Arte, Fotografía, Música >> Entrada libre, Portada

El MIAU Fanzara pone el “¡ay!” en su último maullido

Desde fuera MIAU Fanzara da la impresión de ser un proyecto atractivo y atrayente en torno al arte callejero. Y así es, como lo demuestra la atención que capta de todo el mundo. Desde dentro, sus organizadores (cansados por el esfuerzo) sienten que es necesaria más colaboración para seguir adelante. La quinta edición está en el aire. La cuarta ha dejado nuevas obras, con firmas de Charlie Sutcliffe, Ilia Mayer, Kelsey Montague, Pez, Milu Correch, Taquen Sixe Paredes, Sr. Arribas… y las miniaturas casi escondidas de Suso33.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

MIAU Fanzara 2017_Carme Ripollès

En el último maullido de la ronda de visitas del domingo 9 de julio (allá sobre las 21:30), la que realiza el público junto a los artistas para conocer más a fondo las nuevas obras de MIAU Fanzara llegó el susto. Uno de los organizadores de este evento que ha cumplido cuatro ediciones, Javi López -la cabeza más visible junto a Rafa Gascó-, dio las gracias a través del megáfono tanto a los participantes como a los colaboradores y añadió: “Ahora vamos a descansar unos días, porque estamos reventados. Luego nos sentaremos y recapacitaremos, porque organizar algo así desgasta mucho y con la gente que lo sacamos adelante supone un esfuerzo muy grande. Necesitamos que el pueblo de Fanzara se involucre más en este proyecto para seguir adelante”. ¡Ay! No resultan extrañas sus palabras. Un acontecimiento cultural que pone a Fanzara y a Castellón en medios de todo el mundo a lo largo de todo el año cuenta con un listado de colaboradores exiguo en que las ayudas oficiales se limitan a las del Ayuntamiento de una localidad pequeña (unos 300 habitantes) del Alt Millars. El futuro del Museo Inacabado de Arte Urbano está ahora mismo, y por segunda vez, en el aire… aunque los grafitis y otras disciplinas de artistas internacionales siguen siempre a la vista de cualquiera que las desee contemplar.

Fue un final agridulce a una cuarta edición con su mayor second line, público que sigue a organizadores y artistas por las calles para conocer de boca de sus creadores -salvo que se hayan marchado ya- las obras que están recién finalizadas… o aún no. Aunque en este 2017 todos han sido rápidos, quedando sólo el británico Charlie Sutcliffe y el invitado especial (por haber sido el autor de la figura más destacada de año anterior) Ilia Mayer, pendientes, a la hora de iniciar la ronda -domingo 9 de julio a las 20:00- de rematar sus creaciones en las paredes de Fanzara.

Jóvenes lucen las camisetas con el logo oficial de tres ediciones de MIAU Fanzara. Foto: Carme Ripollès.

Precisamente fue Ilia Mayer uno de los que sorprendió, al cambiar la obra prevista por otra que entra dentro de la serie de pinturas que en la actualidad realiza en Barcelona inspirándose en La tempestad, de William Shakespeare. Según explicó el autor, “en principio iba a reproducir la figura de cartel de este año, pero también la he visto en las camisetas, así que he pensado en hacer alguna cosa diferente”. Aunque para sorpresa, la de Suso33. Cuando se esperaba de él que realizase un mural de grandes dimensiones, optó por todo lo contrario: figuras pequeñas, que pueden pasar desapercibidas aún caminando a su lado, situadas sobre relieves abruptos de paredes con cierto grado de deterioro. Hay que estar al tanto para contemplarlas.

Y tampoco es sencillo de encontrar el trabajo de Murdo Ortiz e Ildefonso Cecilia, los artistas que forman parte de la colaboración de la feria internacional de arte contemporáneo de Castellón MARTE, que en su próxima edición contará con la recíproca participación de MIAU. En este caso hay que abandonar la zona habitada y trasladarse hasta el río -en un tramo muy frecuentado por los vecinos- para encontrar cinco piezas separadas de una intervención que pretende sorprender a quien las contempla, dejando a su libre interpretación el significado de unas piezas coloristas.

Las fotos de Paco Poyato como fondo a la actuación en directo de Desvelados. Foto: Carme Ripollès.

También este año ha habido tiempo para el vandalismo. El afectado ha sido una instalación geométrica creada en vertical sobre pared blanca por Jofre Oliveras a la que alguien ha considerado que le sobraba un negro gatito de cerámica, arrancándolo de su posición.

Espectacular resulta la escultura creada por Sr. Arribas, un ángel negro ubicado sobre una roca (un poco más arriba de la zona del lavadero, ya en la montaña) a quien el autor ha dejado a los designios de la naturaleza, por lo que quien desee visitarla no debería demorar demasiado su visita, ya que corre el riesgo de que se haya deteriorado o incluso desaparecido. A escasos metros de allí, Taquen ha elaborado una de las piezas más llamativas de este año. A través de líneas de dibujo ha ido creado planos que, blanco sobre negro, dan lugar a un rostro femenino.

Mural en gran formato -sin finalizar- de la argentina Milu Correch. Foto: Carme Ripollès.

Y muy cerca, unos metros más arriba de la parte trasera del lavadero, Sixe Paredes ha dejado dos muestras muy diferentes de su paso por Fanzara. Por un lado, en la zona de montaña, una instalación de palos de diferentes colores y enfrente ha pintado una blanca pared con una especie de jeroglífico formado por dígitos y figuras geométricas rojas y negras inspirado en sus tiempos de trabajo en empresas de electricidad. Según comentaron los organizadores, su presencia en Fanzara fue uno de los imanes para la presencia de un medio de comunicación chino.

Quien camine por las tranquilas y estrechas calles probablemente se sobresaltará al contemplar las señales de un frenazo sobre el pavimento. No parece lugar de mucho correr con un camión. Sin embargo, al seguirlas comprobará que esas pistas se acaban en vertical en paredes. Sus culpables son Dos Jotas, con una base teórica que apunta que lo aparentemente imposible puede convertirse en realidad.

El ángel negro de Sr. Arribas, que desaparecerá a causa de los fenómenos climatológicos. Foto: Carme Ripollès.

La espectacularidad de la obra de Pez no pudo contemplarse plenamente a causa de un gran andamio instalado frente a su grafiti. Unas enormes figuras coloreadas en las que aparecen, cómo no, el pez. Y es fue uno de los primeros artistas que decidió utilizar una figura -un pez- como firma de sus creaciones en lugar de la firma con el nombre.

En el lateral de la estrecha calle de uno de los dos bares de Fanzara se puede observar la creación más emotiva. No estaba prevista inicialmente, pero ya en la localidad Bubbles, Hombre López y Justin Case decidieron dibujar un agujero cósmico y dentro de él recrear de manera tridimensional la figura del fallecido Juan Mollar, una de las personas de la localidad que más se involucró con el proyecto de MIAU.

En la parte superior, la figura femenina dibujada por Taquen. Foto: Carme Ripollès.

Cerca de la zona del cementerio quedan tres murales de gran formato, y todos ellos con firma internacional. En la parte superior de una vivienda -en la terraza- ha dejado el inglés Charlie Sutcliff unas nubes blancas de azúcar. Impactante es la creación de la argentina Milu Correch, con una pareja humana con máscaras de animales sobre el capó de un coche cuyo destino es la chatarrería. Y en blanco sobre negro, el barco con escalera de Kelsey Montague, que invita a escalar por ella -imaginariamente- con el título de #WhatLiftsYou (Lo que te eleva).

En esta cuarta edición la fotografía ha vuelto a tener su espacio, a cargo del benicense Paco Poyato, en la plaza de la Iglesia; Justin Case, en el consultorio; Luis Montolío y la mezcla de imagen y escultura con objetos inservibles del edificio sociocultural bajo el nombre de Aquí hay gato encerrado. Alltogheter MIAU!. Playmodes ha aportado proyecciones sobre la fachada de la iglesia, ha habido música, con presencia internacional incluida, a cargo de los argentinos Bilo y Los Intermitentes. Y también novedad ha sido la danza contemporánea, con Pepa Cases como protagonista.

MIAU, el arte como centro de las relaciones sociales para todas las edades. Foto: Carme Ripollès.

 

 

 


  1. Realmente atractivo el MIAU Fanzara de este año, con obras de verdadero valor artístico. Impresionado por la obra y ejecución de Taquen; realmente singular y “llamativa”, en su acepción acertadísima de atractiva, interesante, sugerente y espectacular. Este artista tiene un don.


  2. Una penosa crítica, una adulación a un festival vacío de contenido, artistas de un cierto nivel de cotización pero dejan mucho que desear, mis disculpas a los vecinos que tendrán que soportar un año más el destrozo vandálico legal por parte de estos pseudo artísticas. No se dejen arruinar sus hogares, eso no es arte.


    • Estamos abiertamente en desacuerdo con tu opinión, Enrique, como tratamos de explicar en esta web desde que empezó el MIAU. De hecho, pensamos que precisamente este festival no puede tener más contenido, puesto que nació como propuesta cultural de una plataforma cívica para ofrecer una alternativa frente al previsible impacto medioambiental que iba a tener un proyecto de almacenamiento de residuos peligrosos en la localidad. Después de 4 años, Fanzara hoy es conocida a nivel nacional e internacional y no precisamente por “arruinar hogares” o “destrozos vandálicos”, sino por ser un referente del arte urbano, que ha convertido al pueblo en un polo de atracción de visitantes de toda procedencia, edad y condición, y por la difusión que ha logrado a través de medios generalistas y especializados de todo el mundo. Y sin que le cueste un euro al contribuyente, gracias a la implicación de sus vecinos. El MIAU, para nosotros, sí es arte. Y del bueno además. Al menos hasta hoy.


    • Totalmente en desacuerdo también con la opinión que expresas, Enrique. No es que sea el arte urbano una de mis debilidades, pero hemos de reconocer que hay arte por doquier por donde mires en Fanzara, y del bueno. Es un deleite para los sentidos pasear por las calles de esa localidad; más aún contando como vecinos a quien tienen el honor de residir allí. Si no es “inquina”, o cualquier otra mezquina razón, no se entiende cómo escribes. De todas formas, a las pruebas nos remitimos: no opinan lo mismo los cientos, los miles de ciudadanos de todos los orígenes que cada año pasan por allí, y no por casualidad. ¡Ánimo! a organizadores, colaboradores y artistas; ¡os merecéis el más sincero de los reconocimientos!.

Deja un comentario