Música >> Portada

La Orquestra Lírica de Castelló suma y sigue con un ‘Chicago’ repleto de materia prima de la ‘terreta’

Las dos funciones del musical ‘Chicago’ ofrecidas en el Teatre del Raval demuestran, una vez más, que desde Castellón es posible realizar espectáculos atractivos y exportables. La Orquestra Lírica de Castelló está en racha y los resultados parecen darle la razón. Sofía Royo, Mary Porcar/María Iturralde, Noelia Agramunt, Santi López y Antonio Hernández resolvieron con holgura sus papeles en un clásico de Broadway que se mueve a ritmo de jazz en vivo. Próxima parada: el Palau de la Música de Valencia.
  
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Mary Porcar y Sofía Royo, en la representación vespertina de ‘Chicago’ en el Teatre del Raval. Foto: Lluïsa Ros.

En su web oficial, la Orquestra Lírica de Castelló (OLC) apunta tres puntos básicos que marcan su filosofía: ofrecer espectáculos de calidad, apostar por la juventud entre los profesionales de la música y creer en el talento con la marca CS. Y los aplica con una sorprendente versatilidad a la hora de escoger repertorios. En general predomina la música clásica y la lírica, pero la OLC se ha atrevido también a dotar de sinfonismo a un grupo tan festivo y de soca como Tom Bombadil o a encarar uno de los musicales más importantes de Broadway: Chicago, un espectáculo creado por John Kander, Fred Ebb y Bob Fosse, ganador de seis premios Tony tras su estreno en 1975. Y de todos esos envites ha salido triunfadora. En el caso de Chicago, su recorrido en manos de la OLC apunta a tres llenos completos en el Teatro Principal en octubre de 2014, junto al Grup de Teatre El Taronger. A partir de ahí, con un espectáculo reducido a sus highlights, una representación en el Palau de les Arts de Valencia, otra en Betxí con el aforo completo, y ahora, el sábado 9 de abril, dos funciones en el Teatre del Raval de Castellón, reuniendo a unas 350 personas. Y a la vista: el Palau de la Música de Valencia (12 de junio), esta vez con el espectáculo completo; y el 29 de agosto en las fiestas patronales de Segorbe, como resultado de una votación popular en la localidad del Alto Palancia para elegir un show en la programación.

La doble función en el Teatro del Raval correspondió a la versión reducida, con la peculiaridad de presentar dos actrices-cantantes distintas en cada función para el personaje de Roxie Hart: Mary Porcar (ex Miss Black Emotion) recuperó por la tarde el papel que dejó por trabajo más continuado en Valencia dentro del campo de los musicales; y por la noche la suplió María Iturralde (su ex compañera en Miss Black Emotion). Como Velma Kelly, Sofía Royo (VeumaniaCS, Skizonettes de Skizophonic).

Noelia Agramunt, como la temperamental ‘Mama’ Norton, cantando al son del jazz de la big band de la OLC. Foto: Lluïsa Ros.

En la sesión nocturna –la que vio quien esto escribe- fueron María y Sofía quienes se repartieron los papeles principales, con Noelia Agramunt como la manejahilos dentro de la cárcel Mama Morton. Todas ellas resuelven sus cometidos con holgura, llamando la atención la fuerza interpretativa de la más joven y menuda de ellas, Sofía Royo. Menos sorprende María por una sencilla razón: en Miss Black Emotion ya demuestra que puede ser un torbellino en escena cantando y bailando. Antonio Hernández se sitúa en el papel del estirado abogado Billy Flynn, sólo interesado en el dinero para evitar la condena de sus dos asesinas clientes; mientras que Santi López –pregonero en las pasadas fiestas de la Magdalena- da vida al inocente –su candidez le convierte en entrañable- y enamorado Amos Hart.

Por detrás, Carlos Pascual -responsable de la parte artística de la OLC- dirige a una docena de músicos a la manera de una big band de las primeras décadas del pasado siglo, dando la banda sonora adecuada a una obra que se sustenta en el jazz. Músicos de Conservatorio que interpretan con brillantez la música escrita originalmente por John Kander, destacando las ganas que pone el pianista José Luis Miralles, quien incluso desde su posición aporta algún matiz teatral.

Los proyectos de la Orquestra Lírica de Castelló sirven para demostrar que sin marcharse a cientos o miles de kilómetros es posible encontrar materia prima adecuada para poner en escena atractivos espectáculos.

Santi López pide ayuda al abogado interpretado por Antonio Hernández, ante la presencia del director, Carlos Pascual. Foto: Lluïsa Ros.

Deja un comentario