Arte >> Portada

Los mapas artísticos del arte urbano en Castellón

Javier Abarca hablaba en el EACC de un tercer paisaje al que da forma el arte urbano. MIAU, TEST o Marte son casos palpables de esto y de cómo ha ganado presencia en Castellón. Un arte que ahora también se mete en la UJI de la mano de Joan Feliu.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El MIAU en Fanzara es una referencias del arte urbano más importantes a nivel nacional e internacional de Castellón. Foto: Carme Ripollès y Ángel Sánchez (ACF).

Imagina por un momento el centro de Castellón. La plaza Mayor que conecta con las calles Caballeros, Colón, Mayor y Enmedio. También la plaza de La Paz, la calle Navarra, la calle Gobernador, plaza Borrull, avenida del Mar, avenida Hermanos Bou… Calles, avenidas y plazas que dan forma a un mapa, en este caso, de Castellón. Como ocurre en cualquier ciudad. Ahora imagina otro mapa. Otra forma de entender la ciudad, de moverse a través de ella. De recorrerla y de conocerla.

Precisamente esto es lo que abordó el artista e investigador Javier Abarca en el workshop El graffiti como mapa psicogeográfico, organizado el pasado mes de abril en el Espai d’Art Contemporani de Castellón (EACC). En el taller práctico, Abarca proponía redescubrir el mapa de Castellón a través de distintos grafitis que se encontraban en la ciudad. Los mapas y las líneas establecidas en las ciudades acaban convirtiéndose en fronteras mentales que el artista urbano derriba a través de la exploración urbana. Como si se tratase de un juego de niños, los cuales solo buscan explorar y no conocen de fronteras físicas (como muros o edificios) o mentales (concepto de calle, plaza, etc.).

Javier Albarca apuntaba a la existencia de un tercer paisaje, esa parte residuo sin aprovechar y sobre la que no se ejerce control. De esto habla la psicogeografía, una teoría de vida libertina a través de la cual se creó una forma de ir por las ciudades a través de juegos. De aquí nace la idea del grafiti y la exploración urbana. Como del mapa psicogeográfico que creó Javier Albarca de Castellón, un mapa alternativo para explorar de otra forma la ciudad.

Por eso es tan importante el espacio, el entorno. Precisamente, el artista urbano francés Eltono nos hablaba en una entrevista, durante la realización de su intervención Modo Nº6 en la fachada del EACC, de la importancia del espacio cuando se habla de grafiti en concreto y de arte urbano en general: “Mi trabajo en galería y en museo está basado en observar cómo es la vida de una obra en la calle y comparar cómo es la vida de una obra en un taller”.

Eltono junto a la fachada del EACC con ‘Modo Nº6’. Foto: Carme Ripollès (ACF).

El grafitero, desde su origen, busca no ser visto, sino que lo que la gente encuentre sea su arte. En cierta manera el arte urbano, que no es exclusivamente grafiti, ya que el grafiti como tal tiene un carácter clandestino e ilegal: “El juego del grafiti siendo legal… No es grafiti”, nos explicaba Eltono, también juega con la idea de crear mapas alternativos. Tanto físicos, entendiendo otra forma de recorrer y conocer un lugar o como embellecimiento, como psicológicos, creando nuevas formas de expresión y conexión: “El arte urbano ha conformado una forma mucho más democrática y abierta de consumo respecto a las formas tradicionales de exhibición en museos o galerías”, nos explica Joan Feliu, organizador de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo Marte, gestor del Museo de Arte Contemporáneo Vicente Aguilera Cerni de Vilafamés (MACVAC) y miembro del Departamento de Historia, Geografía y Arte de la Universitat Jaume I (UJI). “Es un arte que debe hacerse desde la mirada al entorno que se pretende abordar y con todos aquellos que van a convivir con la obra. Son un mensaje más o menos implícito de un lugar a sus habitantes o visitantes, y como tal, parte de su expresión e identidad creativa”.

Uno de los mejores casos para analizar esto es el MIAU, el Museo Inacabado de Arte Urbano de Fanzara. La cita gatuna ha convertido Fanzara en un auténtico museo al aire libre, creando otro concepto del mapa mental del propio pueblo que ahora se puede recorrer a través de sus calles o a través de sus obras. El arte urbano viste, edición tras edición, las fachadas y calles de Fanzara: “El caso del MIAU es excepcional, porque parte de la necesidad, no solo de revitalizar el entorno, sino de sanar una confrontación entre personas*. Ese es el verdadero éxito del MIAU, que además de ser un referente artístico del muralismo, es un proyecto social para el propio consumo de los vecinos de Fanzara”, explica Joan Feliu.

*Las protestas por parte de los vecinos de Fanzara contra la instalación de un vertedero no consiguieron acabar con el desarrollo del proyecto, pero sí crear una conexión y una fuerza increíble que un tiempo después dio vida al MIAU, que ha convertido Fanzara en un referente del arte urbano a nivel nacional e internacional sin apenas apoyos económicos y que celebrará su próxima edición del 6 al 9 de julio. 

Los ángeles robotizados de Xèlön en el MIAU. Foto: Ángel Sánchez (ACF Fotografía).

Pero el MIAU no es la única referencia de arte urbano que encontramos en la provincia de Castellón. La calle Mestre Goterris, la medianera del Centro de Día de Alzheimer Molía la Vila y la de la avenida Portugal y el Pont de la Gallega de Vila-real son los espacios transformados por el arte urbano y por las intervenciones de Escif, Sam3, Borondo y Felipe Pantone, respectivamente, o la más reciente, la pieza El rey de la selva  de Louis Lambert (3ttman), dentro de la Mostra d’art i creativitat de Vila-real, TEST. En cada una de sus ediciones, el TEST muestra el trabajo de distintos artistas emergentes a través de una exposición colectiva que combina con propuestas de arte urbano realizadas en espacios de Vila-real.

El arte urbano, ¿en galerías, museos, centros culturales y ferias?

“El arte urbano se ha convertido en el movimiento artístico revelación”, reflexiona Feliu, “un arte que la nueva generación considera parte de su legado porque son sus referencias estéticas. Ahora el movimiento se ha asentado con fuerza en el mercado del arte, su importancia comercial es un hecho y su presencia activa en galerías, museos, casas de subastas y colecciones privadas de todo el mundo. Es justo y merecido, pero no es sorprendente”. Y es que el arte urbano ya ha entrado en galerías y ferias, como es el caso de la Feria Marte, la cual en su pasada edición dedicó un espacio propio al arte urbano en el Curated Space.

Artistas como Eltono o Javier Albarca, este último incluso denuncia la pérdida de la naturaleza del arte urbano una vez éste entra en una galería, defienden el arte urbano que se desarrolla en su hábitat natural, la calle, con todo lo que ello conlleva (condiciones meteorológicas, erosión de los espacios, cambios en la morfología urbana, la participación de otros artistas sobre esas obras o grafitis, etc.): “En ningún momento he dejado de trabajar en la calle, y precisamente por ese lado más democrático de ofrecer arte sin esa frontera que puede ser la puerta de una galería o de un museo”, nos contaba Eltono, paradójicamente, en el EACC, “porque todo el mundo puede entrar en una galería, pero hay gente que no se atreve, simplemente por vergüenza o porque piensan que no lo van a entender”. Pero no se trata de una regla que siempre se cumpla, ya que, como apunta Feliu, “muchos de los artistas urbanos no han sido grafiteros ni clandestinos, simplemente han dado el paso del cambio de soporte para acceder a las personas que demandan este tipo de creaciones”.

El arte urbano, también protagonista en Marte’16. En la imagen, obras de Okuda. Foto: Enrique Bocángelus.

Lo que es innegable es que el arte urbano ha conseguido crear un lazo con el público: “A la gente le gusta que las cosas sirvan para algo, y el arte urbano se ha convertido en una demostración palpable de la funcionalidad del arte como respuesta a problemáticas sociales o como despertador de conciencias”, explica Feliu. Una de las muchas razones por las que Marte crea un espacio para el arte urbano dentro de la feria, pero ¿pierde valor al sacarlo de la calle?: “No creo que se trate de una pérdida de valor, aunque no sé muy bien cómo cuantificar el concepto de valor”, reflexiona Feliu, “si hablamos del económico, desde luego no. Si hablamos de reivindicación social, creo que lo justo sería hacerlo en términos de resignificación. El valor del arte es mutable, y lo que antes tenía valor por ser de determinada forma o estar en determinado contexto, ahora tiene otro, y nunca será definitivo”.

Educación, arte y entorno

Joan Feliu es, junto con Paloma Palau y Laura Orellana, del Departamento de Educación de la UJI, parte de la organización del curso de verano de la UJI Permeables. Educación, arte y entorno. El curso, que se celebrará los días 6, 7 y 8  de julio, plantea distintas formas de fomentar el aprendizaje a través de la práctica artística y con la presencia de profesionales del sector, desde organizadores y comunicadores a especialistas en didáctica e incluso casos reales de importantes proyectos de arte contemporáneo que han nacido en Castellón, como el MIAU y el FAVA365: “Hemos planteado un curso diferente, sin conferencias magistrales y optando por un modelo en el que se plantea una conversación entre todos, de igual a igual. De este modo, podremos debatir sobre las nuevas tendencias en comunicación artística con AVALEM (Asociación Valenciana de Educadores de Museos) o conoceremos las impresiones de los vecinos de Vilanova de Alcolea, los verdaderos protagonistas del FAVA365”.

El curso también ofrece una parte práctica, y es que los y las asistentes convivirán con la creación de nuevas obras en el MIAU, además de participar en una intervención de arte urbano colaborativa junto a Ildefonso Cecilia y Murdo, dos de los artistas participantes en el MIAU en el nuevo espacio que tendrá la Feria Marte en Fanzara. A la parte prácticamente también se añaden las actividades que se desarrollarán en el MACVAC y distintas acciones propuestas desde el área de didáctica de las artes del departamento de educación de la UJI.

Joan Feliu.

La relación entre arte y educación se aborda desde distintas perspectivas durante el curso, pero ¿se forma a la gente en arte? “Es cierto que el arte contemporáneo, como toda en la vida, se aprecia más si tienes una formación adecuada, pero no es imprescindible”, apunta Joan Feliu, “lo único imprescindible es la curiosidad. Hoy en día una obra de arte no tiene valor por serlo, sino que algo se convierte en una obra de arte cuando tiene valor para nosotros. Eso abre posibilidades infinitas, porque cada persona puede encontrar un valor diferente en cada obra… O no encontrar ninguno. Lo único que se necesita es enfrentarse a la obra con mente abierta y curiosidad”. Base sobre las que se desarrollan cada uno de los talleres del curso.

Concretamente, Joan Feliu es el coordinador de la actividad El aprendizaje a través del juego que han preparado desde el MACVAC. ¿De qué manera se puede trabajar este concepto desde los museos?: “El modelo de museo en el que creemos tiene como uno de los objetivos principales promover la conciencia y la percepción en las personas, desarrollar sus habilidad creativas y actitudes cívicas, proporcionando una comprensión básica en la sociedad en la que vivimos. El MACVAC es, entre otras cosas y casi diría que fundamentalmente, un proyecto didáctico. Trabajamos, a través de nuestras actividades, programas y exposiciones, para que los visitantes encuentren la posibilidad de navegar entre la incertidumbre desde la creencia de que el arte contemporáneo ayuda a reforzar la opinión crítica, amplía las posibilidades de creatividad y desarrolla las habilidades cognitivas, intelectuales y emocionales”.

En este sentido, desde el MACVAC han preparado dos actividades: Detectives en el MACVAC, que invita a descubrir distintas obras y autores a través de pistas, y Museum Escape, en la que se encerrará a los participantes en una sala del museo de la que solo podrán salir si saben utilizar su ingenio, mientras aprenden de arte.


  1. Pingback: El arte urbano sigue maullando en el MIAU 2017 | nomepierdoniuna

Deja un comentario