Música >> Portada

Siete promotores de Castellón proponen programar sin romper la línea del Institut Valencià de Cultura

Un grupo de empresarios del espectáculo de Castellón remite un documento sobre la reunión mantenida el 7 de junio con el Institut Valencià de Cultura y el Ayuntamiento. Su objetivo es seguir programando en espacios culturales públicos de la ciudad y contar con condiciones más favorables.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Óscar Cortés, sentado a la derecha, con los cómicos Joaquín Reyes a su lado y Javi Sancho detrás.

Siete promotores de espectáculos de Castellón han firmado un documento en el que piden al Institut Valencià de Cultura (IVC) y al Ayuntamiento facilidades para programar en la ciudad espectáculos de nombres mediáticos. Apuntan en el texto que su intención es complementar la nueva línea cultural –“una revolución de 180º”– establecida por el coordinador del IVC en Castellón, Alfonso Ribes, más centrada en ofrecer espectáculos en los que no sea el factor comercial el decisivo a la hora de programar en el Auditori y en el Teatro Principal. El citado documento hace referencia al contenido de la reunión que el pasado 7 de junio mantuvieron los promotores Héctor Olaria (Bemusic), Luis Óscar García (Metrònom), Juan Carlos Vidal (Saldré por la Noche), Óscar Cortés (Sueños Musicales), Fernando Marco (Taller 3), Ángel Juárez (Combo Castellón) y Eugenio Martí (Sinequanon) con Alfonso Ribes, la concejala de Cultura de Castellón, Verònica Ruiz, y el responsable de programación del Auditori, Juanjo Porcar.

Esta reunión responde a la petición que, a iniciativa de Óscar Cortés, los promotores realizaron en el mes de mayo, para exponer al nuevo gestor del IVC de Castellón la situación que se encontraban y solicitar colaboración para volver a traer grandes giras mediáticas. Según el documento firmado ahora, Alfonso Ribes les comentó que ningún promotor puede programar ni arrendar el Auditori hasta febrero-marzo de 2018, cuando se les indicará el momento en que podrán retomar su actividad. El motivo: “No mezclar la nueva línea cultural con propuestas privadas para que el público no tenga un visión equivocada del nuevo enfoque del Auditorio”, según apuntan los responsables de estas empresas, quienes señalan que de este modo se priva a los ciudadanos de la posibilidad de presenciar espectáculos que sí pasan por otras grandes localidades, al tiempo que no ayuda a la economía local.

En el texto exponen que la mayoría de espectáculos realizados en el Auditori no podían ser rentables solo con la taquilla -900 butacas a la venta-, por lo que se desarrollaba una colaboración entre Generalitat y promotores. Sin embargo, “la nueva dirección no patrocinará empresas para este tipo de espectáculos y que precisen colaboración del Auditori para asumir costes, por lo que no contarán con apoyo de la Generalitat. Los promotores deberán pagar un arrendamiento según las tarifas oficiales”.

Los firmantes solicitan también un plan de mejora en las infraestructuras y acondicionamiento de los recintos en cuanto a iluminación y sonido. “Espacios como Auditori, La Pèrgola y Palau de la Festa son poco competitivos para realización de producciones musicales, obligando a una gran inversión por parte del promotor cada vez que los utiliza”. Y añaden que para suplir esas carencias los promotores se ven obligados a arriesgar aún más su capital para traer espectáculos, al tiempo que suben el precio de las entradas para intentar cubrir costes, lo que limita el atractivo respecto a otras ciudades.

En sus conclusiones, los empresarios consideran imprescindible tener el apoyo de las instituciones, estableciendo acuerdos, convenios y compromisos, “que sí se producen en otras ciudades españolas” para seguir programando bajo su riesgo. A partir de ahí, los promotores proponen que se establezca un número de cesiones del Auditori y Recinte Castelló para realizar entre seis y ocho grandes conciertos al año, abriendo una convocatoria a finales de 2017 para que los promotores propongan conciertos para 2018.

Piden a la Concejalía de Cultura que llegue a un “acuerdo de arrendamiento con la Generalitat y la concejalía sea patrocinadora de cada actuación, asumiendo el coste de las cesiones” a los promotores dentro de transparencia, ética y solidaridad, con convocatorias públicas o concursos.

Al Institut Valencià de Cultura solicitan que se replantee su política de precios de alquiler de espacios, tomando como termómetro los arrendamientos en ciudades similares. Al mismo tiempo, que se invierta en materiales audiovisuales para dichos espacios, ofreciéndose los promotores para su asesoramiento.

En cuanto a la programación, consideran conveniente una coordinación entre Concejalía de Cultura, Fiestas, Institut Valencià de Cultura y UJI, evitando que se solapen los espectáculos.

 

Deja un comentario