Música >> Portada

Lèpoka estrena ‘Bibere vivere’, un disco con páginas

'Bibere vivere' es un disco y, al mismo tiempo, una novela. Juntos dan lugar a una obra conceptual con la que los folk-metaleros castellonenses Lèpoka aspiran a dar un buen salto dentro del panorama nacional. Su gira cuenta por el momento con 15 fechas, incluido el festival Leyendas del Rock. Empiezan por presentarlo en casa, el sábado 10 de febrero en La Burbuja de Castellón.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Lèpoka, con su actual estilismo escénico. Desde la izquierda: Carlos Zaphs, Jaume Felip, Dionís Torralba, Dani Nogués, Zarach Llach, Popez y Samu. Foto: Eric Benajes.

Lèpoka apuesta muy fuerte en este 2018 para intentar el salto a los puestos más visibles del metal español. Ha publicado su tercer disco, Bibere vivere, y con él se ha puesto en marcha un campaña promocional pocas veces vista en la escena castellonense, con presentación -audición incluida- en conferencia de prensa en el Hard Rock de Madrid y entrevistas en medios radiofónicos nacionales, para continuar por una segunda presentación en la Casa de Cultura de Castellón (27 de enero). Es el arranque de un trayecto diseñado por la promotora On Fire -también ha publicado su CD- que a nivel de directos ha arrancado el 3 de febrero en el Winterfest de Barcelona y que hasta el momento incluye 15 fechas, incluida la actuación en el ya clásico Leyendas del Rock de Villena (9 de agosto). En el camino, cómo no, la presentación -con interpretación íntegra- en Castellón: sábado 10 de febrero en La Burbuja, junto a los pagan metal bilbaínos Incursed y los metaleros murcianos BrownBeast, a las 22:00 (entradas anticipadas, 8 euros; y en taquilla, 10). Bibere vivere es más que un disco, es también una novela escrita por el hombre de los vientos, Zarach Llach. Dos obras que se complementan y se explican mutuamente dentro de una historia conceptual que tiene a Simon Barrel como protagonista principal.

Portada de ‘Bibere vivere’, obra de Sergio Abalo.

“La idea al inicio era la habitual: escribir algo para incluir en el libreto del CD. Pero quise redactar algo más de dos párrafos y ha terminado siendo una novela. Un trabajo que desgasta mucho pero que, visto el resultado, vale la pena”, comenta Zarach, quien aconseja la adquisición del libro “porque nos servirá para tener más ingresos (risas) y para entender mejor lo que cuenta el disco“. Un álbum algo más calmado -dentro de los límites del folk metal- que su anterior, Beerserkers. “Después de un disco cañero parece que apetezca hacer algo más dulce”, explican los siete componentes de Lèpoka (el cantante Dani Nogués, el compositor en todos los temas y encargado de los instrumentos de viento Zarach, los guitarristas Popez y Dionís, el violinista Samu, el bajista Carlos Zaph y el batería Jaume Felip) , que han contado con seis colaboradores: Alba Rico, Rose Avalon, Raül Torralba -padre del guitarrista Dionís- e incluso de un noruego, Kai Somby (vocalista del grupo Intrigue), además dos miembros de los castellonenses Metal Cambra, Carlos Mercado y Juan Fran Ballestero, “quienes aportan sonidos de veinte instrumentos de percusión”.

Un trabajo arduo que se ha desarrollado a lo largo de dos años y que se materializó en cuanto a sonido en agosto y diciembre de 2017 en los Fireworks Estudios de Aldaia (Valencia), con Enrique Mompó y Fernando Asensi a los mandos técnicos, como ya hicieron en Beerserkers.

Para comenzar a saciar las ganas de su creciente número de seguidores, en noviembre de 2017 publicaron el videoclip de la canción “Goliardos”, dirigido por el también castellonense Eric Benajes, que tres meses después ya supera las 34.000 visualizaciones en YouTube. En esas imágenes ya se puede contemplar cuál será el estilismo de Lèpoka en esta gira (confeccionado por el taller de costura de los familiares de Zarach Llach), siguiendo el concepto de los goliardos: clérigos de vida licenciosa que proliferaron en la parte final de la Edad Media.

Entre sus valedores, Mägo de Oz, grupo de referencia en cuanto a popularidad dentro del folk metal nacional, que el mismo día de la presentación de Bibere vivere en Castellón invitó a Dani, Dionís y Zarach a trasladarse hasta Salou (Tarragona) para participar en su directo, en concreto en el tema “La posada de los muertos”. Y siguiendo en el apartado de fans, a Lèpoka les hace especial ilusión el concierto del 24 de febrero en Valencia, donde comparten cartel con uno de sus referentes, Saurom, además de Opera Magna.

UNA HISTORIA PARA SEGUIR CANCIÓN A CANCIÓN (CAPÍTULO A CAPÍTULO)

Bibere vivere cuenta con un prólogo instrumental de atmosférico y mágico arranque, “Broceliande” (nombre de un bosque francés), al que pronto se unen guitarras y flautas. Desemboca en “Simon Barrel”, el protagonista de esta obra conceptual, que aprovecha para presentarse al oyente sobre un ritmo rápido, medieval e incluso bailable en sus partes de flauta. En “Yo controlo” aparece ese humor tan típico de Lèpoka, regado por alcohol y que a coro invita a disfrutar de la noche como un “beerseker”, en referencia directa a su anterior disco.

“Ukon Laulu” es una canción especial. Carlos Zaph aporta la letra de este canto dirigido al señor de los truenos y las tormentas que arranca con la voz del noruego Kai Somby, del grupo Intrigue, en un tema muy coreable pero en el que es posible que no haya uniformidad a la hora de ser cantado por el público. Y otra voz invitada, la de Raül Torralba, para narrar en el interludio medieval “El hechizo y la profecía”, que da paso a “La caldera de los sueños”, el tema más comercial del disco, en el que Dionís se une a Zarach en la composición para dejar la letra en manos de Dani.

Al igual que Robin Hood, “Robin Booze” roba a los ricos para dárselo a los pobres, con la diferencia de que éste busca los brebajes, según la letra escrita por Carlos Zaph, dentro de otro tema rápido que incluye un reel irlandés. El barroquismo neoclásico aparece con “Confessio”, en la que Jaume aporta junto a Zarach la introducción, dejando las líneas vocales a Dani. Una defensa de la libertad individual para vivir sin tener que dar explicaciones, una idea compartida con “Goliardos”, el tema reflejado en el primer videoclip.

“Después de un disco cañero como ‘Beerserkers’, parece que apetezca hacer algo más dulce”

Lèpoka se estrena en valenciano con “Ulls verds”, con el apoyo vocal de la barcelonesa Rose Avalon, quien en 2010 optó a representar a España en Eurovision. Un tema sentimental en que se recuerda al ser perdido sobre un acústico fondo evocador. Y sigue otra colaboración vocal femenina, la de Alba Rico en “Nimme”. Del tema más corto (2:43) al de mayor duración (8:37). Carlos aporta la letra, con líneas vocales diseñadas por Dani y Jaume junto a Zarach. Cuentan con la dulce voz de Alba, una madrileña conocida por las versiones que desde hace diez años sube a su canal de YouTube. El largo minutaje permite variaciones rítmicas en las que la melodía predomina y hace cómodo el tránsito por sus variadas partes, orquestales incluidas.

“Villabirra” recupera el espíritu de Beerserkers, como se puede intuir de su propio título y por su rapidez y carácter festivo apunta a uno de los momentos más coreados de sus conciertos. A continuación, y ya como final, el epílogo acústico “Bibere vivere”, en el que se invita a sentir la vida y disfrutarla. Después de estos doce temas, parece claro que mantendrán la masa de fans, que se verá incrementada tras disfrutar en vivo de unos temas que invitan a bailar (por momentos) desmadradamente entre guitarras, baterías, flautas y violines.

Lèpoka, el día de la presentación del disco en la Casa de Cultura de Castellón. Desde la izquierda: Jaume (batería), Dionís (guitarra), Dani (voz), Popez (guitarra), Carlos (bajo), Zarach (vientos) y Samu (violín).

 

 

Deja un comentario