Libros, cómics y juegos >> Portada

Castellón, un libro abierto (gracias a la resistencia de las editoriales independientes)

Aún hay editoriales independientes que aguantan las tempestades de un oficio que parece maldito. Muchas nacen y muchas perecen, pero hay esperanza en la supervivencia de las que se mantienen. Ahora, La máquina que hace Ping! se une al entramado de editoriales castellonenses, capitaneados por el buen hacer de Onada, Unaria, La Pajarita Roja y Antinea.
Envía Envía
Imprimir Imprimir

Noticias relacionadas

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La literatura, protagonista del mes de abril en la provincia de Castellón.

Hacía tiempo que la literatura no estaba tan viva en Castellón. La mesa redonda sobre creatividad y ficción que contó con Santiago Posteguillo, Javier Palomo, Marina López y Pere Cervantes de principios de mes funcionaba como pistoletazo de salida a la actividad literaria del mes de abril. El ENDEIEncuentro nacional de editoriales independientes convierte a la ciudad en un referente editorial y, con el Día del Libro acechando preparado para este fin de semana, se aseguran jornadas bañadas de literatura.

Todo este conjunto de actividades atraerán a la capital una serie de editoriales y escritores, tanto nacionales como internacionales, que seguirán alimentando la demanda literaria de los castellonenses. Pero no es necesario mirar fuera para encontrar un universo editorial completo y complejo, con sus sonrisas y sus lágrimas. Dentro de nuestra propia muralla tenemos muchas batallas. Las comarcas de Castellón han visto nacer y morir a muchas editoriales que, aunque con ilusión, erraron el camino o se vieron superadas por unas circunstancias contra las que nada pudieron hacer.

El problema radica, según Juan Vicente Centelles, gestor cultural de la librería Argot, en la confusión entre editar un libro y ser editor. Es un negocio difícil, y lo peor es que “se nos olvida, al final, que se está jugando con la ilusión del escritor”. Centelles recuerda el boom del oficio de los últimos años en los que Castellón vivió un auge de proyectos editoriales, los cuales, en su mayoría y por desgracia, no llegaron a salir hacia delante. “Ahora el sector parece haberse estabilizado, pero las editoriales supervivientes lo tienen igual de complicado. Muchas siguen estando en riesgo de desaparecer”, añade.

Cierto es que es un oficio difícil, y se puede llevar por delante la paciencia y las buenas intenciones de quien crea, con ilusión y ganas, una pequeña editorial. Pero también lo es que hay supervivientes, gladiadores de tempestades, que con su profesionalidad y buen hacer consiguen mantenerse en pie.

Sangre nueva para un oficio clásico

Presentación en la Bohemia de La máquina que hace Ping! Foto: Amparo Más

La máquina que hace Ping! nació el pasado viernes 7 y se presentó en sociedad en una fiesta enmarcada dentro del ENDEI. La nueva editorial de Castellón viene sin corbata, trasparente, gamberra y dispuesta a zarandear con descaro todo tipo de ideas prestablecidas. Con el también músico Cristian Arenós a la cabeza del proyecto y escoltado por Nely Vicario, Paz Palau y Laura Vicario, La máquina que hace Ping! se presenta como “una editorial cuya línea editorial es que no hay línea editorial”, aseguraron en la presentación, y añaden: “publicamos libros necesarios, arriesgados y profundamente divertidos”. Arriesgados y divertidos, como su presentación y como sus libros.

Sin embargo no será una editorial de literatura cómica, avisan, aunque sus primeras publicaciones sí jueguen en el terreno del humor. Éstas son tres. Avatares de un escarabajo pelotero de Sergio Gaut vel Hartman, obra ganadora del concurso internacional de escritura de la propia editorial “Buscando grano entre tanta paja (mental) 2017”, al cual se presentaron cuatrocientos escritores de medio mundo. Junto a la ganadora del certamen, la editorial publica La cara oculta de la crianza del propio Cristian Arenós y El Sketch. Cómo abordar su escritura sin torcerse un tobillo, libro de Toni García Peralta y que cuenta con un prólogo de Michael Palin de Monty Python.

Ilusión y cercanía

Libros editados por La Pajarita Roja en la librería Argot. Foto: Amparo Más.

“Somos editores, no meros publicadores”, tienen tatuado a modo de estandarte en La Pajarita Roja, editorial castellonense centrada, sobre todo, en narrativa de ficción en castellano. Carlos Tosca es un apasionado de la lectura y la edición, asiduo participante de tertulias y actividades literarias de Castellón -es fácil cruzarse con él si uno decide acercarse al taller de escritura creativa de la Universitat Jaume I coordinado por Rosario Raro y Pascual Mas i Usó– y coeditor de la editorial junto con Georgia Iordache, también traductora. Aarón Gallén, diseñador, completa el grueso de una editorial que, tras poco más de un año de actividad, consiguen tener en su catálogo de reconocidos escritores como al premiado Oscar Sipán y al conocido ilustrador Oscar Sanmartín. El objetivo parece simple y directo: que la calidad de un libro editado por ellos ha de ser de mayor calidad que si hubiera sido publicado por otras editoriales. Pero como lo simple poco o nada tiene que ver con fácil, La Pajarita Roja sigue en su cruzada por ayudar a aquellos “autores locales de calidad que demandan libros editados a su altura”.

La isla de las culebras de Miguel Torija es su primer gran éxito, llegando a la tercera edición en poco más de medio año. También por la tercera edición anda ya La escalera del gallinero de Juan Carlos Núñez, y el libro infantil de María José Clemente El inexplicable poder de la novena planta vendió toda la primera edición a los pocos días de su lanzamiento. Su apuesta, la novela de humor del dibujante Joan Montañes Xipell.

El valor de la experiencia

‘Galaxias’ de Alfred Giner Sorolla, uno de los clásicos de Antinea.

Mantenerse firme en un oficio tan volátil como el de la edición es un lujo que pocos pueden presumir. La Editorial Antinea ha hecho de Vinaròs su fortín y, desde allí, lleva al pie del cañón más de 20 años, publicando tanto a nivel local, autonómico como, incluso, al nacional. Junto con Onada Ediciones, Antinea realiza uno de los trabajos más comprometidos con la investigación histórica y social de la zona del Maestrat. No en vano la Associació Cultural Amics de Vinaròs hizo entrega hace un par de años del Premio Manuel Foguet a la editorial por su labor divulgativa. Con el objetivo de seguir protegiendo y promocionando el legado social de nuestro territorio, Antinea continua conservando una línea editorial clásica pero decidida a seguir con su oferta histórica y divulgativa y sus publicaciones en valenciano. En su historia encontramos grandes títulos como el libro de Francesc Batiste Baila, El sol se extinguió en Mauthause, o Galaxias, del poeta Alfred Giner Sorolla, quien, tal como explicaron desde la editorial en la entrega del Premio Manuel Foguet, fue una pieza clave para crear la editorial.

Poesía y literatura infantil

La obra de Carlos Martínez Piqueras, ganadora del I Premo Juan Díaz de Poesía. Foto: Amparo Más.

Para los medios de comunicación Unaria es la editorial decana de Castellón, o así lo afirmaba Amelia Díaz, su editora de cabecera, aunque insistía en renegar de tal ambiciosa calificación. “Solo somos Unaria Ediciones, una editorial de Castellón con ilusión y ganas de trabajar”, afirmaba en uno de los actos del ENDEI. Galones aparte, Unaria lleva desde 2012 sobreviviendo en la crisis del sistema editorial apostando, sobre todo, por la literatura infantil y la poesía. Con una gran red de certámenes y concursos, para potenciar, sobretodo, el ejercicio poético con el Premio Juan Díaz de Poesía, así como con la clásica colección Castelló negre, Unaria nutre un catálogo variado y que incluye también literatura en catalán, novela y géneros didácticos. Entre sus publicaciones recientes destacan el libro de poemas de Maria D. Almeyda, Sara Castelar, Iván Onia y Paco Carrascal, Luz Sur, el primer poemario del escritor argentino Lázaro Covadlo titulado Caleidoscopio de combate y un libro de cuentos escrito por Sasha Company-Tarasova, una niña de ocho años, junto a su padre Armand Company, con ilustraciones de Lluna Llunera’s Ilustrations. Una publicación singular que descansa bajo el título Els al·lucinants contes d’un ruc.

Compromiso con nuestra cultura

Portada de la novela ‘La Lluna de Praga’ de Jordi Santasusagna

Onada Edicions vela por promocionar y difundir “el conocimiento de los pueblos y ciudades del Maestrat, Els Ports y Les Terres de l’Ebre”. La editorial de Benicarló decide apostar por los autores de estas comarcas y están orgullosos de su compromiso con la literatura en catalán. De hecho, Onada también trabaja con antologías y ensayos de los mejores escritores de las letras valencianas. Algo más que una editorial, un proyecto cultural. Un abrazo a nuestra sociedad y a nuestra lengua. Una muestra de la regularidad que se consigue cuando se trabaja bien y con dedicación.

Escritores valencianos de la talla de los galardonados Manel Alonso i Català y Enric Lluch han sido editados por Onada, que ahora disfruta del éxito de Cita a la Paret de Gel, la novela juvenil de Margarida Aritzeta; La lluna de Praga de Jordi Santasusagna, novela que ya funciona en su tercera edición; Antologia de Joan Fuster con textos seleccionados por Vicent Terol y la original propuesta El paper moneda de la comarca del Montsià durant la Guerra Civil, un trabajo de recuperación de patrimonio histórico a partir de un estudio de Joan-Baptista Beltrán y Julio Allepuz. Los recetarios culinarios de la colección La Teca y los álbumes ilustrados de Imagina, a su vez, son ejemplos de publicaciones con gran recepción por parte del público, editados por una editorial que colabora con una gran red de premios literarios. Desde el Ciutat de Benicarló al de Sagunt, pasando por Ciutat de Benicàssim, el Vila de Almassora o el de Puçol.

El mapa de editoriales independientes de Castellón

Las primeras ediciones de La máquina que hace Ping!, quien se une al mapa de editoriales de Castellón. Foto: Amparo Más.

Unaria y La Pajarita roja fueron parte activa del ENDEI, encuentro que utilizó La máquina que hace Ping! para su presentación, y Onada y Atenea son dos editoriales destacadas por el gremio por su dedicación, esfuerzo y trayectoria. Sin embargo, Castellón cuenta con un abanico de editores locales e independientes más allá de los cuatro anteriores. En Vila-real encontramos a Ediciones Intrépidas y a Divalentis y en Onda El Full Editorial. ACEN Editorial, que surge a raíz de la Asociación Cultural de Escritores Noveles y está orientada a la publicación de obras de autores primerizos, también ocupa un lugar en el mapa editorial de la provincia junto con Ediciones HadesLOISELE Ediciones, Editorial Sar Alejandría y otros pequeños publicadores. No son pocos los que se aventuran a la difícil tarea de convertirse en editores y contribuir a la publicación de libros en nuestra tierra, objetivo que comparten con las publicaciones propias impulsadas por las instituciones, ayuntamientos y diputaciones, así como por la labor del Servei de Comunicació i Publicacions de la Universitat Jaume I, referencia de edición científica en nuestro territorio.

Diferentes tamaños, diferentes ideologías. También, diferentes formas de trabajar. Alguna editoriales cuentan con el apoyo y el reconocimiento del público. Otras, no tanto. Es un sector difícil y la dualidad entre rentabilidad económico y calidad literaria muchas veces es difusa y problemática. Pero entre intereses y reputaciones hay quien mantiene la ilusión por seguir publicando libros y trabajar para que el trabajo de edición sea de calidad y profesional.

Las editoriales independientes intentan llegar a los lectores de la provincia. Foto: Carme Ripollès.

Y ahora, ¿qué?

Ahora, toca seguir trabajando con los problemas actuales y coger fuerzas para los que vendrán. Centelles advierte el peligro que se avecina: “Si no nos organizamos y hacemos algo, Amazon va a destrozar todo el oficio de la literatura, desde editores hasta libreros. Es la principal amenaza del sector”. La empresa norteamericana, con su servicio de venta online y sus atractivas ofertas como la posibilidad de recibir productos en 24 horas sin gastos de envío, discute el modelo tradicional literario de todo el país coacciona la labor de quienes trabajan aquí. De hecho, entre en competencia directa con cualquier sistema de distribución, del sector que sea. Al de la literatura parece tener ya en tensión y en el futuro no se prevé que la situación mejore. Más bien, al contrario.

“Amazon va a destrozar todo el oficio de la literatura, desde editores hasta libreros. Es la principal amenaza del sector”

Pero hay más amenazas para la supervivencia de las editoriales. Más propias de nuestro territorio y más relacionadas con el sector editorial. Estar tan alejado de los grandes centros principales idóneos para el éxito de este oficio, como son Barcelona y Madrid es, en opinión de Carlos Tosca, un problema a salvar. Valencia, Sevilla, Zaragoza y Bilbao van detrás de las dos ciudades y, detrás de estos los grandes representantes autonómicos, están las ciudades como la nuestra. Sin embargo, esto puede suponer una ventaja, según el editor, que añade: “la cercanía a nuestros escritores permite que éstos tengan más fácil recurrir a editoriales que si éstas fueran las de las grandes capitales”.

Tosca también señala otro de los grandes lastres de nuestra cultura; el nivel de lectura. En la Comunitat Valenciana se sitúa por debajo de la una media nacional ya de por sí bastante floja. En este sentido, Òscar París, de Onada Ediciones, insiste en el problema de los índices de lectura, pero va más allá. “Además, partimos de una falta de visibilidad que hace que buenas propuestas no sean conocidas por el gran público”, comenta el editor.

“Tenemos la base para potenciar la marca de la literatura de Castellón” 

Sin embargo, para París, Castellón vive actualmente un momento rico de creación literaria. “Tenemos la base para potenciar la marca de la literatura en Castellón”, defiende el editor. Y así lo parece. Se escribe mucho y, en algunas ocasiones, muy bien. Las nuevas tecnologías –pese a los problemas y amenazas que éstas llevan consigo- agilizan y sacan a la luz autores de calidad, y existen editoriales y libreros que todavía conservan la ilusión por el oficio de la publicación y la distribución de libros. El pequeño oficio editorial y local es clave para la distribución y el patrimonio cultural de un territorio, velada por la parte tan poco reconocida que vive detrás de las escritores, los éxitos y las ventas. Encuentros como el ENDEI debería servir para reivindicar el trabajo que se radica desde la pequeña editorial. Horas de ilusión, trabajo y calidad escondidos tras el diseño, las letras y el tacto de un papel enjaulado en un ambiente peligroso que amenaza su supervivencia aunque, curiosamente, nadie lo quiera muerto.

  1. Pingback: Castellón viste rosas y papel para el Día del Libro | nomepierdoniuna

Deja un comentario