Música >> Portada

Mark Olson. El sonido de un mundo imperfecto

Actor principal en los primeros discos de The Jayhawks (incluidos los irrepetibles ‘Hollywood Town Hall’ y ‘Tomorrow the Green Grass’), y ex pareja sentimental y artística de Victoria Williams, Mark Olson explora ahora las posibilidades del folk y el country en contacto con los sonidos fronterizos entre Europa y Asia. El resultado, canciones de carne y hueso, grabadas en exteriores para exponer mundos interiores, como ha hecho acompañado de la noruega Ingunn Ringvold en su último disco, ‘Goodby Lizelle’ (Glitterhouse, 2014), encumbrado por la crítica. Entrevistamos a un librepensador de la música contemporánea de cara a su concierto en el Four Seasons de Castellón el viernes 5 de diciembre (19:00, 10 €).
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Mark Olson, espíritu indómito.

 >¿Cómo está yendo la gira española que empezasteis el 26 de noviembre en Madrid? El nuevo disco está recibiendo muy buenas críticas y se ha metido en rankings importantes, como el de Mojo Magazine en EE.UU., donde ha sido disco del mes en septiembre. ¿Lo estáis notando?
Muy bien y con ganas de girar por aquí y por muchos otros países que estamos cerrando para el nuevo año. Efectivamente, nuestro álbum se está posicionando muy alto en los rankings, así que ahora estamos en el proceso de organización de nuestro calendario.

>Goodby Lizelle lo has grabado con tu pareja, Ingunn Ringvold, con una grabadora portátil en sitios tan dispares como Armenia, Sudáfrica, Finlandia, República Checa… sin ningún tipo de atadura. ¿Por qué un disco nómada? ¿Qué influencia han tenido todas esas diferentes localizaciones en el resultado final, tan orgánico?
Teníamos que esperar 29 meses para que Ingunn obtuviera el visado para entrar en EE. UU., así que tuvimos que encontrar otros lugares donde ir y lo hicimos. Me gusta probar nuevas ideas y canciones. Una de ellas es que ahora que todo el mundo parece grabar con Pro Tools, que hace que todo sea demasiado perfecto y con un sonido deshumanizado, nosotros  íbamos a llevar una grabadora portátil para, por ejemplo, tomarnos nuestro tiempo colocando micrófonos. Y es eso lo que hace que suene tan real y natural, como si estuvieras en la habitación o debajo del árbol, en un hermoso prado, donde nosotros realmente lo grabamos. ¿Por qué va a querer la gente una máquina perfecta impulsando una imagen sonora de un mundo imperfecto?

>¿Cómo se hace para absorber nuevas influencias, tanto europeas como orientales, y seguir sonando a música con raíces de folk norteamericano, sin caer en el pastiche? ¿Te encaja la etiqueta de vaquero místico?
La influencia que se escucha en el disco es de un país en concreto, que es Armenia. Armenia es un país único y muy especial, con 5.000 años de historia y su propio alfabeto y notación musical, con grandes compositores como Sayat Nova y Komitas. Glendale (California, EE.UU.) es ahora una ciudad armenia y tengo amigos allí que son músicos y, además, Ingunn y yo aprendimos música armenia en Vanadzor (Armenia), así que estamos siguiendo sus consejos. Cuando tocamos “Running Circles” [segundo corte de su nuevo disco] en Madrid la gente se volvió loca con el canon [instrumento tradicional armenio]. Y eso fue realmente intenso, porque a los españoles os llega y entendéis las bases de esa música.

>¿Cómo surgió la conexión entre el desierto de Joshua Tree y los fiordos noruegos? ¿Qué tienen en común esos paisajes tan diferentes?
Bueno, la conexión en mi vida es Ingunn, mi esposa, y ambos tenemos raíces noruegas. La similitud entre el desierto de Joshua Tree y los fiordos está en que ambos tienen muchas montañas, aunque el clima es exactamente el opuesto.

>Háblanos un poco de la temática general de las letras del nuevo disco, ¿quién es Lizelle Djan?, ¿cuál es tu mundo, conforme preguntas en unas de las canciones (“Which World is Yours”)?
Lizelle Djan es un personaje de ficción que escribe libros, que te habla al corazón y te informa de que, mientras estés aquí en este mundo, nunca más serás un forastero. ¿De qué otra cosa podría tratar la primera canción de un disco? Tiene que tratar sobre algo importante. “Wich Worold is Yours” va de la diferencia entre el mundo físico y material (el mundo que vemos, el mundo del dinero y los edificios, por el que nos preocupamos todos los días, el mundo fuera de nosotros mismos) y el mundo interior de las esperanzas y los sueños que no se ven, el mundo de las cosas bellas que nosotros queremos para nuestras vidas y las de los demás.

>El último disco y tu trayectoria más reciente rezuman libertad creativa por todos los lados. ¿Es muy alto el precio que se paga? ¿La austeridad de medios, como el hecho de girar en formato dúo, es una opción o la única opción ahora mismo conforme está la situación incluso para artistas de tu trayectoria?
Estoy totalmente volcado en el formato de dúo. Es muy gratificante e intenso actuar como dúo. En directo, la atmósfera se va cargando conforme suena cada nota.

>¿Entran canciones de Jayhawks en tu repertorio en solitario como “Pray for me”, “Over my shoulder”, “Sister cry” o “Waiting for the Sun”?
Sí, esas canciones están en mi repertorio con Ingunn desde hace 8 años y seguimos tocándolas.

>¿Hay planes para volver a reunirse con Jayhawks o Gary Louris en el futuro?
No.

Mark Olson (segundo por la derecha) y Gary Louris (con gafas), al frente de los primeros Jayhawks. Foto: Paul Natkin.

Deja un comentario