Música >> Portada

Jr Mackenzie: “Todo en ‘Files of life’ busca emocionar”

Tal vez sea el lanzamiento discográfico más sorprendente de este año en Castellón. Junior Mackenzie firma con 'Files of life' un trabajo lleno de belleza que rompe cualquier corsé estilístico. Un álbum que busca "emocionar", según confiesa Juan Fortea en Nomepierdoniuna.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Junior Mackenzie/Juan Fortea. Foto: Manuel Peris.

Files of life (Archivos de vida) es un disco atípico dentro de la música castellonense. Rompe fronteras estilíticas para desembocar en un redondo vestido con calma y elegancia, con un tono melancólico pero esperanzado en poder disfrutar de la vida sin prisas ni presiones, repleto de matices que se van descubriendo y disfrutando a medida que se suceden las escuchas. Junior Mackenzie lo firma, pero es un trabajo elaborado hasta el mínimo detalle por un grupo de colaboradores en quienes confía y con los que lleva tiempo trabajando. Siempre ha sido una especie de aparte en el CS Rock y en ésta, su quinta grabación, se supera dentro una discografía notable, imposibilitando cualquier etiqueta simple que lo pretenda definir. Lo que es palpable desde el mismo visionado de la portada -muy propia del artista Yido (Enric Núñez, nacido en Benicàssim)- es que hay muchas horas invertidas en este Files of life, y “mucho amor”, repite su firmante, con la finalidad de emocionar. Juan Fortea toma el teclado para analizar y desvelar algunas claves junto a Nomepierdoniuna del muy reciente disco de Junior Mackenzie, del que “Haze” ha sido el videoclip de adelanto, firmado por Marino Darés.

>Cambias de nuevo de registro y en Files of life sorprendes con un contenido hermoso, elegante, con tono melancólico. ¿En qué circunstancias te encontrabas para dar vida a este álbum?
No considero que sea un cambio de registro. Creo que corresponde a todo músico o compositor explorar territorios nuevos en cada uno de sus trabajos. Yo intento hacerlo. Solo o con banda, me gusta darle vueltas a las canciones e intentar hacer cosas distintas. Si no es así me aburro soberanamente. Antes de comenzar a trabajar en la grabación de este disco tenía varias canciones que ya había tocado mucho y modificado hasta sentirme totalmente cómodo con ellas. Otras las tenía guardadas porque no encontraba un espacio donde encajasen. Habíamos juntado una buena banda que sin duda ha sido determinante en el carácter final del sonido de los temas.
Me encontraba en un momento en el que me podía permitir centrarme totalmente en la grabación de este disco. Un momento que ha durado casi dos años hasta que ha salido a la luz. En relación al tono melancólico que mencionas, la melancolía siempre ha sido una buena fuente de inspiración. Todas las canciones que componen este disco se han escrito en momentos significativos de mi vida. Pero la intención ha sido darles un enfoque positivo y convertir esos instantes más oscuros en algo luminoso, hermoso y elegante. No creo que este sea un disco triste. Más bien es un disco hecho con delicadeza y sensibilidad. Las cosas delicadas y melancólicas no tienen por qué ser tristes.

>Por semejanzas, diría que el tono general de estas canciones se sitúan cerca de la versión de “The Ocean” de Richard Hawley que grabaste para el Cd de Benicàssim.pop Fiber moments.
Tal vez esas semejanzas vengan reflejadas por los arreglos de cuerda y sintetizadores a la hora de buscar una intención en la canción donde todo explote, emocione y se busque un carácter en cierta manera épico. En el proceso de re-composición de “The Ocean” encontramos una forma de trabajar muy interesante mezclando violines y sintetizadores. Además esa versión me permitió encontrar un registro de voz que no había explorado antes. Es muy importante para mí que en las canciones exista espacio donde vayan apareciendo elementos conforme avance el minutaje y que sucedan cosas. Lo hicimos así en la versión de Richard Hawley para el recopilatorio Fiber moments y hemos seguido esa filosofía en Files of life.

>Es un disco en el que hay mucho trabajo y amor puestos en él, tal como repites con frecuencia.
Este es, sin duda alguna, el disco en el que más tiempo, amor y dedicación he puesto en mi vida hasta la fecha. Pero no solo yo; todos los músicos que han participado han intentado que su aportación rozara la perfección. Y no me refiero en la técnica o en la ejecución, sino en transmitir con su instrumento la esencia de la canción.

>¿Has pensado en este disco a la manera de una banda sonora de una película?
No intencionadamente. Pero quizás la forma en la que evoluciona el tracklist puede compararse a un guión cinematográfico con historias independientes que juntas crean una trama única.

>Lo que es fácil de percibir es que se trata de un trabajo pensado y planificado a conciencia, desde la primera nota del disco a las imágenes usadas. ¿Cómo lo has trabajado: de un modo individual al que has añadido colaboradores o ya arrancaste como una labor en grupo?
Todo lo que hay en el disco, desde la primera nota, acorde, línea vocal, la mezcla o el diseño gráfico se basan en un mismo concepto: emocionar. Se ha dado cabida a la espontaneidad partiendo de una idea de base. Arrancar la producción supuso mucho trabajo para todos. Se comenzó con una preproducción en la que se determinaron los arreglos en los que se sustentarían las canciones en la que trabajamos Eloy Alcaide (teclados), Mauricio Bedoya (contrabajo) y yo. Una vez se tuvo eso claro se pasó a la grabación en varios estudios en los que cada uno de los músicos aportaba sus ideas. Fue un trabajo escalonado en el que ninguno sabía muy bien qué encontrarían a la hora de registrar sus tomas. De esa forma se mantuvo el carácter fresco y novedoso que aporta la improvisación.

En relación al diseño gráfico y visual existe un trabajo de concepto. Tanto el diseño gráfico de la portada realizada por el artista Yido como el videoclip del single avance “Haze”, realizado por Marino Darés, están basados totalmente en la esencia del álbum. Es más; cada uno de los elementos que conforman la portada del álbum está en estrecha relación con cada una de las canciones que le sirvieron al artista para inspirarse en su composición.

Portada de ‘Files of life’, obra de Yido.

>Así pues, lo consideras un trabajo grupal, no solista.
Cuando trabajas con muchos artistas de diferentes disciplinas el proyecto ya sea a nivel visual o sonoro pasa de ser un gesto individual para convertirse en colectivo. Y ese es el concepto que yo tengo de Junior Mackenzie, un colectivo de gente que trabaja aportando su talento cuya finalidad principal es la música, las canciones o el aspecto visual para tener un producto final en el que todos los partícipes son autores. No hay egos, no hay nadie más importante que otro. Todos somos dueños del resultado.

>Has acabado trabajando con músicos que en su mayoría tienen vínculos con Castellón y Valencia. Y además son amigos tuyos. Buena muestra de que con gente de casa se puede realizar un trabajo de alto nivel.
Más que con gente de casa, diría que con gente con quien comparto musicalidad más allá de su ciudad de residencia. Mauri y Eloy son parte de la banda. Marta Domigo, Rafa Adrián, Raquel Adalid, Juan Salvador o Esteban Hirschfeld son músicos amigos de Valencia con los que ya he tocado en otras ocasiones. Con Fernando Borja ya había tocado en Martina (el proyecto en castellano de Juan Fortea). Y Nacho García… pues qué te voy a decir… Para mí es un Dios Dorado de la batería. Un Dios que vive en Madrid.

>Empieza el disco con una narración en francés en “Archives de la vie” que se cuela también en “With you” a cargo de Agnes Rouilleault, que si no me equivoco es la vicepresidenta de la Association Culturelle Francophone de Castellón. ¿Por qué esta manera de comenzar?
Pues ahí me has pillado. No sabía que Agnes ostentara ese cargo. Necesitaba una narradora, lancé un SOS por facebook y acabé dando con ella. Me gusta mucho trabajar los preludios de los discos con piezas instrumentales o algo distintas a lo que va a acontecer. El hecho de que Agnes aparezca en esas dos canciones me pareció una forma muy interesante y elegante de introducir al oyente poco a poco en el disco.

>En los medios de comunicación tendemos a etiquetar lo que escuchamos con la finalidad de que el lector se ubique, pero con este disco cualquier etiqueta se queda pequeña. Creo que te inspiras, como siempre, en los compositores de folk y rock norteamericanos pero añades tantos matices que ahora no sé si te pongo en un aprieto al pedirte que me eches una mano para describirlo.
Esa es una de las cosas que quería conseguir. Lograr una mezcla de estilos que no permitieran etiquetarlo con una única palabra. Es este disco hay jazz, blues, folk, rock. La mejor forma de etiquetar el estilo de este disco es dejar que el oyente saque sus propias conclusiones. Pero si quieres una etiqueta esta sería: música que emociona.

“Corresponde a todo músico o compositor explorar territorios nuevos en cada uno de sus trabajos. Si no es así me aburro soberanamente”

>Haces algunas referencias a “God” y a “Lord”. Incluso “Break my soul” tiene un sentido góspel que me recuerda a algunos momentos de Black Crowes. ¿Cuál es el motivo?
El góspel mola. Las armonías vocales de ese tipo de música son preciosas. ¿Te recordó a los Black Crowes?. Joer… ¡Gracias! Esa canción es bastante antigua. La guardaba para un disco donde encajase bien. Tal vez por esa época andara escuchando a los Black Crowes… No sé… De lo que se come se cría, dicen.

>Te hemos visto más veces actuando solo que con banda, aunque después de un periodo sin acompañamiento, el pasado año volviste al formato de grupo. ¿Cuál es tu intención sobre la manera de defender estas canciones en directo?
La idea es poder ofrecer un directo con banda. Pero también es cierto que se dé la posibilidad de que se estructure el formato en función de espacio de la sala, presupuestos, condiciones…

 >¿Esas cuerdas y orquestaciones tienes previstas reproducirlas en vivo, utilizarás programaciones…?
La idea es lanzar secuencias e intentar que el directo se asemeje lo máximo posible al disco.

>Me ha llamado la atención que las canciones estén grabadas en varios estudios. ¿Por qué esos traslados?
Principalmente para facilitar a los músicos la grabación por su ubicación geográfica o para poder utilizar un determinado equipo.

>Coproducido por ti junto a Dani Castelar, responsable en parte, entre otras, de grabaciones de éxito de Paulo Nutini. ¿Cómo se produjo esta conexión?
Cuando acabamos de grabar todo el disco estuve hablando con varios ingenieros. Quería trabajar con alguien que aportase un extra consiguiendo un sonido característico. La conexión con Dani Castelar fue a través de Nacho Silvestre (Nacho siempre tiene la culpa de todo). Me reuní con Dani, le mostré las premezclas y le gustó el proyecto. Le di total libertad para que hiciese lo que quisiera con las canciones. Su trabajo de producción consistió en cambiar cosas de sitio, quitar arreglos y añadir otros para poder concluir con la mezcla final, llevándose las canciones por territorios sonoros que nunca me hubiese planteado.

>Personalmente, el EP anterior, Mr. Good Horse, me parecía un gran disco, pero con éste creo que te has superado ampliamente. ¿Crees que es el mejor que has hecho y el mejor que podías hacer justo en este momento?
No sé si es el mejor que he hecho. Pero sí que es el disco del que más orgulloso me siento.

>Te ha costado lanzarlo, porque ya llevaba tiempo grabado. ¿Se debe a que buscabas sello discográfico?
El proyecto estaba ya acabado a finales del pasado mes de febrero. A partir de ahí comenzó el trabajo de oficina, largas llamadas telefónicas y los e-mails eternos con un montón de sellos discográficos de aquí y del extranjero. Como siempre te encuentras de todo: mails sin respuesta, sellos que quieren que les des todo sin darte nada a cambio… Así que me di como fecha límite el final del verano pasado. Me planteé que si no encontraba ningún sello que me ofreciese unas condiciones en las que no sintiera que me estaban robando y tomando el pelo, optaría por la autoedición. Para este disco quería más distribución física, que estuviese en comercios, hacer las cosas de otra forma para que el proyecto pudiese llegar a más oyentes y potenciales compradores. En el transcurso de ese tiempo apareció una agencia de management que se interesó por el disco y por el proyecto. Y finalmente gracias a las gestiones de esta agencia, Big Artist, he conseguido lanzar el disco a modo de autoedición con las ventajas de tener alguien que trabaja como un sello y mantener de esa forma los derechos de autor intactos. Todos contentos.

>Planes a la vista para su presentación y promoción…
Arrancamos gira el año próximo. El 20 de enero presentaremos el disco y haremos un repaso a canciones de trabajos anteriores en el Auditorio de Castellón. A partir de ahí hay varios conciertos planteados con banda y otros de promoción por tiendas Fnac de toda España que serán acústicos y haré yo solo en un principio. Iremos anunciando. Se está trabajando también para conseguir una gira por Portugal, Canadá, Estados Unidos y algunas ciudades de Europa. Mi idea e ilusión con este disco es tocar todo lo que se pueda y más.

“No sé si es el mejor que he hecho. Pero sí que es el disco del que más orgulloso me siento”

Deja un comentario