Música >> Portada, Portada3

Las Bistecs electrodisgustarán en el Santos Club

La diversión como aval. Frases chocantes y repetitivas sobre bases electrónicas. Broma, pero crítica. Es la propuesta de Las Bistecs, dúo catalán que sin saber de música se ha ubicado en los carteles de macrofestivales. Reinas del electrodisgusting, Carla Moreno y Alba Rihe preguntarán “¿qué pasa en Castellón?” el 2 de diciembre en el Santos Club.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Las Bistecs: Alba Rihe (izquierda) y Carla Moreno.

“No sabemos de música. Somos unas mamarrachas, pero ilustradas”, explicaron Las Bistecs desde el escenario de la playa del burrianense Arenal Sound 2017 ante una masa de público que en parte seguía con devoción sus coreografías, sus letras y sus parlamentos y en parte se cuestionaba cómo asimilar lo que estaba presenciando. Las barcelonesas Carla Moreno (estudió Cine) y Alba Rihe (Bellas Artes) nunca se plantearon entrar en el mundo de la música, e incluso ahora se preguntan cómo han llegado hasta ahí. Ese “hasta ahí” incluye el concierto-performance que en la noche del sábado 2 de diciembre (22:30) ofrecerán en el castellonense Santos Club (calle Lagasca, 3), con entradas a 14 euros o la posibilidad de un pase para cinco personas, botella y refrescos incluidos al precio de 120 euros. La actividad comenzará a las 18:00 con la sesión pinchada por Carlos Bru, para continuar con Sixcats (19:00-20:30), Maadraassoo (20:30-22:30), quien cerrará esta movida fiesta organizada por Menta!

Las Entrecots era una manera de pasar bien unos cuantos ratos y Las Bistecs, en principio, también. Su perspectiva comenzó a alterarse con el éxito de su canción “HDA” (Historia del Arte) a base de reproducciones en su perfil de Soundcloud. Con ese aval y el del éxito de los vídeos colgados en YouTube comenzaron a aparecer en televisión -el programa Alaska y Segura fue un gran trampolín- y a multiplicar su fama, impulsándolas a solicitar 3.800 euros para su primer disco a través de una campaña de crowdfunding y consiguiendo casi cuadruplicarlo: 11.000 euros. El resultado es el parto de Oferta (Miseria Producciones, 2016), su primer disco, que las ha ubicado en carteles de macrofestivales y en la cabeza del electrodisgusting.

Sobre las bases electrónicas que crea Adriá Gil, ellas van diciendo y diciendo, muchas veces reiterando. Nunca se llevarán un Nobel como Bob Dylan, pero aportan diversión, algo que siempre viene bien, y más cuando la crisis precisa de salidas para el alivio mental. Eso sí, o encantan o (electro)disgustan. No parece existir término difuso hacia su propuesta, llena de lycra, beats y de palabros que tal vez dentro de unos años acepte la RAE, como “chochocentrismo”.

En el remate de la canción “Galicia” preguntan “¿Qué pasa en España?”. Pues lo que pasa es que el cachondeo siempre ha gustado. Fenómenos como Chikilicuatre así se  explican. Carla y Alba no son músicos, pero saben lo que hacen y por qué. De hecho, controlan todo el proceso productivo. Divertirse, divertir y no pasar desapercibidas son las bases. El humor para decir lo que con otras formas resultaría más incómodo les sirve para criticar a las “Señoras bien” del PP o conseguir lo que pocos lograron en la memorística EGB, como es soltar de carrerilla los tipos de columnas, así como no olvidarse de ningún utensilio necesario para ir de after, incluyendo la “Pantoja”(!!!). Su culmen letrístico (desde la óptica seria) es “Caminante”, aunque un siglo antes a Antonio Machado le vinieron a la mente unos cuantos de esos mismos versos.

De primeras su propuesta puede dar la impresión de ser banal, pero más allá de sus atuendos ochenteros -cuando no se despojan de su top- y sus coreografías patosas hay crítica puesta al día. Poco se escapa de su radar de control de una sociedad en la que el ascenso al triunfo ha cambiado de camino (“Dj Bicha”). “Nos gusta el feísmo, pero lo realmente feo es que los artistas no se comprometan. No hacer falta hacer guerrilla pero un poco de crítica no va mal”, han comentado en El Periódico. Es por ello que les gusta molestar con ritmo.

“La semana de la moda y las blogueras

Buscando un sponsor por las carreteras

Las celebrities de España y sus tronistas

Calvos maquillados gritando: ¡Soy artista!”

(“Problemas”)

 

Deja un comentario