Arte >> Festivales, Portada

El arte urbano sigue maullando en el MIAU 2017

Nombres tan representativos del grafiti como Suso33 y Pez, los murales de Milu, las líneas de Taquen, la internacional Kelsey Montague o las fotografías de Paco Poyato son algunos de los artistas que pasarán por el MIAU, del 6 al 9 de julio en Fanzara. Cita obligada.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

‘Trabajos de costura’, uno de los imponentes murales de Milu Correch.

Cuando todo un pueblo cobra vida, y lo hace a través del arte. Cuando las paredes de un lugar son capaces de contar muchas cosas sobre la gente que vive ahí, sobre aquellos que lo han recorrido y dejar huellas sobre lo efímero y sobre lo que permanece. Cuando un increíble mural convive con una instalación o con divertidos mensajes en las cajas de luz o contenedores y cuando es posible crear un nuevo mapa de un lugar que ya existía. Pero, sobre todo, cuando todo esto es posible gracias a algunas mentes locas que decidieron convertir Fanzara en un Museo Inacabado de Arte Urbano. En el MIAU.

Y son locas, porque conseguir que Fanzara se convierta en una de las referencias del arte urbano y contemporáneo a nivel nacional e internacional no es un trabajo sencillo. Y mucho menos si no cuentas con apoyo institucional. Pero todo sabe menos amargo cuando te puedes apoyar en un pueblo que se vuelca con la iniciativa, con ese equipo de locos voluntarios, capitaneado por Javier López y Rafa Gascó, organizadores del MIAU, con un público que tiene la capacidad de valorar la iniciativa y con los distintos artistas que están dispuestos a pasar unos días en Fanzara, a plasmar sus obras en este museo inacabado al aire libre y compartir su tiempo, trabajo e impresiones con los asistentes al festival.

Porque la esencia del MIAU va más allá de una simple colección de murales. El festival ha conseguido crear un novedoso concepto de museo, una experiencia, que permanece abierto todo el año pero que se saborea al completo una vez al año. Pero el MIAU a veces tambalea, y año tras año se hace más complicada la permanencia del festival. Pero la razón de que siga en pie es la pasión de la gente que desinteresadamente colabora en él: “Hasta que nos cansemos o se cansen los vecinos”, denunciaba Javier López durante la presentación en la Sala Zona 3 el pasado 16 de junio de la próxima edición del MIAU, que tendrá lugar del 6 al 9 de julio. La organización también destaca la falta de ayudas económicas, pero elogia la colaboración de la gente que forma el MIAU, de forma directa e indirecta.

El MIAU 2017 llega marcado por una programación de gran calidad que reúne artistas emergentes con nombres consolidados en la escena, a la vez que se acerca a otras artes, como la fotografía, la música y, por primera vez en el festival, la danza, una interesante intervención de mapping y hasta un nuevo hermano un poco marciano. Según confirman desde la organización, este año han recibido más de 200 solicitudes de artistas para participar en el festival, procedentes de 26 países diferentes, lo cual ha hecho aún más difícil el proceso de selección. Pero el MIAU, un año más, vuelve a acercar a artistas y público. Además, desde la organización adelantan que se cambiarán algunos de los muros y un equipo de profesionales restaurará alguna de las obras ya realizadas en ediciones anteriores.

Las confirmaciones arrancaron con el anuncio de Illia Mayer como artistas seleccionado de la pasada edición para dar forma la cartel gatuno de 2017; el cual se ha convertido en una seña muy atractiva de la técnica del artista, la cual dejó fascinado al público. Y, como ha sido habitual en pasadas ediciones, Illia Mayer también se convierte en el artista invitado de este año, repetirá en el festival.

El detallista trabajo de Ilia Mayer en el MIAU’16. Foto: ACF Fotografía (Ángel Sánchez y Carme Ripollès).

En la programación destacan nombres como el de Suso33. Auténtico icono del arte urbano y todo un referente de la escena nacional. Combina su papel como muralista, vídeo y performance, además de ser uno de los máximos exponentes del live painting. Suso 33 se vale de la experimentación para dar forma a sus obras.

Intervención ‘Conection’ de Suso33.

También otro clásico de la vieja escuela del grafiti, Pez. Este artista ha conseguido que su firma se convierta en la propia obra. El uso del color y lenguaje de la calle, y la simbología de los peces y las amplias sonrisas de sus piezas se ha convertido en su único lenguaje, una seña que ha sido capaz de crear una conexión entre la gente y sus obras, las cuales ya han sonreído a público de todo el mundo.

Mural de Pez.

Quien consigue que sus piezas jueguen y se comuniquen directamente con el público es la neoyorkina Kelsey Montague. Combina el arte con la interacción del público y las redes sociales. Sus murales están hechos de forma que consiguen integrar en ellos a las personas, creando una necesidad de ser fotografiados y compartidos a través de las redes sociales, y siendo todo un fenómeno. Fanzara también se vestirá con los increíbles y enorme murales de Milu Correch. La artista argentina ha conseguido que sus piezas cada vez adquieran mayor protagonismo y dimensiones, dando lugar a piezas sorprendentes e impactantes.

Público participando en una de las intervenciones de Kelsey Montague.

Con un bagaje marcado por decenas de viajes y aventuras por todo el mundo, Charlie Sutcliffe ha conseguido convertir el arte en una investigación, y viceversa. Empezó en el campo de la ilustración, pero pronto ha sabido a abrirse a nuevos campos. El artista inglés afincado en Valencia, es capaz de crear obras que parecen tener vida propia. Aún no se conoce qué pieza llevará a Fanzara, pero sí que seguirá la línea de la ilustración.

De la escena nacional el MIAU también presenta artistas tan interesantes como el madrileño Dos Jotas, el cual se vale de los elementos ya presentes del paisaje para crear una crítica urbanística y cultural. Para Dos Jotas las ciudades son su campo de acción, el espacio válido para cuestionar las cosas; y así lo hace a través de sus instalaciones. Desde Girona, los patrones visuales de Jofre Oliveras. Tiene una increíble facilidad para crear movimiento a través de sus piezas, valiéndose de la recreación de la naturaleza a través de murales, esculturas e instalaciones. Además, su trabajo se caracteriza por el uso de la cerámica.

‘Ojo de pez’, de Jofre Oliveras con elementos de cerámica.

En el campo de la ilustración también se encuentra el artista plástico e ilustrador gallego Taquen, quien busca el diálogo entre su obra y el paisaje a través del poder la línea.

También Sixe Paredes, quien empezó su camino en el arte urbano en la Barcelona de los años 80 a través del grafiti, poco a poco se ha ido acercando a la pintura, escultura e instalación; combinando su trabajo en la calle con el estudio. Sus obras son de carácter reflexivo y metafórico, y se vale del lenguaje de los símbolos, la geometría y el color para darles forma.

El poder de la línea en la intervención ‘Mad Cool’ de Taquen.

Por su parte, el escultor Sr. Arribas convertirá Fanzara en uno de los escenarios de su proyecto Caducifobía, a través del cual resucita espacios olvidados a través de materiales reciclados para hablar sobre el miedo a caducar. Sr. Arribas documenta cada una de las piezas de su proyecto y les da vida combinando la escultura con la pintura y la fotografía, y conseguir que espacios abandonados se conviertan en un lienzo.

El campo de la fotografía estará representado por el fotógrafo local Paco Poyato. Sus fotografías se caracterizan por su intensidad, capaz de retratar colectivos urbanos que muestran experiencias compartidas. El resultado son imágenes de, por ejemplo, citas tan conocidas (y fotografiadas) como el FIB, que él es capaz de plasmar desde una perspectiva diferente y única, como ha demostrado en diferentes ediciones para Nomepierdoniuna. En este caso, Paco Poyato montará una exposición con fotografías XXL. Además de esta propuesta, desde la organización están planteando desarrollar otra intervención junto al fotógrafo, que aún no se puede confirmar.

FIB 2016_Paco Poyato

Una de las novedades de esta edición del MIAU es la unión entre el festival y la Feria Internacional de Arte Contemporáneo Marte, la cual participa en el festival con una intervención común entre Ildefonso Cecilia y Murdo Ortiz, artistas que protagonizaron el stand de Espacio California en la pasada edición de la Feria Marte. Además, la propuesta se completa con una acción que realizarán los artistas junto a los y las alumnas del curso de verano Permeables. Educación, arte y entorno.

Otra novedad y una de las propuestas que protagonizará el MIAU será la intervención Mapping fet a mà de Playmodes, expertos en instalaciones de inmersión. Para esta propuesta se proyectará sobre la fachada de la Iglesia los diseños y dibujos que realice el público (sin importar edad ni si están o no presentes en el festival, ya que se puede participar durante la celebración del MIAU o enviar la obra previamente). De esta manera se creará una acción doble, la propia proyección del mapping y la interacción con el público.

En el MIAU 2017, también habrá música y danza

Por primera vez, el festival contará con una propuesta de danza. En este caso se trata de #DeTraca, de la compañía A Tempo Dansa. Pepa Cases será la encargada de dar vida a esta historia que es de traca. Danza, teatro y la propia participación del público para reflexionar sobre la situación de todos aquellos y aquellas que huyen del peligro, de situaciones que no tienen sentido, como el tener que abandonar tu hogar a la fuerza por una guerra.

La programación musical la protagoniza BYLI o, lo que es lo mismo, Blito Y Los Intermitentes. Inmerso en una mini gira por España y Portugal, el grupo de pop-rock estará en Fanzara presentando sus dos últimos trabajos, Pánico (2017) y Nada (2015).

  1. Pingback: El MIAU Fanzara pone el "¡ay!" en su último maullido | nomepierdoniuna

Deja un comentario