Teatro y danza >> Portada, Portada3

Reclam cierra el festejo de sus 25 años de teatro en Castellón y planea un próximo toque internacional

La Mostra de Teatre Reclam echó el cierre de edición en Benicàssim, y una vez más con lleno completo. Punto y final con el circo de ‘Rhümia’ y ya en la mente de su director artístico, Toni Valesa, la programación de 2018, a la que desea aportar un toque internacional.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El divertido circo de ‘Rhümia’ ha cerrado la 25ª edición de Reclam. Foto: J. Damián Llorens.

La 25ª edición de la Mostra de Teatre Reclam ha llegado a su final.  Un mes de programación que ha permitido que doce localidades castellonenses hayan tenido la oportunidad de contemplar obras de actualidad dentro de las artes escénicas nacionales, con un final potente encadenando la actuación solista de Nacho Sánchez en Iván y los perros (viernes 1 de diciembre, en el Paranimf), la premiada danza Oskara de Kukai, con sus tres Max (sábado 2, en el Teatro Principal de Castellón) y el circo de Rhümia de Rhum & cia como clausura, con lleno total en el Teatro Municipal Francesc Tárrega de Benicàssim (domingo 3).

Unas Bodas de Plata que, como conclusión, han cumplido las expectativas de su director artístico, Toni Valesa, quien cifra en más de 10.000 el total aproximado de asistentes al medio centenar de representaciones –ninguna al aire libre- y que ya piensa en una edición 2018 “internacional, si se da la posibilidad”. “Pese al tiempo de crisis, creo que Reclam goza de buena salud”, subraya nada más cerrar tan significativo aniversario. Algo que ha llamado la atención este año al responsable de la programación es “la repercusión que ha tenido fuera de Castellón a nivel mediático, dando la sensación de que ha adquirido más prestigio fuera que aquí. De hecho, ya nos han llegado bastantes propuestas para participar en la próxima edición de Reclam, y es que traer compañías potentes dan prestigio y llaman la atención dentro del mundo profesional”.

Toni Valesa, en el escenario del Teatro Municipal de Benicàssim. Foto: J. Damián Llorens.

No ha sido la única nota positiva extraída en este 2017, “en el que han vuelto a funcionar muy bien las obras de danza, de primer nivel” y en cuanto a espacios valora muy positivamente la incorporación del Teatro Principal, a través del Institut Valencià de Cultura, y la novedad del Espai Cultural de Oropesa. No se olvida tampoco de un apartado muy especial, “los espectáculos de formato más pequeño dedicados a escritores como Max Aub, Mario Benedetti y Miguel Hernández” o de novedades como la colaboración con Benicàssim.pop, en la que también fue fiesta de aniversario de Nomepierdoniuna.

Con el telón del XXV Reclam recién bajado y mientras cierra también la programación del primer trimestre de 2018 en el Paranimf de la UJI, no puede ocultar que ya ha pensado en la anual Mostra de Teatre: “Tenemos pendiente la internacionalización de Reclam, pero resulta complicado. Si conseguimos colaboración, podemos dar ese paso”. Sí tiene más que claro que “seguiremos dando cabida a propuestas de danza, que sigue generando obras de mucho interés y espectáculos que consideremos de calidad para que puedan ser disfrutados en Castellón”.

Hasta que llegue esa próxima edición queda en la historia del Reclam la incorporación de títulos como In memoriam. La quinta del biberó, de Lluís Pasqual; Dancing with frogs, de Sol Picó; Palabras de Miguel de La Nona; El lunar de Lady Chatterley con Ana Fernández; Iván y los perros con Nacho Sánchez; Sofía con Victoria Salvador;  Oskara de Kukai; o Rhúmia de Rhum.

La Mostra de Teatre Reclam está organizada por la Universitat Jaume I, con la colaboración del Institut Valencià de Cultura de la Generalitat Valenciana, la Diputación Provincial, la Fundació Caixa Castelló y los ayuntamientos de Almassora, Benicarló, Benicàssim, Betxí, Borriana, Castelló, Onda, Orpesa, la Vall d’Uixó, Vilafranca, Vila-real y Vinaròs.

Cola para entrar en Benicàssim a la última representación. Foto: J. Damián Llorens.

‘IVÁN Y LOS PERROS’, CIERRE EN EL PARANIMF DE LA UJI

El actor Nacho Sánchez (conocido principalmente por La piedra oscura, obra de Alberto Conejero que obtuvo cinco premios Max) tomó el escenario del Paranimf de la UJI el viernes 1 de diciembre, un día desapacible a causa del frío viento que, posiblemente, condicionó la asistencia de público, más baja de lo habitual, con algo menos de 100 espectadores.

Una historia basada en hechos reales que puede recordar en su línea argumental a la celebérrima Tarzán, con un humano adoptado por animales y erigiéndose posteriormente en su líder. En este caso, la producción de La Pavana dirigida por Víctor Sánchez Rodríguez a partir del texto de Hattie Naylor cuenta las desventuras de un niño en la Rusia capitalista de Yeltsin que huye de su hogar y, vagabundeando por las calles de Moscú, encuentra en una manada de perros sus más leales acompañantes. Una historia sobrecogedora recordada desde el “ahora”.

Nacho Sánchez, en ‘Iván y los perros’. Imagen de archivo.

Nacho Sánchez se desenvuelve adecuadamente en el apartado gestual, que acompaña con una notable condición física, indispensable para una mejor transmisión de emociones y estampas. Sin embargo, en los momentos de susurro cuesta captar algunas de sus frases (sobre todo cuando se envuelve con el plástico que sirve de telón posterior de un escenario con contados elementos), problema resuelto con la repetición de nombres y descripción de situaciones. La historia en sí es tremenda y su protagonista pone todo de su parte por transmitirla, aunque la respuesta final del público es elegante pero no demasiado apasionada.

Deja un comentario