Música >> Festivales, Portada

Cuando el rap conquista al (festival) indie

Stormzy, The Weeknd, Mala Rodríguez, Mick Jenkins o Bejo son algunas de las propuestas rap del cartel del FIB 2017, uno de los muchos 'festivales indie' que cada vez se apoyan más en el rap, trap y derivados. La tendencia también se refleja en el Arenal Sound.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Flavour Fav (Public Enemy) en el FIB 2015. Foto: Pau Bellido (ACF).

Domingo 19 de julio de 2015. Recinto de festivales de Benicàssim. Escenario secundario del FIB. Aún no había caído del todo el sol, pero Chuck D, Flavour Fav y los suyos se marcaban uno de los conciertos más destacados de esa edición. Y, pese a ser una de las referencias mundiales del hip hop, Public Enemy ni siquiera ocupaba la parte alta del cartel. Pero sí consiguieron que un buen número de fibers coreasen sus “Don’t believe the hype” o “911 is a joke”, entre otros. El efecto que produjo tanto la confirmación como el propio directo del grupo puso el foco de atención en el hip hop dentro de un festival de naturaleza indie.

¿Cómo se asienta el rap en el FIB?

Pero Public Enemy no ha sido la primera propuesta de carácter hip hop que ha pasado por el FIB. En la vida del festival, éste ha coqueteado furtivamente con el rap a través de su cantera de dj’s y con directos como el de Tinie Tempah en 2011 y 2014 y con Example, también en la edición de 2014. No obstante, hasta entonces ninguna propuesta con un carácter tan marcado como la de Public Enemy había arrebatado cierto protagonismo a sus compañeros indies del cartel.

Causa y efecto, y uno de los cabezas de cartel de la edición de 2016 del FIB era el rapero estadounidense Kendrick Lamar. Pisaba el escenario principal, fuera del marco estereotipado del rapero (con el sambenito de tener que llevar prendas XXL, botas Timberland, gorras y distintos abalorios de oro colgando –al estilo Flavour Fav, todo hay que decirlo-) y acompañado en el directo por una banda. Y el rap se encontraba cómodo en el FIB en una edición que también contó con Skepta, Dj Shadow y su sonido noventero, la escondida en el cartel Little Simz, las 15 raperas que dan forma a Reykjavïkurdaetur y, más cercanos a la fusión de estilos pero bebiendo principalmente del hip hop, Young Fathers (que también acompañaron sobre el escenario principal a Massive Attack).

Kendrick Lamar en el FIB 2016. Foto: Pau Bellido (hoyoyo.es).

La forma en la que el rap ha adquirido relevancia en festivales como el FIB, los cuales en su origen no contaban con este género, tiene relación con la llegada de una nueva generación de público que le está tomando el pulso al indie (o por lo menos a lo que se entendía como un festival de música indie). Desde aquel 2013 en el que el FIB casi desaparece, el festival ha tomado un nuevo rumbo con carteles que beben de propuestas que representan nuevas sonoridades y que responden a los gustos de este nuevo público.

El mejor ejemplo de esto fue la confirmación de Major Lazer en 2016 y la macro-fiesta que montaron en el escenario principal, impensable en años anteriores de un FIB que ya se había rendido a propuestas de electrónica como con The Chemical Brothers o Pendulum, entre otras (muchas), pero nunca propias de la línea de Diplo & co.: sonó “La gasolina” en el escenario principal, pero también el “Murder she wrote”. Ni mejor ni peor, solo un cartel que consigue conectar con otros públicos atraídos por nuevas corrientes, que no entienden de géneros cerrados y que se ven reflejados en las canciones de Kasabian y en las de Kendrick Lamar a la vez (y por lo visto en las de Daddy Yankee).

Si en 2016 el rap coqueteaba con el FIB, en su próxima edición (del 13 al 16 de julio) lo vuelve a hacer con cabezas de cartel como Stormzy y The Weeknd. Pero también la letra pequeña, con Dua Lipa, Mick Jenkins y Lao Ra (fusión) y con los dj’s y productores Kaytranada, Mura Masa y Troyboi. El FIB también mira a la escena rap nacional y pisarán Benicàssim propuestas como la de Mala Rodríguez e incluso al trap, con nombres como el de Bejo, Bad Gyal y One Path.

El rap nacional, en el Arenal Sound

El del FIB es solo un ejemplo de cómo un gran festival de naturaleza indie se deja impregnar por nuevas corrientes en general y por el rap y sus posibilidades en concreto. Lo mismo que está ocurriendo con festivales como Primavera Sound, Sónar o el BBK Live, entre otros.

Un síntoma que también se refleja en el Arenal Sound. Pese a que la organización del festival es la misma que se encarga de otros como el Viña Rock, que cuenta incluso con un escenario exclusivo para las propuestas hip hop, por lo que no es de extrañar que muchos de los artistas que pasan por Villarrobledo (Viña Rock) lo hagan también por Burriana (Arenal Sound) e incluso por Barbate (Cabo de Plata); pero lo cierto es que el festival nació como un encuentro entre la música pop e indie, electrónica y mestizaje, y las primeras ediciones son prueba de ello. Y pese a que el festival ya se había acercado al género con propuestas más cercanas a la fusión, como Skip & Die, no fue hasta 2014, cuando irrumpen en el escenario principal una poderosa Azealia Banks y los espeluznantes (y efectivos) Die Antwoord, cuando el rap gana presencia en el cartel.

Die Antwoord, grandes triunfadores del cierre del Arenal Sound en 2014. Foto: Carme Ripollès (ACF).

El Arenal Sound, por el que no han vuelto a pasar propuestas hip hop internacionales, ha puesto el foco en la escena nacional (debido también a los carteles de sus festivales hermanos). Para muestra un botón. O el paso del mc madrileño Rayden por el festival, quien pasó del escenario de la playa en 2015 a uno de los escenarios principales en la edición de 2016 (en la que también estuvieron Dremen, Los Chikos Del Maíz y Foyone) para repetir este mismo año (del 1 al 6 de agosto) en una edición que pone como cabeza de cartel a Kase O. y que también cuenta con Sharif, C.Tangana, Dellafuente & Maka, Lágrimas de Sangre y, combinando reggae, rap y raggamuffin, Morodo.

¿Serán el rap, el trap y derivados el nuevo indie (en cuanto al concepto de independencia)?

Deja un comentario