Cine >> Palomitas compartidas, Portada

El cine de septiembre reflexiona sobre el terror

Traficantes que trabajan para el gobierno, distrurbios raciales, payasos que secuestran niños, vistas extrañas que parecen una secta, alianzas elitistas para salvar el mundo... la cartelera de septiembre propone un discurso sobre las noticias más recientes y nos invita a reflexionar sobre los miedos que desata el terror.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Uno de los valores más significativos del cine es su capacidad para reflejar el espíritu de la sociedad en la que se produce. Bien sea por el discurso que propone la película, por el contexto de producción, por detalles del argumento, etc. el cine no puede escapar de una lectura aferrada al momento en el que vivimos, da lo mismo que sea un drama histórico, un musical o una cinta de terror. Es muy llamativo como los estrenos de septiembre se hacen eco del terror con el que ha terminado el mes de agosto en nuestro país, y de los diferentes mensajes que la sociedad española ha proclamado durante las manifestaciones. “Quien quiere la paz no trafica con armas” ha sido uno de los mensajes que han puesto en evidencia cómo funciona, por desgracia, el mundo de hoy.

Septiembre comienza con el regreso de Tom Cruise, que da vida a Barry Seal: El traficante, cuyo título original es todavía más clarividente: American Made. El film es un thriller basado en la vida de un expiloto convertido a narcotraficante y que termina trabajando para la CIA. Hacia el final de su vida llegó a revelar información sobre cómo la CIA financió, con recursos del narcotráfico y de la venta de armas a Irán, al movimiento “Contra” (para atacar al gobierno de Nicaragua). El film no tiene más pretensiones que las del entretenimiento, algo que Cruise y el director,  Doug Liman (El caso Bourne, Al filo del mañana), logran con creces. Pero debemos de intentar mirar un poco más allá y ver el film con una mirada distante y crítica, lo que lo hace mucho más interesante de lo que a priori podría parecer.

Otra película muy esperada es la nueva de la ganadora del Oscar, Kathryn Bigelow (La noche más oscura, En tierra hostil), Detroit (15 de septiembre). Ambientada durante los disturbios raciales de julio de 1967 en la Motor City, el film de Bigelow es un golpe seco al espectador que todavía piensa que una raza define a una persona. Para lograr este efecto, la directora ofrece un film claustrofóbico donde la angustia y la humanidad logran un equilibro adecuado para llamar la atención y provocar la reflexión.

It (8 de septiembre) es la nueva adaptación de la obra de Stephen King en la que el payaso Pennywise se lleva a los niños del pueblo de Derry creando un ambiente de terror e inseguridad. Será un grupo de niños quienes decidan hacer frente a sus miedos y enfrentarse al malvado ser que quiere dominarlos. El argentino Andrés Muschietti (Mamá) se pone por segunda vez detrás de las cámaras para ofrecer otra película cuya profunda lectura está a la orden del día, y a la vez con la memoria de argentina. Con las recientes muertes de Romero (La noche de los muertos vivientes, 1968) y Hooper (La matanza de Texas, 1974) se ha reivindicado el género de terror como el que, de manera indirecta, ofrece una visión más cruda de los males que acechan en nuestra sociedad, y que gracias a los códigos del género, hacen saltar al espectador con mayor facilidad. It es una nueva muestra de ello.

Kingsman: El círculo de oro (22 de septiembre), segunda entrega del cómic creado por Mark Millar y Dave Gibbons. En esta ocasión, tras un ataque terrorista que destruye el cuartel general de Kingsman, británicos y estadounidenses deberán colaborar para salvar el mundo.  La espectacular acción parece desarrollase (a juzgar por el tráiler) en selvas rusas y del sudeste asiático. Los héroes del film, de lengua mordaz y con un estilo muy cool, parecen vaqueros del Old Far West. Ver este film con una media sonrisa cínica es clave para ver que nos están contando realmente, pues como decía Billy Wilder: “Si quieres decir la verdad a la gente, sé divertido o te matarán”.

Y septiembre se cerrará con ¡Madre! (29 de septiembre) de Darren Aronofsky (Cisne negro, Réquiem por un sueño), protagonizada por Jennifer Lawrence y Javier Bardem. Con ecos de La semilla del diablo (1968) de Polanski, el film muestra la relación de una pareja que se acaba de mudar y que no deja de recibir extrañas visitas. Desde luego, los avances del film nos hacen esperar uno de los trabajos más intensos de Aronofsky y una de las mejores actuaciones de Bardem en los últimos años.

Otros estrenos de este mes que podrían llegar a las salas de Castellón y que se merecen un visionado son: la española La niebla y la doncella, de Andrés M. Koppel, con Quim Gutiérrez, Verónica Echegui y Roberto Álamo en un thriller donde la corrupción política y el pasado complican un caso de homicidio. El amante doble, de François Ozon, donde la joven Chloé descubre en su pareja una nueva personalidad que le obsesionará. La región salvaje, del mejicano Amat Escalante, una crítica a la sociedad burguesa mexicana bañada en el terror. Jacques, un drama de aventuras basado en la figura del legendario Jacques Cousteau y la relación con su hijo Philippe, con Lambert Wilson y Audrey Tautou.

También tienen interés La Reina Victoria y Abdul, de Stephen Frears (Florence Foster Jenkins, La reina), que cuenta la relación entre el siervo convertido en confidente de la reina Victoria desde el año 1887. A War (Una guerra), nominada en los Oscar a mejor película de habla no inglesa, es una película danesa en la que el comandante Pedersen se debate entre cumplir sus obligaciones militares y ayudar al pueblo afgano o volver a casa con su esposa e hijos. Un film que debería tener mucha más repercusión en taquilla en estos tiempos de belicismo sin fin. Y La cordillera, de Santiago Mitre, con Ricardo Darín haciendo de presidente de Argentina en un drama interior en el que las decisiones de estado y las familiares podrían cambiar por completo el rumbo de su vida.

 

Deja un comentario