, jugando en otras ligas pero disfrutando del partido, con la guitarra colgada y la sonrisa encendida. La verdad, para mí es una estrella; no entiendo cómo no lo ve más todo el mundo.

¿Se la puede situar dentro del top de las figuras femeninas españolas?
A mí me cuesta diferenciar por el género, pero entiendo lo que dices. Y si te soy sincero, cuando pensamos en ella para la colección estábamos dándole vueltas al asunto de que era muy difícil encontrar una chica con el perfil adecuado. Yo creo que Pat es una de las grandes artistas de este país, sean chicos o chicas.

¿Cuál es tu primer recuerdo de ella?
Cuando ellos (Los Romeos) estaban en lo más alto, coincidimos muchas veces en teles y en conciertos e incluso en cosas de promoción. Pero no nos tratábamos. Yo la recuerdo en una tele de Madrid, también en una actuación en Benicàssim el día de su cumpleaños; recuerdo a Pedro y a los del grupo cuando vinieron a vernos al Siroco, pero ella no estaba. Recuerdo bailar las canciones en los bares, pero nunca tuvimos relación, supongo que eran cosas de nuestra era pop.

¿Crees que si en lugar de ser de Castellón hubiese nacido en Madrid sería una figura más reconocida hoy en día?
No. Pienso que el negocio musical es igual de ingrato y de hortera aquí y allí. Habrá sido duro para ella vivir en una ciudad pequeña y pasar de un estado a otro con unos cuantos ojos siguiendo tu camino por el barrio; los que vivimos en ciudades pequeñas [él vive en León] eso lo conocemos bien. Pero su coraje y su potente círculo de gente amiga, todos sus Amantes, la gente que le quiere… están marcados por el sitio donde vive; no sería como es si hubiera escapado de aquí.

¿Has seguido su trayectoria al completo: Los Romeos, Belfast, Lula, Los Amantes?
No, de manera intermitente. No me enteré de lo de Belfast y sí que le presté atención a Lula, pero menos a Los Amantes hasta ahora. Yo creo que la gente no sabe que ella está en activo, la gente no se entera de nada. Todos nos estamos perdiendo cosas increíbles que pasan a nuestro lado. Hacer su libro ha sido una excusa para redescubrirla y, la verdad, me he quedado flipado.

¿Algo que haya incluido en el libro y que te haya llamado mucho la atención… y que se pueda contar?
Lo primero que me dejó fuera de juego fue que me dijo que no sabía si podría hacerlo pero que lo iba a intentar… ¡¡¡¡¡y tres semanas después me manda el libro entero!!!!!: ordenado por capítulos, con las imágenes elegidas, con el concepto pillado y mejorado… Y yo pensé: “Jo, cómo son las tías, el mundo es suyo, valen mil veces más que nosotros”. Luego me puse a leerlo y me zambullí en su universo y me atrapó. Me gusta la gente con sentimientos, que mezclan dureza y ternura, gente de verdad, y hay mucho de esto en el libro. Hay un capítulo que se titula “El Underground” y que resume, sin aspavientos ni mitología, de qué va esto de tener un grupo y disfrutarlo: es brutalmente sincero y honesto, un párrafo lleno de emociones y lugares familiares para todos nosotros. Y luego… bueno, me gusta todo, pero es que yo estoy muy pillado con el final del capítulo “Redonda como una pelota”, en el que habla de sus nombres. Cada vez que lo leo me emociono, se lo he enseñado a gente y he visto como se escapaba alguna que otra lágrima. Conseguir eso es muy difícil, saber transmitir esa emoción.

Ha incluido también dibujos propios, ¿no es así?
Algunos dibujos, muchos extractos de su diario (lo que hemos tenido que sufrir para evitar caer en la trampa de El Diario de Patrizia), fotos familiares, partes de letras de canciones. Ha trabajado muchísimo en ello, me ha ayudado con las correcciones, se ha puesto seria cuando hacía falta, ha sido una gran experiencia trabajar con ella en esto.

Otro fuerte vínculo que tienes con Castellón es el de Paco Vila, a quien integraste en Los Flechazos. ¿Cómo se llegó a producir su incorporación y qué recuerdos guardas de aquella etapa?
Yo a Paco le quiero un montón y me hizo sufrir como nadie, el jodido. Debe de ser el único caso de emigración por motivos laborales desde Levante a León, algo inaudito. Fue muy valiente, persiguió su sueño y nos ayudó mucho. Los Flechazos funcionábamos casi como una secta, porque aquella era una forma de vida y un compromiso total con una escena y con la música pop y los sesenta. Paco es un gran músico y ahora tiene Arte Pop, que han sacado un disco que me encanta. Y me ha sorprendido porque es un disco directo, real, certero, con el encanto ése de la sencillez eterna, es juvenil… y él, cuando estaba con nosotros, era mucho más barroco en sus gustos, porque es muy músico, por su formación clásica. Me encanta verle tan bien, con un proyecto tan chulo.

¿Habrá una reunión puntual por un día de Los Flechazos?
Yo creo que no, no soy muy partidario de esas cosas. No soy nostálgico, raro ¿eh?

Has estado en el FIB, en el Sixties Rock Weekend… Más cosas que conozcas de la música en Castellón.
Bueno, de pequeño me metía debajo de las sábanas y escuchaba a Morcillo y su banda sonar en el Diario Pop cada noche. Guardo el single de “La Estrella” de Los Auténticos como oro en paño y he disfrutado mucho con la música de Miguel Ángel Villanueva. Muchos de mis más preciados recuerdos están asociados al FIB (sale mucho en mi libro de “Mis Documentos”) y la época de Los Búhos me encantó. Ahora tengo compañera de escudería castellonense, Lía Pamina, que ha grabado con un grupo de Elefant también. Todo me resulta cercano.

Ahora llegarás a Castellón en gira como editor y no como músico. ¿Se te hace raro?
No, qué va. He hecho un montón de cosas así este último año y es divertido. A mí me gusta la gente y viajar. Y me gustan los libros, las librerías, charlar. Me lo estoy pasando bomba.

A través de Facebook apareció alguna sugerencia para que te animases a un acústico. ¿Puede haber algún dúo Álex-Patricia el día de la presentación?
Ella va a preparar algo con Los Amantes y yo lo voy a disfrutar. Ya te he dicho antes que no soy muy de colaboraciones, pero quién sabe (risas).

Los Flechazos, con Paco Vila (primero por la izquierda), al lado de Álex Díez.

En cuanto a proyectos personales, dos años ya sin novedades discográficas de Cooper, y lo último fue un single, “Arizona”, ya incluido en Mi universo, más un recopilatorio de DVDs. ¿A qué se debe este parón? ¿Tendrá pronto una continuación?
Mira, el mundo no necesita otro disco de Cooper. Algo iría mal si nosotros hiciéramos  discos cada año; nuestro papel es el que es. Y cada vez que sacamos un disco sorprendemos y nuestros amigos lo disfrutan. Y es genial, pero las grandes ligas son para otros. Ahora acabamos de terminar de grabar temas para un single que saldrá en septiembre y un mini Lp que se editará dos meses después. Y son chulísimos.

Has sido promotor del movimiento mod en España, tu aportación fue clave para situar a León en el panorama musical, con el Purple Weekend como señera, has grabado singles, LPs, sigues manteniendo un buen ritmo de directos, escribes, editas… ¿Por qué el rock and roll y el pop fuera de la radiofórmula no ha conseguido liberarse de ese estigma ‘underground’, pese a lo muchísimo grabado, editado en papel, internet…?
La radiofórmula y el dinero que se manejó en los ochenta y noventa en ese ámbito han hecho mucho daño a la cultura musical de este país. Han dejado el sitio como un desierto. Necesitamos una campaña de reeducación para que la gente entienda lo que es la música, qué importa y qué no. Me temo que no tiene remedio, salvo que de repente a alguien se le ocurra que hay que potenciar esto igual que se potenció el deporte hace veinte años, desde las instituciones. Pero a mí no me importa, a mí me gusta así. ¿Sabes por qué? Porque ahora ya no hay dinero en esto de la música, y todos los que estaban aquí por la pasta se están yendo a otros lados. Y nos vamos a quedar los que la amamos, aunque no ganemos un duro. Los demás se dedicarán a convertir cadenas de tele musical en realities, salas de conciertos en teatros de monólogos, programas musicales en magazines, los vendedores y ARs de las compañías ahora venderán otras cosas y los mánagers serán representantes de toreros o actores. A ver si nos devuelven la música, de una vez, a los que la necesitamos…

¿Tu diagnóstico sobre el futuro musical a medio plazo?
Yo veo unos grupos alucinantes, con canciones preciosas y sonando como nunca. Lo que no veo es público suficiente. Quién sabe, a estas alturas lo principal es intentar construir una obra que vaya a soportar el paso del tiempo. Ladrillo a ladrillo. Mira, hemos vuelto al ladrillo, sin quererlo.

El CS Rock, de carretera y manta

Hasta hace un par de años, salir a actuar fuera de la provincia era un hecho tan excepcional para los grupos de Castellón que cabía calificarlo casi como de “puntual gran anécdota”. Una realidad que parecía confirmar aquella creencia de que la música castellonense pintaba muy poco en el panorama nacional. Pero desde el pasado año se aprecia un cambio de tendencia significativo. Queda casi todo el camino por recorrer, pero actuar en otras zonas de España, e incluso en el extranjero, es una realidad que se repite cada semana en el CS Rock. El año 2013 fue el de inflexión y en este 2014 se mantiene la tendencia positiva, hasta el punto de que en cada una de las 25 semanas ya transcurridas se ha registrado al menos una salida para actuar en otros escenarios. Y el presente fin de semana es el de mayor actividad de esta primera mitad del año, con 13 actuaciones repartidas de viernes a domingo por la península. En total, incluidas las de esta semana, 134 actuaciones de carretera y furgoneta a cargo de 54 grupos o solistas en lo que va de año. Un paso necesario para la evolución musical.

En ese deseo de romper las fronteras de la escena local se encuentra el origen de esta evolución. Con la mayor cifra de bandas en activo de la historia –más de 300-, los músicos castellonenses tienen cada vez más claro que es preciso actuar lejos de sus círculos más cercanos. El circuito de salas provincial es amplio, pero se recorre con rapidez y el crecimiento que se consigue con él –pese a ser esencial como punto de partida- es de cuentagotas si se desea desarrollar una carrera con cierto peso, con la limitación de no llegar a ser conocidos en otras zonas. Con los recursos que internet pone a su alcance, unidos a la convicción de que esas fronteras se han de romper, junto a los cada vez más contactos con grupos y programadores, se está consiguiendo lograr bolos con asiduidad e incluso meter la cabeza en festivales. Aun así queda casi todo el camino por recorrer antes de que Castellón tenga cierto peso a nivel nacional.

Por lo que respecta a la semana actual, Quinta Planta abandona Navajas para actuar tres días seguidos en el O’Connor’s, de Vitoria, coincidiendo con la celebración del festival Azkena, un hábito que el grupo de rock sureño repite cada año. Mini gira de los benicarlandos KLS, muy activos en cuanto a protagonismo en conciertos de música experimental más ruidista y en su organización, junto con los alicantinos Encono, que pasará por Alzira, Valencia y Alicante. De fiesta se va el punk-pop de Los Reactivos versionando a Los Vegetales dentro del 25 aniversario de Subterfuge Records. En el Matadero de Madrid compartirán escenario con grupos como Dover, Sexy Sadie, Los Fresones Rebeldes, Mercromina, Australian Blonde… y un largo etcétera. También de celebración se van los valldeuxenses The Por Ella Runners, en su caso a El Loco, de Valencia, dentro  del festejo de los 40 años de Ramones, junto a Los Radiadores, Crimentales y The 89 Pounds. De festivales variados están los rockeros Malnom, con un evento de música en valenciano (Ferradura Rock) que tendrá lugar en Xeresa (la Safor), junto a Atupa, Kaoba y Pau Alabajos; al igual que TanStuPids, que llevará su pop sin guitarras a la Fira de la Música Benimaclet Viu; con las diversas ramificaciones del folk, la población turolense de Pobo organiza el Poborina Folk, donde reaparece Metal Cambra tras un periodo de descanso de los escenarios y de preparación de su tercer disco, junto a ellos, grupos como Limbotheque, Barcelona Gipsy Klezmer Orchestra –que el domingo actuará en La Consulta del Dr.- o La Maravillosa Orquesta del Alcohol. Cerca, al Casal Jove del Puerto de Sagunto, se marchan los creativos Noesruido para protagonizar una sesión matinal para público familiar. Un caso especial es de los folk metaleros Triskelian, inmersos en una larga gira nacional de fines de semana que esta vez les lleva a la plaza de toros de Cuenca dentro del Helpfest, junto a otras bandas nuevas y grupos tributo, como Célula, Cuero Español, Law Maker…

TRISKELIAN, EL GRUPO CON MÁS ACTUACIONES FUERA DE CASTELLÓN

Haciendo recuento, es el grupo alcorense Triskelian es el que más veces ha actuado desde el 1 de enero en otras provincias, con 12 conciertos (Águilas, Cartagena, Alcoy, Madrid, Murcia, Cuenca, Almería, Sabadell, Erandio, Granada, Zaragoza y ahora de nuevo Cuenca). Sorprende este liderato si se tiene en cuenta que se formó en octubre de 2012 (apenas llega a dos años), tiene grabado un disco, Memorias de una noche, con poca distribución y sus actuaciones en la provincia de Castellón son contadas, menos que las nacionales. Sin embargo, desde su mismo arranque tuvieron el impulso de darse a conocer por otras partes y se pusieron en manos de JW Manager, aunque un par de meses atrás rompieron el vínculo.

Killus, en un día de descanso en Alemania durante su gira con los suecos Avatar.

Menos sorprendente resulta que hayan alcanzado la cifra de diez los metálicos industriales Killus (Irún, la belga Maasmechelen, la holandesa Amsterdam, la austriaca Viena, la francesas Macon y Eragny y las alemanas Ravensburg, Weinheim, Colonia y Hamburgo) y Rauelsson (las alemanas Nuremberg y Colonia, Madrid, la holandesa Harlem, la belga Leuven y las japonesas Kanazawa, Nigata, Nara, Okayama, Toyama y Tokio). Cerca se quedan el punk de El Ultimo Ke Zierre, con ocho (Lleida, Torelló, Ayora, Villarrobledo, Rivas Vaciamadrid, Santiago de Chile y las argentinas Mar del Plata y Buenos Aires). En estos tres casos se da la coincidencia de que han conseguido actuar en el extranjero, algo que sólo han conseguido también TanStuPids en The Cavern de Liverpool y un concierto de Nacho Silvestre en Pas de la Casa (Andorra).

Con las tres salidas de esta semana, se sitúan como siguiente grupo en el ránking los benicarlandos KLS llegarán a seis, incluyendo dos visitas a Valencia, más Badalona, Madrid, Alzira y Alicante.

El listado de grupos que han actuado en este medio año en otras provincias alcanza la cifra de 54, y se incluyen Eva Gómez, Los Amantes, Josep Lluís Notari, Abortos de Satán, Quinta Planta, Desiguales, Fullresistance, Joe Petraski y Los Carniceros del Tango, The Por Ella Runners, Bandits, El Chamuyo, Malnom, Nadia Sheikh, Sitja, Junior Mackenzie, Lèpoka, Viva Retrato, The Taste of Tragedy, Los Reactivos, Asgâya, Lula, Heresy of Dreams, Fosa Nasal, Zambra Flamenca, Puk*2, Club964, Metal Cambra, Noesruido, FerOz, Contratempo, Animal Caliente, Marc Bastan, Ojana, La Ranamanca, Magic Dildoss, Skizophonic, Los Criptozoos, Arte Pop, Injustice System, Por Instinto, New Franklyn, Radio Blues, Gris-Gris, La Pepa, Trobadorets, Telepath Boys y Carlos Vargas.

Y XAVI MUÑOZ NO PARA CON CUATRO PROYECTOS

Un caso especial dentro de la escena musical castellonense es el multiinstrumentista Xavi Muñoz, integrante del grupo gallego A Veces Ciclón, con el que acaba de ganar el Premio de la Música Independiente, y del valenciano que lidera Alberto Montero, con los que ha girado por buena parte de la península, pero también acompañante en las giras de la cantante francesa Laetitia Sadier y las del estadounidense Dorian Wood, pisando escenarios del Reino Unido, Irlanda, Holanda, Alemaniaa, Bélgica, Suiza, Chequia, Austria, Italia, Francia y Portugal.

Xavi Muñoz, al contrabajo acompañando a Dorian Wood (al teclado) en el Connewitz de Leipzig, Germany. Foto: Alexander Klich.

Los Amantes: “Cien años”

“No quiero cambiar ni envejecer ni que las cosas se extingan, qué mierda de vida, aún no es tarde. Hoy puedo brillar cien años, son como si fuera un momento, ser dueña del tiempo, no es tarde aún”. No parece la letra de una canción power-pop, pero lo es. Patrizia Escoín, como evidenció en la entrevista que nos concedió la semana pasada, ha presentado en el último disco con Los Amantes, Traiciones, sus composiciones más maduras hasta el momento, las más comprometidas consigo misma. “Cien años’ habla de un suicidio antes de llegar a viejo, porque no quieres cambiar ni envejecer. Yo paso de los 40 y la verdad es que la muerte está muy presente; es algo que vas pensando cada vez más porque ha muerto mucha gente a tu alrededor… sabes que está ahí y llegará. A mí la muerte me atormenta más que antes”, nos confesaba ella misma en la citada conversación. Y lo cierto es que esta canción, que abre el disco y protagoniza su nuevo videoclip realizado por Perrillos Verdes, es la más representativa del contraste entre melodías y ritmos propios del power-pop con letras que se desmarcan claramente del cliché del género, y que además le sirven para hacer terapia. Una canción con pegada, directa y pegadiza. Los Amantes están justo en su punto. Puedes comprar el CD de Traiciones, grabado en Rockaway con portada dibujada por la propia Patrizia Escoín, por 11,50 € en su web.

Los Amantes son Albert Segarra, Alberto Lucendo, Patrizia Escoín y Tomás Ramos. Foto: Cristina Ramos.

Patrizia Escoín: “Siempre he compuesto para curarme de mis depresiones, de mis inseguridades”

Patrizia Escoín. Foto: Cristina Ramos.

>Traiciones suena directo y potente, pero quizás más pop que el primero de Los Amantes.
Creo que en Los Amantes siempre he tirado hacia el lado más pop, mientras que Lula tira más hacia el rock, con un rollo más crudo. Tenía ganas de hacer canciones más power-pop y las bases duras que pone Tomás le van muy bien.

>Incluso se encuentra algún baladón como “Las palmeras” u otras igualmente melodiosas como “Persiguiendo el amor” o “Tras los cuerpos”…
Sí, es posible. El primer disco era más de canciones antiguas que tenía guardadas, que ensayaba con Tomás fantaseando con la idea de montar un grupo, pero que ya estaban hechas. Las canciones de este disco, en cambio, las compuse con Los Amantes ya formados, pensando en el grupo y sabiendo cómo sonábamos. De hecho, mi primer público es el grupo y lo planteo como un juego: cuando pienso “esto les molará”, lo llevo al local de ensayo. Y la verdad es que estas últimas canciones les han gustado más.

>¿Y quizás también están más trabajadas por todo el grupo?
Las canciones las suelo trabajar yo sola en casa y las llevo ya terminadas al local de ensayo. Lucendo suele llevar arreglos de guitarra, pero están ya hechas. Con Tomás, a veces, también miro estructuras; no en cuanto a melodías o letras, sino para probarlas antes con bases de batería y ver cómo van quedando.

>¿Nunca ha salido un tema ensayando juntos en el local?
Con Los Amantes no. Eso lo condiciona el poco tiempo que tenemos todos para ensayar por distintos condicionantes. Ahora los ensayos son más para picar piedra que para pasar el rato y que vayan saliendo cosas. Además yo me inspiro más en casa.

>Se nota un cierto desencanto en las letras, con esa “mierda de vida”, esa “muerte dulce”… especialmente en “Cien años”, ¿no crees?
”Cien años” habla de un suicidio antes de llegar a viejo, porque no quieres cambiar ni envejecer. Yo paso de los 40 y la verdad es que la muerte está muy presente; es algo que vas pensando cada vez más porque ha muerto mucha gente a tu alrededor… sabes que está ahí y llegará. A mí la muerte me atormenta más que antes.

>No son temas habituales en canciones power-pop…
A mí me gusta ese contraste. También me gustan los clichés más propios del power-pop, pero en este disco he intentado profundizar más, complicarme más con las letras y hablar de cosas que realmente me están afectando, de mis cosas. Siempre he compuesto para curarme de mis depresiones, de mis inseguridades…

>¿Para hacer terapia?
Sí, desde siempre, igual que cuando dibujo. Es mi forma de ver el mundo y me gusta compartirla, para que sean cosas con las que se pueda identificar la gente de verdad, porque les pueden pasar a cualquiera.

>Hablando de dibujos, la portada del disco es tuya y recientemente has hecho una exposición en el restaurante Fam Fatal de Castellón. ¿Desde cuándo dibujas?
Desde hace muchos años. De hecho, por eso conocí a Adela [Arrufat, batería de Lula y pintora]. Fui a unas clases de pintura con ella y con Arantza Sestaio; siempre quise estudiar y me he ido formando. Y ellas son las que me han animado a exponer. Yo pintaba al óleo, pero últimamente me he puesto a hacer dibujos más fáciles y rápidos. Se los iba mandando a ellas y me animaron a exponerlos. Es algo que yo nunca me he valorado mucho; sé que son bonitos o decorativos, pero nunca me lo he tomado como algo realmente artístico… y así sigue, no me lo tomo tan en serio como la música, pero me gusta mucho hacerlo. Ahora me ha apetecido mostrarlo, tanto en el disco como en la exposición, porque es parte de mi vida.

>¿Cómo surgió la portada?
Cuando estaba buscando portadas hubo un día que la vi en mi cabeza y la hice expresamente. Al grupo le pareció estupendo y así se quedó. Tomás me ayudó con el conjunto del diseño. Los Amantes siempre nos lo hemos hecho todo nosotros, incluido los vídeos del primer disco…

>Pero para el de “Cien años” habéis recurrido a Perrillos Verdes, la nueva productora de José Andrés, el batería de Airbag…
Sí, ahora nos  hemos abierto más. Y tenemos la ayuda den Lucinda, que nos está ayudando mucho con la promoción, aunque el disco es autoeditado.

>Dices que siempre os lo habéis hecho todo vosotros, que el disco es autoeditado, que tú compones las canciones, haces las letras y hasta la portada… Todos tus proyectos, desde Los Romeos y también con Lula, tienen un sello, una estética muy definida…
Sí, al principio en Los Romeos mi vena artística salía en la forma de cantar, de bailar sobre el escenario, con el vestuario… soy una persona que me gusta controlarlo todo. De hecho, en el tercer disco de Los Romeos ya estaba haciendo canciones y tocando la guitarra y con mucho más control sobre todo lo que decía en las letras. Al principio las letras me gustaban, pero no las hacía yo y llegó un momento que eso me hubiera hecho dejar la música si no hubiera podido decir que lo que yo quería.

Los Amantes son -de izquierda a derecha- Albert Segarra, Alberto Lucendo, Patrizia Escoín y Tomás Ramos. Foto: Cristina Ramos.

>¿Y ahora Los Amantes es un proyecto de Patrizia Escoín o de Patrizia Escoín y Tomás Ramos?
Es un proyecto de todos, de los cuatro, pero lo arrancamos Tomás y yo. Desde que nos conocimos, como éramos músicos y estamos enamorados, teníamos ganas de tocar juntos. Además, Tomás es muy buen batería y con los pocos que hay… (risas). Durante mucho tiempo hacíamos versiones, aquí en casa. Llegamos a montar un grupo que se llamaba Fan, los dos solos, pero al final necesitamos arropar las canciones con bajo y guitarra. Con el tercer disco de Lula hicimos buenas migas con Lucendo [Alberto, técnico de sonido y productor, también guitarrista de Montefuji] y se lo propusimos a él. En principio le propusimos tocar el bajo, pero él nos dijo que sabía el bajo que necesitábamos: Albert Segarra. Así que en dos semanas teníamos el grupo montado sin haberlo pensado. Y en muy poco tiempo tuvimos el primer disco, grabado en una mañana; lo que iba a ser una maqueta, se convirtió en disco… fue todo muy espontáneo y fresco, me encantó el entusiasmo con el que montamos el grupo. Y esa energía se mantiene.

>Pero también está Lula. ¿Es compatible?
Nos organizamos para que lo sea. El disco de Los Amantes lo tenemos grabado desde julio de 2013 y no lo hemos sacado hasta ahora porque estábamos con la gira de presentación de Lula. Pero, en realidad, no es problema porque por desgracia no hay tantos conciertos.

>Los Amantes es el segundo grupo de todos pues, porque Lucendo está en Montefuji y Albert en Gris-Gris…
Sí, porque todos los otros proyectos estaban antes. Yo llevo 10 años con Lula… Pero eso no le resta nada a Los Amantes, cuando nos juntamos siempre surge la chispa.

>¿Y no es una forma de dividir fuerzas?
Al principio de Lula casi quedábamos todos los días y ahora sólo un día a la semana. El ritmo ha bajado por motivos laborales y demás y ahora es compatible. Íbamos a disco por año, pero ahora eso no puede ser. Para mí supone mucho trabajo compatibilizar los dos grupos, pero no creo que pierda ninguno de los dos; ninguno ha perdido calidad. Al revés, de hecho creo que con Lula estamos en el mejor momento, a pesar de que ha descendido el ritmo de ensayos.


>Después de los conciertos en Madrid, incluida vuestra participación en el programa especial de Disco Grande de Radio 3 en la Ciudad Universitaria de Madrid, Almansa y Castellón, ¿dónde más vais a presentar Traiciones en los próximos meses? 
Pedreguer en abril y también vamos a hacer Galicia y el País Vasco, seguramente… Todo depende de las condiciones…

>Ha tardado, pero el tema tenía que acabar saliendo: ¿Quién puede sacar un disco y hacer una gira en condiciones hoy en día en/desde Castellón?
Yo no y, en general en Castellón, prácticamente nadie. Hay un huevo de grupos que están bien, sí, pero no estamos bien promocionados. No hay managers que los muevan como toca. Creo que nos falla la promoción y el management. En un festival no te llaman, te meten; es todo un toma y daca de discográficas y promotoras. Y los grupos de Castellón no estamos metidos ahí, porque fuera del festivaleo te comes los mocos, siempre tienes que ir a tocar a taquilla. Nosotros tenemos a Lucinda y sabe hacerlo, pero la mayoría de los grupos de Castellón no. En Lula hemos tenido mucha suerte y hemos tocado mucho por eso. Pero es un hecho, a los grupos de Castellón les cuesta muchísimo salir a tocar fuera, cada vez más.

>¿Por qué no ha salido nada como Los Romeos en Castellón desde entonces? ¿Por qué no hay, por ejemplo, unos Love of Lesbian, Vetusta Morla, Lori Meyers, Second, La Habitación Roja o We Are Standard de Castellón?
Si te sales del indie, hoy no hay nada que hacer. De lo que nosotros hacemos en Lula y Los Amantes no se gana la vida nadie. Si se sale de lo que se lleva, es muy difícil. Y ni siquiera haciéndolo estaría claro que pudiera cuajar.

>¿Y qué pasó a principios de los 90 con Los Romeos?
Era otro momento… La industria de la música vendía muchísimos más discos. Un grupo como nosotros podía firmar con una multinacional y trabajar en buenas condiciones. Ahora no hay posibilidad de hacer eso. Es imposible.

Los Romeos de ‘Arañas mi piel’.

>¿Por qué?
No sé, ¿por qué tendría que hacer una portada desnuda en el Interviú? (risas). No, en serio, es lo que te he dicho antes. Hay muchos programadores de sala, se mueve mucha cosa, pero realmente lo que es management… Salvo Born!, que sí que se lo curra, en Castellón no hay nada.

>¿Y crees que podría volver a ocurrir un fenómeno como el vuestro?
A lo mejor hay demasiados músicos y hacen falta más gente currando alrededor, ¡somos demasiada gente tocando ya! (risas) Tal vez la próxima generación tenga en cuenta esos aspectos.

>¿La de tu hijo Luca (en ese momento entra en casa)?
Sí que tiene genes sí. Desde los 7 años va al Conservatorio, hace percusión; toca de todo y le gusta. Está tocando clásico, por ahora, pero él y yo tocamos cosas juntos en casa y colabora a veces en nuestros conciertos. Es un rollo un poco Pantojil, pero pienso que es bueno para él. Desde que sé que Patti Smith también lo hace con el suyo, lo hago más tranquila (risas).

>¿Planes con Lula?
Félix se casa y estaremos un tiempo parados, pero después tenemos intención de hacer nuevo disco con tranquilidad, para superarnos y hacer algo nuevo.

>¿De dónde sacáis recursos para grabar los discos entonces?
Ahorramos de lo que vamos sacando de los conciertos, hacemos caja para grabar en un estudio en condiciones y también nos gastamos la pasta en el master.

>También debe ayudar tener a un productor en el grupo (Alberto Lucendo) y al dueño de un estudio en la familia (Coky Ordóñez, cuñado de Tomás Ramos)…
Ayuda mucho, efectivamente. Y, además, el disco de Los Amantes lo grabamos en directo en sólo dos días y se ajustan mucho los costes. Grabar en directo queda mejor y se pilla más la esencia de las canciones.

>Por último, adelántanos lo que puedas del libro que te han encargado desde Ediciones Chelsea
Me llamó Álex Díez [el editor, también líder de Cooper y ex de Los Flechazos] para encargarme un libro de la colección Mis documentos, en el que se trata de volcar todo el material de mi trayectoria musical que haya guardado y comentarlo. Saldrá en junio en una tanda en la que también se publicará el de Adolfo Díaz de Airbag y Jonathan de Suzy y Los Quattro. Al final he decidido hacerlo muy personal, con fotos y dibujos antiguos y actuales, hablando de mi vida, de la época de Los Romeos, de lo que estoy haciendo ahora. En general, de cómo he sobrevivido tantos años haciendo música.

Próximos conciertos de Los Amantes:

  • Viernes 14 de marzo. Four Seasons. Castellón.
  • Sábado 12 de abril. Quatre Estacions. Pedreguer.

Listas de lo mejor de 2013 en Castellón

MEJOR DISCO CASTELLONENSE 2013

Montefuji.

1. Montefuji: Bestiario (autoeditado)
2. Rauelsson: Vora (Sonic Pieces)
3. Skizophonic: Velodrome (autoeditado)
4. Lula: Viaje a Marte (Lucinda Records)
5. Ramon Godes & Alejandro Royo: Finsternis Suite (autoeditado)
6. Shock Treatment: Antología 1990-1999 (No Tomorrow Records)
7. Benicàssim.pop. Volumen 1 (disco-libro recopilatorio, Lemon Songs)
8. Martina: Cuentos de aventuras desafortunadas. Volumen 02. Esto es la guerra (autoeditado)
9. The Electric Ones: The Electric Ones (autoeditado)
10. Heezen: La Rue Verte + La Terre Bombardée (autoeditado)
11. Joe Petraski y Los Carniceros del Tango: La Guardia Mediterránea (Lemon Songs)
12. ComalCool: Super Extra Plus (Mesdemil)
13. Sutja Gutiérrez: Original Soundtrack (reedición, autoeditado)
14. Josep Lluís Notari: D’Espadà i altres versos (Bureo Músiques)
15. Killus: Feel the Monster (Art Gates Records)
16. La Pepa: Mi otra yo (autoeditado)
17. The Last Band: Three (premio por ganar el concurso Castellón en Vivo en 2011)
18. La Ranamanca: Sobre sorpresa (Mésdemil)
19. Nadia Sheikh: 50 feet (autoeditado)
20. Jerez Texas: Viento y marea (autoeditado)
21. The Cutting Fingers: The Cutting Fingers EP (autoeditado)
22. 2046: Cerca del principio (autoeditado)

MEJOR CANCIÓN CASTELLONENSE 2013


1. Montefuji: “Caballo grande” (Bestiario)
2. Rauelsson: “Fluvial” (Vora)
3. Skizophonic: “How Would You Say I Love You?” (Velodrome)
4. Martina: “La Señorita Buenos Días” (Cuentos de aventuras desafortunadas. Volumen 02. Esto es la guerra)
5. TanStuPids: “Ulls” (Plou)
6. The Electric Ones: “On The Road” (The Electric Ones)
7. Lula: “Universos paralelos” (Viaje a Marte)
8. Morcillo El Bellaco y Los Rítmicos: “Perdí mi tren” (inédita incluida en Benicàssim.pop. Volumen 1)
9. Shock Treatment: “Adiós, tú” (Antología 1990-1999)
10. Beat More: “My Room”
11. Sutja Gutiérrez: “Dat Christ” (adelanto de su próximo disco, Cult & Truth)
12. The Last Band: “Surviving” (Trhee)
13. Montefuji: “Suena Michel” (Bestiario)
14. ComalCool: “La misma historia” (Super Extra Plus)
15. Rauelsson: “Split” (Vora)
16. Montefuji: “Último invierno” (Bestiario)
17. Lula: “L” (Viaje a Marte)
18. Skizophonic: “Clockwork” (Velodrome)
19. 2046: “Otoño” (Cerca del Principio)
20. Amar como: “Araboga” (Benicàssim.pop. Volumen 1)
21. ComalCool: “Caminos mojados” (Super Extra Plus)
22. Miss Black Emotion: “Tainted Love” (versión de Ed Cobb, Benicàssim.pop. Volumen 1)
23. The Nudity Project: “Órdago de Zafiro” (Birds passing over the flue of the gas Chambers fell dead).
24. The Cutting Fingers: “Sofa Man” (The Cutting Fingers EP)

MEJOR VIDEOCLIP CASTELLONENSE 2013

1. Montefuji: “Bélmez” (Micrea)
2. Lula: “L” (Wanna)
3. Rauelsson: “Fluvial” (Alia R. Koehler y Raúl Pastor Medall)
4. Sutja Gutiérrez: “Dat Christ” (Frank Seiler)
5. Miss Black Emotion: “People Need a Promise” (Pablo Serrano)
6. Skizophonic: “Oh oh oh (Do Not Skip Any Detail)” (Pablo Serrano)
7. Los Reactivos: “El show debe continuar” (Wanna)
8. Paula Piqueres & Pablo Serrano: “I’ve just seen a face” (versión de The Beatles, Pablo Serrano)
9. Agraviats: “Venen i se’n van” (Andreu Vicent)
10. Beat More: “My Room” (Wanna)
11. Nacho Silvestre: “Titanium” (versión de David Ghetta, Wanna)
12. Yei Yi & Co: “Marge Mitger” (Natrox Producciones)
13. Keco Fontana: “Ná” (Nacho Viedma)
14. Borja Casado: “El frente del olvido” (Antonio Ruiz)
15. F. J. Silvestre: “Siempre he sido así” (Pablo Serrano)
16. Sordomondo: “Dentro” (Isabel Pastor)
17. Almorranes Garrapinyaes: “L’única arma” (Pablo Serrano)

MEJOR DIRECTO EN CASTELLÓN 2013

1. Balmorhea. Auditori Municipal de Vila-real. Tardoràlia.
2. Woodkid. Benicàssim. FIB.
3. Damian Marley. Benicàssim. Rototom Sunsplash.
4. Els altres canten Les Deesses Mortes. Paranimf de la UJI.
5. Beach House. Benicàssim. FIB.
6. Aaron Thomas. Anfiteatro del Pinar del Grao. Bidi Festival.
7. Johnny Marr. Benicàssim. FIB.
8. Wes Swing. Casino Antiguo. Fiesta Nomepierdoniuna-Sons.
9. Retribution Gospel Choir. Four Seasons. Sons
10. Neil Halstead. Teatro Principal. Tanned Tin.
11. The Wave Pictures. Four Seasons.
12. Lee Ranaldo. Teatro Principal de Castellón. Tanned Tin.
13. Goodby June. Pub D’Leyend.
14. Arctic Monkeys. Benicàssim. FIB.
15. Rauelsson. Casino Antiguo de Castellón. Sons.
16. Los Enemigos. Sala Opal.
17. Sex Museum. Pista Jardín de l’Alcora. Bestialc.
18. Fermin Muguruza. Benicàssim. Rototom Sunsplash.
19. Antònia Font. Auditori Castellón.
20. Lisäbo. Teatro Principal de Castellón. Tanned Tin.
21. Jacco Gardner. Benicàssim. FIB.
22. Skizophonic. Teatre Municipal de Benicàssim. Benicàssim.pop.
23. Juan Nadie: Homenaje a Morcillo. Four Seasons.
24. Josh Rouse. Four Seasons. Fiesta Nomepierdoniuna.
25. Miles Kane. Benicàssim. FIB.
26. Jane Joyd. Sala de Cámara del Auditori. Camden Club.
27. Hurts. Benicàssim. FIB.
28. The Brew. Zeppelin Club. Zeppelin Live.
29. Arcana Has Soul. Museu de Belles Arts. Nits al Claustre.
30. Folly & The Hunter. Veneno Stereo. Sons.
31. The Widowbirds. Pub D’Leyend.
32. Swan Fyahbwoy. Sala Gossip.
33. Pau Vallvé. Casino Antiguo de Castellón. Tanned Tin.
34. Aspencat. La Pérgola. Trovam!
35. Andrea Motis y Joan Chamorro. Oropesa. Festival Internacional de Música ORFIM.
36. Maria Coma. Auditori Municipal de Vila-real. Tardoràlia.
37. La Habitación Roja. Zeppelin Club. Zeppelin Live.
38. Los Punsetes. Zeppelin Club. Zeppelin Live.
39. Obrint Pas. Auditori de Castellón. Trovam!
40. The Excitements. Pista Jardín de l’Alcora. Bestialc.
41. Autumn Comets. Sala Màgic Box del Auditori. Camden Club.
42. Club964. Sala Zeppelin de la Vall d’Uixó. Cicle Mutant.
43. Love of Lesbian. Sala Opal.
44. Pleasant Dreams. Benicàssim. FIB.
45. Amigos Imaginarios. Four Seasons.
46. Pau Alabajos: Mural del País Valencià. Teatre del Raval.
47. Gravenhurst. Teatro Principal de Castellón. Tanned Tin.
48. Dawn Landes + Sylvie Lewis. Veneno Stereo. Sons.
49. Tuya. Veneno Stereo.
50. La Ranamanca. La Pérgola. FeCStival.
51. Montefuji. Veneno Stereo.
52. Jake Bugg. Benicàssim. FIB.

MEJOR FESTIVAL EN CASTELLÓN 2013

Damian Marley en el Rototom Sunsplash 2013. Foto: Tato Richieri.

1. Rototom Sunsplash
2. Tanned Tin
3. FIB
4. Tardoràlia
5. CinemaScore
6. FeCStival
7. Arenal Sound
8. Trovam!
9. Sixties Rock Weekend
10. A la Lluna d’Estiu
11. Bidi Festival
12. Feslloch
13. Cinetone
14. Benicàssim Blues Festival
15. Bestialc
16. Soundglasses Festival
17. Festival Internacional de Jazz de Peñíscola
18. Quasimoto

MEJOR EVENTO CULTURAL EN CASTELLÓN 2013

De izquierda a derecha, Leonardo Pérez García, Juanan Martínez, Javier Godino, Julio Montejo, Carlos de Cozar, Manu Montejo y Carlos Alonso Ojeda, con sus esposas tras la gala final del Cineculpable 2013. Foto: Cineculpable.

1. Cineculpable
2. Foro Social del Rototom Sunsplash
3. Nit de l’Art
4. Mostra de Teatre Reclam
5. FITCarrer (Festival Internacional de Teatre de Carrer de Vila-real)
6. Nou Cinema (Paranimf de la UJI)
7. Corral de Teatro (Xilxes)
8. Reflexiva
9. EspaiCinema (EACC)
10. Feslida
11. Imaginària
12. Test
13. Ciclo Monólogos del Teatro Principal de Castellón
14. Fantasti’CS
15. Castelló Negre
16. Concurso Nacional de Danza Ciudad de Castellón
17. En Pantalla gran (Paranimf de la UJI)
18. Las Villas (webserie)

*Las seis listas han sido confeccionadas con la votación secreta de 20 personas vinculadas estrechamente a la escena musical y cultural castellonense, de las que en Nomepierdoniuna valoramos mucho su criterio, además de los propios colaboradores del blogzine. En cada lista han entrado los nombres de las bandas o eventos que, como mínimo, han registrado un voto. Los que han autorizado publicar su nombre son Juan Carlos Tomás, Juanki (La Seta Azul), José Luis Cuevas (Born! Music), Luis Óscar Garcia (Metrònom), Xavi Muñoz (músico), Antonio García (Rock Museum), Manolo Bosch (periodista), Toni Falomir (Cicle Sons), Cristina Garcia i Grau (periodista de El Periódico Mediterráneo), Sergio Ibáñez Álvaro (coordinador del Aula de Cine y Creación Juvenil de la UJI y programador del Paranimf), Pep Navarro (técnico de sonido), Miguel Ángel Borja Cortés (Camden Club), Carme Ripollès (ACF Fotografía), Galcerán de Born (Nomepierdoniuna), Adam Brenes (NMPNU TV), Asun Pérez (Nomepierdoniuna) y David H. Beltran (Nomepierdoniuna).

Adela Arrufat lleva sus ‘instantes’ a Pennsylvania

On the beach, 28,7 x 23,6 inch, oil on canvas, 2013.

La artista castellonense Adela Arrufat vuelve a exponer sus pinturas en Estados Unidos. Esta vez será en la Crary Art Gallery Museum de Pennsylvania del 18 de agosto al 7 de septiembre. El 16 de agosto será el encuentro meet-the-artist para charlar con la artista y conocer de primera mano los entresijos de sus obras.

Hace menos de un año desde que la batería de Lula expandiera sus obras hacia territorio norteamericano con una exposición en Nueva York. Ahora vuelve a tierras yanquis para presentar una colección más ampliada de los óleos de esa exposición, que lleva el título de Instants, un nombre que define la esencia del estilo artístico de Adela y su interés por mostrar las instantáneas cotidianas de la vida, a las que no se les presta especial atención pero que están llenas de belleza.